El mito del multitasking y porque debes hacer solo una cosa

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una sola cosa durante un período prolongado de tiempo?

 

Piénsalo bien. Solo UNA cosa. Atención al 100% en aquello.

 

Cuando somos jóvenes, creemos firmemente en nuestra  capacidad de hacer 80 cosas a la vez; la famosa multitarea. Nos convencemos que la multitarea optimiza la eficiencia y la productividad y que, para tener éxito y triunfar, es la mejor estrategia. Además, si ponemos las nuevas tecnologías en la ecuación, aún sentimos con más fuerza que somos capaces de hacer varias cosas a la vez.

 

Error.

 

Nada más lejos de la realidad.

 

Ya te lo hemos dicho alguna vez, pero sentimos decirte que la multitarea NO existe.

 

Crees (y creemos) que la multitarea es una parte necesaria e imprescindible de nuestra vida. ¿Cómo sino llegaríamos a satisfacer todas las demandas de nuestra agitada vida?

Pero, si somos sinceros, solo es posible llevar a cabo múltiples tareas si se dan los siguientes casos:

 

  • Una o más de las tareas es de “segunda naturaleza”. ¿Qué significa eso? Que es algo aprendido y automático, que no necesitamos realmente pensar para completar la tarea. Como por ejemplo masticar chicle o caminar.
  • Las tareas que se realizan implican distintos procesos cerebrales. Por ejemplo, puedes estar escuchando música instrumental y leyendo un libro al mismo tiempo, sí. Pero si cambias el tipo de música y te pones una canción de Rosalía, la cosa cambia. Ya no serás capaz de retener la información que estás leyendo ni de la misma forma ni en la misma cantidad. ¿Por qué? Porque tanto leer como escuchar música con letras, activan el centro de lenguaje de tu cerebro y este, no puede procesar más de una tarea en una categoría cada vez.

 

Entonces, cuando decimos que somos multitarea (o multitasking, que en inglés suena todo más profesional), ¿qué es lo que significa en realidad?

 

Básicamente significa que sentimos que estamos llevando a cabo varias tareas a la vez, e incluso los demás pueden creer que lo estamos haciendo, pero NO. En realidad, vas cambiando tu foco de atención de una a otra.

 

Por mucho que creas que puedes hablar por teléfono con tu madre, leer un email y responder un whatsapp, es literalmente imposible.

Lo que en verdad estás haciendo es ir cambiando de tarea constantemente.

Hago A, lo dejo, hago B, lo dejo, vuelvo a A, lo dejo, me pongo a C, lo dejo y así sucesivamente.

 

En términos psicológicos esto se conoce como tarea en serie y no multitarea.

Y juega en tu contra y no a tu favor.

 

Existen investigaciones de la Asociación Americana de Psicología (APA) que demuestran que lo que uno cree que es, la multitarea es ineficaz e ineficiente.

Según los estudios, al pasar de una tarea a otra, la transición no es suave. Hay un tiempo de retraso mientras tu cerebro cambia la atención de una tarea a otra. Lógico, ¿verdad?.

Y por mucho que nos parezca que este cambio es ininterrumpido, en realidad toma su tiempo. ¿Cuanto tiempo? Se ha demostrado que la multitarea lleva hasta un 40% más de tiempo que concentrarse en una tarea a la vez, especialmente si se trata de tareas complejas.

 

Pero piénsalo detenidamente: si tienes que ir cambiando el foco de tu atención, ¿no cometeremos más errores? ¿no nos fijaremos menos en los detalles? ¿No tardaremos mucho más en terminar?

 

¿Qué queremos decirte con todo esto? Que cuando estés estudiando las opos, te dediques sólo a ello. Nada de consultar redes sociales, de estar pendiente de las cosas de casa o hacer la lista de la compra mental.

Pero no solo se trata de las opos, sino cuando hagas cualquier cosa, limítate a ella.

Atención plena en lo que estás haciendo.

Probablemente verás un aumento de tu productividad y, aunque parezca mentira, ahorrarás tiempo.

 

Pero no solo aumentará tu productividad, sino que puede beneficiarte en tus relaciones. Si estás leyendo un mail mientras hablas con tu madre, probablemente ni te enteres del mail ni de lo que  te dice tu madre.

 

E iremos un paso más lejos; ganarás en bienestar y disminuirás el estrés.

 

¿Qué te parece? ¿La multitarea mata tu productividad o eres la excepción?

 

FormArte, el arte de formar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.