Si se te cayó la vida

Un año esperando a que la pesadilla pase, a tener tiempo para pensar en lo que quiera, moverme por el mundo sin sentido racional, fiestas de excesos consentidos, piel al borde del auxilio… y solo me quiero quedar en casa.

Julio se fue a hacer el Camino de Santiago, tenía una fecha y la respetó (cabezón, se va a morir)… lo promete todos los años si las cosas salen bien a los alumnos, es un momento en el que se encuentra consigo mismo, hace un esfuerzo infinito con su discapacidad y se siente pleno.

Lo respeto…pero flipo!!!  pero yo no quiero ir ni al Alimerka. Cierto es que me siedisfraz-superhéroe6nto como una piltrafa, no sé si es una disculpa pero creo que la mente es ahora cuando me muestra un año muy muy complicado. La muerte de mi padre, la fuerza ininterrumpida… yo me creía superindestructible , no podía ser de otra manera, pero ahora me tiemblan las piernas, tengo sueño y me cuesta pensar.

No me lo puedo creer! Pero siempre me pasa, después de la infinita tormenta, llega la tormenta interior, no sé qué es peor.

Tendría que ir a la playa pero aquí estoy contestando correos, leyendo artículos y un millón de cosas aburridas, creo que en eso me he convertido. Pero si tomo una caña y salgo rodando!!

Espero que lo estés pasando de puta madre, que podáis olvidar lo imposible, pero no olvidéis agradecer al máximo a aquel que estuvo contigo cuando se te cayó la vida. No tenía obligación ninguna y lo hizo.

Muchas veces debemos agradecer los tragos amargos, amistades falsas, amores condicionados, oportunismo, hipocresía, envidia competunnamedencia… en fin de todo aquello que es preferible liberarse para volar.

 

 

Si necesitas hablar con alguien, estoy aquí, como siempre.

Logo blanco

 

Facebooktwitter

One thought on “Si se te cayó la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *