Querida Maestra….

Hoy dando un paseo por mi ciudad, me encontré con una de mis compañeras de batalla, hablamos del verano, de nuestros niños, de la vuelta al cole y en mitad de la conversación salió que mi compañera(voy a llamarla  Cristina) se jubila , ya con sus 65 añitos en el mes de enero…puff… ¿ Y qué voy hacer yo sin mi compañera de batallas, a la que le pregunté mil veces como ha cambiado la educación y los niños, en los más de 30 años que lleva trabajando como maestra?… ¿Ahora con quién voy a tomar yo mi cafetín y mis galletas?

 

A lo largo de nuestra vida “alguien”  pone en nuestro camino a diversas personas que son difíciles de olvidar, a unos por cosas mejores que otras la verdad…pero todas al fin y al cabo dejan huella en nuestra vida, en nuestro corazón. Pero como digo yo muchas veces a mis alumnas la vida es como un tren, unos suben en la estación de salida, otros montan a medio viaje y se quedan hasta el final, otros se bajan en la segunda estación, hay quien pierde el tren y hay quien ni se entera que pasó. Pero al igual que la vida pasa, los trenes también y a veces nos  despedimos de gente que queremos  y duele mucho, más de lo que quisiéramos o podríamos permitirnos. Pero hay que mirar el lado positivo de las cosas, porque gracias a este viaje, y a sus pasajeros hay buenos recuerdos y lecciones aprendidas.

 

Quiero agradecerte compañera cada minuto de tu tiempo, la inmensa paciencia que tuviste para enseñarme tantas cosas, la inmensa paciencia con mis preguntas de¿ Cómo sacaste la plaza de maestra?, tus primeros años tan lejos de casa y lo duro que era estar alejada de tus seres queridos, hay veces que duele recordar toda esa parte de una vida. Gracias por sembrar en mí las ganas de saber, las ganas de enseñar. Todavía me acuerdo cuando te comente que iba a trabajar en una Academia,preparando a otros maestros para conseguir su sueño, no te sorprendió en absoluto, al revés, me dijiste” ya sabía que tú no sabes estar parada y te encanta enseñar y formar parte de la vida de los demás y con qué mejor que con tu sonrisa y tu cartera de cuentos enseñar a otras maestras a enseñar.” He aprendido de ti que la mejor maestra no es la que más sabe, sino la que mejor enseña. Cuando nos conocimos me dijiste , en realidad un buen maestro no tiene nada que enseñar porque los alumnos aprenden por sí mismos y yo he aprendido de cada uno de ellos en el momento en el que empiezas a escucharlos y los valoras “

Me considero muy afortunada por mi trabajo, porque a un médico se le permite traer una vida en un momento mágico, un arquitecto sabe que si construye con cuidado, su estructura puede permanecer siglos, una maestra sabe que si construye con amor y verdad, lo que construya durará para siempre. 

Cristina sé que voy a seguir contando contigo cada día, te voy a seguir llamando todos los sábados cuando salga de la Formarte para contarte como fue mi día, “gente muy nueva y perdida con su carrera recién acabada, ¿ te acuerdas?, alumnas que saben mucho pero no saben vender su producto ,  otras que creen saber todo y tienen ideas confundidas , y luego las eternas opositoras que están al inicio de la lista y deciden preparar sus oposiciones y hablan del proyecto educativo como si fuese el padre nuestro y se apoyan siempre en ese documento que todos sabemos que es un papel amarillo que está guardado al fondo del armario , en uno de los coles en los que trabajé tenía más de 20 años ¡¡ y eso que se actualiza¡¡…, pero ojo que en las oposiciones no puedes decir eso, que no se cambia, que no sabes dónde está, en las oposiciones se revisa, se actualiza y se hace planes de mejora. Aunque suene feo ante los tribunales de las oposiciones tenemos que ser Comerciales de la Educación e incluso llegar a vender un producto que en ocasiones no tiene que ver con la realidad educativa.

Seguiré regalándote margaritas por tu cumpleaños y te seguiré invitando a café solo sin azúcar todos los días que pueda .La sala de profesores se me hará inmensa sin ti. Pero creo que más inmensa se te hará tu casa a tí, tus días sin tus niños, conociéndote tiemblas de pensar que en enero llaman a tu puerta, puff a mitad del segundo trimestre…y carnavales por medio y no acabas la etapa de infantil con tus niños y te queda tanto y tanto por enseñar. Tranquila compañera es una nueva etapa y lo sabes y tanto yo, como mis compis ya te hemos dicho que te haremos un huequin en nuestras clases para que nos sigas contando historias, poemas, retahílas y cancioncillas de tu pueblo.

Hoy soy yo la que te dedico unas letras a tí, gracias por todo, gracias por ser como eres, gracias por llenar mi corazón.

 

Facebooktwitter

One thought on “Querida Maestra….

  1. Yo también tuve una de esas compañeras en mi vida y le estoy eternamente agradecida!! Son una fuente de sabiduría, disciplina y cariño que los niños tanto se merecen… Y que vengan mil más y que con los años también podamos decir que fuimos una de ellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *