Diario de una Maestra

 Hoy como madre, tía, maestra quiero que veáis como es un día en mi vida. Quiero que veáis como es el papel de los maestros  que a veces cuestionado por quien nunca ha estado en una clase y valorado por los que han participado aunque sea un ratito, en la jornada escolar de un día cualquiera

Un día  en un aula de 3 años, con 23 alumnos.
A las 9.30 de la mañana, con el alboroto normal de la entrada, las mamas que dan besos, los abuelos que creen que sus nietos van a la guerra y tras una lucha constante con una sonrisa en la cara,  vamos en una especie de semi-fila a clase, porque claro está que  se despistan, se sueltan, algunos se vuelven hacia la puerta porque no quieren entrar…y tiras de ellos hasta el aula. Y a principio de curso empezamos a quitar la mayoría de chaquetones porque ellos solos no son capaces ,porque van multi capa y  entre otras cosas porque encima del chaquetón llevan envuelta una gran bufanda, gorro y guantes que hay que guardar en los bolsillos o dentro de las mochilas de cada uno con cuidado, claro yo soy del pensar que los niños deben ser autónomos y autogestionar sus cosas …pero cuidado no vaya a ser que se pierdan y te lo recriminen durante toda la semana.

Te mueves por el aula, como si caminaras por un campo de minas, intentando avanzar para sentarte en la alfombra para empezar la asamblea. Pongo orden levantando la voz, porque se ponen a contar sus cosas como si llevaran todo la vida sin verse y termino dando palmadas para ir a la alfombra.

 

A las 9:50, por fin, se han sentado todos.

Hacemos la asamblea al fin. Repito más de veinte veces que para hablar hay que levantar la mano, hay que respetar el turno, pero unos escuchan… otros están en su mundo y otros, después de un gran tazón de cereales que les han puesto en casa, sienten la llamada de la selva. Tenemos los asiduos que parecen que están deseando llegar al cole para  hacer caca. Según van acabando hay que ir mirándoles el culito, porque algunos no saben limpiarse y se llenan la ropa, manos, o a otro compañero si se acerca demasiado e incluso puede que las toallas de secarse las manos se lleven un repasito de paso. Además si van  manchados de caca a casa, puede que te lo recriminen toda la semana. Y decides continuar con la asamblea y te das cuenta que hay que  limpiar mocos…que muchos todavía no saben, y haces un repaso a todos, e intentas que aprendan a hacerlo ellos solos.

En la asamblea después de hablar del maravilloso tiempo que todavía hay dudas sobre como hará en el día, y de ver quien está en casa malo y por qué , porque lo vimos en el parque jugando con la bici saltando charcos en pleno mes de noviembre, nos contamos nuestras cosas y ya presento la ficha que vamos a trabajar. Y vamos a la mesa y  algunos no contentos con su tarea del momento, se levantan, le quitan el material a otro, gritos, llanto…niño que se sienta mal y se cae, y tu “coje bien el lápiz”, te lo llevo diciendo todo el curso.. Le cojo la mano a varios, se pinta aquí dentro, ¡¡ uii mi espalda..puff empieza a resentirse  ¡¡ Y así una tras, detrás de otro.

Empezamos el juego por los rincones, o hacer un taller, o decido hacer manualidades .Y  vuelta a empezar, grito, llanto…limpio mocos, limpio mocos, ¿dije que limpie mocos y que abroche 8 pares de zapatillas? …Plasti en las zapatillas, piezas de puzles mezcladas , lápices por el suelo, coches y muñecos mezclados por todas partes y un charco debajo de una silla. Alguien se ha hecho pipi, investigamos quién…porque nadie ha sido…nadie se siente incómodo, todos son felices jugando. Y llega el maravilloso momento de recoger la clase. Lo digo, y lo vuelvo a decir, pensando que quizás no lo había dicho… y termino GRITANDO  la canción de “A RECOGER,  A ORDENAR, CADA COSA EN SU LUGAR…” Me pongo a recoger juguetes con ellos,  mientras todos se hacen los suecos, porque recoger si recogemos…pero ya el concepto de cada cosa en su lugar…eso es más relativo.

 

Vamos al baño que esta fuera de la clase, por grupos se lavan las manos. Reparto jabón. Uno se cuela, otro quiere subirse al lavabo, porque dice que en casa así lo hace, otro empuja porque iba primero, uno mete el dedito en el grifo y crea una fuente improvisada, otro hace pis fuera, dos están haciendo caca…Reparto papel higiénico…pero no sabemos que pasa que se pierde.

 

Almorzamos: Yo a principio de curso, mando una notita con almuerzos saludables, fruta, cereales, bocadillo…debe ser como el papel del baño que se pierde inexplicablemente. Y empezamos ábreme el zumo, pélame el plátano, no puedo abrir el taper blindado. Un zumo se ha derramado y chorrea la mesa abajo, y lo veo y lo digo, pero no me muevo y ya me mojo el pantalón y que venga mi mama, galletas pisoteadas, a mi esto no me gusta, llanto…yo me quiero ir con mi mamá, pélame la pera, limpio mocos y tres niños  aún con el desayuno en la mochila, no se acordaban de almorzar a pesar de ver a todos hacerlo. Anda…fulanito ha vomitado, claro tanto moco.

 

Salimos al patio. Llantos , carreras, peleas por un balón que hay que compartir entre todos …¿Cuándo nos vamos? Aquel me ha pegado, menganito no te subas en el banco. Mocos, pipi, papel que me hago caca. A las peleas no se juega, las piedras no se chupan, la arena no se come. Aquel no quiere jugar conmigo. Algunos se están duchando en la fuente, otros no se relacionan: venga, vamos a jugar con los compañeros…Y dos se caen de boca por pisarse los cordones que llevan sueltos. Como ves de lo más relajante el recreo para descansar, te sacas una manzana, que al final la acabas dejando a medias, porque te atragantas, no das dos mordiscos sin tener que decir algo..y dices, lo dejo por imposible

 

Vuelta a clase. Nos limpiamos la cara y las manos con toallitas, y que suerte porque aprovechamos a limpiar la suela de los zapatos, la alfombra, porque detectamos que están más sucias que nuestras manos. Y llega el momento del cuento, ese momento en el que al fin logras sentarte unos minutos, y al fin logras ver a todos callados, en silencio, pendientes de las mil y una historias que cuantas con tanta pasión e ilusión. Claro está que estas sentada, pero también pendiente de todos y de sus caritas de ilusión y alegría y compensa y mucho.

 

Vuelta a la tarea. No se pinta en la ficha del compañero, no se pinta la lengua, los papeles a la papelera, la goma no se come, no pintamos en el suelo. Llanto…yo me quiero ir con mi mamá. Anda…fulanito se ha hecho pis que suerte…

 

Hora de la salida. Oyes el bullicio fuera, empiezan a llegar las familias, los reconoces por la voz .Logras encebollar a los niños, que todos vayan con sus pertenencias y cuando sales toda la familia agolpada en la puerta. Me piden explicaciones de por qué un niño se ha arrancado la postillita de la frente, otra que no se ha tomado el zumo, otra preocupada porque el niño ha bebido poco agua, otra porque su niña ha salido con mocos, una chaqueta que no aparece, un guante perdido desde la semana pasada, una botella de agua que no es suya y porque a mi niño no le han dado la invitación del cumpleaños de menganito.

 

Llego a casa con la boca seca porque ni me dio tiempo de beber agua y recuerda que comí media manzana. Necesito unas horas de silencio para volver a ser persona, pero no puedo , no me dejan mis niños por casa corriendo contentos, con mocos y con ganas de darme besos después de estar todo el día sin mí. Casi una cistitis al trimestre por aguantar el pis porque ¿con quién los dejo? Por el camino me encuentro a una vecina que me dice…ya hasta mañana, eh?? Qué poco trabajáis los maestros. Claro, porque el material del día siguiente me lo ha buscado y elaborado ella o su marido y tengo el honor de que hagan los deberes con mis hijos y me preparen la cena. Y cuando oyes lo bien que están los maestros, la de vacaciones que tienen y demás, piensas: Si las universidades aceptan matrículas todos los años ¿por qué la gente no estudia y trata de conseguir este trabajo de ensueño, dónde sin hacer nada, te pagan y siempre se está de vacaciones?


En definitiva, así con 65 años no, sino con 80  podríamos jubilarnos y estar tan frescos.

 

Facebooktwitter

Niños autónomos…Madres felices

No existe una regla mágica que confirme que a determinadas edades se tienen que realizar ciertas tareas. Depende de muchas variables: maduración del niño, conocimientos, educación de los padres, entorno en el que vive, si es hijo único, el menor de varios hermanos…

El problema, según algunos expertos, es que los padres apenas exigen tareas a sus hijos ni a edades tempranas ni en la adolescencia. Las razones, siempre suena la misma :consideran que sus hijos son demasiado pequeños para desarrollar tal o cual tarea…¡¡¡ padres, madres. Despertad ¡¡  Que nosotros con cuatro años íbamos a por el pan, los domingos íbamos solos a catequesis, y cuando estabas en el pueblo veraneando íbamos en ca dios a por huevos y leche … y no nos ha pasado nada…lo que más, que por el camino nos encontráramos con alguien y se nos hiciera tarde, que se nos rompiera algún huevo o tropezáramos y se nos cayera la leche…bueno había que correr ese riesgo.Lo comentábamos ayer las profes en la Academia y recordábamos como eran nuestras vidas hace 20 o 30 años como eran nuestros veranos, como funcionábamos con nuestros padres y ellos con nosotros.

Me sorprendo cuando hablo con otras mamas de colegio, en el parque y me dicen que sus hijos tiene cero responsabilidades, nada de autonomía personal respecto a su ropa, cuarto, baño.etc…. ¡¡ pero que niños estamos criando¡¡ Ya entiendo porque me miran raro cuando digo que mi hijo con 4 años se bañaba solo o con 5 ya hacia su cama y recogía la habitación, ahora que tiene 9 hace y hace eso y más , como ayudar a recoger en la cocina a preparar la cena o a doblar la ropa del tendal…

Y luego todavía me quedo más sorprendida cuando oigo comentarios como …mi niño no hace nada en casa, se quejan porque no ayudan , son pequeños déspotas, e impera el desorden en su vida, no puedo llevarle a comer a un restaurante porque me monta un numerito y para que no moleste le pongo los dibujos de Pepa Pig..

ABRIR los ojos ….crear niños independientes, responsables os lo agradecerán y vosotros lo agradeceréis cuando tengan 30 años y no sigan en casa o tenga 40 y no te sigan llevando la ropa a planchar. No hay que pedir cosas imposibles,hay que pedir cosas normales y factibles, por ejemplo:

Si con 1-2 años empiezan a comer solos con la cuchara es normal que derramen comida, no pasa nada, se lava el babero y punto y si se tarda el doble, empecemos un ratito antes.

Entre tres y cuatro años los niños observan la conducta del adulto, la imita y actúa en función del premio o castigo que pueda recibir, pues vamos a aprovecharlo. Que colabore en guardar juguetes y que se vista y desvista solo

Entre cinco y seis años ya ha aprendido bastantes conductas y aunque necesita que la persona adulta le señale lo que debe o no debe hacer, es ya sabe las consecuencias de sus actos. A partir de los cinco años comienza a despertar la intencionalidad, asimila algunas normas y se comporta desacuerdo con ellas.

El paso a primaria es un gran paso. Comienza la autonomía personal y puede controlar sus impulsos, en función de sus intenciones. Sabe cuándo y cómo debe obrar en situaciones habituales de su vida. La actuación de las personas adultas es decisiva dado que si persiste una presión autoritaria el niño se hace dependiente, sumiso y falto de iniciativa. Si, por el contrario, se obra de forma permisiva, el niño se convertirá en una persona caprichosa e irresponsable. Así pues, se hace imprescindible una actitud que favorezca la iniciativa y mantiene la exigencia.

Pero y ¿qué pasa si nuestro hijo presenta necesidades educativas? Cuando nuestros alumnos tienen síndrome de Down, Tea o Tdha. ¿Qué pasa que por tener alguna limitación, van a tener que ser menos independientes, no van a poder aprender? Pues no como los demás aprenderán.

Todavía me acuerdo hace unos años cuando en mi clase tenía un autista, que más que autismo parece que tenía una incapacidad para hacer todo…para que aprender a abrocharme, si mi mama lo hará, para que voy a comer el yogur solo, si me lo hará mi abuela, para que voy a pedir ir al baño si ya vendrá mi papa y me cambiara la ropa. Vaya añito que pasamos juntos, vaya luchas constantes por hacerle autónomo , porque luego sino era en casa, en el cole o el parque o patio encontraba a alguna alma caritativa que lo abrochaba o limpiaba mocos y nooo..Y aquí si tuvimos que trabajar de forma muy unida a la familia y en  la escuela, porque ya no solo fue trabajar con el niño, también con los padres, que asimilaran que su hijo es como es y que hay que normalizarlo e intentar que sea como los demás, porque al final lo acaban excluyendo ellos.

Y cuidado hay veces que la exclusión comienza en casa!! No los excluyas por apoyar en casa por su diagnóstico. Ellos también pueden aprender cómo hacerlo. “Quizá” te tome el doble de tiempo y esfuerzo desarrollar en ellos una nueva habilidad pero a la larga lo lograrán.

Facebooktwitter

Poesía en el aula

Gabriela Mistral, la chilena que no sólo pasó a la historia por ganar el Premio Nobel de Literatura, sino por sus firmes convicciones y denuncias con respecto a un sistema educacional.

Su visión pedagógica, muy adelantada para la época, además de su formación autodidacta, hicieron ruido en el mundo de la pedagogía de ese momento. Sin embargo, con esfuerzo, dedicación y convicción logró posicionarse como líder, como un modelo a seguir para las mujeres y como maestra de las américas, llegando incluso a impactar notablemente en los procesos de la reforma educativa en México, país donde residió gran parte de su vida.

Gabriela no sólo era una educadora, era una artista que estaba convencida de que educar y moldear humanos, era una labor semejante a la de un talentoso escultor que después de un trabajo dedicado, obtiene los más gratificantes resultados. “Yo me pongo más feliz que Miguel Ángel cuando termina el David cuando hago una hermosa clase”

Y esa idea la confirmo y la corroboro, ya bien seas profe de infantil, de primaria o especialistas, no hay mayor satisfacción, que el trabajo bien hecho y ver como tus alumnos salen ilusionados de clase

Escribió poesía, y en su mayoría para los niños. La considero cercana, íntima, sencilla y a los niños les encanta.

Hoy recuerdo especialmente una de ellas Caricias

 

Madre, madre, tú me besas,
pero yo te beso más,
y el enjambre de mis besos
no te deja ni mirar…

Si la abeja se entra al lirio,
no se siente su aletear.
Cuando escondes a tu hijito
ni se le oye respirar…

Yo te miro, yo te miro
sin cansarme de mirar,
y qué lindo niño veo
a tus ojos asomar…

El estanque copia todo
lo que tú mirando estás;
pero tú en las niñas tienes
a tu hijo y nada más.

Los ojitos que me diste
me los tengo de gastar
en seguirte por los valles,
por el cielo y por el mar.

 

 

Facebooktwitter

Madre Opositora

Siempre que quieren hablar de madres en la televisión muestran mujeres con niños en los brazos, sonrientes, dulces, cariñosas, sin una pizca de cansancio, espléndidamente maquilladas.

¡¡Mentiras !!!

Las mamás no somos abnegadas amantes del sacrifico y aguerridas mujeres que todo lo pueden.

Las mamás lloramos abrazadas a la almohada cuando nadie nos ve, pedimos la epidural en el parto y nos quejamos en 17 idiomas cuando tenemos que poner el despertador a las siete de la mañana para dejar la casa hecha antes de ir a trabajar..¡¡ si es que no están las calles puestas a esas horas joderrrr ¡¡¡ y mira que lo repito todo los días, y nadie me hace caso…

 

Ser mamá no tiene que ver con embarazos, pañales , sonrisas de revista y tardes de parque. Tiene que ver con querer a alguien más que a una misma. Con ser capaz de cualquier cosa con tal de que nuestros hijos  no sufran. NADA, nunca, jamás, para eso estamos nosotras, para pasar noches en vela, pensando en el disfraz de carnaval, en la carta a los reyes magos, o en vela simplemente porque estáis malos y os cuesta respirar

Vosotros nos hacen felices…. Cuando dices me encanta la comida como la hiciste, cuando nos consideran grandes genios por contestar todas las preguntas de los concursos de la tele. Es que las mamas lo sabemos todo, todo y todo..

Y cuando venís llorando a gritos porque os raspasteis la rodilla, os caísteis de la bici y con nuestros mimitos, besos y una tirita se pasa a todo.

Cuando recién levantadas nos decis:” qué guapa que estás, mamá. Cuanto te quiero” Entonces ahí da igual haber dormido dos, que tres horas, nos sacáis una sonrisa que ilumina las calles. Gracias hijos de verdad, GRACIAS DE TODO CORAZON

 

¡Gracias a vosotros soy mejor!

Me dais muchas ganas y fuerzas para seguir luchando por las oposiciones. Veros felices es lo que nos hace felices.

Gracias por hacerme  mamá. Gracias por hacerme tan importante en vuestra vida hijos. Gracias por los abrazos, los besos, las lágrimas, los dolores, los dientes de leche, las cartitas de amor, los dibujos en la nevera, las plantas rotas del jardín por jugar a la pelota, por mi maquillaje arruinado por ser usado para jugar a la mamá, por las fotos de tantos días juntos.

¡Y perdóname!

Perdóname por no pasar todo el tiempo que me gustaría con vosotros, porque tengo que trabajar, hacer la casa, estudiar y reestudiar .Perdóname por los besos que pude dejar de darte, perdóname por no tener paciencia a tres días de las oposiciones y perdóname por ponerte tu película favorita dos veces en semana para poder terminar la programación.

Ayer recordaba yo a una de mis alumnas de la academia, que tenía un bebe con 3 meses y se puso a preparar las oposiciones. Y cuando su bebe lloraba no lo cogía, porque estudiaba, no le bañaba, porque tenía que acabar la programación, no lo sacaba de paseo porque tenía que repasar el tema. Soy maestra, opositora, educadora, ama de casa, luchadora incondicional  ,pero sobre todo y ante todo SOY MADRE, y no se os puede olvidar nunca.

Yo os digo muchas veces a vosotras, está muy bien tener el b2 y hacer un máster y tener mil cursos, pero ¡¡ cuidado joderrrr!! Que tenemos hijos y no podemos despreocuparnos de ellos. Ellos son lo más importante. Por ellos luchamos por una plaza, pero no podemos perderlos por el camino. Ya es bastante sufrimiento cuando tienes que dejarlos en casa para irte a 200km para conseguir puntos y estar más cerca de la plaza, y llorar en silencio por las noches por no poder darlos su beso de buenas noches, o no poder ir con ellos al médico porque se pusieron malos.

 

Mis chicos, recordar que os amo mucho, con locura y con pasión. Seguir adelante y no os dejéis vencer porque os digan que no se pueden lograr las metas, vosotros podéis hacerlo con constancia, paciencia y pasión.

Sois mi mejor regalo. Gracias porque OS AMO, OS QUIERO, OS ADORO.OS TODO Y ese, es el amor que me hace ser grande y seguir luchando.

 

 

 

Facebooktwitter

Opositor… Negligencia Emocional

Casi todo el mundo se da cuenta de que lo que nos sucede en la infancia tiene un efecto sobre quienes nos convertimos en adultos. Lo bueno y lo malo: premios, logros, maltrato o abuso. Todo tiene un impacto, en mayor o menor medida y nosotros somos los responsables de todo ello.

Un nuevo termino que me maneja en educación es la negligencia emocional , en cierto modo, es lo  opuesto del maltrato o abuso. Mientras que el maltrato y el abuso son causados por los actos de los padres, la negligencia emocional es debido a la omisión por parte de los mismos.  

 

El abandono afectivo se caracteriza por dejar pasar muchas cosas que podrían ser importantes para el niño. Esto conlleva a que silenciosamente se produzca un daño emocional en el pequeño

La negligencia emocional es la incapacidad para responder adecuadamente a las necesidades emocionales de los niños. De hecho, una de las tareas fundamentales de los padres es, precisamente, validar las emociones de sus hijos y enseñarles a encauzarlas de la manera más adecuada.

Los padres son el modelo emocional de sus hijos, son las personas en quienes estos se reflejan y buscan apoyo cuando se encuentran desorientados.

Si los padres no son capaces de reconocer esas emociones o cuando estas afloran les restan importancia a través de frases como “no hay motivos para llorar” o “no ha pasado nada”, le estarán diciendo al niño que su reacción, que es completamente normal y comprensible, no es adecuada.

 

Se considera que cometen negligencia emocional aquellos padres que no son responsables de cubrir necesidades básicas de los niños.

Los niños que son descuidados emocionalmente pueden tener dificultades para saber y confiar en sus propias emociones como adultos. Pueden tener dificultades para entender sus propios sentimientos, así como los de los demás. Debido a que una parte importante de ellos (su yo emocional) se ha negado,

Otra forma en que los padres pueden, sin saberlo, descuidan emocionalmente a su hijo es dejando de de darles la suficiente estructura y reglas para vivir, como la disciplina y el aprendizaje de la consecuencia de sus actos. Como resultado, los niños y niñas descuidados emocionalmente, a menudo luchan con la autodisciplina como si fueran adultos.

Cualquiera que sea el nivel de fracaso de los padres, quien ha sufrido descuido emocional no tiene suficiente conocimiento y carece de explicaciones para racionalizar sus dificultades actuales. Así que, con demasiada frecuencia, se culpan a sí mismos y poseen un muy baja autoestima.

 

A día de hoy, la negligencia emocional ha sido pasada por alto demasiadas veces. Debido a que es invisible, no tiene nada especial, pues es la ausencia de algo ,por lo que ha sido eclipsada en gran medida por temas más visibles, como abusos y traumas.

Poder intervenir en esos casos es difícil, pues, por lo general los padres se niegan a admitir el problema. No logran responsabilizarse de ser negligentes pero si buscan culpables. Tienen un autoconcepto de ser buenos padres, ya que piensan que cumplen su rol con normalidad.

Probablemente sea un problema traído desde la propia infancia de los progenitores. Quizá en su niñez no pudieron desarrollar de la mejor forma el afecto. Por esta razón, es necesario revisar y crear estrategias de intervención con la relación entre niños y sus padres. Se debe tener en cuenta que estos procesos pueden multiplicarse de generación a generación. Es importante tratar de hacer lo mejor posible para ser buenos padres.

Facebooktwitter

Trabajos por centros de interés

Siempre hablando de innovación pedagógica…pero no nos damos cuenta que los principios que rigen nuestra actuación educativa parten de la concepción de La Escuela Nueva.  Por ejemplo la globalización.

Para Decroly era  el primer principio pedagógico, basándose en que el desarrollo del niño se fundamenta en sus percepciones, abarcando sincretismo y una vez percibida la totalidad, su curiosidad le lleva a investigar y descubrir las partes del todo, llegando a un cierto análisis.

 

A partir del concepto de globalización se formulan los “centros de interés” ,seamos realistas el niño aprende lo que le interesa, lo que le gusta y para ello debe presentarse de forma llamativa . El centro de interés es una unidad de trabajo que articula todos los aprendizajes que debe realizar el niño en torno a un núcleo operativo o tema.

 

Se asemeja a la unidad didáctica, pero su origen  es lo que el docente supone que le interesa a los niños.  Está ligado a las supuestas necesidades evolutivas de los niños y a las características del grupo.

Hay que conectar intereses de los niños y contenidos a trabajar en los centros de interés.

 

Para Decroly los centros de interés de los niños son:

  • Necesidad de alimentarse: alimento, respiración,…
  • Necesidad de protegerse de la intemperie: calor, frío, humedad, viento,…
  • Necesidad de defenderse contra los peligros y enemigos varios: limpieza, enfermedad, accidentes,…
  • Necesidad de acción, alegría y vida en sociedad, actuar y trabajar solidariamente, de descansar.

 

Que si os dais cuenta es lo que trabajamos en las u.d de las editoriales…es decir los alimentos, el cuerpo, la familia ,la casa, la ropa, los animales, las estaciones, profesiones..

 

Hay tres tipos de ejercicios para desarrollar el centro de interés:

  • De observación:el contacto directo con los objetos, por observación directa o indirecta.
  • De asociación:en el espacio, en el tiempo, en las necesidades del hombre, en la relación causa-efecto.
  • De expresión:lectura, escritura, cálculo, dibujo, trabajo manual.

 

Osea que como ves , un centro de interés, es la u.d de siempre. Ahora lo que depende de ti  darle un toque que te haga distinto del resto de opositores. O venir a Formarte nuestra academia jajaja…Deja de llevar fichas descargadas de internet, murales de inicio de u.d y piensa, planifica materiales innovadores, llamativos, pero realistas a su vez para trabajar en el aula.

   

 

 

Facebooktwitter

Programación y Neurociencia

Aprender es, en esencia, ser capaz de sobrevivir. El hombre aprendió cómo hacer fuego para calentarse y cocinar la carne y, así, enfermar menos. Aprendió a cultivar la tierra para asegurar alimento independientemente de la suerte en la caza y construyó viviendas que resistieran a la lluvia y el frío. Aprendiendo el hombre se forjó un futuro y solo así aseguró la continuidad de la especie.

Los avances en neurociencias han permitido comprender cómo funciona el cerebro y ver el importante papel que la curiosidad y la emoción tienen en la adquisición de nuevos conocimientos. En la actualidad se ha demostrado científicamente que, ya sea en las aulas o en la vida, no se consigue un conocimiento al memorizar, ni al repetirlo una y otra vez, sino al hacer, experimentar y, sobre todo, emocionarnos. La emoción, los sentimientos, sus mecanismos cerebrales y su expresión en la conducta son el pilar fundamental del aprendizaje. Por ese motivo son conceptos que tienen que estar si o si en nuestras Programaciones, base de alguno de nuestros proyectos y reflejada en nuestras unidades de un modo holístico como les digo a mis alumnos en la Academia“No os queda naaa este año cabronaaasss jaja”

 

Desde el punto de vista de la neurociencia educativa, cabe destacar que la inteligencia es un concepto multidimensional, por eso un mismo ambiente de aprendizaje debe llevar a los niños a explorar, pensar y expresar sus ideas a través de una variedad de diferentes códigos.

Actualmente se le está dando mucha relevancia a estos estudios, siendo un nuevo paradigma en el campo académico. Y todos estos estudios vienen a afirmar lo que María Montessori ya observó.

Durante el desarrollo vital, el niño/a va pasando por diferentes períodos sensitivos, en los cuales le resulta muy fácil adquirir ciertas habilidades. Estos períodos sensitivos son comunes a todos, pero deben ser estimulados

Por eso nosotros desde la escuela debemos favores el desarrollo máximo en esos periodos, ¡¡ creemos experiencias cristalizantes, emocionemos a nuestros alumnos¡ que jueguen, que manipulen, que siembren tomates, que salten en los charcos y que toquen la nieve, incluso que la chupen joer que los niños de mi generación lo hicimos todos y aquí estamos.

Hay que educar desde y para el corazón, nuestros niños se lo merecen todo, y se merecen ser felices  y tener ganas de aprender y querer saber más. Ellos son nuestro futuro sembremos en ellos las ganas de MAS.

Facebooktwitter

Niños Llavero?

Las prolongadas jornadas laborales de los padres tienen unos efectos especialmente indeseables sobre los hijos en edad escolar. Los niños de entre seis y catorce años son los que más sufren las intensas jornadas laborales de sus padres.

Los términos niño llavero o generación llavero son cada vez más utilizados para referirse a un grupo numeroso de menores que sufren el exceso de trabajo al que se enfrentan sus padres diariamente.

Los colegios, entre comedor y extraescolares suelen cerrar a las cinco o seis de la tarde, una hora en que raramente una jornada laboral convencional ha concluido. Es entonces cuando nadie está en casa para ayudar o controlar a los alumnos en sus tareas académicas, una circunstancia que los expertos mantienen que no es ajena a los elevados índices de fracaso escolar. Hay veces que  los niños no están solos, sino acompañados de abuelos o familiares, pero nadie les presta la atención o el apoyo requerido, están ahí para que los niños no estén solos, pero no para educarlos y ayudarles con sus deberes. Que abuelo con 60 años tiene ganas un miércoles de hacer deberes de science, y el viernes ponerse a estudiar los ríos de España…seamos realistas. Los abuelos no pueden, ni los más modernos que conozco. Al final tenemos a los abuelos sobrecargados, niños con exceso de actividades extraescolares y padres poco implicados en su evolución escolar.  Muchos de los progenitores no son conscientes de la gravedad del problema. Muy pocos son conscientes de la necesidad de compartir el tiempo libre con los pequeños, piensan que con estar alimentados y vestidos es suficiente.

Como consecuencia, los niños viven con constantes sentimientos de soledad o abandono, fenómeno que puede derivar en obesidad, depresión, absentismo escolar, inadaptación, aislamiento, etc.

Y la situación luego empeora cuando los padres están separados, y uno tiene una forma de educar dedicarle tiempo de calidad y el otro en cambio prefiere delegar en otras personas y luego están los dimes y diretes de que si el me deja, de que si tu no me dejas.. y los niños no entienden porque papa me deja estar solo en casa y mama me dice que todos juntos.

Padres, eduquemos a nuestros hijos, hay que disfrutarlos, hay que comérselos cachito a cachito porque crecen muy rápido y luego en nuestra boca esta un hay que rápido crece mi niño, cuantas cosas me perdí…Dejemos a los abuelos , tíos, primos para las vacaciones y los papas vamos a quitarnos de otras cosas y estemos con los niños, ellos lo agradecerán el día de mañana.

Facebooktwitter

Compañera de acero y alma

Hace unos días, la amiga de una compañera tuvo un pequeño y es precioso, tiene una carita encantadora, duerme como un ángel ,y come mejor. Pero su sorpresa fue al nacer y ver que su pequeño tenía síndrome de Down, todavía la familia lo sigue asimilando, es su primer niño y querían que fuese tan normal como los demás.

 

Yo me acuerdo perfectamente de mis embarazos, y me acuerdo que cuando me quede embarazada del mayor, yo lo primero que le dije al padre de mi niño es para adelante, venga lo que venga, y me calificaba de loca, como íbamos a poder criar a un niño con dificultades. Pero claro en el momento en el que vas a la ecografía y le ves moverse y latir el corazón. En ese momento le dije. “ Ves por esto , pase lo que pase, nuestro hijo con nosotros, esta vivo, late el corazón y lo hace a la par que yo” Y salió todo bien, y mi amor a día de hoy es un niño sano , fuerte y lo quiero con locura. Con mi pequeña felicidad  en el screeening de la semana 12, nos preocuparon podía venir algo mal,  todos los médicos pruebas, analíticas y yo no entendía porque esa locura…si yo a mi hijo pasara lo que pasar lo iba a tener conmigo. Pero esas 24h de incertidumbre de nervios, de todo el mundo preguntando se pasa mal…y cuando la persona que está a tu lado tiene miedo, es difícil Y nació mi pequeño con 2.600 si, pero lleno de vida , de felicidad, y sin ningún enfermedad.

 

Lo que quiero haceros ver es que uno puede planificar como quiere que sea su vida, lo organizamos con cariño amor, esmero, deseas que todo salga bien, pero hay veces que la vida nos cambia nuestros planes, y no por eso va a ser peor vida, simplemente hay que ir lo aceptando según nos venga.

 

Por todos es bien sabido que los niños aprenden o entienden mejor las cosas que suceden si se las explicamos como un cuento. Por eso les contamos en cuento de los 7 cabrillitos y les enseñamos que no deben abrir la puerta a extraños, Caperucita roja, cuando su mama le dice no te salgas del camino conocido.

Hoy aprovechando que estamos de vacaciones, vamos a viajar, vamos a organizar un viaje maravilloso.

 

El cuento del que os hablo es de Emily Pearl Kinsgley. Probablemente no os suene de nada. Pero si os hablo de Barrio Sésamo, tal vez os ayude un poco. Emily es guionista del famoso programa de televisión, y es madre de un niño con Síndrome de Down.

 

 

“El viaje a Holanda”

“Esperar un bebé es como planear un fabuloso viaje de vacaciones a Italia:

Compras muchas guías de turismo y haces unos planes maravillosos: el Coliseo,

el David de Miguel Angel, las góndolas de Venecia…También puedes aprender algunas

frases en italiano. Todo es muy excitante.

Después de meses de preparación,finalmente llega el día: haces la maleta y

estás muy nervioso.

Algunas horas después, en el avión, la azafata dice: “Bienvenidos a Holanda”.

“¿Holanda?”, preguntas. “¿Cómo que Holanda? ¡Yo pagué para ir a Italia! Toda mi

vida he soñado con ir a Italia.”

Sin embargo, ha habido un cambio en el plan de vuelo, el avión ha aterrizado en

Holanda y ahí te tienes que quedar.

Así que tienes que salir y comprar nuevas guías de turismo, incluso tendrás que aprender un idioma nuevo.

Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible: se trata, simplemente, de un lugar diferente.

Es más lento y menos deslumbrante que Italia. Pero después de pasar allí algún tiempo y de recuperar la respiración, empiezas a mirar a tu alrededor y te das cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, tulipanes, incluso Rembrandts…

Pero todos tus conocidos están ocupados yendo y viniendo de Italia, presumiendo de los días maravillosos que han pasado.

Y durante el resto de tu vida, te dirás: “Sí, ahí es donde se suponía que iba yo. Eso es lo que yo había planeado.”

Este dolor no desaparece nunca,porque la pérdida de este sueño es una pérdida

muy significativa.

Pero si malgastas tu vida lamentando no haber ido a Italia, nunca podrás ser libre para disfrutar de lo que es especial: las cosas encantadoras que te

ofrece Holanda.

Ya llevo más de una década en Holanda. Se ha convertido en mi hogar. He tenido tiempo para recobrar el aliento, para establecerme y acomodarme, y para aceptar algo diferente a lo que había planificado.

Mirando atrás, reflexiono sobre los años cuando recién arribé a Holanda. Recuerdo con claridad el golpe emocional, mi temor, mi ira – el dolor y la incertidumbre. Durante esos primeros años, traté de regresar a Italia, tal como lo había planeado, pero fue en Holanda que debí permanecer. Hoy en día, puedo decir lo mucho que he andado en este viaje inesperado. He aprendido tanto. Pero, este recorrido ha tomado su tiempo.

Trabajé duro. Compré nuevas guías de viaje. Aprendí un nuevo idioma y lentamente hallé mi camino en esta nueva tierra. Conocí a otras personas cuyos planes cambiaron, al igual que los míos, y que podían compartir mi experiencia. Nos apoyamos mutuamente y algunos se han convertido en amigos muy especiales. Algunos de estos compañeros de viaje llevaban más tiempo que yo en Holanda y resultaron ser guías veteranos, ayudándome a lo largo del camino. Muchos me han alentado. Muchos me han enseñado a abrir mis ojos a las maravillas que pueden contemplarse en esta nueva tierra. He descubierto una comunidad que se preocupa. Holanda no era tan mala. Creo que Holanda está acostumbrada a viajeros extraviados, como yo, y se ha tornado en una tierra hospitalaria, que extiende la mano para dar la bienvenida, ayudar y apoyar a recién llegados como yo.

A lo largo de los años, me he preguntado cómo hubiera sido mi vida si hubiera aterrizado en Italia, como lo planifiqué. ¿Hubiera sido más fácil? ¿Hubiera sido tan enriquecedora? ¿Hubiera aprendido yo algunas de las lecciones tan importantes que he llegado a asimilar? Cierto, este viaje ha sido más retador y a veces yo he pataleado y he exclamado en protesta y por frustración (y aún lo hago).

Y efectivamente, Holanda va a paso más lento que Italia y es menos llamativa que Italia. Pero también esto se ha convertido en una ventaja inesperada. De cierta forma, he aprendido a aminorar la marcha y a mirar más de cerca las cosas, ganando una nueva apreciación de las bellezas notables de Holanda, con sus tulipanes, molinos de viento y obras de Rembrandt.

 

He llegado a querer a Holanda y a llamarla mi Hogar.

Me he convertido en un viajero del mundo y he descubierto que no importa donde se aterrice. Lo que es más importante es lo que se logre hacer del viaje y que se vean y disfruten de las cosas especiales, las cosas hermosas, las cosas que Holanda, o cualquier paraje, tiene que ofrecer.

Cierto, hace más de una década que llegué a un lugar que no había planificado. Sin embargo, estoy agradecida, porque este destino ha sido más enriquecedor de lo que hubiese podido imagina.

Facebooktwitter

Para tu Progra…¿No lo ves?

A veces los niños tienen la percepción de importarles poco a sus padres. Como madre creo que esta percepción tiene poco que ver con la realidad, pues creo firmemente que todos los padres queremos a nuestros hijos por encima de todo. Son lo primero y lo último en lo que pensamos todos los días.

 

Sin embargo, en ocasiones, somos los propios padres los que perdemos de vista sus necesidades reales perjudicando, seriamente, su salud física, emocional y psicológica. Hay veces que la falta de medidas de conciliación real hace que los niños pasen en el colegio, la escuela infantil o a cargo de los abuelos o cuidadores demasiadas horas, viéndose perjudicadas las relaciones entre niños y padres. Esta sociedad basada en el estrés, la carrera y la productividad, nos hace perder de vista a nuestros pequeños.

Y si a esto le sumamos la creciente tecnología y estilo de vida actual el ‘Síndrome del niño invisible’ podría incrementarse lo que ha generado preocupación entre los expertos.

 

Un niño son el “ Síndrome de niño invisible “ es  un niño aislado, distante, irritable, fantasioso y retraído. Son sólo algunos de los síntomas del ‘Niño invisible’, un trastorno en la conducta del niño que no se siente valorado y querido por las personas que le rodean y demanda de esta forma más atención.

 

Si observamos a niños menores de tres años, veremos que son bastante irritables, con tendencia al llanto desconsolado y con gran angustia hacia la separación de sus padres, lo que les provoca ansiedad y en algunos casos llegan a la desnutrición.

Si el niño tiene entre tres y seis años, vemos que tiende a aislarse del resto de niños, siendo rebeldetestarudo y desobediente. Suelen mostrar alguna dificultad motórica (ya sabemos que la psique, la emoción y la parte física están intrínsecamente relacionadas) y son niños muy observadores que tienden a abstraerse al mundo de la imaginación para sentirse arropados y queridos por esos seres imaginarios.

A partir de los seis años vemos que el asunto cada vez es más serio pues manifiesta serias dificultades para relacionarse con los demás, teniendo pánico al rechazo. Son niños que mantienen las dificultades motóricas, lo que suele traer burlas por parte de los compañeros, dificultando aún más su integración. Son niños que se muestras cabizbajostristes, decaídos y, por supuesto, su autoestima está muy bajita.

 

La mejor forma de atajar estos problemas consiste en proporcionarles a nuestros alumnos, hijos el cariño y la atención que merecen y necesitan desde el primer momento. Ellos necesitan abrazos, besos, caricias, nuestra presencia y nuestra escucha activa. Necesitan que estemos con ellos, que pasemos tiempo con ellos y juguemos con ellos. Necesitan nuestras palabras de consuelo cuando están tristes o decaídos y sentirse importantes para nosotros. Hay veces que un simple gesto como un beso en la frente, darles la mano o decirles esta todo bien, les reconforta y saben que nos importan.

 

Más info para nuestras progras, más innovación pedagógica y seguimos nadandoooo…

Facebooktwitter