Cómo mejorar tu tolerancia al estrés

Si te preguntamos si tu vida tiene cero estrés, ¿qué responderías?

Probablemente dirías que ni de broma, y menos en estos momentos, inmersa en el estudio y con las oposiciones a la vuelta de la esquina.

 

Es normal. El mundo está cargado de presión, tensión y problemas. Todos lo sentimos; en diferentes grados, por distintos motivos y con diferentes consecuencias.

Sin embargo, algunas personas responden a las circunstancias tensas mejor que otras.

 

¿Por qué algunas personas son capaces de afrontar las adversidades de una forma más positiva y otras se estancan?

La respuesta a esta pregunta está relacionada con la tolerancia al estrés y la resiliencia.

La tolerancia al estrés soporta las presiones, mientras que la resiliencia surge, una vez sucumbimos al estrés.

Usamos el adjetivo “estresada” en muchos momentos diferentes. Es una palabra que describe nuestra reacción ante una amplia gama de situaciones; desde tener muchos temas por estudiar para las oposiciones, cambiar de trabajo o quedarse atrapada en medio de un atasco.

 

El estrés se podría definir como una condición que se experimenta cuando una persona percibe que las demandas que se le imponen exceden a los recursos disponibles.

 

Seguramente, eres consciente de cuándo y por qué sufres estrés, sin embargo, es mucho más complicado cuantificar cuánto estrés estás soportando.

Hay veces en que sufres pequeñas tensiones constantes que se van acumulando paulatinamente y van pasando desapercibidas hasta que el saco se rompe.

 

Cuando te sientes estresada por algo, tu cuerpo reacciona liberando hormonas de “lucha o huida”, como la adrenalina, en tu sangre para producir más fuerza, energía o concentración. Esto puede ser bueno si el estrés es causado por el peligro físico. Pero esto puede ser dañino si es una respuesta a algo emocional y no hay salida para esta energía y fuerza extra. El estrés emocional que se mantiene durante semanas o meses puede debilitar el sistema inmunológico y causar presión arterial alta, fatiga, depresión, ansiedad e incluso enfermedades cardíacas.

El estrés no es algo para tomarse en broma.

 

Por lo tanto, el estrés, tiene dos caras: nos protege y, a la vez, nos atormenta.

Pero, puedes evitar que el estrés te supere desarrollando estrategias saludables y positivas.

 

Primero de todo, NO LE TENGAS MIEDO AL ESTRÉS. A veces, nos agobiamos por el hecho de estar estresadas y eso, aún lo dispara más. Incluso aunque notes signos físicos (aumento de la frecuencia cardíaca, tic en el ojo, dolor en el pecho…), recuerda que el estrés es una respuesta natural y, en algunos casos, incluso útil. Es posible manejar el estrés, por lo tanto, no te angusties cuando lo sientas, simplemente piensa que vas a afrontarlo y a superarlo.

 

Después tienes que reconocer el estrés y aceptarlo. Ignorar el estrés, ni mejora tu tolerancia a él, ni lo hace desaparecer. Más bien lo contrario. Prestarle atención (la necesaria, no más de la cuenta) y ponerlo en palabras puede mejorar tu respuesta.

Estoy estresada por X, Y o Z porque….

 

Toma una acción. Cuando estás estresada, tu cerebro y tu cuerpo quieren que hagas algo al respecto. Quizás no puedes cambiar las circunstancias que te provocan estrés pero… ¿puedes tomar otras medidas? o mejor aún, ¿puedes cambiar tu actitud o perspectiva? Esto puede significar una gran variedad de acciones; desde alejarse de la situación hasta que puedas hacer algo a cambiar la forma de comprenderla o verla desde otro prisma.

 

Enfócate en lo que es importante para ti. Una de las causas del estrés interno más comunes, es no prestar atención a lo que quieres o a lo que realmente te importa. Si no te sientes bien con lo que estás haciendo, puedes estresarte incluso en situaciones de baja presión. A la inversa, si valoras lo que estás haciendo, te sientes bien al respecto y, entonces puedes manejar mejor cualquier dificultad. Por lo tanto, vale la pena averiguar qué es lo que valoras si quieres manejar mejor tu estrés.

 

La recuperación. Es vital darse espacio para recuperarse de un evento estresante para evitar que se haga una bola y termines aún más agobiada. Esto es especialmente importante después de una decepción o un cambio significativo. Tu cuerpo y tu cerebro necesitan tiempo para volver a la posición neutral después de haber sido inundados con hormonas de estrés durante un período prolongado de tiempo. Come bien, descansa, relájate y encuentra formas de divertirte, ya sea viendo una peli, yendo al teatro o a tomar algo con tus amigos.

 

El apoyo es muy importante para manejar el estrés. Rodéate de personas de confianza y que sepas que pueden brindarte su ayuda. A veces estamos tan ofuscadas que no somos capaces de ver las cosas tal como son, y las personas que te conocen pueden ayudarte a tomar perspectiva y encontrar soluciones para las situaciones más estresantes.

 

Otra vía útil para mejorar la tolerancia al estrés es la meditación. Hoy en día hay miles de cursos, talleres, centros, prácticas en audio guiadas e ¡incluso libros! Al meditar, no solo aprendes a desconectar y relajarte sino que descubres cómo estar más presente.

Y si el estrés está afectando a tu vida y no eres capaz de manejarlo, no dudes en contactar con algún coach o psicólogo para que te ayude a encontrar estrategias para afrontarlo. El objetivo siempre es que TÚ ESTÉS BIEN.

 

No olvides que no aprendes a manejar el estrés de un día a otro. Como todo, requiere su tiempo y su práctica. Tu cerebro y tu cuerpo te lo agradecerán.

 

FormArte, el arte de formar.

 

Una habilidad más para tu mochila: la flexibilidad

La flexibilidad es una habilidad muy importante.

Como profesora.

Como opositora.

Y en la vida en general.

 

Hay factores que dependen de ti, de las elecciones que haces, de cómo afrontas las situaciones, etc. Pero hay otros que quedan lejos de tu control.

No siempre va a salir todo como esperas, como te han dicho que sucedería o cómo has planeado concienzudamente. Este es un hecho que probablemente has aprendido a lo largo de tu vida.

 

De buenas a primeras suena un poco decepcionante.

Te has estado preparando durante meses, has dado lo mejor de ti, llegan las opos, apruebas pero te quedas sin plaza.

Parece que el mundo se te viene abajo.

Tu plan inicial, y quizás el único que tenías en mente, se ha ido al garete.

 

 

Pero aunque parezca un verdadero drama, no lo es tanto.

Primero de todo porque vas a llegar a la meta. Quizás no ahora, quizás aún tienes que dar una vuelta más para descubrir nuevas cosas o para disfrutar de algo que no conoces. O quizás para aprender a ser más flexible. Porque sí, la flexibilidad es necesaria y, si la tienes por mano, estarás preparada para los giros inesperados de guión y para adaptarte a ellos y sacar lo mejor de ti y del momento.

En términos psicológicos, la flexibilidad es la capacidad para adaptarnos rápidamente a las circunstancias para convivir de forma sana y amena con nuestro entorno.

La flexibilidad te permite adoptar una actitud más abierta y positiva ante una situación que no se sucede como quieres/deseas/esperas/piensas.

 

Como profesora tendrás que poner en práctica la flexibilidad mil millones de veces. Si ya trabajas de profe, sabrás perfectamente que no puedes controlarlo todo y que ya puedes llevar una súper actividad planeada que, entre a,b y c, puede no salir como habías imaginado en tu cabeza. Incluso puedes creer que es la mejor actividad jamás hecha y luego te das cuenta que tu concepto de diversión y el suyo distan un poco.  (Te dejamos un vídeo genial de un maestro y cómo lo explica)

 

¿Por qué es importante ser flexible?

 

La flexibilidad te permite afrontar desafíos.

Si eres flexible, puedes cambiar el chip cuando sea necesario. Esto es fundamental cuando se trata de hacer frente a los retos.

Un ejemplo muy sencillo, estás haciendo un informe en el portátil y de repente te quedas sin internet a casa. Ante esto una persona flexible se irá a una cafetería o a la biblioteca y lo terminará, en cambio, una persona que no es tan flexible entrará en pánico, perderá mucho rato agobiada sin saber que hacer y quizás no lo llega a terminar.

 

 

La flexibilidad está relacionada con el éxito.

Si eres flexible, tienes ventaja ante las personas que te rodean. Te adaptas mejor a tu entorno, afrontas los desafíos con más facilidad y, lo que es  más importante, eres más eficaz y resolutiva ante los cambios.

Ante esta perspectiva, tus posibilidades de éxito son mucho más altas.

 

La flexibilidad facilita la convivencia.

Cuando eres flexible estás más abierto al diálogo y a la conciliación. Para ser flexible se debe sentir empatía por los demás, ser capaz de ponerse en su lugar, entender sus circunstancias particulares. Y esto facilita llegar a acuerdos y tener relaciones más saludables. Esto se puede aplicar a todos los ámbitos de tu vida y, en tu caso que trabajas día a día y mano a mano con estudiantes, otros profesores y padres, es fundamental.

 

La flexibilidad te da paz y reduce el estrés.

Todo problema, solo es preocupante si no puedes adaptarte. Incluso las peores situaciones se pueden superar si eres capaz de aprender a vivir con ello.

Así que, si eres flexible, puedes moldearte y superar todos los handicaps de la vida.

Saber que pase lo que pase, puedes sobreponerte y seguir adelante te da tranquilidad y reduce tu nivel de estrés.

 

¿Qué te parece? Es una buena estrategia ser más flexible, ¿verdad?

 

Y no olvides, ser flexible no es ceder en todo para evitar conflictos u optar por las soluciones fáciles por miedo. ¡Para nada! Ser flexible es adaptarse siempre en consonancia con tus valores y con lo que realmente sientes y quieres.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

 

Educación inclusiva

 

La educación inclusiva tiene que implicar la plena inclusión de TODOS los niños. Es decir, que TODOS LOS NIÑOS/AS SE INCLUYEN EN TODOS LOS SENTIDOS; NO SOLO EN LA TEORÍA. No hay niños segregados.

Los soportes para la inclusión deben incluirse en prácticas cotidianas. ¿Qué debería significar eso? Que todos y cada uno de los niños sean apoyados para participar en todos los aspectos del aprendizaje. Que existan adaptaciones de materiales y planes de estudio, sí, pero que no implique que un alumno/a deba realizar el 50% de su educación en un rincón solo.

 

En un artículo sobre la inclusión, ponían un ejemplo muy claro sobre cómo se puede llevar a cabo de forma satisfactoria.

En una escuela, un niño con síndrome de Down aprendía la lengua de signos para complementarla con la lengua hablada, que usaba para comunicarse con el resto de clase. Sus profesores decidieron llevar a cabo un taller de signos de palabras clave con el resto de los alumnos, para que cada semana aprendieran nuevos signos.

Esto creó la oportunidad para él de compartir sus conocimientos y además, reforzar no solo su aprendizaje, sino también su comunicación.

 

Esto es realmente INCLUSIÓN.

Que todos los estudiantes puedan participar en las experiencias del aula con el resto de alumnas/os, pero con los soportes y adaptaciones necesarias. Tanto para ellos como para sus compañeros.

No ignorar las diferencias individuales, sino aceptarlas, quererlas y valorarlas como la clave de que cada persona sea única i especial. El objetivo jamás tiene que ser que un niño/a sea “normal” (¿qué diablos es normalidad?), sino que todos puedan crecer y aprender juntos.

 

Que se separe al niño con discapacidad o problemas de aprendizaje, dándole clase a él solo con un ayudante o soporte, no es inclusión. ¿No sería más bien exclusión? No está participando en la clase realmente, no está viviendo el día a día con sus compañeros, se limita a estar un reducido % con ellos, hecho que promueve la separación y que sus compañeros lo vean como alguien diferente al resto.

 

Abracemos la diferencia, sí, pero de todos. Que no hay dos personas iguales, que tú y yo somos distintos, pero esas diferencias individuales no tienen que frenarnos.

Uno de los grandes handicaps es que se confunden los términos. Se usa inclusión como sinónimo de integración y… ¡ERROR!

Aunque pueda parecer que tienen objetivos aparentemente iguales, la integración es un paso hacia la inclusión pero no es la última parada del camino.

 

La integración se centra el los alumnos con necesidades educativas especiales, en normalizar su vida habilitando distintos soportes, recursos y profesionales. La inclusión, en cambio, se dirige a TODAS/OS LAS/OS ALUMNAS/OS, teniendo como objetivo mejorar la calidad educativa en su conjunto y para todos.

 

La integración propone la adaptación curricular como medida de superación de las diferencias de los alumnos especiales. La inclusión propone un currículum inclusivo, común para todos los alumnos en el que, implícitamente, vayan incorporadas estas adaptaciones. No es que cada alumno aprenda cosas distintas, sino que aprendan lo mismo pero de distinta forma.

La integración presupone que existe una separación o segregación de unos pocos y que estos deben adaptarse al sistema existente. La inclusión presupone que todos somos distintos y que hay un único sistema para todos, pero que es el sistema el que se adapta a la diversidad.

 

Resumiendo, el gran error es creer que la inclusión se centra en solo unos cuantos estudiantes y no en todos. Este malentendido conduce, al fin y al cabo, a la exclusión, sea del tipo que sea. Tanto si está separado en una aula, unidad o colegio a parte, como si se le separa durante la mayor parte del día.

 

La inclusión de niños con discapacidad o trastornos educativos NO disminuye el estándar educativo del resto de la clase. Totalmente al contrario, aporta muchos beneficios, incluyendo el desarrollo social y de comunicación, la empatía, comprensión positiva, etc. Es un plus para todos los alumnos compartir su día a día y su aprendizaje. ¿No nos damos cuenta?

 

Luchemos por una educación inclusiva en que se de apoyo a CADA niño en la pertenencia, la participación y el acceso a la oportunidades, siendo reconocido y valorado por la contribución que aporta.

 

 

FormArte, el arte de formar.

 

La alimentación durante las opos: no la dejes de lado.

 

Opositar es una carrera de fondo y toda acción que puedas hacer para contribuir en su éxito es importante.

Te lo hemos dicho más de una vez pero un factor que hay que tener en cuenta en esta carrera es la alimentación.

Estás estudiando y aprendiendo, una de las funciones más complejas del cerebro, y gastando energía. Por lo tanto es necesario que te alimentes bien para poder obtener esta energía, tu rendimiento está influenciado por tus hábitos alimentarios.

 

¿Cuál es la dieta óptima para ti?

 

Partamos del hecho que hay mil quinientas teorías sobre dietas, nutrición, etc. Cada día aparecen nuevos estudios demonizando o poniendo por las nubes a X alimento. Llega un punto que es una verdadera locura, ¿verdad?

 

Y añadamosle que cada persona es un mundo y que lo que le sienta bien a tu vecina, no tiene porque sentarte bien a ti. 

 

Aquí debes aplicar tu propio sentido común y conocer tu cuerpo. Seguro que hay alimentos que no terminan de sentarte del todo bien y otros que son como agua de mayo.

Pero, ¿cuál debe ser la guía para determinar tu alimentación?

 

COMIDA SALUDABLE.

 

Y no, no nos referimos a los productos light o 0%. Suelen estar llenos de ingredientes que ni interesan ni benefician a tu cuerpo. Nos referimos a aquellos productos sin etiquetas o con una lista de ingredientes corta y que puedas reconocer, lo que los realfooders llaman buenos ultraprocesados. (Hacemos un inciso para recomendarte la web realfooding, que tiene artículos estupendos sobre alimentación).

 

Verduras, hortalizas, frutas, legumbres, cereales integrales o de grano entero, pescado y marisco, carnes sin procesar, frutos secos, huevos, lácteos fermentados, panes integrales, leche o bebidas vegetales sin azúcares añadidos, etc.

 

Comida que te permita nutrirte para ser súper productiva y estudiar como una campeona.

 

Obviamente la forma de cocinado también es importante; optar por métodos de cocción como al vapor, al horno, a la plancha, etc.

 

Si te comes unas patatas fritas con carne rebozada, te vas a sentir más pesada y te van a entrar unas ganas tremendas de echarte una siesta que cualquiera se pone a estudiar.

Pero unas patatas cocidas, hechas al horno (o incluso al micro) con pollo a la plancha ya es otra historia. ¿Ves por dónde vamos?

 

Algunos truquitos, consejos, llámale X:

 

  • Comidas ligeras y nutritivas, que te sienten bien y que te den ese chute de energía que necesitas. Los excesos suelen sentar como una patada y son uno de los peores enemigos de la productividad
  • Haz una lista de la compra antes de ir al super, apuesta por productos reales y evita comprar comida ultraprocesada. 6 de la tarde, estás estudiando y te entra hambre, vas a la cocina y encuentras un paquete de galletas de chocolate. Sí, de esas que te comes una y no puedes parar. Es energía sí, pero no el tipo de energía que te interesa. Te dará un subidón de azúcar pero al final y al cabo ningún nutriente interesante. Si no las tienes en casa y, en lugar de eso, tienes fruta, frutos secos o lo que sea que te guste, serán tu primera opción.
  • Si andas un poco perdida con qué alimentos son más recomendables, menos y nada, en internet hay mil artículos sobre el tema. Infórmate. Si, por ejemplo, con el tema snacks andas más perdida, busca recetas. Verás qué mundo se abre delante de ti.
  • Intenta ser creativa en la cocina para no aburrirte. Alimentarse es una de las necesidades básicas del ser humano, sí, pero también puede ser un gran placer. Y no solo cuando te comes una pizza de un restaurante italiano, sino en cada una de tus comidas. Busca combinaciones nuevas, alimentos que aún no has probado, formas de cocción distinta… experimenta y disfruta de la comida. Comer saludable no es aburrido.
  • Haz el número de comidas que TÚ necesites. No hay que hacer ni 5 comidas, ni comer cada 2-3 horas, ni desayunar obligatoriamente, etc. Lo importante es que consumas las kcal y los nutrientes que tu cuerpo necesita y que sean de calidad. A partir de ahí, puedes distribuirlo como mejor te vaya a ti. Prueba distintas formas y descubre qué te funciona mejor.

 

Puedes pertenecer a uno de los dos tipos de persona siguientes: te gusta e incluso te encanta cocinar o bien lo odias. En mayor o menor medida pero, suele ser algo que te gusta o no te gusta.

Además puede ser que tengas tiempo de cocinar en tu día a día o que vayas con el cohete en el culo y que acabes comiendo lo primero que pillas.

En este punto queremos darte un consejo independientemente de si eres cocinillas o no.

 

Si te gusta cocinar y eres de las que tiene tiempo de cocinar a diario sus comidas porque estás con las opos 100%, el ratito de cocinar puede ser un buen momento para distraerte y despejarte. Siempre recalcamos la importancia de dedicar tiempo a tus aficiones para no quemarte, por lo tanto, si cocinar es una de ellas, aprovecha ese tiempo como tiempo de descanso. Piénsalo así: estás haciendo algo que te gusta para mimarte comiendo bien.

 

Si no te gusta nada cocinar, no tienes tiempo de hacerlo a diario o ambas cosas, el truco está en el batch cooking. ¿Qué es el batch cooking? Básicamente es dedicar una mañana o tarde a la semana a cocinar para toda la semana.

Funciona, es una manera de asegurarte que comes rico y saludable y cuando llegue la hora de comer o cenar y solo tengas que calentar un plato, lo vas a agradecer.

Hacerlo es muy sencillo; planeas un menú, compras todos los ingredientes y dedicas unas horitas a prepararlo. Busca recetas que se puedan congelar, que puedas usar una misma preparación para varios platos (por ejemplo, hacer muchas verduras y incluirlo en un plato de arroz, en una ensalada templada, en una lasaña…) y si puedes guárdalo ya en porciones.

¿De dónde sacar las ideas? Hay mil blogs, canales de youtube y cuentas de instagram con recomendaciones fantásticas, muy saludables y que te van a hacer salivar.

 

Evidentemente, nada de ser súper estricta o de restricciones. Se trata de disfrutar de la vida y de disfrutar lo máximo que puedas de este camino también. Comer saludable es beneficioso e importante para ti a nivel general, pero al estar estudiando, es un motivo más.

Eso sí, no te obsesiones. Disfruta de tu vermut con tus patatas de bolsa, tus cervecitas de fin de semana y ese cheescake que te pone ojitos.

Si comes bien, tendrás energía. Y no solo para estudiar y ser más productiva, sino para tu día a día. Si tienes suficiente energía también es recomendable que la uses para darle algo de marcha a tu cuerpo y hagas ejercicio. Te va a despejar, es una vía fantástica para canalizar tu estrés y además, una vida activa es más que importante (y con las horas que te pasas sentada estudiando, te irá de fábula).

 

Ah! ¡Y no olvides hidratarte!

 

FormArte, el arte de formar

 

Estudiar de día o de noche… ¿tú qué eliges?

 

¿Cuál es el mejor momento para estudiar? Este es uno de esos interminables debates.

¿Mejor estudiar de noche o de día? Ambos lados tienen sus propios defensores leales y sus propias investigaciones (porque hoy en día hay investigaciones de todo y para todo) que te contarán en detalle cuáles son los beneficios del método elegido y porque es mucho mejor.

La realidad es que cada persona es diferente y que no hay un claro ganador desde el punto de vista científico (menuda novedad, ¿verdad?). Hay personas que obtienen mejores resultados estudiando por la noche, mientras que otras consideran que el mejor momento para estudiar es la mañana o la tarde. Cada uno tiene su propio momento de máxima productividad que es cuando tiene más energía.

De la misma forma que cada uno tiene una manera para estudiar propia, también puede estudiar mejor a un momento particular del día.

 

Hoy queremos investigar en profundidad cuáles son los beneficios de cada momento para que tú misma decidas  qué funciona mejor para ti.

 

Beneficios de estudiar durante el día:

 

  1. Después de una buena noche de sueño reparador, es probable que tengas más energía, más claridad mental y mayor capacidad para concentrarte.
  2. El mundo, tal como lo conocemos, tiende a funcionar durante el “horario comercial”. Dado que la sociedad se estructura alrededor de la premisa de estar activo durante el día y dormir por la noche, encontrarás facilidades como poder ir a la biblioteca, coincidir con tus amigos, etc.
  3. La luz natural es mejor para tu vista. Proporciona el espectro correcto de luz para mantener una vista óptima y, de hecho, funciona con la glándula pituitaria para que estés alerta y despierta. La luz artificial puede dañar tus ojos y afectar a tu ritmo natural de sueño. De hecho, la mayoría de médicos especializados en sueño recomiendan que te expongas a la menor cantidad de luz artificial posible durante la noche, incluyendo pantallas de TV, ordenadores y móviles.

 

Una vez que conocemos lo bueno y bonito de estudiar durante el día, vayámonos al otro lado, a ver qué beneficios encontramos.

 

Beneficios de estudiar durante la noche:

 

 

  1. La ventaja más obvia de estudiar por la noche es la abundancia de paz y tranquilidad que tienes. La noche es ese momento en que la gente está más relajada, tranquila y contemplativa. No escuchas a los hijos de la vecina peleándose o gritando, por ejemplo. Ese entorno puede ser exactamente lo que algunas personas necesitan para entrar en el mood adecuado para estudiar y rendir más.
  2. Por la noche suele haber menos distracciones que durante el día. La mayoría de tus amigos estarán dormidos y tus redes sociales estarán menos activas.
  3. Las cosas pueden verse distintas durante la noche. Los ojos y el cerebro funcionan de forma diferente por la noche, con lo que puede aumentar tu eficacia creativa y ayudarte a ver los conceptos de forma diferente. Muchos autores, compositores y científicos prefieren trabajar de noche porque sienten que tienden a pensar más “fuera de la caja” después de las horas. Con las presiones del día detrás de ellos, muchos sienten que su mente es libre de vagar por más alternativas en la noche.

 

 

¿Qué puede funcionarte mejor a ti?

 

Aunque los ritmos circadianos son distintos para cada persona, hay patrones que indican que existen lo que se llama “personas diurnas” y “personas nocturnas”.

 

La típica persona matutina se levanta sin problemas a primera hora y está más que lista para empezar el día e ir a por todas. Generalmente a media mañana necesitan un descanso y luego vuelven a la carga hasta que a media tarde empiezan a calmarse.

 

En cambio, las personas vespertinas o nocturnas, tienden a ser todo lo contrario. Por la mañana estarán más lentos hasta que al mediodía o por la tarde empezarán a activarse y podrán trabajar hasta la noche o altas horas de la madrugada.

 

 

Hay estudios que han encontrado que los estudiantes más jóvenes tienden a estar mejor preparados para estudiar por la noche que los estudiantes mayores. Dicen que aproximadamente alrededor de los 30 y pocos, hay un cambio en el ritmo. Pero, como siempre, solo son estudios, quizás tú tienes 24 y a las 7 de la mañana estás on fire.

 

Somos conscientes que si estás trabajando, tu momento de estudio queda más limitado y tienes que adaptarlo, pero quizás puedes intentar organizar el estudio durante tu fin de semana o días libres adaptándolos a tu ritmo.

En el estudio, como en tantas otras cosas en la vida, no hay una clave universal y no a todas las personas les funciona o mismo. Con lo cual, debes probar y dar con el momento del día que te resulte más efectiva. Si no tienes claro cuál es tu mejor momento, puedes probar una semana matutina y una noctura, y evaluar qué resultados obtienes y cuando te sientes tú mejor. Cada momento tiene sus ventajas y desventajas.

 

Sea como sea, el factor clave para todos, tanto almas diurnas como nocturnas, es dormir suficientes horas. Necesitas reposar tu mente y tu cuerpo y cargas las pilas. 

FormArte, el arte de formar

¿Qué puedes hacer para empezar a cuidarte un poco más?

 

Ya te hablamos de la importancia de cuidarte y tomar tiempo para ti.

 

Si aún sientes que no puedes permitírtelo, considera esto: más que probablemente no lo hagas con suficiente frecuencia y ponerte en segundo plano es una de las razones por las que puede que te sientas agotada, frenética y abrumada.

 

¡Autocuidado, al rescate!

¿De qué va esto?

El autocuidado, a menudo ignorado pero totalmente necesario, es cualquier acción o comportamiento que te ayude a evitar problemas de salud (como aumentar el riesgo de problemas cardíacos debido al exceso de estrés, por ejemplo. ¿Te lo habías planteado?) y te beneficia al mejorar tu salud mental y física.

 

Es sencillo:

 

MEJOR AUTOESTIMA = MENOS ESTRÉS = MÁS BIENESTAR.

 

Autocuidarte te proporciona un equilibrio en un mundo cada vez más sobreestimulante.

El cuidado personal constituye una parte esencial de un estilo de vida saludable y esto te permite estar más en sintonía con tu mente y tu cuerpo.

Últimamente está cada vez más a la orden del día esto de comer sano, el realfooding y hacer deporte (que está muy bien), pero un estilo de vida saludable también pasa por dedicarte tiempo y cuidarte.

El problema es que posiblemente no estés haciendo lo suficiente.

Los expertos sugieren que descuidamos el autocuidado porque puede ser difícil realizar ciertos cambios y manejar el estrés de una manera más eficaz. El cuidado personal también se asocia a veces con el egoísmo y el comportamiento perezoso y excesivamente indulgente. Esta mentalidad podría hacernos sentir culpables por pensar que necesitamos tomar un descanso de nuestras vidas para hacer algo que, simplemente, nos hace sentir mejor. Pero ignorar nuestras necesidades tiene algunos efectos secundarios peligrosos: nos hace más propensos a enfermarnos y puede empeorar las condiciones existentes, sin mencionar el costo emocional de no tomar un descanso.

Es por eso que tomarse el tiempo para controlar tu mente y tu cuerpo NO ES ALGO MALO. De hecho, los investigadores creen que la búsqueda de la salud y la felicidad está lejos de ser egoísta. Cuando nos cuidamos bien, es probable que veamos una mejora en muchos aspectos de nuestras vidas, incluida nuestra salud física, relaciones e incluso nuestros ingresos. Además, al elegir el cuidado personal, tenemos una tendencia a preocuparnos más por los demás, lo que demuestra su importancia no solo para nosotros mismos, sino también para el mundo que nos rodea.

 

¿Y cómo nos autocuidamos? Hay miles de millones de formas de hacerlo, debes encontrar aquellas estrategias que te funcionen a ti y que te ayuden a rebajar el estrés y sentirte mejor. Como la filosofía de FormArte es intentar ayudarte en aquello que nos sea posible, hoy te traemos unos cuantos consejos.

 

¿Empezamos?

 

Consejos para cuidarte a ti misma:

Reconoce los signos de angustia en tu estado de ánimo y en tu comportamiento.

Cada uno de nosotros tiene un “indicador” que significa que estamos  al límite, a punto de explotar. .

Estos signos se pueden presentar en una montón de formas y comportamientos. Quizás tienes una hambre emocional voraz o en cambio tengas el estómago cerrado a cal y canto. Puede que sientas una opresión en el pecho y te cueste respirar, notes dolor abdominal o de cabeza. Pero a lo mejor tienes un sentimiento de agotamiento y desesperanza. Esta es una buena oportunidad para parar, reflexionar y averiguar qué está causando estos síntomas que te están bloqueando.
Recuerda que esto es solo el principio pero hay muchas personas que no son capaces de reconocer sus emociones ni las situaciones o circunstancias que las provocan.

 

 

Establece un equilibrio entre tus necesidades personales y las demandas relacionadas con el trabajo o la familia.

Una cosa es reconocer que estás estresado y otra cosa es hacer algo al respecto. Regresarás a tus tareas relacionadas con el trabajo, estudio o vida diaria con una perspectiva mucho más fresca si has tenido la oportunidad de tomar un breve descanso mental. Incluso antes de llegar a ese punto de sentir angustia, date la oportunidad de descansar; sal a dar una vuelta o simplemente siéntate y disfruta de un momento de tranquilidad sin distracciones.

 

 

Encuentra el silencio.
El mundo es ruidoso, la mente ruidosa, el estrés ruidoso,.
La vida es ruidosa.
Es necesario que encuentres un momento de tranquilidad en tu día para mantener el equilibrio. El ruido de la vida es dramático. Es demasiado fácil contraer la infección de la negatividad y alimentarla inconscientemente. Tomarse un tiempo para tranquilizarse y obtener una perspectiva le ayuda a discernir qué elementos importantes necesitan su atención y qué elementos de la mesa puedes dejar ir. No necesitas un tiempo de silencio en proporción a tu tiempo de trabajo, pero intenta crear 15-30 minutos por día como mínimo. Realmente no se necesita mucho para volver a conectarse.

Mantener el sentido del humor.

A menudo nos olvidamos del papel del humor como destructor de estrés. Ser capaz de reírse, incluso de las situaciones más desastrosas que te pasen, puede ayudarte a poner en perspectiva las tensiones de tu vida. Pero no solo tienes que reírte de ti misma, ver una comedia de televisión, leer algún blog divertido o escuchar un monólogo ayudará no solo a su estado de ánimo, sino también a algunas de esas hormonas del estrés que se han estado acumulando.

 

Pasa tiempo de calidad con amigos y familiares.

Estar con personas fuera de la situación laboral/casa puede ayudarte a volver a la realidad y quizás establecer un sentido de normalidad que restaure el estado de ánimo. Tus seres queridos te ayudarán a satisfacer tus necesidades emocionales a través de su comprensión y preocupación, y además seguro que son un chute de energía, alegría y risas aseguradas. Buscad un planazo que os apetezca a todos y a disfrutar se ha dicho.

 

Desarrollar una actividad alternativa, auto absorbente pero saludable.

Cuando encuentras un pasatiempo que realmente te apasiona, podrás dedicarte como vía de escape para alejarte por un rato de la realidad. Además, sea cual sea, seguro que te motiva intentar desarrollar ese pasatiempo al máximo. Una actividad de auto-absorción que promueve tu salud tiene el beneficio adicional de hacerte más capaz de soportar el estrés.

 

Aprende a decir NO

A veces, los eventos más tóxicos en nuestros días provienen de situaciones que podemos evitar o hábitos que podemos detener. No aceptes situaciones o tareas que ni te tocan, ni te hacen sentir bien ni quieres hacer solo por quedar bien o por complacer a otra persona. Tu tiempo es tuyo y debes priorizar aquello que te aporta o te lleva por el camino que has elegido. No eres menos buena por decir que no. Una buena estrategia según algunos psicólogos clínicos puede ser hacer una “Lista de NO” en la que escribas todo aquello que no quieres hacer o aceptar como por ejemplo: “no guardar cosas que no necesitas” o “no quedar con alguien con quien no estás a gusto por compromiso”

 

Organízate y gestiona bien tu tiempo

Las buenas habilidades de gestión del tiempo son clave para un buen cuidado personal, según el Centro de Asesoramiento de la Universidad Amherst y según nosotros, que te lo hemos dicho un millón de veces ya. Un calendario, un planificador o incluso una lista de tareas pueden funcionar, dependiendo de que te funcione mejor a ti. Esto te da la oportunidad de echar un vistazo realista a tus días para ver si se estás sobre-programada o si estás gastando mucho tiempo en algo que no te vale la pena. Escribir cosas también es una forma de sacarlas de tu cabeza, lo que reduce el estrés de olvidar o llegar tarde a las citas.

 

Esperamos que estos tips te sirvan para encontrar tiempo para ti y oxigenarte entre estudio, trabajo, oposiciones y todo el estrés que se genera día tras día.

 

Keep calm ¡y a por todas!

 

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Y tú, ¿apuestas por una educación inclusiva?

En tu día a día está presente la diversidad.


La realidad de las aulas de primaria de hoy en día, donde los alumnos cuentan con distintos antecedentes, necesidades, habilidades y contextos, piden a gritos apostar por una educación inclusiva. Una educación que se rija por principios de aceptación, integración y participación.

 

Y a pesar que sea una realidad en la mayoría de nuestras aulas, las herramientas para ofrecer una educación completamente inclusiva siguen sin ser todo lo poderosas que deberían ser.

 

Se requiere cada vez más que los maestros diseñen planes de educación individualizados que se ajusten a las necesidades de aprendizaje de todos los estudiantes, y para proporcionar apoyo conductual, social y emocional que ayudan a estos alumnos a participar en todos los aspectos de la vida escolar.

 

Tenemos que partir de la base que no hay infantes idénticos entre sí. Todos/as son distintos y, por lo tanto, necesitamos mecanismos para hacer posible la igualdad de oportunidades, para que cada uno/a de ellos/as puede encontrar su lugar y que este responda, dentro de las posibilidades, a sus intereses y capacidades. 

Seguimos educando a partir de unos valores generales, en masa, sin tener en cuenta la individualidad. Y precisamente esta individualidad es de lo más enriquecedora. No podemos pretender que todos los niños dentro de una misma clase sean iguales, ¿no nos damos cuenta que les estamos cortando las alas? ¿que los estamos limitando a encajar dentro de unos moldes que quizás no se ajustan a sus habilidades?

si en tu clase hay treinta alumnos/as, estás delante de treinta formas de pensar diferentes, treinta visiones del mundo distintas. Y es necesario preparar a los niños/as para vivir con esa diferencia, para no asustarse o poner una cruz porque el otro es diferente.

 

Vamos a ejemplificarlo un poco en uno de los contextos más sencillos.

Seguro que conoces la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Para Gardner la inteligencia no es un conjunto unitario que agrupa distintas capacidades específicas, sino que la inteligencia es como una red de conjuntos autónomos relacionados entre sí.

Por el momento se han propuesto ocho tipos distintos de inteligencia:

  • Lingüística-verbal
  • Musical
  • Lógica-matemática
  • Espacial
  • Corporal-cinestésica
  • Intrapersonal
  • Interpersonal
  • Naturalista

 

Gardner afirma que todas las personas son dueñas de cada una de estas ocho clases, pero cada cual destaca más en unas que en otras, no siendo ninguna de las ocho más importantes o valiosas que las demás.

 

La educación que se enseña en las aulas se empeña en ofrecer contenidos y procedimientos enfocados a evaluar la inteligencia lingüística-verbal y lógico-matemática. Y no es que no sean importantes o útiles, es que es insuficiente para educar a los alumnos en la plenitud de su potencial y habilidad.

¡¡Hay cantidad de áreas de desarrollo!!

Quizás estamos perdiendo la oportunidad de que nuestra sociedad llegue al máximo de sí centrándonos solo en desarrollar unas áreas.

 

Sí, la situación en las escuelas hoy en día no es sencilla. Lo sabemos.

El volumen de alumnos en algunas aulas es muy alto, no hay o no se están empleando suficientes recursos económicos, falta profesorado preparado en áreas más específicas, la contratación de profesores/as es limitada… todo esto hace que sea difícil poder educar de forma específica. Pero… ¿y todo lo que nos ganaríamos? ¿todo lo que avanzaríamos? ¿cómo de útil sería eso para nuestro desarrollo personal?

Pero cuando hablamos de diversidad no nos referimos solo a la diversidad en cuanto a capacidades, estamos hablando de TODO TIPO DE DIVERSIDAD.

 

TODOS SOMOS DIFERENTES.

 

Estamos hablando de educar en una diversidad que permita lo diferente, sea una situación de discapacidad, distinto color de piel, distintos credos, distintas orientaciones sexuales, distintas habilidades y capacidades y así podríamos seguir.

Se trata de conseguir que TODOS encuentren su lugar y se sientan a gusto en él. Que lleguen al lugar donde quieren llegar, no ponerles límites, no quitarles oportunidades y esperanzas.

 

La diversidad nos nutre y aporta. Nos muestra diferentes culturas, razas, idiomas, capacidades, opiniones, ideales y formas de sentir, entender y desarrollarse. Podemos adquirir nuevos conocimientos, experiencias, valores y pensamientos, nos hace más tolerantes, nos abre la mente.

 

Piensa en la gente que has conocido a lo largo de tu vida, tus compañeros de clase, probablemente todos habréis llegado a puntos distintos en vuestras vidas, no sois iguales. Entonces, ¿por qué educamos de la misma forma?

 

Abramos las puertas a la diversidad, a intentar hacer de nuestra sociedad y de nuestras aulas espacios inclusivos, que cada uno de nuestros alumnos sienta que es aceptado, que forma parte del grupo, que pertenece al aula.

Identificar y pensar a través de las nociones de diferencia y cómo afectan el aula permite que abracemos un poco más esa inclusividad. 

Y obviamente la educación no se limita a un solo ámbito. Ni solo compete a los padres ni solo compete a las escuelas. La educación incluye todos los contextos en los que el niño/a participa y toma contacto.

 

 

FormArte, el arte de formar.

 

 

Opositora no te estreses: algunas claves para superar el estrés.

 

Quizás estés empezando a preparar las oposiciones por primera vez o vuelvas a ello después de un pequeño parón durante las vacaciones. Sea como fuere, es probable que en estos momentos el estrés no te haya acechado aún. Pero como mejor prevenir que curar, queremos advertirte un poco ante este enemigo y darte unas claves para que puedas hacerle frente a tiempo.

 

Aunque el momento en que, más probablemente sentirás estrés será cuando quede poco tiempo para las pruebas, el estrés y la ansiedad pueden aparecer en cualquier momento.

 

Pero, ¿qué diantres es el estrés?

 

En sí mismo, el estrés es la respuesta a una situación o acontecimiento que ejerce cierta presión sobre ti. Te afecta a nivel emocional y físico y altera tus pensamientos y comportamiento.

 

Tampoco nos malinterpretes, el estrés en sí no es siempre malo. De hecho hay veces que estar bajo presión puede ayudarte a alcanzar el éxito. El estrés tiene un efecto positivo porque nos motiva y nos ayuda a superar dificultades. Desde un punto de vista evolutivo estamos hechos para sobrevivir, ¿verdad? y aunque una situación nos provoque tensión, podemos hacerle frente.

 

El problema viene cuando sobrepasamos el límite. Cuando el estrés es intenso, prolongado y mal llevado tienes la sensación de perder el control, te angustias y puede bloquearte y hacerte perder el tiempo (¡ya tenemos suficientes ladrones de tiempo!).

 

Seguro que en algún momento de estrés alguien te ha dicho: cálmate. Y probablemente le has fulminado con la mirada y has querido matarlo. Es uno de los consejos más inútiles que se pueden dar en estos casos, por muy buena intención que tenga quien lo da.

 

 

No obstante, hay algunos truquillos para hacer frente al estrés.

 

¿Vamos a por ellos?

 

Truquitos para hacer frente al estrés

 

Cuando ya sientas el estrés a flor de piel: Hay tres técnicas para rebajar la tensión que sientes. Pruébalas todas antes de descartarlas. Quizás, de buenas a primeras, piensas que ni de coña te van a ayudar, pero ¿quién sabe? ¡De perdidos al río! Seguramente una te funcionará mejor que las otras, pero para ello debes probarlas todas 😉

  1. Relajación muscular: Al aparecer el estrés, tus músculos se tensan, pero como probablemente tu mente ya está ocupada con otras cosas, ni te enteras hasta tiempo después. Tensar i destensar varios músculos provoca un estado de relajación profunda (¡y ayuda a aclarar las ideas!). Durante el tiempo en que estás haciendo esto, tu mente se centra en tu cuerpo y en las sensaciones que percibe, en lugar de en tus problemas o cosas por hacer.
  2. Respirar hondo: cuando estás estresada respiras con dificultad o contienes la respiración. Centrarte en respirar es un modo de calmar el cuerpo y a tu cerebro. Además de facilitar que el oxígeno llegue al cerebro, los factores que se dan cuando estás estresada, disminuyen (aumento de la frecuencia cardíaca, presión arterial alta, etc.). Hay muchísimos ejercicios de respiración para que encuentres cuál te funciona a ti, pero ¿sabes lo mejor? ¡Puedes hacerlo en cualquier lugar!
  3. Visualización: te hemos hablado muchas veces de visualizar para motivarte, pero la visualización también es útil para reducir la ansiedad. Es un poquito distinta y, en un primer momento, puede parecerte un poco locura pero ¡funciona! Esta consiste en imaginar un lugar bonito y que te relaje: una playa paradisíaca, un bosque, la montaña, la selva, muy up to you. Visualízate ahí y vive la experiencia. Recuerda cada detalle, olor, sonido, los colores, los sabores, etc. Si realmente consigues creer que estás ahí, se convertirá en tu vía de escape. Puedes teletransportarte hasta allí cada vez que estés estresada.

Cuando notes que estás llegando a tu límite:

Primero de todo, intenta reducir las presiones a las que estás sometida, que seguro que son muchas. Plantéate hasta qué punto te concierne a ti llevar esa carga y de qué puedes deshacerte. Evidentemente hay ciertos factores estresantes de los cuales no puedes librarte, pero seguro que hay alguno del que sí. Es cuestión de prioridades. Pregúntate: ¿realmente tengo que hacer esto? Replantearte lo que importa y lo que no.

 

En segundo lugar, potencia tu capacidad de solucionar problemas. Ser capaz de controlar aquello de lo que no puedes librarte, te ayudará a sentirte más relajada.

¿Cómo hacerlo?

  1. Organización: Si despejas tu vida, despejarás tu mente. Por ejemplo; quizás piensas que el desorden no te afecta, pero no es así. Vivir rodeada de desorden conlleva estrés. Simplifica aquello que puedas y busca los cambios que te ahorrarán tiempo, caos y quebraderos de cabeza.
  2. Hacer listas:  Es una forma muy útil de poner orden en tu vida, saber organizarte y poder priorizar tus tareas. Al escribir ciertas tareas, estas pasan a ser más oficiales, además que escribir las cosas estimula la memoria. Y por si fuera poco… ¿hay mejor motivación y satisfacción que tachar algo de una lista?
  3. Asume menos responsabilidades: Acerca de este punto hay poco que añadir. Sé realista con tu tiempo, aprende a delegar, pregúntate si tienes que hacerlo y no te presiones más de la cuenta.
  4. No procrastines. Aplazar tareas puede crear muchíiiiiisimo estrés. Cuando pospones algo, a parte de que luego te da más pereza hacerlo, estás reduciendo la confianza en ti misma y estás subestimando tu capacidad para enfrentarte a ello. Una vez empieces a hacer lo que sea que estás aplazando, tu nivel de ansiedad bajará.

Y por último, pero no por ello menos importante… DESPÉJATE y HAZ ALGO DIVERTIDO Y QUE TE GUSTE. Parece obvio pero a veces te olvidas de ti misma, de distraerte, de divertirte y eso no es bueno. Hacer cosas que te gustan no solo te relajará sino que te hará sentir más feliz.

Es mucho más fácil hacerle frente al estrés cuando te has dado un break, ¿verdad?

 

FormArte, el arte de formar

Maestra, no dejes que los estereotipos de género limiten tus clases

 

Las ideas estereotipadas sobre lo que es adecuado para niños o niñas pueden limitar las oportunidades de los niños para aprender y desarrollarse.

 

Creemos que la mayoría de los profesionales de la educación moderna como tú y nosotros, somos muy conscientes y activos en desafiar los estereotipos de género. Sin embargo, a veces es una batalla cuesta arriba cuando estos estereotipos se mantienen por lo que los niños encuentran fuera de la escuela, a través de los medios de comunicación, sus propias familias u otras influencias de la sociedad.

 

Si bien todos estamos expuestos a los estereotipos de género, los niños y jóvenes son particularmente susceptibles a ellos cuando comprenden su lugar en la sociedad y su potencial. El aula es un entorno ideal para aumentar la conciencia de estos estereotipos y alentar el análisis crítico en los estudiantes para que estén preparados para llegar a sus propias conclusiones informadas.

Inspirar a los infantes y jóvenes a cuestionar los estereotipos de género les permite tomar decisiones informadas sobre su futuro y ampliar sus oportunidades
.

 

La escuela debe ser un entorno seguro para aprender y explorar: puede ayudar a los discentes afirmando elecciones no convencionales, asegurándoles que está bien ser diferente y fomentando una cultura de aceptación.

 

Como maestra, estás en la magnífica posición de ayudar y animar a los estudiantes a cuestionar los estereotipos de género y darles una visión más tolerante e inclusiva. Esto puede llevarse a cabo de múltiples formas, resaltando ejemplos en los materiales de enseñanza, realizando actividades específicas para tratar el tema, al expresar comentarios y  revisando el comportamiento y comentarios de tus estudiantes. Vamos a entrar un poco más en el tema, dándote algunos ejemplos.

 

Si bien es posible que no seas tú quién esté tomando decisiones sobre qué textos y materiales se encuentran en el programa de estudios, sí tienes la oportunidad de pedir a los alumnos que cuestionen ejemplos de género dentro de esos materiales.

 

 

También puedes sugerir a los alumnos que consideren los tipos de textos escritos por o referidos a mujeres frente a hombres para analizar los roles que desempeñan los hombres frente a las mujeres en los ejemplos de los textos o los personajes de ficción. Las clases de matemáticas o sociales pueden brindar la oportunidad de ver las estadísticas en áreas como las brechas salariales de género o el sesgo de género en las carreras y el empleo.Aunque estén en primaria, nunca es pronto para empezar a concienciarles y tratar estos temas.

Si escuchas comentarios sexistas de los estudiantes, como “corres como una niña”, “los niños no lloran” o “vuelve a la cocina”, es importante discutir qué significan estas frases y sus consecuencias. Muchos estudiantes usarán este lenguaje sin la intención de insultar, por lo que es importante que se les pregunte sobre el mensaje subyacente y el impacto que tienen sus comentarios, en lugar de simplemente reprender o “prohibir” tal conversación.

Además, los infantes a menudo están muy interesados ​​en” controlarse “unos a otros y asegurarse de que sus compañeros sigan las” reglas “de género que aprendieron. Puedes establecer el modelo cuestionándolos y ofreciendo ejemplos contrarios de su propia experiencia.

 

Aprovecha cualquier situación en que surjan casos de estereotipos (de género o no) para analizarlos y hablar sobre ellos. Aprender a dividir con decimales no es más importante que aprender a ser tolerante y quitar las barreras de género que existen.
Si esa clase de mates se convierte en un apasionante debate en el que consigues que tus alumnos abran un poco su mente o, como mínimo, se lo planteen, ya has ganado muchísimo.

 

Como ya hemos comentado, habrá muchos materiales que te vengan dados o impuestos y no puedas hacer nada, pero sí que puedes introducir libros o películas que desafíen los estereotipos. Puede ser una actividad fantástica la de ver una película y comentarla entre todo la clase, sacando conclusiones y reflexionando.

 

 

Y aunque estamos seguros que lo sabes de sobras, evitemos dividir a los alumnos según su género. ¿Las etiquetas con los nombres de niñas y niños son rosas y azules? ¿Los niños y las niñas se alinean por separado? Usar el género para dividir a los niños puede ser rápido y conveniente, pero les da el mensaje constante de que ser un niño o una niña es lo más importante para ellos y refuerza los estereotipos. Lograr que los niños se alineen de una manera diferente (por edad, cumpleaños, alfabéticamente) puede ser una forma sutil pero efectiva de alentarlos a pensar sobre su identidad de diferentes maneras.

Sobre todo, es imprescindible ponerse unas gafas de rayos X y observar atentamente qué es lo que sucede en tu clase. Esto te va a permitir buscar estrategias y nuevas formas de eliminar los estereotipos, así como saber en qué áreas incidir.

 

 

 

Cómo retomar el estudio después de vacaciones

 

Se han acabado las vacaciones de verano y con ellas llega la vuelta a las jornadas de estudio. En estos momentos te embarga ese sentimiento de hastío y pánico al pensar en volver a sentarte durante incontables horas delante del temario.

Bienvenida a la rutina opositora.

 

Aunque apetezca menos 0, toca volver a estudiar.

Sabemos que ahora mismo ves las pruebas en el horizonte, lejos, muuuuuuy lejos. Falta tanto, ¿verdad? Te planteas tomarte unos días más de vacaciones, quizás una semana, después te pones a tope y lo compensas.

No te engañes, si empiezas a posponer la vuelta al estudio, cada vez te va a costar más ponerte a ello.

Por lo tanto, ¡fuera pereza y al lío!

Hoy te contamos algunos truquillos para que sea más fácil volver a las jornadas de estudio y empieces ¡cuanto antes mejor!

Tips para retomar el estudio tras las vacaciones

 

Organízate (una vez más):

Somos muy pesados con esto, lo sabemos. Te hemos hablado de la importancia de la organización como un millón de veces, pero es que es FUNDAMENTAL.

Repasa el planning que  tenías, los objetivos a corto y medio plazo y de qué forma tenías programado el estudio. Revisa si sigue siendo válido para ti o si ha llegado el momento de reajustarlo u organizarse de otra forma.

La vuelta a la rutina puede ser un buen momento de hacer balance y ver en qué puedes mejorar y cómo hacerlo.

 

Haz limpieza:

Una vez tenemos en plan de estudio establecido, toca repasar material y apuntes. Quizás hay material desactualizado, que no sirve o que quieras pasar a limpio. Aprovecha este inicio para poner orden y establecer algún sistema para tener controlados, en todo momento, tus apuntes. Si tienes resúmenes o esquemas a medias, ¿por qué no aprovechar estos días para terminarlos?

Empieza poco a poco:

Posiblemente volver a sentarte ocho horas a estudiar sea muy difícil. No te preocupes, no has perdido la capacidad de estudio ni de concentración, es que llevas muchos días desconectada. Lo mejor es empezar pasito a pasito; un par de horas por la mañana, un par más por la tarde y progresivamente, las vayas aumentando.

Al retomar el hábito, te acostumbrarás, poco a poco irás avanzando y te animarás a estudiar más cada día (y no te sentirás culpable por no estar estudiando).

También te podemos ofrecer, por si te ayuda, temarios gratis de oposiciones a primaria, infantil, pt, etc.

 

Retoma los hábitos saludables:

Se está mucho mejor de vacaciones, sin horarios, haciendo el vermut, comiendo unas tapitas, tomando unas cañitas y acostándose y levantándose cuando el cuerpo lo pide. Sí, totalmente de acuerdo. Pero las vacaciones han terminado. Toca volver a poner el chip “work hard”.  Y para poder rendir en condiciones y dar el 100% de ti misma necesitas sentirte bien y darle a tu mente y cuerpo aquello que necesita:

 

  • Dieta saludable: Es importante nutrirse de forma adecuada para tener energía, rendir y concentrarse más y mejor. Sigue una alimentación variada que contemple todos los grupos nutricionales (hidratos, proteínas y grasas saludables) y huye de los productos ultraprocesados.
  • Hidrátate bien durante todo el día bebiendo agua, infusiones o zumos naturales. Evita bebidas azucaradas y gaseosas.
  • Haz ejercicio: Además de ayudarte a despejarte, airearte y aliviar ansiedad, es importante para estar saludable y descansar mejor. Mente sana in corpore sano.
  • Regula tus horas de sueño. Duerme las horas que necesitas para tener energía y estar activo durante el día. No quieres ir arrastrándote todo el día y distrayéndote cada dos por tres.

 

Y sobretodo, motivación. Las vacaciones deben haberte servido para recargar pilas y volver más motivada. Recuerda por qué estás aquí, por qué haces esto y cuál es tu meta.

Esto es solo un periodo de transición. Cuesta un poco volver a ponerse pero una vez estés metida en la rutina, será mucho más fácil.

 

Y si necesitas ayuda, siempre puedes venir a FormArte y nosotros te echamos una mano (o el brazo entero si hace falta!)

 

FormArte, el arte de formar