Cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio sin morir en el intento

Que no te engañen, las oposiciones de magisterio no son un camino de rosas y sobrevivir a ellas no es tan sencillo como puede parecer. Es un trabajo duro y que tiene sus momentos de “no puedo más”, “hasta aquí”, “lo dejo”. Pero aunque no sea oro todo lo que reluce, SÍ SE PUEDE.

Hemos acompañado a muchísimas opositoras a lo largo del camino. Las hemos visto reír, llorar, alegres, preocupadas… y sintiendo un sin fin de emociones. Y a pesar de todos los momentos que han vivido a lo largo de este proceso, han podido sobrevivir a las oposiciones y la mayoría de ellas, las han aprobado.

 

Hoy queremos traerte unos consejillos sobre cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio sin perder la cabeza. Esperamos que te sirvan de ayuda. ¿Empezamos?

 

Cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio: 8 consejos

 

Mentalízate

Opositar es un proceso que puede durar meses o incluso años. Va a haber momentos duros y es muy fácil caer en el derrotismo y que empieces a dudar de ti y de tus capacidades.Ten paciencia y mentalízate de todo lo que va a conllevar dedicarte a unas oposiciones.

Sé constante

De nada te sirve empezar muy motivado y a tope, si luego no eres capaz de perseverar en el estudio. Fíjate unos horarios y cúmplelos.

También es importante tener en cuenta que habrá días en que no estarás al 100% y no vas a poder rendir como te gustaría. No hay nada de malo en ello, somos humanos. Si necesitas tomar un poco de aire durante un día, date la libertad. Eso sí, que un día no se conviertan en 200.

Sé organizado

El orden es importante para muchos aspectos de la vida, pero en unas oposiciones, se convierte en fundamental. Divide el temario en partes, y busca la forma más efectiva de ir avanzando. Puedes hacer una planificación anual, mensual y semanal para ir cumpliendo tus objetivos. Es importante que la planificación sea realista y que dejes un margen para los imprevistos. Al ir cumpliendo la planificación establecita te sentirás más autorealizada y eficiente y eso, a su vez, te dará dosis extras de motivación.
Pero no solo es importante la organización del tiempo, también debes tener en cuenta la organización de tus apuntes. Separa tus apuntes por carpetas, enuméralos y busca una forma sencilla y efectiva de tenerlo todo organizado. ¡Lo vas a agradecer!

No te aisles

Sabemos que opositar es un proceso un tanto solitario, pero no tienes porque recorrerlo sola. En una academia vas a encontrar a otras personas como tú, con ilusión, dudas, preocupaciones, etc.,  que pueden ser un gran apoyo durante esta carrera de fondo. Pero aunque no sea el caso, seguro que puedes encontrar grupos y comunidades de opositores de magisterio con los que compartir el camino. Y sobre todo, haz partícipe a tu família y amigos. Quizás ellos no estén opositando, pero seguro que pueden ser un apoyo fantástico en esos momentos de bajón.

 El ocio también es importante

Nadie es capaz de estudiar 24h al día, por eso es fundamental que sepas gestionar bien tu tiempo. Pero por mucho que lo gestiones, si no disfrutas de un poquito de tiempo libre para hacer aquello que te gusta, preparar las oposiciones de magisterio va a ser una tarea mucho más árdua. Esfuérzate al máximo, sí, pero también haz aquello que te apasione. ¿Salir a tomar unas cañas con tus amigos? ¿Una salida de fin de semana con tu pareja? ¿Una excursión en familia? Desconecta por un rato y ¡A vivir!

Haz alguna actividad que te motive

Intenta encontrar tiempo en tu rutina para alguna afición que te permita desconectar. ¿tocar algún instrumento? ¿Salir a correr? ¿Yoga? ¿Pintura? Seguro que hay alguna actividad que te apasiona y has dejado de hacer o que te encantaría probar. Este puede ser el momento. No solo para desenchufarte un rato de las oposiciones sino para tomártelas con más ganas. Si sabes que a las 20h vas a clase de yoga seguro que eres mucho más productiva para poder tener tu ratito.

Busca ayuda

Si sientes que te está superando y que no eres capaz de hacerlo por ti sola, no pasa nada. Es completamente normal. Existen academias y preparadores que van a enseñarte cómo prepararte, qué es lo fundamental, qué debes tener en cuenta y pequeños truquillos para afrontar las oposiciones con más recursos. Además, vas a poder apoyarte en ellos que saben perfectamente lo que se sufre.

Si sientes que no es lo tuyo, déjalo.

Opositar NO es obligatorio. Desde FormArte te animamos a que lo des todo e intentes sacar esa plaza, pero si sientes que ya no puedes más y opositar te está pasando factura, no hay nada de malo en dejarlo. Nos han educado de tal forma que abandonar algo parece sinónimo de fracaso, pero no es cierto. Tan valiente es conseguir nuestro objetivo como ser capaz de decir: hasta aquí hemos llegado. Lucha todo lo que puedas pero que opositar no te cueste la vida.

Esperamos que pongas en práctica estos consejos (si aún no lo haces) y que te ayuden a hacer más llevaderas y sobrevivir a las oposiciones de magisterio.

 

Para terminar queremos dejarte con una bonita frase de Jean Cocteau:

“No sabían que era imposible y lo consiguieron.”

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Relación entre descanso y productividad, para una opositora.

Al igual que considero, que el elemento fundamental para alcanzar una productividad elevada es, la organización de tiempos, precisamente, la gestión del tiempo en el que estamos descansando es la parte más importante para cuidar nuestra fuerza y energías a la hora de ser altamente productivas.

¿Cómo conseguirlo?

Para mí hay 3 elementos esenciales para que el tiempo de descanso funcione como una palanca de nuestra productividad.

El primero de ellos es que sea un tiempo planificado y bloqueado en la agenda. Si no es así, siempre encontraremos algo para lo que somos necesarios en nuestras vidas, la organización de la despedida de nuestra amiga, esa comida aplazada con los suegros, la visita de nuestra prima la del pueblo, ¡Yo que sé! siempre sale algo.

¿Cuántas veces te ha pasado que pensabas tomarte el día libre y acabas resolviendo un supuesto que te pasó fulanita o buscas en la página de consejería porque citanita te ha dicho, que los cursos anteriores a……o solapados no……incidencias en tu día a día o asuntos pendientes? Es normal, nos preocupamos porque nuestra preparación y vida sea equilibrada, responsable, parece que si no estamos rodeadas de nuestros apuntes, no estamos haciendo las cosas bien.

Pero, realmente, tenemos que comprender que no podrá funcionar adecuadamente si nosotros, que somos su motor, no tenemos el combustible necesario. Y ese combustible se agota, pero puede recargarse.

En segundo lugar, como consecuencia de lo anterior, ese tiempo debe ser de desconexión 100%. Yo suelo apagar el móvil, irme a lugares que no tienen nada que ver con mi entorno cotidiano, cero conversaciones sobre las oposiciones, las demás academias de oposiciones de magisterio, la organización del curso, e incluso con alumnos, profes y correos.

El objetivo es lograr estar plenamente enfocados en recargar energía. Igual que cuando estamos trabajando o estudiando, preparándonos en definitiva, buscamos poner foco, también es necesario poner foco en no tenerlo. Otra habilidad que, también, podemos entrenar y desarrollar.

Finalmente, considero que el tiempo de descanso debe ser un tiempo en el que aprovechemos para cultivar hábitos positivos. Y estos son, por definición, aquellos que te hacen cargar pilas.

Hay personas a quienes les ayuda salir a correr, a otras leer un libro, a otras jugar al ajedrez, a otras respirar aire puro… (o una combinación de ellas). No hace falta definirlos, todos sabemos cuáles son los hábitos que son positivos para nosotros.

Otra cuestión es que los ejercitemos.

En definitiva, y vuelvo a hablar de habilidades: es necesario entrenarnos en el buen descanso. Y no solo porque con ello contribuimos a nuestra productividad y a mejorar nuestra vida como opositoras. Sino, lo que es más importante, porque nos estamos regalando calidad de vida.

¿Y tú como organizas el descanso?