TODO A LA MIERDA

a-la-mierda-todo

Entiendo perfectamente a los opositores que hace años que están a punto de besar la plaza y ese momento no llega. No tengo explicación, desconozco los motivos, pero se que el camino es largo y sinceramente… asqueroso!!

Habrá  algún plan divino que tenga de todo menos DIVINO??????

He estado hablando esta tarde con una persona maravillosa en esa situación, Ana, encantadora, pero en un momento  entre flipando, hasta los OO, pensando en tirarlo todo a la mierda y con un peso moral de no estar prestando todo el tiempo que se merecen a sus seres queridos. A cambio de qué? de que la dejen a unas décimas año tras año?

Pues si, aparte de echar todos lo cagamentos que conozcamos hay que pensar con seriedad. Merece la pena?

Yo opino, sinceramente que no.

Si te vas a dejar la vida y la salud en una lucha constante, mejor lo mandas todo a tomar pon donde ya sabemos. Pero hay otra opción… y si no te dejas la vida? si opositas tranquilamente con seguridad? Solo actualizándote, buscando ideas para llevar al aula que son puro reflejo de TI MISMA O MISMO. Eso es  una opción factible, nada traumática y si te jubilas con condición de interino funcionario… pues… OLE. pero feliz.

Y tiro piedras contra mi tejado, todos sabéis que tengo una academia de opositores, que lucho por ellos hasta la muerte, pero no merece la pena si vas a morir en el intento. NO PASA NADA, tranquilidad total para los veteranos cabreados, las raíces están ahí, fuertes. Como dice una amiga YO CON LA FIBRO TACONEOOOOO!!!!

Mi historia para vosotros, sois grandes.

Hace tiempo me contaron una curiosa historia que me hizo pensar: un viajero cruzaba un desierto camino de una lejana ciudad en la que quería comerciar con joyas que llevaba en la alforja de su camello.

Este mercader había tenido una vida difícil: nació dotado de belleza, gracia e inteligencia en una familia de clase alta de su ciudad. Sin embargo, sus padres se arruinaron, su madre enviudó e -incapaz de mantenerle por sí misma- le había abandonado, obligándole acrecer y subsistir en la calle, truncando su prometedor futuro.  Aunque había prosperado económicamente gracias a negocios un tanto turbios, la semilla del rencor se había afincado en lo más profundo de su corazón.  Y cuando uno tiene un corazón putrefacto -por si no lo sabes te lo digo- le disgusta la bondad y la belleza… Y sus obras suelen ser pestilentes, acordes con su alma.

Así que cuando el viajero, en medio de la nada que le rodeaba, vio a lo lejos una joven palmera que se alzaba entre la arena…  Le molestó su visión.  Primero pensó en cortarla, pero prefirió hacer algo más perverso y retorcido.  Se acercó a ella y le dijo:

¿Crees que vas a crecer hermosa y espléndida?  Voy a demostrarte lo dura que es la vida y como, en ocasiones, parece que Dios pone un pie sobre tu cabeza para que no puedas levantar tu rostro del suelo.

 

Y cogiendo una pesada piedra, la depositó cuidadosamente sobre la corona de la palmera para evitar que ésta pudiera seguir elevándose y creciendo.

– A ver ahora cómo te las apañas- le dijo antes de proseguir su camino.  Y se fue.

La tierna palmera, doblada por el peso, trató de deshacerse de la roca…  Pero todo fue en vano.  Ni tan siquiera aprovechando el balanceo del viento logró moverla, pues tan bien la había asentado el dolido viajero.  Luchó y luchó contra la roca, pero comprendió que era una batalla perdida…  Le faltaban fuerzas.

Finalmente lo asimiló y aceptó, así que decidió arraigarse y profundizar en la tierra.  La piedra le impedía crecer hacia arriba, pero no desarrollar su base y fundamento…  Así que fue ahondando en la tierra, profundizando más y más para aprovechar hasta la última gota de la escasa agua del desierto.  Y tanto profundizó que topó con una corriente de agua subterránea que le dio nueva fuerza y vitalidad.  Gracias a ella se desarrollo de un modo extraordinario, robusteciendo su tronco y sus raíces hasta que le permitieron crecer y crecer a pesar del peso de la piedra que seguía asentada sobre su corona.  Se convirtió en una majestuosa palmera realmente espectacular…  Un oasis de sombra para todos los viajeros.

Al cabo de unos años, muy enriquecido por sus negocios, el malvado mercader volvió sobre sus pasos camino de su antiguo hogar y encontró esa fantástica palmera.  Incrédulo, trepó por ella para comprobar si era la misma a la que él había condenado a soportar una pesada losa.  Lo era.  Tardó unos minutos en comprender lo que había ocurrido, pero finalmente lo vio claro: las dificultades no habían truncado el crecimiento de la palmera sino que la habían llevado a echar raíces, a profundizar y profundizar en lo oculto hasta encontrar un manantial de vida que la había permitido crecer con renovadas fuerzas.

En ese instante, un velo se desprendió de sus ojos y comprendió que las dificultades que habían rodeado su vida le habían hecho robustecerse, profundas aguas limpiaron su rencor y, desde ese mismo momento, decidió volcarse en su interior y transformar su amargura en agradecimiento porque él era el que era gracias a sus vivencias, a las buenas y a las malas…

C’est la vie.NO SIEMPRE ES NEGRA, A VECES ES ROSA TAMBIÉN.CUESTIÓN DE PERSPECTIVA

Academia Oposicioneswww.academiaformarte.com

Facebooktwitter

3 thoughts on “TODO A LA MIERDA

  1. Muy bonito, crecemos ante las adversidades, gracias por el escrito, saber que hay tanta gente en la misma situación hace esta amargación un poquito menos amarga… 🙂

  2. Amén a tu reflexión.
    Esa fue la mía hace unos meses al descubrir que me estaba perdiendo a mi hijo… y que sus primeros meses de vida sólo van a ser una vez… y oposiciones van ya tres y no va a quedar ahí la cosa.
    Es cierto que me esfuerzo, renuncio, y cargo parte del peso en mi familia… pero también disfruto, descanso, juego, gateo y canto.
    No merece la pena… he defendido las dos anteriores con el Premio de consolación de aprobar sin plaza. Y este año, voy más tranquila que nunca porque le he puesto más filosofía que nunca.
    Suerte y ánimo a todos!
    Gracias por tu mensaje. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *