Maestros y Profesores …los más estresados

 

¿Te sorprenden estos datos? No, a mi no desde luego. Desde el punto de vista del estrés, los profesores son los profesionales que ahora lo están pasando peor.

Según estudios recientes un 65% de los profesores de Primaria, Secundaria y Bachillerato sufren el denominado síndrome de “burnout” o alguno de sus episodios más tempranos .Este trastorno, que se traduce literalmente como estar “quemado” implica un agotamiento emocional que, en ocasiones, se desarrolla como resultado de una relación personal, “dura, intensa y frustrante” con alumnos o compañeros.
Los profesores “quemados” presentan síntomas claros, están agotados emocionalmente, se sienten más fríos, ariscos en la relación con los alumnos o con el resto de compañeros y no se sienten realizados en su trabajo. Esta situación por tanto tiene claras repercusiones en la calidad educativa, y lo peor que puede llegar a provocar estrés en los alumnos

No hay que olvidar que la escuela es una extensión de la crianza de los niños y, muchas veces, los maestros se convierten en los segundos padres.

Si los profesores tenemos buena salud mental, es más fácil que los niños lleven sus actividades escolares de manera habitual. En cambio, si cuentan con un maestro que, como muchas personas, sufre de estrés o depresión, y no es atendido por un médico, el rumbo del curso escolar puede variar de manera negativa. 

 

¿ Y qué podemos hacer para evitar situaciones de estrés? Hay nuevas aportaciones que ofrecen tanto la psicología positiva como la educación positiva, y pueden ayudar a generar una mayor resiliencia ante adversidades y bienestar en el docente.

Yo comparto las ideas de la teoría del bienestar  de Seligman en su modelo PERMA (2011). Este modelo de salud mental positiva se entiende como una presencia (siglas en inglés): presencia de emoción positiva (P), presencia de entrega (E), presencia de encontrarle sentido a la vida (M), presencia de relaciones personales satisfactorias (R) y presencia de logros (A)

 

¿Qué técnicas podemos usar para relajarnos? Hay multitud de técnicas y a cada uno le puede funcionar una cosa distinta, pero yo en mis clases con mis niños uso mindfulness y con los compañeros también lo he realizado y nos esta funcionando. La práctica de mindfulness puede ayudar no sólo a las personas que padezcan alguna psicopatología sino también a las personas que aun sin padecer problemas de salud mental, están languideciendo en su vida La práctica de la Atención Plena Mindfulness, más que un conjunto de técnicas para estar en el momento presente, es una actitud ante la vida. Se trata de un estilo de afrontamiento que impulsa las fortalezas personales, y dentro del aula, aporta beneficios tanto para los alumnos como para los profesores. El objetivo del Mindfulness en el contexto educativo es que los participantes adquieran un estado de consciencia y calma que les ayude a autorregular su comportamiento y a conocerse mejor, además de crear un ambiente propicio para el aprendizaje.

 

En el contexto educativo, el Mindfulness también se ha puesto en práctica en muchos colegios e institutos. En España, son varias las autonomías que están participando en el desarrollo de esta práctica. El Gobierno de Canarias implantó por primera vez una asignatura obligatoria que recibe el nombre de Educación Emocional, y que incluye la Atención Plena como parte de su temario. En Andalucía, la formadora e investigadora en el campo de la Conciencia Plena y la Inteligencia Emocional, Olivia Recondo, imparte cursos de Inteligencia Emocional a través de la Atención Plena para formadores en colaboración con la Junta de Andalucía. En Aragón se lleva a cabo el Programa Aulas Felices, en Cataluña el Programa Treva, y en la Comunidad Valenciana el Programa Escuelas Conscientes.

 http://www.academiaformarte.com

 

 

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *