VIVIR LA RESILIENCIA,UNA INFANCIA PARA OLVIDAR,GRACIAS

Hoy en día  es muy cotidiano escuchar este término en diversos entornos: ¿Eres resiliente? – Dijo la revista de autoayuda. Características del “resiliente” La Resiliencia en la escuela… Pon un resiliente en tu vida!

¿Sabrá alguien de los que hablan, qué es realmente serlo y cómo se alcanza?

Vivir una experiencia traumática y de forma continuada es una situación ansiógena, llena de espinas que dejan sus marcas, a veces reales, si lo que tenías detrás de la puerta una paliza.

Puedes ser un niño maltratado, acosado, víctima de abusos, pero en la vida siempre tienes en tu mano como responder a lo que te rodea.

Esos niños con un “grito en el alma” puede ser que tarden en recuperarse del trauma o pueden no hacerlo hundiéndose en el penar de la vida, entendiendo que siempre serán víctimas.

Pero luego hay otros, aquellos  que, de la mano de sus hermanas, a muy corta edad, planean la forma de responder a los puños con palabras que evitaran más sufrimiento, los que hacían un entramado plan para confundir al enemigo, los que abrazaban de verdad y entendían las consecuencias cuando aun no había causas.

Aquellos aprendieron a querer  en serio, a disfrutar de esas pequeñas-grandes cosas, a reírse del problema, a entender el sufrimiento de otros. Supieron cómo sacarse las castañas, porque no tenían otra opción.

Y esos, son hoy en día LOS RESILIENTES. Los que, según términos físicos fueron sometidos a una fuerte presión y al dejar de existir recuperaron su forma inicial, pero un matiz señores físicos, salieron ganando.

Ante las dificultades análisis y priorización objetiva. Respuesta si es posible, resolución.

Ante el amigo con problemas consejos desde dentro, viviendo por unos instantes su vida y una entrega total a quien se lo merece…los van a engañar a ellos con pijaditas. Si hay que reírse el más audaz y lágrimas que pesan.

Así son los famosos resilientes, quien no ha tenido un amigo o familiar que después de un cáncer parece otra persona. La madurez aflora, las prioridades de la vida, la sensibilidad, el buen humor… a estas alturas parece que os animo a que os aplaste un camión!! Pues no.

Si has tenido la suerte de no pasar por nada de esto, quiero que sepas que la RESILIENCIA se puede desarrollar desde la escuela, trabajando cada uno de sus factores y así lograr ser esa persona capaz y resolutiva sin falta de que te partan 5 costillas a palazos.

Sólo pretendo con estas palabras, que si alguien está sufriendo, si una noticia de tu salud te amordaza un grito en la mente, quiero que sepa, que es fuerte para superarlo, dos años sentado en una silla de ruedas dieron para mucho.

Y ahora es momento de tomar uno de esos cafés que saben a paz y alegría con mis compañeros de COCEMFE y nuestra tutora María Martínez, eso si no nos cierra la cafetería mientras llegamos jajajaja

Que la suerte esté con vosotros…o mejor no?

 

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *