Todos somos Guerreros

Comienza el curso, y no me digas porque me da todos los años, por lo típico de esta época, sacas ropa de entretiempo de los niños, pruebas los pantalones, te asombras de lo cortas que les quedan las camisetas…pero tras ese furor de armario y ropas, estoy activa y pido más  y más..y al fondo ves un montón de papeles, por ordenar, clasificar…de esos montones que da miedo tocar, porque hasta se nos pueden caer todos, unos tras otros ..Pero valiente de mí, me dije para allá que voy.

Y entre tantos papeles, la verdad que la mayoría  de cursos. Encontré el poema de Walt Whitman, el año pasado me lo dió una compañera, una amiga y una guerrera en el día a día, que estaba pasando por un mal momento, pero a pesar de todo ello tenía una sonrisa en la cara.

El poema de “No te detengas” es un canto a la vida, al aprendizaje y a la singularidad de cada persona, todos somos diferentes y todos tenemos distintas marcas de guerra porque somos distintos. Este poema invita a no rendirnos, a trabajar duro para construir un mejor mañana. A embarcarnos en ese duro, aunque apasionante, viaje que es la vida, las oposiciones… Agarrarnos a cada día con toda la fuerza posible para exprimir lo mejor de cada momento. Este poema es ante todo inspirador, aplícalo a tu día a día, a tu vida, a tus sueños, lucha por lo que quieres, respira por ellos , conviértete en ellos. Se que a veces es duro, y no quieres luchar más y debajo de la manta se está bien… Pero tienes que salir y comerte el mundo a bocados.

Hoy en la Academia empezaba la gente de Secundaria, no os imagináis que ilusión, que sueños, uno de cada padre y madre prácticamente, matemáticas, dibujo, música, francés e informática(FP) van a crearse sinergias entre ellos , me encantan sus caras de asombro, de ganas de aprender” todos vírgenes jajaja” ¿Qué es una Progra?¿Qué es un supuesto?¿Qué es una UDD?, sus caras al salir de satisfacción, de un “Yo puedo””Yo quiero””Yo soy Capaz”.

 

No te detengas – Walt Whitman

 

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

  

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *