Lo que quieres saber sobre las pruebas de oposiciones docentes

 

¿En qué consisten las pruebas de las oposiciones docentes? ¿De qué va todo esto? ¿Qué partes tiene? Te estás haciendo muchas preguntas que necesitan respuesta.

Lo sabemos, por eso hoy, te traemos respuestas.

Ya sabes los requisitos para las oposiciones de magisterio , pero ha llegado el momento de saber a qué te vas a enfrentar.

 

Antes de contarte nada, IMPRESCINDIBLE: ¡¡¡¡LEE LAS ÚLTIMAS CONVOCATORIAS!!!!

Ahí está toda la información referente a las oposiciones de tu CCAA, qué documentos debes entregar, cómo presentarlo, etc. Por lo tanto, atenta a cuando salgan.

 

En las oposiciones hay dos fases: la de oposición en sí, que hoy te vamos a contar, y la de concurso. La de oposición es la que te debes preparar y en la que te examinas, tanto teórica como de práctica.

 

¿Teórica? ¿Práctica?

Sí, vamos a por ello. Dentro de la fase de oposición hay dos fases:

 

La primera prueba consta de ejercicios relacionados con los contenidos teóricos y prácticos de tu especialidad. Es en este punto en que debes demostrar que dominas tu materia y que eres toda una experta de tus asignaturas. Esta primera prueba consta de dos partes: .

  • Parte A: parte práctica.,. El supuesto práctico describe una determinada situación escolar relacionada con tu especialidad para que plantees una intervención argumentada y con fundamento. Recuerda que el objetivo es que el tribunal compruebe que tienes la formación adecuada y que posees las habilidades necesarias. En ocasiones son preguntas cortas acerca de distintos aspectos del proceso de enseñanza, como es el caso de Galicia. Hay otras que plantean un supuesto como Asturias o Madrid o comunidades que dan a elegir entre varias opciones como Castilla y León, La Rioja.

Es decir cada Comunidad Autónoma especifica las características propias de esta prueba en la convocatoria En Madrid, por ejemplo, esta parte se subdivide en dos pruebas; una de cultura general común a todas las especialidades(excepto para infantil, según ultima convocatoria) y un supuesto práctico. Recuerda, entérate bien de cómo es tu convocatoria, dependiendo de las comunidades puede variar de hora y media, hasta 3horas en País Vasco

  • Parte B: Desarrollo de un tema o lo que es lo mismo: la teoría. En esta parte deberás desarrollar un tema por escrito entre varios elegidos por el Tribunal al azar, hasta ahora de entre los 25 temas, se extraían dos temas al azar, con el nuevo Real Decreto 84/2018 de 23de febrero ,por el que se modifica el RD 276 /2007 de 23 de febrero por el que se aprueba el reglamento de ingreso y acceso y adquisición de nuevas especialidades docentes cuando el temario es inferior a 25 temas, se elegirá entre 3 temas elegidos al azar Tu escoges cuál de estos quieres desarrollar, este examen puede variar entre hora y media y dos horas , como en Cantabria,Extremadura , recuerda que depende de las comunidades

 

 

En estos momentos, las pruebas son eliminatorias. Tenlo en cuenta al prepararte. Si no apruebas esta primera parte, no te evaluaran la siguiente.

 

La segunda fase gira alrededor de tus aptitudes pedagógicas. Hablando claro, si vas a ser capaz  de ser un buen docente y ponerte enfrente de una clase. También está formada por dos partes:

  • Parte A: Presentación y defensa de una programación didáctica.
  • Parte B: Preparación y exposición oral de una unidad didáctica.

 

Como opositor elegirás el contenido de la unidad didáctica que vas a exponer, de entre tres extraídas al azar por ti mismo de tu propia programación al azar. Dispondrás de una hora para la preparación de la unidad didáctica, pudiendo utilizar material auxiliar, sin posibilidad de conexión con el exterior (pero puede varias en algunas comunidades). Este es el momento conocido como “la encerrona”

 

Esta es la parte que suele generar más nervios. Te pones delante del Tribunal tu sola e impone que no veas. Para la defensa de tu programación y la exposición oral de una unidad didáctica la mayoría de las comunidades dan una hora, que deberás repartir entre la defensa de la programación y de la unidad. Por ejemplo, si optas por Madrid tienes 20 minutos para programación y 30 para la unidad didáctica, aunque la mayoría de las comunidades establecen 30 minutos para programación, y 20 para exposición de la unidad didáctica, País Vasco sin embargo le da mucho peso a la unidad didáctica y son 50 minutos para exposición. Una vez hayas terminado tu exposición, el tribunal puede hacerte preguntas acerca de tu presentación.

Debes tener en cuenta que esta parte varía según la CCAA. Ya lo hemos dicho varias veces , es imprescindible que te leas “de pe a pa” tu convocatoria. Nada de confiarse, que luego vienen los disgustos.

 

Pero no todo termina aquí, ¡que va!.

Una vez has superado la fase de la oposición, llega la fase de concurso. ¿De qué va? Básicamente es cuando se valorarán los méritos de cada aspirante en función del baremo establecido en la convocatoria. Los méritos son todos aquellos puntos que te dan por tener cursos de formación, experiencia docente, títulos de idiomas, etc.  Otro día profundizaremos más sobre el tema, ¡no te preocupes!

 

Y estas vendrían a ser las distintas pruebas de las que consta la oposición de maestros. Si necesitas ayuda para su preparación, en FormArte estaremos encantados de echarte una mano y que redescubras la pasión por la enseñanza. Sin emoción no hay aprendizaje y el que mejor comunica marca la diferencia, esa es la guía que hace que marquemos un carácter diferenciador en nuestros alumnos.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

¿Quieres ser una docente proactiva o reactiva? ¡Toma partido!

 

Ser una docente proactiva o reactiva puede marcar la diferencia entre ser una profesora más que pasa por la vida de sus alumnos sin pena ni gloria o tomar medidas para conseguir objetivos y dejar huella en tus estudiantes.

Seguro que has escuchado millones de veces la palabra proactividad y que ésta es una de las mejores cualidades que un trabajador puede poseer. Pero no es solo válida en grandes empresas o entornos de negocios. Para nada. Tú, como profesora también puedes ser proactiva y coger el toro por los cuernos en lugar de dejarte llevar por la corriente.
¿Te contamos un poco más? ¡Sigue leyendo!

 

Proactividad VS Reactividad

 

Empezaremos poniendo un poco de luz al término proactividad. ¿Qué es exactamente ser proactivo?

Una persona proactiva es aquella que tiene la capacidad de actuar ante las circunstancias, que toma partido y responsabilidad ante lo que le sucede y no se queda de brazos cruzados.

 

Es aquella persona que sabe identificar los problemas antes de que aparezcan y es capaz de tomar acciones anticipadas, pensando y con consciencia.  Busca constantemente oportunidad, crea situaciones y tiene iniciativas nuevas fijadas en sus metas.

 

En cambio una persona reactiva se deja arrastrar por las circunstancias, siempre encuentran excusas para no hacer lo que tendría que hacer y todo le sobrepasa. Una persona reactiva actúa en función de cómo se produzcan los acontecimientos, viéndose afectadas por su entorno de forma constante.

 

Vamos a ver un ejemplo que seguro que te suena mucho. Ante un examen suspendido una persona proactiva acepta que podría haber estudiado más o de una forma más efectiva ; asume su culpa y se propone poner más actitud y ganas para la próxima vez. En cambio, una persona reactiva tiende a culpar a los demás o a las circunstancias; me han suspendido, el profesor me tiene manía, el examen era demasiado complicado para mí.

 

 

¿Qué significa ser una docente proactiva?

 

Como docente tú también puedes optar por ser proactiva o reactiva. ¡En tus manos queda!

 

 

Tenemos que avisarte; ser proactiva es, en un principio, el camino más duro. Habrá días en que todo parecerá estar en tu contra hagas lo que hagas. Independientemente de cuánto estés dando o lo mucho que te esfuerces, estos días existirán. Pero ¡no todo son malas noticias! A largo plazo, ser proactiva te va a dar mejores resultados y cada vez tendrás mayor capacidad de resilencia y de adaptación ante cualquier situación.

Y si hay un entorno en el que la adaptación es clave, ese es el aula. Cualquier aula está formada por niños muy diferentes entre ellos y que tienen necesidades, velocidades de aprendizajes y circunstancias distintas. Pero no solo eso, sino que además, como bien sabrás, pueden suceder muchos factores que alteren la clase.

 

Los profesores proactivos son conscientes de qué sucederán eventos inesperados que pondrán su planificación patas arriba, pero mantienen la calma, tienen un plan para abordar este tipo de sorpresas. Si se ha creado un plan de contingencia, no llegará el momento de pánico absoluto de: ¡¿Y qué hacemos ahora?!

Los docentes proactivos están menos estresados y son mucho más flexibles.

Ya te contamos que la flexibilidad era uno de los rasgos de un buen docente.

Al final de día, si eliges ser una maestra proactiva te sentirás satisfecha acerca de cómo fue el día. Sabrás que hay algunas cosas que se deben cambiar pero tomarás las decisiones más adecuadas y positivas para hacer estos cambios. Y sabrás que hay cosas que no puedes cambiar pero sí tendrás control sobre cómo reaccionas ante estos sucesos.

 

Seguro que alguna vez te ha pasado en tu vida personal; sientes que algo se te escapa de las manos y no puedes hacer nada para coger las riendas. ¿Cómo te sientes ante eso?

No hay nada peor que sentirse impotente y que no tienes control sobre lo que sucede. Todos necesitamos sentir el éxito en algún nivel y teniendo en cuenta el peso que tiene el trabajo en nuestras vidas, es importante saber que lo has hecho lo mejor que has podido. Saber que has sido capaz de tomar el control y reaccionar a los hechos inesperados, es un pequeño logro que te hace sentir mejor al terminar el día.

Pero no solo es un beneficio para ti. Tus propios alumnos notarán que tienes autoridad y que eres capaz de mantener la calma, y también les dará más seguridad y confianza a ellos.

 

Es momento de ser proactivo y recuperar el control de tu clase. Se lo debes a tus alumnos, pero sobre todo, te lo debes a ti misma. Tienes que sentirte bien con respecto a tus elecciones, incluso cuando parece que no tienes elección. Nadie te ha quitado el control; cómo decides trabajar dentro de tus opciones es lo que realmente te lo da.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Un testimonio muy especial…

Hoy queremos traerte un vídeo que ha elaborado una de nuestras alumnas, Laura, para contarte cómo fue su experiencia en nuestra academia. Laura es alumna de infantil, viene todos los sábados de Gijón para vernos, y en su tiempo libre es escritora.

Cuando leemos vuestras opiniones en las redes sociales o vemos vídeos como estos, sabemos que lo estamos haciendo bien. Mucha gente entrará por la puerta verá nuestra cuentería, libros, grafitis, hasta la silla de la reina y marchará corriendo; pero muchos otros como nuestra amiga Laura habrán entendido la razón por la que estamos aquí…

Formamos maestros, de los que cantan, bailan y no tienen vergüenza, formamos maestros que cuando llegan a casa se ponen a fabricar globos aerostáticos para decorar la clase y hacer a los niños volar, formamos a los maestros que queremos que den clase a nuestros hijos.

Y sin más, os dejamos con Laura…

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Razones por las que deberías aplicar PNL en el aula

Nos gusta innovar y nos gusta encontrar nuevas formas de enseñar, no limitarnos a los métodos tradicionales. Estamos hablando que la PNL nace a principios de los 70, que nosotros no inventamos la pólvora, fue Richard Bandler junto con de John Grinder profesor de lingüística cuando empezaron a desarrollar la PNL en sí misma. En nuestra academia de oposiciones para maestros buscamos técnicas para que nuestros alumnos den ese salto de calidad que se precisa para sacar la plaza, y como docentes, para llevar a cabo en sus aulas con sus propios alumnos. Como digo siempre

sin emoción no hay aprendizaje y el que mejor comunica marca la diferencia

La sociedad está cambiando, ¿por qué no vamos a hacerlo los docentes?

 

Mucho se ha hablado de la Programación Neurolingüística aplicada a algunos campos como la psicología o la empresa, pero no son los únicos. ¿Por qué no usarla en la enseñanza?

 

En este artículo te vamos a hablar un poco de esta técnica y por qué usarla, 4 pinceladas que es lo que da tiempo a poner en un post. De cara a este curso estamos trabajando para ofrecer nosotros también ese carácter diferenciador, a través de la PNL, el mindfulness, el coach educativo…

¿Qué es la Programación Neurolíngüística? 

 

Seguro que has escuchado hablar de la PNL, pero quizás no tienes muy claro qué es eso. Pues vamos a empezar explicándote qué es exactamente eso de la PNL.
La Programación Neurolingüística, también llamada PNL, es una técnica de autodesarrollo que pretende ayudar a las personas a entender y tomar el control de sus procesos de pensamiento y sentimientos, y usarlos para conseguir un cambio positivo en sus vidas.
Como profesora tu trabajo no implica solo la enseñanza de conocimientos y valores, sino también poder proporcionarles a tus alumnos herramientas para que sean más seguros de sí mismos, más proactivos y, en definitiva, más felices.

 

Hablando en claro, la PNL nos permite mejorar los procesos mentales a través del uso y asociación adecuadas de palabras y lenguaje. Cada palabra y frase que decimos da inicio a un proceso neuronal interno y éste, definirá la conducta futura.

Como bien sabes, ser profesora no se limita a tener un amplio conocimiento de tu asignatura, sino también disponer de una buena habilidad comunicativa para liderar a tu grupo de alumnos y ser un referente para ellos.

 

¿Por qué usar la PNL en el aula? 

 

  • Mejora la efectividad de la enseñanza a través de una comunicación clara y entendiendo cómo el lenguaje puede afectar e influenciar a tus alumnos. Debes poder explicar de forma clara y en un formato fácil de comprender para cada uno de tus niños. La PNL puede mejorar las habilidades de comunicación y lenguaje y marcar una gran diferencia en el entorno del aula. Si das las explicaciones de una forma comprensible y que ellos puedan relacionar, es mucho más probable que escuchen y participen, con lo que tendremos un entorno de aprendizaje mucho más saludable.

 

  • La PNL puede ayudarte a lidiar con el comportamiento desafiante y aliviar cualquier situación difícil en el aula. Tratar con alumnos con una actitud más complicada puede ocupar muchísimo tiempo, además de alterar a toda la clase. La programación neurolingüística puede garantizar a los profesores que estén mejor equipados y preparados para enfrentar este tipo de situaciones. Te proporciona los recursos y herramientas necesarios para tomar el control durante los tiempos de prueba y abordar y erradicar el mal comportamiento perjudicial.

 

  • Encontrar un estilo de aprendizaje que se adapte al estudiante es una parte clave de un buen sistema educativo. Hay muchos estilos distintos de aprendizaje y cada alumno es diferente; lo que funciona para uno no tiene porque funcionar para los demás. Tu, como profesora, debes ser flexible. Hay que intentar satisfacer las necesidades de cada uno de los alumnos, en lugar de usar un enfoque único para todos. La PNL puede ayudarte a identificar los mejores estilos de aprendizaje para tus alumnos y comprender cómo aplicarlos de la mejor manera posible.

 

 

  • La Programación Neurolingüística puede ser clave para ayudarte también a aprender y comprender las herramientas de gestión del aula necesarias para tener un entorno de aprendizaje más feliz y efectivo para sus alumnos. Esto a menudo involucra la construcción de la confianza de los maestros, que a menudo pueden caer en situaciones desafiantes y cuando no se sienten en control del aula, al desarrollar y aumentar sus habilidades de liderazgo y gestión. Parte de la buena dirección del aula implica poder participar y construir una buena relación con los alumnos a fin de construir un ambiente de aprendizaje de apoyo y de confianza, lo que ayudará a fomentar la seguridad y la actitud de los estudiantes hacia la educación.

 

 

 

Como te hemos expuesto, la Programación Neurolingüística es una metodología de comunicación interpersonal que puedes aplicar en el aula y que va a ayudarte a conectar, motivar y enseñar a tus alumnos, apoyándolos para afrontar las dificultades durante el aprendizaje.

 

 

En FormArte estamos siempre a favor de las nuevas técnicas y metodologías que promuevan una educación positiva que atienda las diferencias individuales entre alumnos. Y tú, ¿aplicarías técnicas de PNL en el aula?

 

FormArte, el arte de formar

 

Cómo empezar a preparar las oposiciones de magisterio

Acabas de terminar la carrera y empiezas a plantearte opositar para sacar una plaza fija y trabajar en lo que realmente te apasiona. Sí, sacar las oposiciones y obtener tu plaza es tu objetivo. Suena fabuloso, ¿verdad?

 

Pero oh, no sabes ni por dónde empezar a preparar las oposiciones de magisterio. ¿Qué debes hacer? ¿Por dónde empezar? ¿Cuál es la mejor forma de organizarte? Muchas preguntas y pocas respuestas.

 

 

Hoy vamos a darte un pequeño empujón para que sea mucho más fácil encararlas y empezar a preparar las oposiciones de magisterio no se convierta en un quebradero de cabeza.

 

Pasos para empezar a preparar tus oposiciones de magisterio 

 

  1. Entérate bien de cuáles son los requisitos de tu prueba y en qué consiste

Cada comunidad autónoma y cada tipo de oposición tiene unos requisitos específicos que pueden cambiar de una convocatoria a otra. Infórmate correctamente de cuáles son antes de inscribirte y empezar a preparar las oposiciones.

 

  1. Planifica el trabajo.

Es importante que hagas una planificación realista del tiempo para preparar las oposiciones de magisterio. Haz un plan de trabajo que tenga en cuenta el tiempo del que dispones hasta el examen y sobre todo, del tiempo qué puedes dedicarle. No será el mismo si estás trabajando o no.

Si te haces un plan de trabajo, este debe ser realista: sesiones de estudio que puedas cumplir, ¡no te pongas sesiones maratonianas de 8 horas si no es tu estilo! Y no te olvides de planificar los descansos. Tan importante es trabajar duro como darse ese merecido descanso.

 

  1. Usa técnicas de estudio

Hay muchísimas formas de estudiar. No te limites a leer el temario una vez tras otra hasta que tus ojos y tu mente digan ¡Basta! Grábate en audio y sal a pasear escuchando el temario, haz resúmenes, esquemas, etc. Cada persona es un mundo, solo es cuestión de encontrar la forma más efectiva y eficaz de estudiar.

 

 

  1. Horarios:

Tener horarios fijos te va a ayudar a ser constante y cumplir con la planificación. Decide el horario que mejor se adapte a ti y fija unas horas diarias para dedicarte a preparar tus oposiciones de magisterio.  Hay muchas técnicas para gestionar el tiempo y la productividad, como por ejemplo, el método pomodoro o la regla 80/20. Administra bien tu tiempo de estudio y no lo dejes para el último momento. Las prisas nunca son buenas.

  

  1. Descansa:

Tan importante es fijar un tiempo de estudio como de descanso. Es necesario que te tomes tu tiempo para recargar pilas. Como ya te contamos hace unos días, el descanso es fundamental para tu productividad. Desconecta, relájate y haz aquello que más te gusta para renovar tu energía y volver al estudio.

 

  1. Mentalidad positiva

Por mucho que te organices, estudies, y te prepares a conciencia, si tienes una mentalidad negativa y crees que no vas a aprobar o que no estás preparada, tu mente te va a jugar una mala pasada. Sí, eres capaz de superar este reto, aprobar tus oposiciones y conseguir la ansiada plaza. Grábatelo a fuego y cree en ti. Si no lo haces tú, ¿quién lo hará?

 

  1. Déjate asesorar por profesionales

Si te sientes superada, necesitas apoyo o alguien que te guíe al preparar tus oposiciones de magisterio, no dudes en acudir a una academia para que sea mucho más fácil prepararte.

 

En FormArte vamos a prepararte para que destaques en tu prueba por ti misma. En diez meses aprenderás cómo preparar tu prueba, marcando la diferencia para que puedas volar por ti misma.

Si quieres que te echemos una mano, ¡contáctanos!

FormArte, el arte de formar

 

 

 

A la caza de la plaza

Hoy os vengo a contar la historia de una gran amiga, de esas con las que ya jugabas en el patio del colegio. Vamos a llamarla Irene…

Irene, lleva casi 10 años trabajando en un local de comida rápida mientras se sacaba la carrera, el máster y por último preparaba las oposiciones; durante estos años, conoció el amor de su vida, se independizó y hace un año se casó, ahora quiere ser madre y por supuesto sacar las oposiciones. Este fin de semana Irene se va a hacer más de 1000km para ir a examinarse, dejando atrás muchas cosas, pero luchando por su futuro.

Me imagino que esa historia os sonará a muchas, y por ella y por vosotras hoy escribo este post.

Para muchas este es el primer año, pero para otras muchas personas es ya casi una tradición que si hay suerte pasa cada dos años y si no, cada cuatro, como el mundial… pero al final todas con las mismas ilusiones, todas con vuestros sueños, vuestras vidas, y con esos nervios de los días antes, así que, aquí van nuestras recomendaciones para estas últimas horas:

 

¡NO ESTUDIES! Se recomienda que las 24 horas antes de un examen no se estudie. Llevas un año entero estudiando, ¿en 24 horas cuántos temas te da tiempo a repasar? Eso solo va a servir para ponerte más nerviosa y generarte confusión.

 

DUERME. Es difícil, lo sé, pero hay que descansar antes del examen, acuéstate pronto, intenta dormir 8 horas, y también levántate temprano y llega pronto a la prueba, si llegamos corriendo 3 minutos antes solo generamos ESTRÉS.

 

 

RELÁJATE. ¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¡Pues hazlo! Sal a correr, vete a nadar, escucha música, lee o haz maratón de tu película favorita, si estás en otra ciudad aprovecha para conocerla, pero relájate.

 

PIENSA QUE LA PLAZA ES TUYA. Aumenta tus niveles de testosterona de manera natural. Si vas con la cabeza gacha, desanimada, tu cuerpo generará cortisol, por muy bien que te lo sepas estarás jugando en contra de ti misma. Ponte tu canción favorita antes de entrar, haz como los gorilas levanta el pecho y entra al examen pensando que lo vas a conseguir.

 

Aunque ya sabemos que en estas oposiciones todo depende de muchos factores, vuestra tarea ya está hecha, ahora mucha suerte a todas, en especial a todas nuestras alumnas que estos días se van a presentar aquí en Asturias, en Aragón, Baleares, en la Comunidad Valenciana, Extremadura, Canarias, Castilla y león, Galicia…

FormArte, el arte de formar

 

 

Gamificación en el aula de Inglés

Play is the highest form of research

Fue Albert Einstein quién nos dejó esta frase célebre, y si el científico más popular del siglo XX lo dijo, algo de cierto debe haber en ella, ¿verdad?

 

Los juegos son un recurso importante en cualquier proceso de aprendizaje.
El juego es una actividad natural y espontánea en el niño a la que dedica la mayor parte del tiempo y que posibilita su desarrollo.

¿Recuerdas tu infancia? ¿Cuántas horas le dedicabas al juego? ¡Seguro que muchísimas! Y probablemente, la hora del recreo era tu momento favorito del cole, cuando podías dar rienda suelta a tu imaginación y el tiempo pasaba a la velocidad de la luz.

Pero el juego no es solo para el recreo, no. La gamificación, como te contamos en este artículo, tiene cabida dentro del aula y más si estamos hablando de aprender una lengua extranjera como el inglés.

Estarás de acuerdo en que es importantísimo el conocimiento de esta lengua hoy en día. Casi una necesidad. Por lo tanto, saber manejarse con fluidez es un valor añadido para el futuro de los niños.

Para adquirir una segunda lengua, que además es extranjera, hay que plantearse la enseñanza y el aprendizaje de forma global y estimulante. Hasta el momento se han estado usando métodos desmotivadores basados en los aspectos gramaticales y teóricos de la lengua; explicaciones aburridas y ejercicios mecánicos.

Teniendo en cuenta la necesidad que existe hoy en día para conocer esta lengua, es fundamental encontrar una fórmula tanto para motivar a los alumnos como para garantizar el aprendizaje de forma duradera. Si en vez de usar libros de textos, ejercicios monótonos y tradicionales, usamos juegos y otros métodos podemos aumentar la motivación, concentración y estimulación del niño ante el inglés. Y no estamos para desaprovechar las ventajas. A través de la neurolingüística se están obteniendo grandes resultados en alumnos y profesores ya que mejora tanto la relación profesor-alumno como los procesos de aprendizaje.

Pero ¿por qué es tan importante usar el juego en nuestras clases de inglés?

A los niños les gusta jugar porque los juegos son divertidos, y si se divierten, van a aprender más y mejor. Crean un entorno agradable brindándoles la oportunidad de practicar y consolidar lo aprendido.

Si jugamos el aprendizaje es entretenido y más ameno, nuestros alumnos están más dispuestos a participar e involucrarse y eso, permite que centren su atención, asocien conceptos más fácilmente y retengan la información.

A través del juego los niños pueden explorar su imaginación y aplicarla a distintos contextos. Les da confianza en sí mismos y en sus capacidades, se atreverán a participar cuando en un contexto de aprendizaje reglado quizás no se atreverían ni a abrir la boca.

Y dado que estamos hablando de aprender un idioma que no les es conocido, es fundamental poder adaptar el sistema educativo para que les sea más fácil aprenderlo.

¿Desde cuando hace falta motivar a un alumno a jugar? Por lo tanto… ¿Por qué no sacarle partido?

5 juegos para aprender inglés en el aula

BINGO 

Si en Navidad con tu familia, jugáis al bingo, ¿por qué no hacerlo en clase con tus alumnos? Es un juego perfecto para aprender los números en inglés.Puedes hacer fichas de casillas con distintos números o dejar que cada niño escoja los números que quiera, dándoles una plantilla que puedan rellenar. Tú vas diciendo números en inglés al azar y el alumno que consiga tachar toda su ficha sin equivocarse, gana. Puedes usar imágenes, números, palabras, ¡lo que se te ocurra!.

 

GUESS WHO?

Un juego fácil que no necesita de mucho material. De hecho, se puede preparar en clase en menos que canta un gallo. Además se puede tunear al gusto. Desde jugar con distintas temáticas como profesiones, animales, familia hasta con los alumnos del aula.

El juego consiste en escribir en un papel nombres de la temática y dejar que cada alumno coja uno. El resto de la clase debe intentar adivinar la palabra mediante preguntas. Puedes ajustar la temática y el tipo de preguntas al temario así como fijar las normas que quieras. Un juego con muchísimas posibilidades.

AHORCADO 

Un juego que siempre funciona e ideal para practicar vocabulario. ¿Lo recuerdas? Piensas una palabra y tus alumnos la deben adivinar. Para ello tienes que indicar cuántas letras tiene la palabra, y ellos deberán ir diciendo nombres de letras para saber si forman parte de la palabra. Si las letras están, las escribes, pero si no, vas dibujando la figura del ahorcado.
Puedes adaptar su complejidad al nivel de los alumnos, así como crear tus propias reglas para que el juego sea aún más divertido.

MEMORY

Un clásico que se puede adaptar a distintas edades y conceptos. Es un juego ideal para aprender vocabulario. En este caso sí necesitaremos un poco más de planificación. Debemos hacer dos tipos de fichas; unas con la palabra y otra con el dibujo o imagen que representa la palabra. (En Internet puedes encontrar miles de dibujos).

Vamos a poner todas las fichas boca abajo, e ir levantándolas de dos en dos hasta encontrar las parejas (palabra-imagen). Con este juego no solo reforzarán su vocabulario sino que además ejercitarán la memoria.

COMPLETA LA CANCIÓN 

Dedicar un rato a cantar y bailar va a ser una fantástica actividad que encantará a tus alumnos. Una buena forma de romper la rutina y la monotonía. Puedes adaptar la dinámica y las canciones en función de la edad de tus estudiantes.
Para los más pequeños escoger canciones sencillas que traten los colores, las partes del cuerpo, etc., y enseñárselas junto con algún tipo de movimiento. Para los mayores puedes elegir canciones de moda, escribir la canción dejando espacios en blanco y dejar que ellos mismos la completen mientras le escuchan.

Estos son solo algunos ejemplos, pero ¡las posibilidades son infinitas! Pon en marcha tu imaginación y seguro que se te ocurrirán miles de juegos para hacer en clase.

Deja que tus alumnos disfruten de su propio aprendizaje, no dejemos que les corten las alas con clases monótonas y aburridas. ¡Demuéstrale al mundo que aprender puede ser divertido!

A veces nos parece más difícil de lo que es en realidad, ¿qué fácil las profes de infantil, no? ¡Que va! En primaria e incluso en secundaria la gamificación también es posible, pero a veces es más fácil, más cómodo seguir el libro, hay que reconocerlo. Nosotros en FormArte contamos con una preparadora que es una crack en este ámbito, realiza mogollón de actividades con los críos de cine y teatro, ¡¡ganando premios con su cole!! Innovación pedagógica real y probada en el aula.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

8 rasgos de un buen docente 

Ser profesor es un importante trabajo, los buenos docentes hacen el mundo; inspiran a los mejores profesionales y construyen los cimientos para la próxima generación.

Puede parecer una profesión sencilla, pero como bien sabes, es de las que suponen un mayor reto profesional y que tienen un impacto mayor en nuestra sociedad.

 

Seguro que si te preguntamos por algún profesor de tu infancia, hay uno al que recuerdas con cariño por haberte marcado de una forma u otra; ya sea por haber aprendido valores importantes o por la confianza y ánimo que te transmitió para conseguir tus metas.

 

Y tú, como docente puedes producir el mismo efecto en tus alumnos. Un buen docente inspira a sus alumnos y les deja mella. Pero, ¿cuáles son las características de un buen docente? Hay 8 rasgos que son fundamentales. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

 

Paciencia 

Como ya sabrás, necesitas armarte de paciencia para afrontar una clase de alumnos, tengan la edad que  tengan. No hay dos niños/as iguales, ergo, su forma de comportarse, su ritmo de trabajo y todas aquellas circunstancias que los rodean, crean necesidades de aprendizaje distintas.

Algunos necesitarán más tiempo para comprender los conceptos y hacer sus tareas y otros necesitarán más estímulos porque terminaran antes. Es importante que sepas ser constante y paciente con todos ellos para estimular su confianza y sus ganas de seguir aprendiendo. 

 

Empatía y cercanía 

Es imprescindible mostrarse abierto y crear el espacio necesario para que tus alumnos confíen en ti, tanto para poder hacerte preguntas y expresar sus dudas como para contarte los problemas que puedan acecharlos dentro y fuera del aula.

Además, es importante que seas capaz de ponerte en el lugar de tus estudiantes, ver las cosas desde su perspectiva y entender sus dificultades o inquietudes. De esta forma les ayudarás a desarrollar sus habilidades y superar los obstáculos que les frenan o ponerles retos que les permitan llegar más lejos.

La comprensión es fundamental para construir un puente comunicativo entre tú y tus alumnos.

 

Entereza y autoridad 

No solo es importante ser cercano y transmitir simpatía, como profesora, también es importante tener entereza y saber ser autoritaria cuando la situación lo requiera.

La base de la educación es el respeto y para ganarte el respeto de tus alumnos,  debes ser capaz de establecer los límites en el aula así como mantenerte firme cuando sea necesario. Construir un vínculo positivo con ellos para poder ser un modelo a seguir.

 

Capacidad de adaptación 

 O lo que es lo mismo; una mente abierta para manejar cualquier circunstancia que se de en el aula. Vas a encontrarte con situaciones inesperadas y tendrás que ser capaz de cambiar la dinámica y ser flexible. En la escuela actual el profesor ya no es el transmisor del saber sino el posibilitador del aprendizaje, por lo cual, una cualidad imprescindible es facilitar que tus alumnos sean los constructores de su propio aprendizaje. Y, en ocasiones, tendrás que buscar la forma de que asimilen ese aprendizaje cogiendo una vía distinta a la que tenías en mente.

Si por ejemplo, una gran parte de tus alumnos no comprenden un concepto debes poder encontrar otra forma de explicárselo aunque eso retrase el planning. En definitiva, poder cambiar el rumbo y adaptarte a las necesidades de tu grupo.

Por eso en la academia FormArte siempre decimos que la programación ha de ser dinámica, flexible y se debe ajustar el proceso de enseñanza-aprendizaje y a las necesidades del alumno.

 

Motivador e Inspirador

Uno de los principales problemas que frenan el aprendizaje y buenos resultados de los alumnos es la falta de confianza en sí mismo y sus capacidades. Hecho que desencadena una falta de motivación hacia el aprendizaje.

Como profesora debes poder motivar a tus alumnos, transmitirles entusiasmo y curiosidad. Con ello no solo estimularás su concentración, perseverancia o atención sino que les ayudarás a conseguir seguridad para enfrentar cualquier reto y lograr superar, con éxito, todos los objetivos establecidos.

 

Ser un buen comunicador 

Una característica muy importantes de un buen maestro son sus habilidades de comunicación. Y va más allá de usar una gramática correcta. Una buena comunicación incluye ser capaz de expresar pensamientos y conceptos complejos de forma simple para que tus alumnos puedan asimilarlos.

Pero no toda la comunicación va a ser con tus alumnos. Recuerda que vas a comunicarte periódicamente con sus padres y deberás hacerlo con fluidez y propiedad. Transmitir a sus padres el mismo entusiasmo que transmites a tus alumnos.

A mí me gusta trabajar con los padres las tertulias dialógicas, hace unos meses trabajábamos la diversidad así que nos reunimos una tarde y les presenté tres libros: Topito terremoto, te quiero (casi siempre) y el monstruo rosa. Dedicamos una tarde a leer, ver, comparar y decidir entre todos cual íbamos a trabajar en clase. De este modo los padres se ven implicados en la educación de sus hijos, son ellos los que deciden que cuento vamos a trabajar y desde casa nos pueden ayudar reforzando estos aprendizajes.

 

Ser un buen oyente y un buen observador 

La comunicación es un camino de doble sentido, es decir, incluye tanto el habla como la escucha. Por lo tanto, como profesora debes ser una buena oyente.

Escuchar con atención las preguntas y comentarios de tus alumnos para conocer su grado de comprensión e interés. Pero también para ser capaz de empatizar con ellos y ponerte en su lugar, característica que, como ya hemos mencionado, también es fundamental.

Pero además, ser observadora te va a permitir fijarte en los detalles y saber cómo actuar: cuándo exigir más a un alumno, cómo evaluarlos, cuando acercarte a un alumno distante, etc. De esta forma serás consciente de todo lo que sucede en tu clase y cómo manejar la situación.

 

 

Pasión por los niños y la enseñanza  

El rasgo fundamental para ser una buena profesora es sentir pasión por lo que haces. La docencia es una profesión vocacional y se nota la diferencia cuando existe dicha pasión y cuando no.

Si disfrutas con tu trabajo, transmitirás vitalidad y energía positiva en tus clases y motivarás a tus alumnos a aprender, independientemente de lo aburrida o tostón que pueda parecer la asignatura.

 

 

Con ilusión, ganas y motivación vas a conseguir todos los objetivos que te propongas y tus alumnos van a disfrutar de tus clases y de aquello que les enseñes.

 

Por último, queremos dejarte esta frase tan inspiradora de Henry Adams:

 

El maestro deja una huella para la eternidad; nunca puede decir cuando se detiene su influencia.

 

Y tú, ¿Cuáles crees que son los rasgos de un buen docente?

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Relación entre descanso y productividad, para una opositora.

Al igual que considero, que el elemento fundamental para alcanzar una productividad elevada es, la organización de tiempos, precisamente, la gestión del tiempo en el que estamos descansando es la parte más importante para cuidar nuestra fuerza y energías a la hora de ser altamente productivas.

¿Cómo conseguirlo?

Para mí hay 3 elementos esenciales para que el tiempo de descanso funcione como una palanca de nuestra productividad.

El primero de ellos es que sea un tiempo planificado y bloqueado en la agenda. Si no es así, siempre encontraremos algo para lo que somos necesarios en nuestras vidas, la organización de la despedida de nuestra amiga, esa comida aplazada con los suegros, la visita de nuestra prima la del pueblo, ¡Yo que sé! siempre sale algo.

¿Cuántas veces te ha pasado que pensabas tomarte el día libre y acabas resolviendo un supuesto que te pasó fulanita o buscas en la página de consejería porque citanita te ha dicho, que los cursos anteriores a……o solapados no……incidencias en tu día a día o asuntos pendientes? Es normal, nos preocupamos porque nuestra preparación y vida sea equilibrada, responsable, parece que si no estamos rodeadas de nuestros apuntes, no estamos haciendo las cosas bien.

Pero, realmente, tenemos que comprender que no podrá funcionar adecuadamente si nosotros, que somos su motor, no tenemos el combustible necesario. Y ese combustible se agota, pero puede recargarse.

En segundo lugar, como consecuencia de lo anterior, ese tiempo debe ser de desconexión 100%. Yo suelo apagar el móvil, irme a lugares que no tienen nada que ver con mi entorno cotidiano, cero conversaciones sobre las oposiciones, las demás academias de oposiciones de magisterio, la organización del curso, e incluso con alumnos, profes y correos.

El objetivo es lograr estar plenamente enfocados en recargar energía. Igual que cuando estamos trabajando o estudiando, preparándonos en definitiva, buscamos poner foco, también es necesario poner foco en no tenerlo. Otra habilidad que, también, podemos entrenar y desarrollar.

Finalmente, considero que el tiempo de descanso debe ser un tiempo en el que aprovechemos para cultivar hábitos positivos. Y estos son, por definición, aquellos que te hacen cargar pilas.

Hay personas a quienes les ayuda salir a correr, a otras leer un libro, a otras jugar al ajedrez, a otras respirar aire puro… (o una combinación de ellas). No hace falta definirlos, todos sabemos cuáles son los hábitos que son positivos para nosotros.

Otra cuestión es que los ejercitemos.

En definitiva, y vuelvo a hablar de habilidades: es necesario entrenarnos en el buen descanso. Y no solo porque con ello contribuimos a nuestra productividad y a mejorar nuestra vida como opositoras. Sino, lo que es más importante, porque nos estamos regalando calidad de vida.

¿Y tú como organizas el descanso?

¿Es posible sacar tiempo de calidad opositando?

Desde esta nuestra Academia Formarte, lo vemos  imprescindible, como decimos, no solo preparamos oposiciones para maestros, preparamos opositoras para la vida, es el plus o como dice mi hijo “ese punch” que nos hace destacar, ser carismáticas, en definitiva “diferentes”.

“Tenemos que crear tiempo de calidad”, el tiempo con tus hijos tiene que ser “tiempo de calidad”, con tu pareja, con tus amigos, tiempo para ti.

¿Te suena?

Quién no lo ha escuchado alguna vez,¿verdad?

Aplicado a la actividad como maestra/opositora, yo lo entiendo como convertir el tiempo en una dimensión “elástica”: en la que fluyes haciendo una tarea en la que estás completamente enfocada, concentrada.

Alcanzar ese grado de calidad debe ser un objetivo para desarrollar la mayor creatividad y eficiencia en un momento concreto.

El día a día de nuestras vidas nos dificulta alcanzar ese “estado” en el que, realmente, el tiempo desaparece. El email, el whatsapp, las redes sociales, las llamadas de teléfono, las reuniones con papás en cole(tutorías), claustros, o cualquier otro trabajo que tengamos, mientras opositamos, para lograr nuestra ansiada plaza o al menos cubrir esa vacante,¡¡¡ algooo por dios!!!

Parece que todo juega en contra de conseguir ese tiempo de calidad, para poner el foco en desarrollar el corazón de nuestra pasión . Juega en contra de poner el foco en aquello en lo que somos realmente buenos/as.

Para mí, la diferencia entre una persona productiva y la que no lo es, está precisamente en esto: en saber gestionar su tiempo de tal manera que consiga generar tiempo de calidad.

Y, ojo, la cantidad (dimensión cuantitativa) también es importante. Precisamente no puede separarse del aspecto cualitativo.

¿De qué nos sirve ser capaces de crear ese estado en el que nuestra concentración y habilidades funcionan al máximo nivel si no tenemos la cantidad de tiempo para hacerlo?

Por eso te recomiendo algo que yo planifico de antemano: programar cómo va a ser tu día. ¿Este día estarás centrada en estudiar o, por el contrario, será un día de foco( Progra y Supuestos)? ¿Cuándo vas a hacer tus descansos?

De esta manera, nos aseguramos de que tenemos la cantidad necesaria de tiempo de calidad cada semana. No descuidamos nuestro tiempo y no dejamos que nos arrastre el día a día.

Esto no se puede conseguir sin una consciencia total de la necesidad de generar diferentes tipos de tiempos para desarrollar diferentes tipos de habilidades.

Y tú, ¿trabajas de esta manera en tu vida/trabajo/oposición? ¿Reservas horas de tiempo de calidad destinado al desarrollo de tu objetivo, que no es otro que sacar la plaza?

Podemos comprar coches, casas, ropa, móviles de última generación, pero tiempo no ¿verdad?

Aprendamos a generar ese tiempo, no somos tan solo, una academia de oposiciones de educación más.