Gamificación en el aula de Inglés

Play is the highest form of research

Fue Albert Einstein quién nos dejó esta frase célebre, y si el científico más popular del siglo XX lo dijo, algo de cierto debe haber en ella, ¿verdad?

 

Los juegos son un recurso importante en cualquier proceso de aprendizaje.
El juego es una actividad natural y espontánea en el niño a la que dedica la mayor parte del tiempo y que posibilita su desarrollo.

¿Recuerdas tu infancia? ¿Cuántas horas le dedicabas al juego? ¡Seguro que muchísimas! Y probablemente, la hora del recreo era tu momento favorito del cole, cuando podías dar rienda suelta a tu imaginación y el tiempo pasaba a la velocidad de la luz.

Pero el juego no es solo para el recreo, no. La gamificación, como te contamos en este artículo, tiene cabida dentro del aula y más si estamos hablando de aprender una lengua extranjera como el inglés.

Estarás de acuerdo en que es importantísimo el conocimiento de esta lengua hoy en día. Casi una necesidad. Por lo tanto, saber manejarse con fluidez es un valor añadido para el futuro de los niños.

Para adquirir una segunda lengua, que además es extranjera, hay que plantearse la enseñanza y el aprendizaje de forma global y estimulante. Hasta el momento se han estado usando métodos desmotivadores basados en los aspectos gramaticales y teóricos de la lengua; explicaciones aburridas y ejercicios mecánicos.

Teniendo en cuenta la necesidad que existe hoy en día para conocer esta lengua, es fundamental encontrar una fórmula tanto para motivar a los alumnos como para garantizar el aprendizaje de forma duradera. Si en vez de usar libros de textos, ejercicios monótonos y tradicionales, usamos juegos y otros métodos podemos aumentar la motivación, concentración y estimulación del niño ante el inglés. Y no estamos para desaprovechar las ventajas. A través de la neurolingüística se están obteniendo grandes resultados en alumnos y profesores ya que mejora tanto la relación profesor-alumno como los procesos de aprendizaje.

Pero ¿por qué es tan importante usar el juego en nuestras clases de inglés?

A los niños les gusta jugar porque los juegos son divertidos, y si se divierten, van a aprender más y mejor. Crean un entorno agradable brindándoles la oportunidad de practicar y consolidar lo aprendido.

Si jugamos el aprendizaje es entretenido y más ameno, nuestros alumnos están más dispuestos a participar e involucrarse y eso, permite que centren su atención, asocien conceptos más fácilmente y retengan la información.

A través del juego los niños pueden explorar su imaginación y aplicarla a distintos contextos. Les da confianza en sí mismos y en sus capacidades, se atreverán a participar cuando en un contexto de aprendizaje reglado quizás no se atreverían ni a abrir la boca.

Y dado que estamos hablando de aprender un idioma que no les es conocido, es fundamental poder adaptar el sistema educativo para que les sea más fácil aprenderlo.

¿Desde cuando hace falta motivar a un alumno a jugar? Por lo tanto… ¿Por qué no sacarle partido?

5 juegos para aprender inglés en el aula

BINGO 

Si en Navidad con tu familia, jugáis al bingo, ¿por qué no hacerlo en clase con tus alumnos? Es un juego perfecto para aprender los números en inglés.Puedes hacer fichas de casillas con distintos números o dejar que cada niño escoja los números que quiera, dándoles una plantilla que puedan rellenar. Tú vas diciendo números en inglés al azar y el alumno que consiga tachar toda su ficha sin equivocarse, gana. Puedes usar imágenes, números, palabras, ¡lo que se te ocurra!.

 

GUESS WHO?

Un juego fácil que no necesita de mucho material. De hecho, se puede preparar en clase en menos que canta un gallo. Además se puede tunear al gusto. Desde jugar con distintas temáticas como profesiones, animales, familia hasta con los alumnos del aula.

El juego consiste en escribir en un papel nombres de la temática y dejar que cada alumno coja uno. El resto de la clase debe intentar adivinar la palabra mediante preguntas. Puedes ajustar la temática y el tipo de preguntas al temario así como fijar las normas que quieras. Un juego con muchísimas posibilidades.

AHORCADO 

Un juego que siempre funciona e ideal para practicar vocabulario. ¿Lo recuerdas? Piensas una palabra y tus alumnos la deben adivinar. Para ello tienes que indicar cuántas letras tiene la palabra, y ellos deberán ir diciendo nombres de letras para saber si forman parte de la palabra. Si las letras están, las escribes, pero si no, vas dibujando la figura del ahorcado.
Puedes adaptar su complejidad al nivel de los alumnos, así como crear tus propias reglas para que el juego sea aún más divertido.

MEMORY

Un clásico que se puede adaptar a distintas edades y conceptos. Es un juego ideal para aprender vocabulario. En este caso sí necesitaremos un poco más de planificación. Debemos hacer dos tipos de fichas; unas con la palabra y otra con el dibujo o imagen que representa la palabra. (En Internet puedes encontrar miles de dibujos).

Vamos a poner todas las fichas boca abajo, e ir levantándolas de dos en dos hasta encontrar las parejas (palabra-imagen). Con este juego no solo reforzarán su vocabulario sino que además ejercitarán la memoria.

COMPLETA LA CANCIÓN 

Dedicar un rato a cantar y bailar va a ser una fantástica actividad que encantará a tus alumnos. Una buena forma de romper la rutina y la monotonía. Puedes adaptar la dinámica y las canciones en función de la edad de tus estudiantes.
Para los más pequeños escoger canciones sencillas que traten los colores, las partes del cuerpo, etc., y enseñárselas junto con algún tipo de movimiento. Para los mayores puedes elegir canciones de moda, escribir la canción dejando espacios en blanco y dejar que ellos mismos la completen mientras le escuchan.

Estos son solo algunos ejemplos, pero ¡las posibilidades son infinitas! Pon en marcha tu imaginación y seguro que se te ocurrirán miles de juegos para hacer en clase.

Deja que tus alumnos disfruten de su propio aprendizaje, no dejemos que les corten las alas con clases monótonas y aburridas. ¡Demuéstrale al mundo que aprender puede ser divertido!

A veces nos parece más difícil de lo que es en realidad, ¿qué fácil las profes de infantil, no? ¡Que va! En primaria e incluso en secundaria la gamificación también es posible, pero a veces es más fácil, más cómodo seguir el libro, hay que reconocerlo. Nosotros en FormArte contamos con una preparadora que es una crack en este ámbito, realiza mogollón de actividades con los críos de cine y teatro, ¡¡ganando premios con su cole!! Innovación pedagógica real y probada en el aula.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Facebooktwitter

8 rasgos de un buen docente 

Ser profesor es un importante trabajo, los buenos docentes hacen el mundo; inspiran a los mejores profesionales y construyen los cimientos para la próxima generación.

Puede parecer una profesión sencilla, pero como bien sabes, es de las que suponen un mayor reto profesional y que tienen un impacto mayor en nuestra sociedad.

 

Seguro que si te preguntamos por algún profesor de tu infancia, hay uno al que recuerdas con cariño por haberte marcado de una forma u otra; ya sea por haber aprendido valores importantes o por la confianza y ánimo que te transmitió para conseguir tus metas.

 

Y tú, como docente puedes producir el mismo efecto en tus alumnos. Un buen docente inspira a sus alumnos y les deja mella. Pero, ¿cuáles son las características de un buen docente? Hay 8 rasgos que son fundamentales. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

 

Paciencia 

Como ya sabrás, necesitas armarte de paciencia para afrontar una clase de alumnos, tengan la edad que  tengan. No hay dos niños/as iguales, ergo, su forma de comportarse, su ritmo de trabajo y todas aquellas circunstancias que los rodean, crean necesidades de aprendizaje distintas.

Algunos necesitarán más tiempo para comprender los conceptos y hacer sus tareas y otros necesitarán más estímulos porque terminaran antes. Es importante que sepas ser constante y paciente con todos ellos para estimular su confianza y sus ganas de seguir aprendiendo. 

 

Empatía y cercanía 

Es imprescindible mostrarse abierto y crear el espacio necesario para que tus alumnos confíen en ti, tanto para poder hacerte preguntas y expresar sus dudas como para contarte los problemas que puedan acecharlos dentro y fuera del aula.

Además, es importante que seas capaz de ponerte en el lugar de tus estudiantes, ver las cosas desde su perspectiva y entender sus dificultades o inquietudes. De esta forma les ayudarás a desarrollar sus habilidades y superar los obstáculos que les frenan o ponerles retos que les permitan llegar más lejos.

La comprensión es fundamental para construir un puente comunicativo entre tú y tus alumnos.

 

Entereza y autoridad 

No solo es importante ser cercano y transmitir simpatía, como profesora, también es importante tener entereza y saber ser autoritaria cuando la situación lo requiera.

La base de la educación es el respeto y para ganarte el respeto de tus alumnos,  debes ser capaz de establecer los límites en el aula así como mantenerte firme cuando sea necesario. Construir un vínculo positivo con ellos para poder ser un modelo a seguir.

 

Capacidad de adaptación 

 O lo que es lo mismo; una mente abierta para manejar cualquier circunstancia que se de en el aula. Vas a encontrarte con situaciones inesperadas y tendrás que ser capaz de cambiar la dinámica y ser flexible. En la escuela actual el profesor ya no es el transmisor del saber sino el posibilitador del aprendizaje, por lo cual, una cualidad imprescindible es facilitar que tus alumnos sean los constructores de su propio aprendizaje. Y, en ocasiones, tendrás que buscar la forma de que asimilen ese aprendizaje cogiendo una vía distinta a la que tenías en mente.

Si por ejemplo, una gran parte de tus alumnos no comprenden un concepto debes poder encontrar otra forma de explicárselo aunque eso retrase el planning. En definitiva, poder cambiar el rumbo y adaptarte a las necesidades de tu grupo.

Por eso en la academia FormArte siempre decimos que la programación ha de ser dinámica, flexible y se debe ajustar el proceso de enseñanza-aprendizaje y a las necesidades del alumno.

 

Motivador e Inspirador

Uno de los principales problemas que frenan el aprendizaje y buenos resultados de los alumnos es la falta de confianza en sí mismo y sus capacidades. Hecho que desencadena una falta de motivación hacia el aprendizaje.

Como profesora debes poder motivar a tus alumnos, transmitirles entusiasmo y curiosidad. Con ello no solo estimularás su concentración, perseverancia o atención sino que les ayudarás a conseguir seguridad para enfrentar cualquier reto y lograr superar, con éxito, todos los objetivos establecidos.

 

Ser un buen comunicador 

Una característica muy importantes de un buen maestro son sus habilidades de comunicación. Y va más allá de usar una gramática correcta. Una buena comunicación incluye ser capaz de expresar pensamientos y conceptos complejos de forma simple para que tus alumnos puedan asimilarlos.

Pero no toda la comunicación va a ser con tus alumnos. Recuerda que vas a comunicarte periódicamente con sus padres y deberás hacerlo con fluidez y propiedad. Transmitir a sus padres el mismo entusiasmo que transmites a tus alumnos.

A mí me gusta trabajar con los padres las tertulias dialógicas, hace unos meses trabajábamos la diversidad así que nos reunimos una tarde y les presenté tres libros: Topito terremoto, te quiero (casi siempre) y el monstruo rosa. Dedicamos una tarde a leer, ver, comparar y decidir entre todos cual íbamos a trabajar en clase. De este modo los padres se ven implicados en la educación de sus hijos, son ellos los que deciden que cuento vamos a trabajar y desde casa nos pueden ayudar reforzando estos aprendizajes.

 

Ser un buen oyente y un buen observador 

La comunicación es un camino de doble sentido, es decir, incluye tanto el habla como la escucha. Por lo tanto, como profesora debes ser una buena oyente.

Escuchar con atención las preguntas y comentarios de tus alumnos para conocer su grado de comprensión e interés. Pero también para ser capaz de empatizar con ellos y ponerte en su lugar, característica que, como ya hemos mencionado, también es fundamental.

Pero además, ser observadora te va a permitir fijarte en los detalles y saber cómo actuar: cuándo exigir más a un alumno, cómo evaluarlos, cuando acercarte a un alumno distante, etc. De esta forma serás consciente de todo lo que sucede en tu clase y cómo manejar la situación.

 

 

Pasión por los niños y la enseñanza  

El rasgo fundamental para ser una buena profesora es sentir pasión por lo que haces. La docencia es una profesión vocacional y se nota la diferencia cuando existe dicha pasión y cuando no.

Si disfrutas con tu trabajo, transmitirás vitalidad y energía positiva en tus clases y motivarás a tus alumnos a aprender, independientemente de lo aburrida o tostón que pueda parecer la asignatura.

 

 

Con ilusión, ganas y motivación vas a conseguir todos los objetivos que te propongas y tus alumnos van a disfrutar de tus clases y de aquello que les enseñes.

 

Por último, queremos dejarte esta frase tan inspiradora de Henry Adams:

 

El maestro deja una huella para la eternidad; nunca puede decir cuando se detiene su influencia.

 

Y tú, ¿Cuáles crees que son los rasgos de un buen docente?

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Facebooktwitter

Relación entre descanso y productividad, para una opositora.

Al igual que considero, que el elemento fundamental para alcanzar una productividad elevada es, la organización de tiempos, precisamente, la gestión del tiempo en el que estamos descansando es la parte más importante para cuidar nuestra fuerza y energías a la hora de ser altamente productivas.

¿Cómo conseguirlo?

Para mí hay 3 elementos esenciales para que el tiempo de descanso funcione como una palanca de nuestra productividad.

El primero de ellos es que sea un tiempo planificado y bloqueado en la agenda. Si no es así, siempre encontraremos algo para lo que somos necesarios en nuestras vidas, la organización de la despedida de nuestra amiga, esa comida aplazada con los suegros, la visita de nuestra prima la del pueblo, ¡Yo que sé! siempre sale algo.

¿Cuántas veces te ha pasado que pensabas tomarte el día libre y acabas resolviendo un supuesto que te pasó fulanita o buscas en la página de consejería porque citanita te ha dicho, que los cursos anteriores a……o solapados no……incidencias en tu día a día o asuntos pendientes? Es normal, nos preocupamos porque nuestra preparación y vida sea equilibrada, responsable, parece que si no estamos rodeadas de nuestros apuntes, no estamos haciendo las cosas bien.

Pero, realmente, tenemos que comprender que no podrá funcionar adecuadamente si nosotros, que somos su motor, no tenemos el combustible necesario. Y ese combustible se agota, pero puede recargarse.

En segundo lugar, como consecuencia de lo anterior, ese tiempo debe ser de desconexión 100%. Yo suelo apagar el móvil, irme a lugares que no tienen nada que ver con mi entorno cotidiano, cero conversaciones sobre las oposiciones, las demás academias de oposiciones de magisterio, la organización del curso, e incluso con alumnos, profes y correos.

El objetivo es lograr estar plenamente enfocados en recargar energía. Igual que cuando estamos trabajando o estudiando, preparándonos en definitiva, buscamos poner foco, también es necesario poner foco en no tenerlo. Otra habilidad que, también, podemos entrenar y desarrollar.

Finalmente, considero que el tiempo de descanso debe ser un tiempo en el que aprovechemos para cultivar hábitos positivos. Y estos son, por definición, aquellos que te hacen cargar pilas.

Hay personas a quienes les ayuda salir a correr, a otras leer un libro, a otras jugar al ajedrez, a otras respirar aire puro… (o una combinación de ellas). No hace falta definirlos, todos sabemos cuáles son los hábitos que son positivos para nosotros.

Otra cuestión es que los ejercitemos.

En definitiva, y vuelvo a hablar de habilidades: es necesario entrenarnos en el buen descanso. Y no solo porque con ello contribuimos a nuestra productividad y a mejorar nuestra vida como opositoras. Sino, lo que es más importante, porque nos estamos regalando calidad de vida.

¿Y tú como organizas el descanso?

Facebooktwitter

¿Es posible sacar tiempo de calidad opositando?

Desde esta nuestra Academia Formarte, lo vemos  imprescindible, como decimos, no solo preparamos oposiciones para maestros, preparamos opositoras para la vida, es el plus o como dice mi hijo “ese punch” que nos hace destacar, ser carismáticas, en definitiva “diferentes”.

“Tenemos que crear tiempo de calidad”, el tiempo con tus hijos tiene que ser “tiempo de calidad”, con tu pareja, con tus amigos, tiempo para ti.

¿Te suena?

Quién no lo ha escuchado alguna vez,¿verdad?

Aplicado a la actividad como maestra/opositora, yo lo entiendo como convertir el tiempo en una dimensión “elástica”: en la que fluyes haciendo una tarea en la que estás completamente enfocada, concentrada.

Alcanzar ese grado de calidad debe ser un objetivo para desarrollar la mayor creatividad y eficiencia en un momento concreto.

El día a día de nuestras vidas nos dificulta alcanzar ese “estado” en el que, realmente, el tiempo desaparece. El email, el whatsapp, las redes sociales, las llamadas de teléfono, las reuniones con papás en cole(tutorías), claustros, o cualquier otro trabajo que tengamos, mientras opositamos, para lograr nuestra ansiada plaza o al menos cubrir esa vacante,¡¡¡ algooo por dios!!!

Parece que todo juega en contra de conseguir ese tiempo de calidad, para poner el foco en desarrollar el corazón de nuestra pasión . Juega en contra de poner el foco en aquello en lo que somos realmente buenos/as.

Para mí, la diferencia entre una persona productiva y la que no lo es, está precisamente en esto: en saber gestionar su tiempo de tal manera que consiga generar tiempo de calidad.

Y, ojo, la cantidad (dimensión cuantitativa) también es importante. Precisamente no puede separarse del aspecto cualitativo.

¿De qué nos sirve ser capaces de crear ese estado en el que nuestra concentración y habilidades funcionan al máximo nivel si no tenemos la cantidad de tiempo para hacerlo?

Por eso te recomiendo algo que yo planifico de antemano: programar cómo va a ser tu día. ¿Este día estarás centrada en estudiar o, por el contrario, será un día de foco( Progra y Supuestos)? ¿Cuándo vas a hacer tus descansos?

De esta manera, nos aseguramos de que tenemos la cantidad necesaria de tiempo de calidad cada semana. No descuidamos nuestro tiempo y no dejamos que nos arrastre el día a día.

Esto no se puede conseguir sin una consciencia total de la necesidad de generar diferentes tipos de tiempos para desarrollar diferentes tipos de habilidades.

Y tú, ¿trabajas de esta manera en tu vida/trabajo/oposición? ¿Reservas horas de tiempo de calidad destinado al desarrollo de tu objetivo, que no es otro que sacar la plaza?

Podemos comprar coches, casas, ropa, móviles de última generación, pero tiempo no ¿verdad?

Aprendamos a generar ese tiempo, no somos tan solo, una academia de oposiciones de educación más.

Facebooktwitter

Opositora” Herramienta para obtener foco y priorizar”

El otro día te hablaba de la importancia de los hábitos-rutinas-procesos. Profundizaremos más en este concepto y en su relación con la productividad.

Otro de los aspectos que mejoran sustancialmente tu productividad diaria es saber priorizar tus tareas.

En la Academia, a esto le llamamos tener FOCO y es también toda una habilidad que se entrena y se mejora.

Tener foco es saber diferenciar aquello en lo que tienes que centrarte para obtener los resultados que buscas de cara a tu oposición, a tu vida

Por otro lado, están aquellas otras tareas diarias que también tienes que hacer pero no están directamente vinculadas con ese objetivo.

Evidentemente, para tomar estas decisiones sobre prioridades, debes tener claros cuales son tus objetivos en el corto-medio plazo. Cómo vincular estos grandes objetivos con tareas específicas te lo contaré más adelante.

Pero hoy quiero explicarte una fórmula sencilla para mantener el foco y que puedas aplicarla desde este mismo momento.

En mi academia recomiendo que las alumnas se  organicen semanalmente.

Antes de que comience una nueva semana cada una define las tareas que tendrá que hacer la semana siguiente distinguiéndolas entre:

  • Tareas regulares: Aquí entran todas las “rutinas” de cara a tu  oposición (estudiar temas, escribirlos a la vez que te cronometras,resolver supuestos sencillos, legislación, búsqueda de autores, lectura de blogs y artículos en busca de innovación pedagógica, crear esquemas, etc) Son tareas que se repiten en el tiempo.
  • Tareas foco: Son tareas relacionadas con la estrategia y objetivos de la oposición. Son tareas prioritarias para nosotras y, generalmente, exigen mayor concentración.(Programación, UD y creación de mapas mentales complejos para la asimilación de contenidos, resolución de supuestos con alta carga de contenido pero dando respuesta, como no puede ser de otra manera a lo que se nos pide, pero a su vez brillar)

De esta forma, integramos en una misma lista nuestras “rutinas” y nuestras “prioridades”. Es un ejercicio sencillo pero clave.

Pero no se queda ahí. Entre las tareas foco o prioritarias, hacemos una gradación:

  • Las tareas clave en el esquema de prioridades
  • Tareas urgentes o críticas
  • Tareas en proceso
  • Tareas realizadas
  • Tareas a realizar si es posible

Así, cada día puedes revisar tus tareas en esta lista y no perder tu foco.

Es tan simple como organizarte un excel semanal. Lo complejo es adoptar la rutina de utilizar esta herramienta en tu día a día, jajaja.

Si lo consigues, te aseguro que trabajarás más centrada, con menos distracciones y realizando las tareas que realmente hacen que tu vida como opositora avance.

Porque tu foco y tus prioridades están siempre al alcance de tu mano.

¿Te sirve? ¿Empleas alguna herramienta similar?

Facebooktwitter

Preparadores en B, ¡ Te mando un privado!

Las aguas bajan turbias y no solo para los que como llaman en la prensa  Cántabra, Preparadores en B.

En Asturias ya las alumnas, todas en general, “upsss claro, menos las que se preparan con preparadores,  en lo más oculto de esos pisos patera”, están en pie de guerra, por que se conoce de casos por ejemplo, en Lengua y literatura un tal Rafael, según cuentan mis alumnas, que no declina estar en el tribunal y ha estado formando gente en su casa, otro de Francés que preparando también en B, se la trae al pairo, más cuando todo el mundo lo sabe, solo hay dos tribunales, esto quiere decir que sus chic@s tienen un 50% de probabilidades que les toque, es el colmo. ¿Cómo no aprobarte si te ha preparado el? y la presión a la que estás alumnas le podrán someter, o me apruebas… o cascoooo, que me preparaste..y…, las consecuencias serían se dice para ambos, en Cantabria les han quitado su plaza a dos maestros de momento y hay en estudio 8 casos más, al igual que va a pasar en Asturias, hay ya base legal y como en Cantabria se aceptará la prueba” te paso un privado” ¿Sabes a quién le estas pasando el mismo? y otra cosina, como alumna sabes.. que si conocessss o te has preparado connn, eres familia deee… estás obligada a comunicarlo, aunque nadie lo hace, yo tampoco lo diría jaja, pero claro si te estás preparándote con el o ella uhmmm, hablan de consecuencias también con esos aprobados, aviso a navegantes este año con la previsión que hay en primaria y que yaaa; todas las academias prácticamente tenemos puesto el cartel, de No hay plazas, bueno me caben 20 ó 25 en claseee jajaja, no lo haré, me comprometo, en FormArte no más de 15, abriré más grupos si es necesario, pero no se masificarán mis aulas.

¿Qué os parece? ¿Es justo para los demás opositores? y no hablamos del dinero B, o de gente jubilada por años e incluso enfermedad ¿Deberían quitarles la plaza?¿Las pensiones?Estáis indignadas, hasta el waaa de sacaperras, academias, preparadores, cursos inútiles, máster de pago, sindicatos y ministerios.

Pon caritas de enfado, critica, me gustas, date de baja de face, la vida es una mierda.

“Al final todo saldrá bien, y si no sale bien, es que aún no es final” hipócrates jajaja

Facebooktwitter

Opositora a tus rutinas.

Generalmente, coloquialmente, un rutina es entendida como una costumbre, como una acción repetitiva. Decimos que tenemos la rutina de levantarnos a tal hora, de lavarnos los dientes después de las comidas…

Es un área interesante de investigar como opositor@. Nuestros tiempos de trabajo y de vida se rigen por rutinas.

La propia mención de la idea “rutina” a veces nos hace bostezar… jajaja

Buscamos una vida llena de pasión, emociones, cambios. Y como opositor@s todavía somos más susceptibles a esto.

Me ha parecido que este era un buen tema para retomar el contacto de nuevo con las oposiciones, este año la gente está como loca, como si lo fueran a regalar; si que esperamos que sean unos años muy buenos los que están por venir, peroooo.. que a estas alturas ya prácticamente tenga cerrados los grupos en la academia…, pero bueno es lo que hay, desde FormArte nuestra felicidad pasa por ayudaros, de ahí que retome con las publicaciones en este blog, confiando  que os ayuden de corazón.

En el equipo estamos totalmente inmersos en el proceso de “volver a la rutina”. Otro lugar común.

Acabamos de cerrar prácticamente este curso y estamos arrancando aún más fuerte el próximo.Retomar la regularidad es imprescindible para la consecución de nuestros objetivos.

Sobre todo, para dar el mejor servicio a todos los opositores, un grupo con una energía imparable, completamente implicado en la búsqueda de su felicidad, estabilidad, SU PLAZA, como yo digo, preparamos Opositoras para la vida…..

Que las rutinas estén correctamente establecidas es importantísimo y siempre una prioridad esencial. Su análisis y mejora debería ser un eje central, para tu preparar unas oposiciones con garantías. Porque tus rutinas son tus procesos.

Pero me gustaría ir un poco más allá en el análisis de esta idea.

Si buscas la definición de rutina, descubrirás que también se puede entender como habilidad. Algo que se tiene y, por tanto, se puede conseguir, mejorar.

En este sentido hablo de mejorar las rutinas. Porque están directamente relacionadas con nuestra mejora de los procesos cognitivos y esto; afecta a nuestra productividad , nuestros tiempos de aprendizajes y optimización de tiempos.

Y van más allá. Seguro sabrás la importancia que tiene para un opositor o un maestro, el equilibrio y manejo de los procesos de trabajo-vida.

Las rutinas-habilidades son hábitos. Un importante pensador hablaba de los hábitos como “estructuras estructurantes estructuradas”. Es decir, son sistemas que guían nuestra acción y que están relacionadas con nuestro conocimiento del mundo.Por ejemplo:

LOS OBJETIVOS DE UNA RUTINA DE MAÑANA

1-Genera la energía física y emocional necesaria para mantenerse productivo

2-Mejora la concentración, enfocado en tus actividades con la tarea más importante del día

3-Ayuda a tener mejor control del tiempo para una máxima productividad

¡Imagínate qué importantes!

Y ahí va la cuestión(es): ¿Qué haces para mejorar tus procesos? ¿Mides tus rutinas? ¿Cómo son tus hábitos? Es más, ¿te haces estas preguntas habitualmente?

Te adelanto que este es un tema que me gustaría tratar en profundidad en el próximo curso. Vamos a trabajar juntos sobre la productividad en clase. ¿Te apetece?

Para terminar, te invito a reflexionar sobre qué importancia le das tú a las rutinas en tu vida y a los procesos regulares de cara a una oposición y de cara a tu vida en general.

¿Te gustaría ser una persona con hábitos-rutinas y así mejorar tu vida?

Facebooktwitter

Viaje de una maestra y opositora

Ningún mar en calma, hizo experto a un marinerooooooooooo.

Bendito ese día en el que los conocí, en el que mi mochila iba vacía recién salida de la carrera. Decidí irme cada sábado, a mi academia de oposiciones para maestros en Oviedo ” FormArte“,desde Ponferrada, todos los sabaditos de 9h a 14 h y cada día volvía para casa llena de ideas, de dudas resueltas, de alegría, de sueños por cumplir. Mis temas y supuestos se llenaban de términos, de autores, de actividades… y mi programación crecía poquito a poquito a medida que pasaban las semanas. Cuántas veces escuché si merecía la pena todo lo que estaba haciendo, invertir tanto tiempo y dinero. Hoy puedo gritar que mereció la pena, y sigue mereciendo la pena, porque esa llamada llegó cuando menos lo esperaba. Porque todo llega como siempre me decían. Y todo ha ido llegando. Llegó ese día en el que me soltaron con 20 polluelos en mitad de curso. Mis primeros pinitos como Maestra de Infantil. Imaginaros, que de dudas, que de cosas por hacer y querer hacer. Cuántas veces he sacado los temas para revisar esto, lo otro… y la programación, mi fiel compañera… yo ya no soy sin ella. Llegó la hora de sacar las castañas del fuego, de poner en práctica todo lo aprendido, y de que que ellos siguieran a mi lado, sin soltarme, resolviendo todo cuanto les pidiera.

Gracias por tantas ideas, por tantos recursos, por tantos consejos, apoyo, por tanta formación que a día de hoy estoy llevando a cabo.

Yo siempre he dicho que no creo en la suerte, que creo en el esfuerzo y en las personas. Igual estoy equivocada, pero prefiero seguir creyendo en mí, en mi esfuerzo, y seguir soñando.

Y ahora ellos, son parte de mis hilos de colores, de esos que marcan tu vida para siempre.

Como no es mío el texto y quiero ser fiel a lo que dice, no voy a corregir naaa, les abro las puertas del blog para que se desahoguen, escriban, critiquen” ni se os ocurra a mi mecagontooo” o alaben ” si por ahí sii engordar mi ego” jajaja , peroooo llegó, llega, llegando, llegó y llegóooo voy matateee…aún estoy esperando que llegue, jajaja.

Un millón de gracias Leti Pastor, se te quiere y lo mejor de todo esto, es cuando se supera la barrera preparador/alumna y se crea este vínculo de amistad, uno piensa que todo el esfuerzo a merecido la pena y me da fuerzas para seguir dando lo mejor de mi, la felicidad de esta gran familia Formarte, pasa por ayudaros y no solo de cara a las oposiciones, que también, pero recordaros que no hay que dejar de vivir, preparamos opositoras para la vida

 

 647893423   / info@academiaformarte.com  / www.academiaformarte.com

 

 

Facebooktwitter

Experiencias cristalizantes y paralizantes

Esta nueva publicación en el blog también  está en: https://www.academiaformarte.com/blog-11

Ya David Feldman en 1980 utilizó el término de experiencias cristalizantes, para definir lo más señalado en el desarrollo de talentos, habilidades o capacidades de un individuo, estas experiencias suelen producirse durante la infancia y se dan en una o varias inteligencias, el mismo autor nos lo ejemplifica con Einstein y como a partir de ver una brújula magnética a los 4 años le motivó para querer averiguar todo ese proceso a sus ojos mágico, activando así su genialidad.

Experiencia Paralizante

Me reitero cuando digo como en otros post, que ya está todo inventado,¿y os preguntaréis porqué hablo de esto? si es que no la hay más tonta que yo…, tuve una preparadora como compañera aquí en la academia Formarte, a la que la escuché por primera vez el término “experiencias cristalizantessss” y lo mejor de todo es que lo acuñaba como propio, como innovador y fántástico, pero… ¿queréis que os cuente un secreto? lo mejor de esto es que yo me lo creí, hasta ella se lo llegaría a creer, pero si buscamos la lectura positiva,eso es lo que tienen que hacer nuestros alumnos/opositores/compañeros en esta academia de oposiciones magisterio o en cualquier otra, hacer suya la terminología, tener la capacidad de adaptarla en sus programaciones y temas, tener esa capacidad de hacer de un hilo conductor la magia, que en ocasiones pienso, que solo está en la literatura contemporánea de la que nos nutrimos, tocando temas como la muerte, la diversidad, el acoso escolar(“Vacío”, “Te quiero casi siempre”, “Malena la Ballena”,Orejas de Mariposa”) y tantos más, con ilustraciones que también nos harán volar, crear nuestras propias historias.

Escaleras del aula

Thomas Amstrong tiempo después acuñó las “experiencias paralizantes” para hablar de las situaciones que desactivan, que inhiben o “cierran la puerta” al desarrollo del potencial de las inteligencias, las emociones negativas y de nuevo en la infancia, como el miedo, la vergüenza, la ansiedad y si miramos la sociedad en la que vivimos está repleta de factores ansiógenos, que harán que impidamos el normal desarrollo de una o varias inteligencias.

Cuando pasa el tiempo, nuestros alumnos/amigos, que optan por esa plaza en dichas oposiciones de magisterio, para ser funcionarios de carrera nos dicen, que no solo se han preparado para las opos, que les ha servido su paso por nuestro centro de formación para la vida, el ejemplo claro está en nuestra entrada a las aulas, al mundo del color, a la magia a través de la Lupa, a las historias para desaprender.

Entrada a las aulas, academia formarte en asturias

Quién no ha visto u oído, como unos padres riñen a su hijo por tocar un instrumento musical, mal sí, cansino puede que también, pero ojo como lo hacemos y nosotros como educadores e incluso los propios compañeros del niño cuando se han burlado y este se siente humillado por ese dibujo, creación artística sí.. feo también, pero volvemos a los modos, a los acercamientos hacia ese menor.¿QUIÉN no conoce, a esa mamá que apunta a su hijo/a a ballet? aunque camine como un patito y sobre todo.. sobre todo.. no le guste a la criatura y haga sentir rídiculo y pavor al TUTuuuu.Pero es que fulanita los lleva o es que yo toda la vida quise bailar, jugar al fútbol o tocar la guitarra da igual.

Academia FormArte, el Arte de Formar opositores.

 

Facebooktwitter

OPOSITOR SALTA…NO TE CONFORMES

¡Sufro el síndrome de la rana hervida!

Si metemos una rana en un cazo de agua hirviendo, esta saltará para escapar; pero si llenamos un cazo de agua fría, metemos una rana en el agua y ponemos el cazo a fuego lento, nuestra amiga la rana poco a poco irá ajustando su temperatura corporal a la del agua.

Cuando el agua esté a punto de hervir, la rana no podrá aumentar más su temperatura e intentará salir, pero como ha gastado todas sus energías adaptándose al agua, ya no le quedarán fuerzas suficientes y perecerá hervida.

Lo que hoy es un experimento científico, que demuestra que si se calienta el agua a 1,2 grados cada hora una rana permanece dentro del agua y muere, nació a partir de una fábula de Olivier Clerc que hacia referencia a lo peligroso que resulta el conformismo y la sobre-adaptación.

Yo actúo bajo el síndrome de la rana hervida cuando me adaptconsciente o inconscientemente apersonas situaciones o relaciones que me son perjudiciales de algún modo, ya sea porque me dañan o porque no me permiten avanzar o evolucionar.

El arte de adaptarse a lo dañino

Seguro que en tu entorno mas cercano conoces a alguien que nunca se queja, que se adapta, al que todo le parece bien, el típico buenazo….pues esa persona más que buenazo es una pobre “rana hervida”.

Estas conductas hiper-adaptativas, mansas y sumisas que suelen ser vistas como una virtud, suelen ser el resultado de, entre otros, una baja autoestima.

Existe una linea muy fina entre lo que supone el síndrome de la rana hervida, que lleva asociado una baja autoestima, con actitudes vitales que podríamos considerar sanas, como son la empatía y la paz interior.

Muchas personas confunden el amor hacia otra persona con relaciones dependientes, interesadas o abusivas en las que la manipulación es un medio para conseguir las cosas. En casos así lo que está ocurriendo realmente son situaciones de dependencia, desigualdad o abuso, ya sea emocional, psicológico, físico o económico; la persona ha dejado de respetarse, de escucharse, de no hacer caso de sus propias necesidades, porque no se sienten capaces de enfrentarse a la realidad de una situación que les da miedo o les resulta dolorosaPusimos de ejemplo el amor, pero este tipo de conducta también aparece en ámbitos familiares, laborales o sociales.

¿Qué nos lleva a no saltar a tiempo del cazo?

Algunas de las causas por las que no reaccionamos ante lo que nos daña puede ser:

  • Restarle importancia a cosas que la tienen, engañándose con pensamientos del tipo: “no vale la pena” o “no sirven para nada”.

  • Creer que “esto es lo que toca”, que no existe ni otra salida ni otra opción

  • No querer ver, por culpa de las expectativas que hemos creado sobre algo o sobre alguien.

  • Lo nocivo de pensar que “más vale lo malo conocido…”

  • La esperanza deque la situación mejorará o incluso llegará a cambiar con el tiempo.

  • La falta de contacto con nuestras necesidades reales, con lo que nos gusta, con lo que necesitamos, con lo que queremos que nos ocurra en la vida.

    Al igual que el agua se va calentando poco a poco, lo suficiente como para que la rana pueda ir adaptándose, por lo general las situaciones se transforman de manera muy lenta y paulatina y es complicado detectar el momento en el que empiezan a cambiar.

 

¿Qué actitudes pueden evitar el síndrome de la Rana Hervida?

Como el miedo, la incertidumbre, la comodidad, la inseguridad, la falta de Asertividad o una baja autoestima son alguna de las emociones que nos hacen permanecer dentro de la olla:

  • Escuchate, escucha tu entorno y SIENTE, actitudes de alerta nos harán darnos cuenta de que e“el agua se está calentando”.

  • No siempre es adecuado adaptarse; has de aprender a distinguir cuando lo haces por miedo o por comodidad.

  • No te creas falsas expectativas y asume cuanto antes que no se puede cambiar a las personas y que si actúan dañándote es porque no saben hacerlo de otra forma.

  • No aguantes situaciones por el qué dirán, por comodidad o con la esperanza de que cambien: no lo harán.

  • Marca tus límites en lo personal, laboral, etc… y mantente fiel a ellos y defiéndelos a “capa y espada”

  • Acepta la realidad tal y como es y se consciente de como te afecta.

  • ¡Atrevete a saltar del cazo!, ya sea por tus propios medios o aunque para hacerlo necesites ayuda terapéutica de profesionales como los que integran nuestro equipo en Gestión Emocional

¿Qué hacer?

Si consentimos permanecer en algo o con alguien que nos daña, quiere decir que estamos escondiéndonos a nosotros mismos nuestras emociones y nos estamos autoengañando. ¿Auto-engañando?, Si, autoengañando, porque nos estamos obligando a creer que no es para tanto, que no nos perjudica, que no nos daña, que no nos duele.

Aunque no sea posible cambiar las circunstancias porque a veces no dependen de nosotros, siempre podemos comprometernos en la parte que sí debemos asumir: en la elección de cómo enfrentarnos a ellas, tomar conciencia de cómo nos influyen y adoptar las medidas necesarias para vivirlas de la forma más sana y consciente posible.

… y recuerda, la “olla” no es solo cosa de complacientes o sumisos. En realidad, es tan perjudicial ser intransigente, estricto oinflexible como ser sumiso, extremadamente complaciente o adaptativo. Cualquier actitud, llevada a su extremo, nos perjudica.

Saltar de la olla es un acto no solo de valentía, sino más bien de respeto, valoración y amor hacia nosotros mismos.

TE AYUDAMOS CON EL SALTO.

Facebooktwitter