Opositora olvídate un rato

imagenes.tiernas

Dentro de nada sabremos quien ha pasado la primera parte en León, Extremadura, Rioja ,Navarra Etc y sin olvidarnos de nuestros chicos de Secun que juegan en casa. Los nervios y las emociones están al borde del abismo…¿y las familias? En concreto… ¿Y los niños?

Yo tengo un hijo, como tantos de vosotros, mi ratonín se llama Eduardo y tiene 9 años.

Antes sufría por no poder dedicarle todo el tiempo que me gustaría, ahora, separada, con el tiempo contado a gotas entre una casa y otra… le eho de menos.

Sólo los padres sabemos lo que supone ese beso mientras duerme, ese olor a tranquilidad absoluta, el calorcito de su piel, ese olor entre jabón y vida. Mi Edu. Me muero por él, lloro, claro que lloro al escribir ¿Mi amor estará bién? Los adultos somos una mierda, yo quiero estabilidad para su vida, que nunca sufra, que sea feliz…daría TODO, mi vida por él, suena todo a tópico, pero no lo es.

Ayer una opositora se quedó con su piojin hospitalizado, tenía que terminar la programación, pero… ¡A la mierda! Cuando tu hijo enferma no existe mundo. Lo que le quede se lo haré yo y si necesita lo que sea allí estaré… un hijo.

Debe daros fuerzas para luchar, para vivir, para sonaros los mocos fuerte y avanzar. Es su futuro, no el vuestro exclusivamente. Por eso un último soplo, hay que seguir hacia delante, pero ellos … ellos son nuestra vida,, no se nos puede olvidar ni por un segundo.

 

Una historia. Hoy trata de un niño.

Cruda realidad:

 

Sólo quiero vivir lo que vive un televisor.

Mientras oraba antes de acostarse, un niño pidió con mucha devoción:

“Señor, esta noche te pido algo especial: conviérteme en un televisor. Quisiera ocupar su lugar. Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa.

Es decir, tener un cuarto especial para mí y reunir a todos los miembros de la familia a mí alrededor. Ser tomado en serio cuando hablo.

Convertirme en el centro de atención y ser aquel al que todos quieren escuchar sin interrumpirlo ni cuestionarlo.

Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando algo no funciona. Tener la compañía de mi papá cuando llega a casa, aunque esté cansado del trabajo.

Y que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida, en lugar de ignorarme.

Y que mis hermanos se peleen por estar conmigo. Que pueda divertirlos a todos, aunque a veces no les diga nada.

Quisiera vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado. Señor, no te pido mucho.

Sólo vivir lo que vive un televisor”.unnamed

 

Papa ¿cuánto ganas por hora?

 

 

 

CARTEL NUEVO

Facebooktwitter

2 thoughts on “Opositora olvídate un rato

  1. como ayudas y das consejos buenos en los malos momentos. Yo intento tirar la toalla e ir con mi hijo a la playa, a la piscina….mi marido, fe ciega, no me deja. Ha sido un año duro no, durísimo. He perdido mucho no, muchísimo. Ahora eso sí, me he quedado con lo y con los que merecen la pena. En los malos momentos te das cuenta quién merece tú amistad, quién está para aprovecharse y ….lo más importante, que un hijo/a es lo que nos llena realmente. Sin mi hijo yo este año no sé dónde habría acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *