Discapacitados ¿Por qué?

Dando vueltas a la elección de un tema o historia para mi primer post y teniendo prácticamente decidido el que iba a ser, una de mis historias preferidas, no tanto por ser la primera,  sino por ser la que me hizo enamorarme de mi compañera y fue de algún modo el comienzo de nuestra propia historia.

La historia era “El buscador”  De Jorge Bucay ,  pero las cosas de la vida, los niños ; ayer como casi cada noche le pidieron a María que les contara una historia.

Y esa os contaré.

Yo le había comentado que este curso de Community Manager que estoy haciendo gracias a COCEMFE y becado por Universia (Proyecto Nómada) le denominan,  y que somos un grupo de personas con diferentes minusvalías y discapacidades.

Ella, y así comprenderéis un poco más como es, aprovechó la coyuntura y les leyó a las niños una historia, relato, cuento que jamás olvidaré.

El caso de los números discapacitados (podéis leerlo aquí) de Juan José Millás y con ilustraciones de Antonio Fraguas, Forges.

Discapacitados

discapacitados

Si me permiten les voy hacer mi interpretación del mismo, la visión que mis hijos tuvieron al escuchar a María contándonoslo,  sus reacciones y comentarios.

“Un siete y una siete se casaron y tuvieron un seis, al no parecerse a ellos les pareció un drama, llevando incluso a su hijo al médico; el cual les dijo que sin ninguna duda era un discapacitado,que nunca podría llevar una vida normal; que le tendrían que buscar un colegio para gente especial, por decirlo finamente.

Ellos asintieron y dieron por cierta la explicación que el doctor en su tremendísima sabiduría les había dado.

A su vez y en otro lugar del mundo una pareja de nueves había tenido un hijo que era un ochooo, hicieron lo mismo y le llevaron al médico y ese otro doctor también un nueve, en lo mas alto del sistema métrico decimal, les dijo: lo siento han tenido un niño discapacitado, disminuido físicamente y psíquicamente.

Ellos incrédulos, no se conformaron con ese diagnóstico y recorrieron el mundo reuniéndose con todo tipo de médicos y eminencias, que formaron un equipo de valoración y a su última evaluación acudieron sus padres.

En el diagnóstico que les dieron, les preguntaron que con quién habían comparado a su hijo para llegar a pensar que su hijo era subnormal ( Se que suena fuerte pero así lo pretendería el autor) y ellos contestaron : pues con otros nueves claro.

El doctor les preguntó si es que acaso no sabían de la existencia de otros números , que era otro número, pero que era completamente normal ; mientras no se empeñaran en que fuera un nueve o se comportara como tal.

Se fueron a su casa felices entendiendo que tenían un hijo normal y diferente, les gustó mucho incluso la idea de que así lo fuera.

La noticia de su felicidad y su diagnóstico corrió como la pólvora.A la sieta le llegó la noticia y corrió a decírselo a su marido, estaba felíz  no tenían un hijo discapacitado sino diferente.

Mi hijo Ares comentó: Qué es como si se casaran dos personas blancas y tuvieran un niño negro?

Eduardo el hijo de María dijo: ¿Qué es, un angelito en la tierra? Que es como él, con ocho añitos recién cumplidos llama a los niños con los que el se relaciona e interactúa y son diferentes por uno u otro motivo.

Seguíamos metidos con ellos en la cama y yo asombrado por todas y cada una de las cosas que ellos decían, como María nos había despertado a todos y  a mí el primero la Conciencia

 

discapacitado

discapacitado

Facebooktwitter

2 thoughts on “Discapacitados ¿Por qué?

  1. Hola!, me ha gustado mucho tu historia de los números discapacitados, es una reflexión muy buena, tanto para explicar a los niños, como para los mayores, que hay personas que son especiales, diferentes, pero no tienen por qué trararse como “disminuidos” o “discapacitados” ya que, por ser diferente, no eres menos “capacitado” que nadie, es como una persona bajita, que tampoco será un crack en baloncesto, pero puede que en otras cosas sea más sobresaliente, no sé si me explico, pero tu me entiendes…
    ¡Felicidades por tu blog! Es muy chulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *