A OPOSITAR….CON MI PADRE

overloaded-carLLEVAS ALGO DE MATERIAL PARA LA UNIDAD?

Hace poco tiempo, mi hijo de 8 años me preguntó: ¿Tu estás hecha de historias?… y en el fondo me hizo pensar mucho, quizá si. Hay historias de tu propia vida, las que te contó tu abuelo, las que te enamoran de Kalandraca, Kókinos, tantas… si, estoy hecha de historias, se me ocurren una a cada momento, estoy enganchada a ellas y me apasiona.

La de hoy, como siempre pensando en mis Opositores del alma. Que yo también lo fui.

Se podría llamar “A la oposición por fandango…con tu padre”

Esto comienza hace muchos años, cuando me presenté a las oposiciones por saber de que iban y no me pareció mejor opción que hacer 1100 Km con el Señor Benedicto (al que se lo agradeceré siempre, menudo tute)

Al llegar allí yo solo quería repasar algo de lo poco que había mirado, pero era tanto… era todo!! Que no pude de los nervios y me metí en la cama sin saber donde era la sede, muerta de cansancio y sin cenar.

El examen a las 8 de la mañana. Nos levantamos pronto para desayunar pero en el hotel no había aún servicio de restaurante, tampoco ni una sola cafetería abierta, así que me planté en el Instituto medio perdida, sin desayunar y con mi padre con un “Confío en ti” que me hacia sangre en los oídos.

En general os diré que no fue para tanto… pasé el primero y todo!!

Pero en aquel patio de la sede, escuché las palabras que necesitaba para sentirme BIEN.

Ni padres, ni amigas, ni autoayuda , ni nada de nada, absolutamente nadie me hizo sentir tranquila, sentía que eso de sacar la plaza era imposible y me daba igual lo que me dijeran. Pero un chico, que debía acompañar a alguien, dijo algo sencillo, directo y real, se lo dijo a otra persona, pero yo me lo quedé.

– Anda ya, no jodas!!! Las Oposiciones de Magisterio se sacan, si lo decides las sacas, cuando sea… que no son de notario coño!!

Y me dejó como si me hubiera tomado un Lexatín de 3. Ese me ayudó, mira por donde.

Pasé mas calor que nunca, me dio una pájara a media mañana que libré gracias al donativo de unos cacahuetes del de al lao, que siempre hay buena gente, aprendí que cosas NO HACER, y un desconocido me dejó relajá.

La vida es mucho mas fácil si das dos pasos atrás y coges distancia.

Un beso y relax ( ¿cómo serán las de notario?)

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *