A todos aquellos que creen que ser profesora es facilísimo

Probablemente, cuando has dicho que eras profesora, habrás escuchado alguna vez el típico comentario de: ¡Qué bien vivís los profes!

Para la gran mayoría de la población ser profesora viene a ser un trabajo fácil que consigues estudiando una carrera en la que te dedicas a pintar y hacer manualidades y que te da más vacaciones que nadie. “Te lo has montado bien”, te dicen.

 

Si preguntas a la mayoría de la población cómo debe ser la vida de profesora, probablemente te dirán que viene a ser algo así:

 

  • Tenemos más vacaciones que nadie. Dos semanas por Navidad, una enterita por semana santa, muchos puentes durante el año y tres meses de vacaciones en verano. (mientras ellos disponen solo de máximo 25 días al año).
  • Horario de 8h a 17h, lo que nos permite apuntarnos a todas las actividades que queremos, poder pasar tiempo con nuestros hijos y descansar por las tardes. Vamos que tenemos muchas horas libres durante el día.
  • Excursiones cada dos por tres, es decir, días en que no tienes que trabajar y te lo pasas de lo lindo charlando con otros profes mientras las alumnas y los alumnos, hacen actividades y juegan entre ellos.
  • Dos horas para comer y relajarse. Y si vives cerca aún tienes tiempo de irte a casa, comer y echarte una siestecilla.
  • Poner exámenes mientras lees un libro y luego corregirlos. Nada, súper sencillo.

 

Claro, esto es lo que ven todos aquellos que no han dedicado un segundo a preguntarnos cómo es realmente nuestro día a día y cuánto nos ha costado llegar hasta dónde estamos.

Como en la teoría del Iceberg, solo ven un 20% de tu trabajo y encima lo ven desde la postura Mr. Wonderful.

 

Debajo de todas estas creencias idílicas y fantásticas que ellos suponen, hay un 80% más.  En él se esconden lágrimas, esfuerzo, noches enteras de trabajo y muchas horas extra que nadie ve.

Cómo es la vida de profesora EN REALIDAD:

 

De 8h a 17h es cuando hay clases lectivas y los estudiantes están en el cole. Nadie ha dicho que trabajemos solo estas horas. Existe una preparación previa, una búsqueda incesante de actividades distintas, una formación continua para actualizarse, y obviamente, una evaluación que se debe hacer de cada alumno que tenemos. ¿Sabes cuánto puede durar una reunión de evaluación y cuánto se puede debatir a final de curso por si un estudiante debería repetir o no?

Y corregir trabajos y exámenes no es solo poner tics o cruces.

Tenemos a nuestro cargo a muchas niñas y niños a los que tenemos que controlar, comprender y enseñar y no solo acerca de matemáticas o lengua, sino que hay muchas habilidades y aspectos a los que se tienen que hacer frente en clase.

No tenemos solo una clase con treinta alumnas/os, tenemos varias. Y cada uno tiene sus propias necesidades que, en la medida de lo posible, es importante conocer y tener en cuenta. Tienes que aprender a marchas forzadas un poco sobre todo. El título de graduada en educación infantil o primaria no viene con nociones básicas sobre enfermedades y trastornos, por ejemplo. Pero si tienes a un alumno/a con diabetes tienes que saber cómo gestionarlo para no tener ningún susto y asegurar que estará bien.

Y no es solo esto; cuando un niño sufre una pérdida o le sucede cualquier cosa, hay que afrontarlo y gestionarlo también. No podemos hacer oídos sordos a lo que les pasa fuera del cole. Hay que tener 80 pares de ojos para detectar si algo no marcha como debería, no solo en el aula, sino también fuera de ella.

 

Y créeme, no es tan fácil. A veces, asusta y te pone el corazón en un puño cuando te das cuenta que alguno/a lo está pasando mal.

 

Pero hay más. Cada alumna/o tiene sus padres y también tenemos que tratar con ellos, sus expectativas, preocupaciones e incluso miedos. Intentar que comprendan que estáis yendo todos a una, no siempre es sencillo.

 

Y hay un seguido de extras que nadie tiene en cuenta, claro. ¿Quién te piensas que vigila los patios y el comedor? ¿Que ayuda al alumno que se cae y se hace una herida, se marea y desmaya o vomita? ¿Y se los lleva de excursión o de colonias asumiendo la responsabilidad que esto conlleva?

En estos momentos toca hacer de profes, de padres y madres y de enfermeras si es necesario. Todo en uno.

 

Y no te creas, podría seguir durante un buen rato.

 

Pero no nos olvidemos de lo que estás haciendo tú. Del camino que tienes que hacer si quieres una plaza pública. De todo el esfuerzo, horas de estudio, sacrificios, fuerza de voluntad y días jodidos que tienes que afrontar.

Si pudieran ponerse en tu piel, otro gallo cantaría.

 

Las cosas no son como parecen siempre, generalmente hay todo un mundo escondido bajo una impresión. Como la teoría del Iceberg, solo atendemos aquello que percibimos a simple vista pero hay toda una parte de la información que no conocemos.

El mundo ve un 20% de nuestro trabajo pero, ¿qué pasa con todo lo demás?

 

Ser profesora no es pan comido. Ser profesora implica muchas cosas que pasan desapercibidas pero que tienen mucho más peso que lo que se ve.

 

FormArte, el arte de formar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.