OTROS PELAN PATATAS…

timthumbMe he puesto a pensar el motivo de que sucedan las cosas, se me da la vuelta el cerebro.

No entiendo lo que está pasando, o si… pero el motivo de tanto sufrimiento, esas personas que cerraron en una caja su vida personal, se dedicaron hasta la saciedad a la lucha, a una carrera de fondo y ahora…tocan fondo.

Os puedo asegurar que todo sucede por algo, puede parecer una frasecilla de autoayuda, pero he vivido en mi propia piel y en la de muchos la realidad de esta cuestión. No puedo negar que ayer, mientras navegaba a la deriva buscando respuestas existenciales, me decojoné cunado vi  que hay hasta un libro que da clara explicación a muchas cosas que nos suceden. Pero no es el caso. Un amigo nos puede tomar el pelo varias veces, entonces es cierto, somos gilipollas, pero en las oposiciones… el libro a la mierda.

9788467041583

 

Una tal Lorena de la Flor lo tiene claro, no entiendo como se puede tener claro este tema, pero dentro de los chiflaos esoteristas o religiosamente peligrosos, es la más centrada que he visto. A ver que os parece.

La humanidad lleva siglos debatiéndose entre dos vertientes contrapuestas: la predeterminación y el libre albedrío.
Para nuestro cerebro resulta más sencillo pensar que de alguna forma el destino está escrito y que, aunque puedan existir pequeñas variaciones, una pitonisa u oráculo pueden leer lo que va a sucedernos en el futuro e incluso podemos viajar a éste porque ya existe.

Estar predestinado es muy cómodo: se eliminan responsabilidades.

Yo ya no soy culpable de mis maldades, ni responsable de mis actos, sino el destino y aquél que escribió un plan maestro y me dio ese papel en la obra. Yo, al fin y al cabo, ni quería.

Gracias al libre albedrío vuelvo a ser responsable de mis comportamientos y puedo ser castigado por ellos, ya sea aquí o en otra vida.

Podemos ser libres y sentirnos dueños de nuestro propio destino pero, al mismo tiempo, queremos ser capaces de predecir el futuro como si éste no se construyera a cada paso.

Seguramente nos estamos engañando en alguna de esas dos querencias.

Y yo lo veo bien, la veo centradina, pero no me sirve a mi tampoco.

Sinceramente, yo me quedo con una frase de Macaco, así de fácil. Así se simple soy…

“Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber”

 

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *