Ansiedad en nuestros alumnos e hijos

La ansiedad es una emoción básica que experimentamos todos los seres humanos. Suele aparecer como respuesta normal a un peligro o amenaza. Si bien todos sentimos ansiedad en distinta medida y en diferentes momentos de nuestra vida, en respuesta al estrés, la ansiedad que acarrea problemas es la que empeora con el tiempo. Los miedos constituyen un factor casi constante en el transcurso del desarrollo humano.

A lo largo de la infancia aparecen miedos considerados normales. Entre los 6 y 18 meses comienzan los temores a la oscuridad y a lo desconocido.  Entre los 2 y 7 años es frecuentes tener miedos a: animales., monstruos, fantasmas. situaciones de soledad. A partir de los 7 años se presentan temores acerca del rendimiento escolar y deportivo, temores de tipo existencial y el miedo a la muerte.

Los temores descriptos disminuyen o desaparecen cuando el niño evoluciona de modo normal. Si esto no ocurre, es probable que nos encontremos frente a un Trastorno de Ansiedad .

 

¿Cuándo hablamos de un Trastorno de Ansiedad en un niño? Básicamente, cuando la ansiedad interfiere en el desarrollo normal de su vida, así como también cuando las manifestaciones de la ansiedad son muy intensas.

 

Pero ¿Qué es un trastorno de ansiedad generalizada?

El trastorno de ansiedad generalizada (GAD) se define como preocupación y temor crónico y excesivo que no parece tener una causa real. Los niños y adolescentes con trastorno de ansiedad generalizada con frecuencia se preocupan mucho por cosas como eventos futuros, comportamientos pasados, aceptación social, problemas familiares, sus capacidades personales y/o desempeño escolar

De forma que continuamente anticipan desastres o catástrofes tanto con respecto a uno mismo como con los demás allegados.

Se cree que los trastornos de ansiedad tienen factores biológicos, familiares y ambientales que contribuyen a la causa. Este estado constante y permanente de preocupación les lleva a presentar otros síntomas como por ejemplo, la intranquilidad (no se encuentran bien en ningún sitio), dificultades para conciliar el sueño, problemas de concentración (seguir el hilo en la lectura de un libro, una película o conversación), fatigabilidad fácil. Comportamiento dependiente con familiares. Asustarse con facilidad. Irritabilidad e incapacidad de relajarse

Los trastornos de ansiedad se pueden tratar efectivamente. A diferencia de los miedos evolutivos, los trastornos de ansiedad en los niños no desaparecen por sí solos, sino que, por el contrario, se intensifican y predisponen a quien los padece a sufrir otros trastornos emocionales, así como también dificultades en el aprendizaje.

 

El tratamiento debe siempre estar basado en una evaluación integral del niño y su familia. Las recomendaciones de tratamiento pueden incluir terapia conductual cognitiva para el niño, siendo el foco ayudar al niño o adolescente a aprender destrezas para manejar su ansiedad y ayudarle a dominar las situaciones que contribuyen a la ansiedad..

La Ansiedad en el alumnado:Detección y control.

http://www.educaweb.com/noticia/2007/12/03/ansiedad-alumnado-deteccion-control-2655/

 

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *