7 mujeres inspiradoras a través de la historia que deberías conocer

Dicen que detrás de cada hombre exitoso, hay una mujer. Este proverbio se ha extendido por todo el mundo y, a menudo, ha demostrado ser cierto. Pero, la contribución de una mujer al mundo nunca puede limitarse al éxito de un individuo. Durante décadas, las mujeres han desempeñado un papel importante en el desarrollo de ideas y en la búsqueda de un futuro mejor para el mundo.

Las mujeres han logrado hazañas monumentales en los campos de la tecnología, la política, el bienestar humano y, lo que es más importante, la educación.

Las educadoras en todo el mundo han enseñado a miles e influenciado a millones.

Cualquier educador que se toma en serio su trabajo y que pone corazón en lo que hace, es un agente de cambio. Tú lo eres o lo vas a ser.

 

Para darte un chute extra de motivación y como pequeño homenaje, hoy queremos hablarte de 7 educadoras famosas. Quizás las conozcas a todas o no, pero seguro que pueden ser una fuente de inspiración como lo son para nosotros.

 

¿Quieres conocerlas?

 

7 mujeres inspiradoras que promovieron el cambio:

Savitribai Phule:
Fue una reformadora social,educadora y poeta india. De hecho, es considerada  la primera maestra de la India. En un país donde las mujeres todavía no se ven a la par con los hombres, el papel de Savitribai como maestra en una escuela de una aldea en Pune, apenas un año después de la independencia, fue notable. Se dice que cuando Savitribai iba a la escuela, la gente solía arrojarle estiércol de vaca, piedras y verduras y huevos podridos. Aun así, luchando contra todo pronóstico, su marido y ella fundaron la primera escuela para niñas y abrieron otras cinco escuelas, teniendo un papel importante en la mejora de los derechos de las mujeres en la India durante el gobierno británico. Además, trabajó para abolir la discriminación y el trato injusto de las personas por su casta y género. Impresionante, ¿verdad?

 

Maria Montessori:

Ella fue la mujer que comenzó la cultura de la guardería. Nacida en 1870, María Montessori dedicó su vida a la educación. Hoy en día nos puede parecer que la mayoría de sus ideas son evidentes y lógicas pero, en su momento, fueron innovaciones radicales que levantaron controversias entre los sectores más conservadores. Propagó la idea de que los niños deberían ser capaces de moldear su futuro a su manera y defendió el juego como principal actividad a través de la cual el niño lleva su vida durante sus primeros años.. Esto se denominó Método Montessori y todavía es seguido por alrededor de 30,000 escuelas en todo el mundo.

 

 

Emma Willard:
Emma fue una activista estadounidense que luchó por los derechos de las mujeres y dedicó su vida a la educación. Proviniendo de una familia humilde y sin tener los recursos, con solo 20 años, se convirtió en maestra. Fundó la primera escuela de educación superior para mujeres, el Seminario de Mujeres de Troy en Nueva York, que pasó a llamarse Escuela Emma Willard en 1895 en su honor.  Emma también se ganaba la vida con la escritura, escribiendo varios libros de texto a lo largo de su vida, incluyendo libros de historia y geografía. Una mujer todoterreno en pleno siglo XIX.

 

 

Mary Mcleod Bethune:

Mary fue una educadora estadounidense, estadista, filántropa, activista humanitaria y de los derechos civiles. Sus dos padres eran esclavos antes de que ella naciera, por lo tanto, no tenían dinero para permitir que la pequeña Mary fuera a la escuela. Sin embargo, Mary consiguió una beca y estudió para convertirse en maestra. Mary fue, sobre todo, conocida por fundar una escuela privada para estudiantes afroamericanos en Florida, gracias a a las donaciones de tiempo y dinero que obtuvo. También fue nombrada asesora nacional del presidente Franklin D. Roosevelt como parte de lo que se conoció como su Gabinete Negro. Fue conocida como “La primera dama de la lucha” debido a su compromiso de obtener mejores vidas para los afroamericanos. ¿Sabías que el nombre de Bethune es sinónimo de lucha y logro?

 

Helen Keller:

Helen Keller fue una escritora, oradora y activista política sordociega de EEUU. Nacida con una incapacidad visual y auditiva, Helen Keller estudió con su mentora personal Anne Sullivan y aprendió sobre el mundo a través del conocimiento: invisible, sin adulterar. Entre otros muchos méritos, recaudó dinero para la Fundación Americana para Ciegos y promovió el sufragio femenino, los derechos de los trabajadores, el socialismo y otras causas. Ella fue mentora de cientos de personas y aún hoy en día, continúa inspirando a millones en todo el mundo.

 

 

Clara Barton:

La educación formal puede ayudar a una persona a entender el mundo de una mejor manera, pero en una situación en la que el mundo está en peligro, las habilidades son útiles. Clara Barton es la mujer que estableció la Cruz Roja Americana en un momento en que las mujeres apenas se veían trabajando fuera de la casa. Clare, que era enfermera, asesoró a toda una generación sobre la necesidad de poseer los conocimientos médicos básicos y el sentido de enfermería.

 

 

Mary Ward:
En el año era 1609, una hermana católica inglesa pensó en establecer una escuela para niñas que fuera diferente de los conventos que existían en esos momentos. Las escuelas de niñas de entonces eran muy restrictivas. Esos institutos no permitían que las niñas salieran de las instalaciones del instituto, se vieron obligados a asistir al coro, usar uniformes prescritos, etc. Mary se separó de esto. Ella construyó las Hermanas de Loreto, con una visión del trabajo de la mujer en la iglesia en igualdad con los hombres. Hoy en día tiene centros en todo el mundo incluso ahora.

 

 

¿Conocías a estas mujeres? ¿Qué te han parecido sus historias?

Ellas son un claro ejemplo que no hay nada imposible. Con ganas, pasión y mucho esfuerzo tú también puedes llegar dónde quieras. ¿Lo sabes?

 

Sí aún no terminas de creértelo, empieza a interiorizar este mantra: Si yo quiero, puedo. 

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

 

 

Este 2019 lo vas a petar y más si te pones buenos propósitos

Terminó el 2018 te has adentrado al 2019 con todo lo que este año te tiene preparado.

¿Estás lista?

Cuando termina un año solemos hacer grandes listas de propósitos encabezados por los clásicos:

  1. Ir al gimnasio (este año en serio).
  2. Ser más ordenada
  3. Sacarme X (una carrera, el exámen de conducir, la opos..)
  4. Aprender un nuevo idioma
  5. … (introduce cualquier propósito que lleve en tu lista más de 3 años seguidos).

 

A pesar que puedes fijarte nuevos propósitos en cualquier momento del año, es cierto que en estas fechas, la motivación y las ganas de cambios son mayores. Vemos el nuevo año como una etapa que empieza y, ¿por qué no hacerlo con objetivos? Es una forma de simbolizar este nuevo comienzo.

La idea es buenísima y probablemente esté acompañada de ilusión, pero….

Pero lamentablemente, con el paso de los meses y en medio de la vorágine, todo lo que queríamos hacer se queda en simples intenciones. Por eso, algunos de los propósitos se van repitiendo año tras año sin llegar a cumplirlos.

¿Qué sucede? Muchas veces los propósitos son demasiado grandes para conseguirlos de golpe, y otras veces quizás los planteamos por inercia. Bien sea porque tu amiga también se lo ha propuesto, porque es una meta frustrada de años anteriores, porque crees que debes hacerlo, etc.

 

Este año, puede ser la oportunidad para ponerte objetivos con cabeza. Y que, aunque te cueste un poquitín (ya sabes que a quién algo quiere, algo le cuesta), seas capaz de cumplir.

 

Para empezar, tómate tu tiempo para reflexionar sobre qué quieres conseguir. Haz introspección y piensa en aquello que realmente quieres y puedes lograr. Plantéate algunas preguntas como por ejemplo: ¿qué quieres cambiar? ¿hacía dónde te diriges? ¿cómo puedes mejorar tus hábitos de vida?

 

Es muy importante que sea cuál sea este propósito, sea sobre ti misma; no proponerte cambiar a otros o aspectos que no dependen de ti. Es muy difícil que esto funcione y la energía que tendrías que invertir sería muy elevada. Siempre debes centrarte en ti misma. Se dice que debes cambiar aquello que puedas y aceptar lo que no se pueda y es totalmente cierto. Poner tu energía en cambiar algo que no está en tus manos, es malgastarla. Mejor darlo todo con algo que sí que dependa de ti.

 

Otro punto fundamental es que los objetivos sean alcanzables y medibles. Hablando en plata: sé realista, nada del cuento de la lechera.

 

¿A qué nos referimos?

 

Por ejemplo, el propósito de ponerse en forma está muy bien si crees que es lo que quieres y que te permitirá sentirte mejor, descargar adrenalina, estar menos estresada, etc.

No obstante, si nunca has sido muy deportista y por ejemplo decides apuntarte al gimnasio, ponerse como meta “ir 4 veces por semana” puedes ser una locura y demasiado hardcore para empezar. Lo mismo si buscas conseguir un cuerpo súper específico, alomejor tu constitución no está hecha para aquello que tienes en mente, pero recuerda que te llevará a otro punto igual de perfecto.

 

Y además de realistas, los propósitos deben ser específicos y coherentes.

 

Siguiendo con el mismo ejemplo, el propósito del gimnasio/hacer deporte/llámalo  X, está genial. En enero hay un aumento considerable de altas en cualquier gimnasio (venimos de Navidad y de las 80.000 comidas y entra el pánico), pero muchos de los que empiezan, pasados el primer mes no vuelven a pisar el gimnasio.

 

Querer hacer deporte y mantenerse activo está muy bien, no obstante, ponerse como meta simplemente hacer deporte o ir al gimnasio, es demasiado genérica. Quizás mejor plantearse hacer ejercicio durante una hora, dos veces por semana, ¿no?

 

 

Y otro punto importante, no ponerse objetivos que vayan a ser una tortura. Una cosa es querer cambiar algunos aspectos para ser más feliz, sentirte mejor, ser más productiva, lo que sea, y otra es presionarte para hacer algo que va a ser un suplicio.

Si odias el gimnasio y no es de tu agrado, no te obligues a ir. Si lo que quieres es hacer deporte, busca una actividad que te guste más. ¡No hay opciones ni nada para ponerse en forma!

 

¿Cuando empezar? NO es necesario ni obligatorio que todos los cambios los empieces a la vez el día 1 de enero. Tómatelo con calma. Las cosas de palacio van despacio y los nuevos hábitos también cuestan lo suyo de coger. Ves uno a uno o escoge alguno más sencillo y uno que te cueste más para hacerlos a la par.

Puedes escoger una fecha en la que sepas que estarás motivada, tranquila y preparada para empezar. Eso sí, tampoco te nos duermas en los laureles.

 

 

Y lo último que podemos decirte es… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡VE A POR ELLO CAMPEONA!!!!!!!!!!!!!!!

 

Comprométete contigo misma para conseguirlo. ¿Quieres un consejito? Ponte post-its motivadores en la nevera, en el espejo, como alarmas en el móvil, etc. ¡Todo vale!

 

Ah, no! Lo último llega ahora: Si un día/semana/X no lo cumples o en algún momento flaqueas… NO PASA NADA. No te martirices, no te hables mal, no te eches toda la caballería por encima. Todos fallamos, todos tenemos días malos, todos nos merecemos una tregua.

Date cariño y amor ese día y empieza el siguiente al 100% otra vez.

 

¿Ya tienes tus propósitos del 2019 en mente?

Sea como sea, esperamos que termines el año como te mereces: feliz, riendo y rodeada de los tuyos, que empieces el nuevo con muchas ganas y energía y que el 2019 te traiga felicidad, fuerza para las oposiciones y, a poder ser, ¡tu plaza!

 

Feliz 2019 OPOSITORA.

FormArte, el arte de formar

 

6 consejos para relajarte ante un momento de máximo estrés.

Hay momentos de máximo estrés en que estás a un paso de explotar. Te sientes enfadada con el mundo, cansada, estresada y con unas inmensas ganas de gritar a la primera persona que te diga cualquier cosa. ¿Te suena? ¿Te ha pasado alguna vez?

 

Es totalmente normal. Todos, incluso las personas más tranquilas y calmadas, experimentamos esta sensación alguna vez.

 

Pero en momentos álgidos de nuestra vida en que tenemos muchas cosas entre manos y en mente y apenas descansamos o paramos, como cuando estás en medio de unas opos, es aún más común.

 

Sentirse así no es nada agradable, ni a nivel psicológico ni a nivel físico. Nuestro cuerpo, a parte de estar en tensión, puede reaccionar de muchas formas distintas. Pero es que, además, nos puede llevar a tomar decisiones equivocadas y a pagarlo con quién no debemos.

 

Por eso hoy te traemos algunos consejitos fáciles, rápidos y útiles para minimizar al máximo este sentimiento y disfrutar un poquito más (o como mínimo volver a la calma).

 

6 consejos para los momentos de máximo estrés

 

1.    Dale movimiento a tu cuerpo.

Una forma estupenda para reducir el estrés y dejar ir todas la ansiedad y la presión es moverse. Sal a correr, haz boxeo, bici, crossfit, ves al gimnasio o simplemente sal a andar. Cuando llevas a cabo cualquier actividad física, tu cuerpo libera endorfinas y estas actúan como calmante natural para tu sistema nervioso. Sin contar con que te distraerá de tus preocupaciones, de las opos y de tus ganas de ladrar al primero que pase por delante.

Cuando termines de hacer deporte habrá disminuído tu tensión nerviosa y la negatividad, además, te invadirá una sensación de paz y bienestar.

 

2.     Visualiza, my friend

Pensar en algo agradable puede ayudarte a dejar de lado estas sensaciones negativas y relajarte. Piensa en una imagen mental que te haga sentir paz y felicidad. Es lo que podríamos llamar imágen guiada; cierra los ojos e intenta pensar en un lugar seguro que represente calma para ti. Puede ser una playa, un bosque, tu casa o algún lugar al que fueras de pequeña y te encantara.  Por ejemplo, si te encanta la playa y el mar, puedes imaginarte en una playa paradisíaca, un cielo azul, el agua turquesa, el sol calentándote la piel, solo con el sonido del mar de fondo. Recrea esta imagen con todo detalle posible (sonidos, colores, olores, etc) y con las sensaciones que te invadirían en ese lugar.

Cada vez que te sientas estresada recurre a esta imagen y a todo lo que te evoca, profundiza lo máximo que puedas. Al principio cuesta un poco focalizarse, pero con tiempo y práctica, mano de santo.

 

 

3.    Dale al play

Dicen que la música amansa a las fieras y extrapolándolo al tema que nos concierne, también puede ayudar a relajarte. Crea una lista con música alegre que te motive, te anime y te de un subidón de energía. Si tienes spotify ya hay listas hechas con muy buen rollito. Por ejemplo la de Hits Alegres, Happy Beats o Positive Vibes. Cuando estés en un punto álgido de estrés, para, ponte esa playlist, siéntate y céntrate en la música. Siéntela.

Y ya para relajarte al 100% y quitártelo todo de encima, canta y baila como si no hubiera mañana, verás como liberas estrés.

 

4.    Aire fresco

Deja lo que estés haciendo y sal a tomar el aire. Cambiar de ambiente te va a ayudar de salir un poco de tu espiral o bucle, y más si puedes hacerlo al aire libre. Pasea, observa tu alrededor, siéntate en algún rincón que te guste o túmbate 10 minutos a mirar el cielo.

Regresarás más relajada,  inspirada y creativa.

 

 

5.    Respirar profundamente

Te hemos hablado de esta técnica y de cómo hacerlo alguna vez, pero es que la respiración profunda contribuye a reducir el estrés y proporcionar oxígeno a tu cerebro para ayudar a concentrarte. En este punto nos encontramos un problema principal: el primero es que la mayoría de personas no saben cómo respirar profundamente, con lo cual terminan respirando de forma superficial y esto puede llevar a la hiperventilación.

Te recordamos cómo hacerlo: pon tu mano sobre el estómago y respira profundamente. Fíjate en que el estómago y el pecho se levantan. Céntrate en algún aspecto de la respiración: cómo entra el aire a través de tus fosas nasales, cómo se expanden los pulmones, etc. Aguanta el aire durante unos segundos y exhala por la boca. Ahora toca hacer varias repeticiones.

Debemos advertirte que, al principio, cuesta un poco y puede ser que te ponga nerviosa, pero con la práctica irás mejorando la técnica y cada vez será más fácil hacerlo.

 

6.    Saca la escritora que llevas dentro

Escribir es una técnica terapéutica en sí misma. Te ayudará a desahogarte, vaciar tu mente y entender cómo y por qué te sientes de esta forma. Además te puede permitir verlos desde otro prisma. No pensamos igual para hablar que para escribir y, en este último caso solemos organizar la información mucho mejor. Cuando estés etresada, coge papel y lápiz y exprésalo. Intenta buscar dentro de ti qué es lo que te ha llevado a esta situación de estrés y qué pensamientos son los que te están oprimiendo. Intenta darles la vuelta. Muchas veces son pre-ocupaciones que aún no han sucedido y que. quizás no llegarán a suceder, sin embargo tu mente se avanza. Reflexiona si lo que estás pensando es real y reemplaza ese pensamiento por uno alternativo.

 

 

Estos son solo alguno de los consejos, pero hay miles más, como por ejemplo, llamar a alguna amiga/o para que te tranquilice o meditar.

De todas formas, si ves que tus niveles de ansiedad y estrés son elevados y están afectando a tu vida diaria, no dudes en acudir a un psicólogo de confianza que te de técnicas y estrategias más específicas para ti. Pedir ayuda siempre es de valientes.

 

Y si lo que realmente te estresa son las opos y cómo gestionar el estudio, no dudes en acudir a nosotros que para eso estamos.

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

En la piel de una opositora: Entrevista a una opositora.

Encontrarte con personas que están en el mismo camino o proceso que tú da cierta paz. Poder compartir experiencias, miedos, conocimientos, dudas y ánimo cuando se necesitan..

 

Por eso, opositora, hoy te traemos una nueva sección con una entrevista a Sara, una de nuestras opositoras de la familia FormArte.

Tanto si ya estás opositando como si estás meditándolo, esta entrevista puede ayudarte a ver las cosas desde otro punto de vista. (o como mínimo, sentirte reconfortada porque estás experimentando lo mismo).

 

Sara es una chica de 29 años que cursó educación infantil, un grado de turismo y ha hecho un máster referente a su última carrera. Este es su segundo año estudiando oposiciones y su idea es presentarse en la próxima convocatoria en Asturias.

¿Quieres conocer la historia de Sara y cómo encara ella las oposiciones? ¡Sigue leyendo!

 

¿En qué momento decidiste empezar a opositar?

Yo no tenía muy claro que quisiera opositar al terminar la carrera, no eran mis planes iniciales. De hecho, a pesar de que siempre había sido mi vocación, como era muy jovencita al terminar la carrera decidí empezar Turismo. Precisamente fue trabajando en el sector del turismo que me dí cuenta cómo se trabaja en las empresas privadas, que esa dinámica no me gustaba y empecé a pensar que opositar podía ser mi camino. Yo siempre quise ser maestra y me decidí por las oposiciones de educación infantil. Opositar te da unas ventajas frente al resto de cosas, además ahora salen muchas plazas, y creí que era el momento.

 

¿Por qué escogiste una academia?

Para empezar de cero, me parecía que era una buena opción. Cuando te decides a opositar vas un poco perdida y pensé que sería mucho más fácil arrancar. Además de la ayuda en el terreno de estudio, en una academia conoces a más gente, si están trabajando aprendes muchas cosas de ellos y para empezar, era lo que necesitaba.

 

¿Qué fue lo que te impulsó a elegir FormArte?

Elegí FormArte por lo que transmitía, tenían un blog que explicaban cosas diferentes, eran muy cercanos, venías a preguntar y te daban toda la información, te ayudaban mucho. No es lo mismo llamar a una academia y que te respondan solo con las cuatro cosas básicas a que se preocupen por ti con lo que tú necesitas. ¡Si incluso me ayudaron a cuadrar los horarios! Para mi fue un acierto.

 

¿Qué estás aprendiendo como opositora?

He aprendido que es un camino muy largo, que hay que ser constante y que es importante tomárselo en serio, que con ir solo a clase no es suficiente. Si realmente quieres tener opciones de aprobar las opos, tienes que dedicarte a ello e ir a por todas.

 

¿Cómo te organizas?

Intento ser constante para no descentrarme. Si trabajo por las mañanas, después de comer descanso un rato viendo un capítulo de alguna serie y me pongo a estudiar. Intento tener un horario fijo; ponerme siempre a estudiar a la misma hora, en el mismo sitio porque siento que estoy más centrada y, como estoy acostumbrada, lo hago de forma mecánica.

 

¿Qué crees que es lo más duro de opositar?

Yo creo que lo más difícil es estar estudiando año tras año lo mismo y ver que no se avanza. Son los mismos temas, parece que te los sabes, pero al ponerte a escribirlos parece que no. Es un proceso muy largo y también desanima. Y sobre todo cuando ves a otras personas que ya se han presentado varias veces y  siguen ahí. Frustra bastante.

 

¿Qué crees que es lo más importante al opositar para tener éxito?

No desanimarte, tener paciencia, tener mucha rutina, ser consciente que es un camino largo y sobre todo organizarse: dedicar unos días estudiar, otros a preparar progra, otros a hacer supuestos, etc. Parece mentira pero la organización es clave. Y también no quedarte con lo básico, querer ir un poco más allá: buscar mucha información, leer muchos libros, etc. En resumen: Constancia.

 

¿Qué esperas conseguir aprobando las opos?

Supongo que lo mismo que todos los que opositan: trabajar en lo que siempre he querido, con una plaza fija y estar muy contenta en un cole con mis niños. Para mi sacarse las oposiciones y conseguir una plaza, te da calidad de vida.

 

 

¿Cómo se superan los momentos de “no puedo más”?

Los momentos de no puedo más se superan intentando desconectar. En ese momento de “ya no puedo más con la vida”, que existen y pasan a veces, creo que lo mejor es cerrarlo todo, no entrar en la habitación donde estudias durante un par de días, irte lo más lejos que puedas, disfrutar de la gente y salir un poco del estudio. Sería como aquello de alejarse para verlo en perspectiva y coger fuerzas. Es lo que a mi me funciona.

 

¿Te has planteado dejarlo en algún momento?

No, la verdad que no. Tengo muy claro que es lo que quiero, quiero presentarme, intentar aprobar y sacar la máxima nota posible. Puede haber algún día que pienses: no quiero seguir estudiando, pero es cosa de un día. Desconectas ese día y al día siguiente vuelves a ello.

 

¿Qué consejo le darías a otra opositora o a alguien que se plantee opositar?

Que no lo dejen y que se esfuercen mucho.  Como ya he dicho, es un camino largo pero la gente lo consigue y sobre todo que se lo tomen en serio. Que al final, hay mucha gente que se presenta por presentarse, que se miran por encima los temas, hacen un par de supuestos pero no lo hacen a conciencia. Que busquen una rutina, que pidan ayuda si lo necesitan y que mucho ánimo.

 

 

Muchas gracias Sara por darnos tu punto de vista como opositora. Esperamos que tengas mucha suerte y que consigas tu ansiada plaza y poder trabajar en aquello que deseas.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Estudiar de día o de noche… ¿tú qué eliges?

 

¿Cuál es el mejor momento para estudiar? Este es uno de esos interminables debates.

¿Mejor estudiar de noche o de día? Ambos lados tienen sus propios defensores leales y sus propias investigaciones (porque hoy en día hay investigaciones de todo y para todo) que te contarán en detalle cuáles son los beneficios del método elegido y porque es mucho mejor.

La realidad es que cada persona es diferente y que no hay un claro ganador desde el punto de vista científico (menuda novedad, ¿verdad?). Hay personas que obtienen mejores resultados estudiando por la noche, mientras que otras consideran que el mejor momento para estudiar es la mañana o la tarde. Cada uno tiene su propio momento de máxima productividad que es cuando tiene más energía.

De la misma forma que cada uno tiene una manera para estudiar propia, también puede estudiar mejor a un momento particular del día.

 

Hoy queremos investigar en profundidad cuáles son los beneficios de cada momento para que tú misma decidas  qué funciona mejor para ti.

 

Beneficios de estudiar durante el día:

 

  1. Después de una buena noche de sueño reparador, es probable que tengas más energía, más claridad mental y mayor capacidad para concentrarte.
  2. El mundo, tal como lo conocemos, tiende a funcionar durante el “horario comercial”. Dado que la sociedad se estructura alrededor de la premisa de estar activo durante el día y dormir por la noche, encontrarás facilidades como poder ir a la biblioteca, coincidir con tus amigos, etc.
  3. La luz natural es mejor para tu vista. Proporciona el espectro correcto de luz para mantener una vista óptima y, de hecho, funciona con la glándula pituitaria para que estés alerta y despierta. La luz artificial puede dañar tus ojos y afectar a tu ritmo natural de sueño. De hecho, la mayoría de médicos especializados en sueño recomiendan que te expongas a la menor cantidad de luz artificial posible durante la noche, incluyendo pantallas de TV, ordenadores y móviles.

 

Una vez que conocemos lo bueno y bonito de estudiar durante el día, vayámonos al otro lado, a ver qué beneficios encontramos.

 

Beneficios de estudiar durante la noche:

 

 

  1. La ventaja más obvia de estudiar por la noche es la abundancia de paz y tranquilidad que tienes. La noche es ese momento en que la gente está más relajada, tranquila y contemplativa. No escuchas a los hijos de la vecina peleándose o gritando, por ejemplo. Ese entorno puede ser exactamente lo que algunas personas necesitan para entrar en el mood adecuado para estudiar y rendir más.
  2. Por la noche suele haber menos distracciones que durante el día. La mayoría de tus amigos estarán dormidos y tus redes sociales estarán menos activas.
  3. Las cosas pueden verse distintas durante la noche. Los ojos y el cerebro funcionan de forma diferente por la noche, con lo que puede aumentar tu eficacia creativa y ayudarte a ver los conceptos de forma diferente. Muchos autores, compositores y científicos prefieren trabajar de noche porque sienten que tienden a pensar más “fuera de la caja” después de las horas. Con las presiones del día detrás de ellos, muchos sienten que su mente es libre de vagar por más alternativas en la noche.

 

 

¿Qué puede funcionarte mejor a ti?

 

Aunque los ritmos circadianos son distintos para cada persona, hay patrones que indican que existen lo que se llama “personas diurnas” y “personas nocturnas”.

 

La típica persona matutina se levanta sin problemas a primera hora y está más que lista para empezar el día e ir a por todas. Generalmente a media mañana necesitan un descanso y luego vuelven a la carga hasta que a media tarde empiezan a calmarse.

 

En cambio, las personas vespertinas o nocturnas, tienden a ser todo lo contrario. Por la mañana estarán más lentos hasta que al mediodía o por la tarde empezarán a activarse y podrán trabajar hasta la noche o altas horas de la madrugada.

 

 

Hay estudios que han encontrado que los estudiantes más jóvenes tienden a estar mejor preparados para estudiar por la noche que los estudiantes mayores. Dicen que aproximadamente alrededor de los 30 y pocos, hay un cambio en el ritmo. Pero, como siempre, solo son estudios, quizás tú tienes 24 y a las 7 de la mañana estás on fire.

 

Somos conscientes que si estás trabajando, tu momento de estudio queda más limitado y tienes que adaptarlo, pero quizás puedes intentar organizar el estudio durante tu fin de semana o días libres adaptándolos a tu ritmo.

En el estudio, como en tantas otras cosas en la vida, no hay una clave universal y no a todas las personas les funciona o mismo. Con lo cual, debes probar y dar con el momento del día que te resulte más efectiva. Si no tienes claro cuál es tu mejor momento, puedes probar una semana matutina y una noctura, y evaluar qué resultados obtienes y cuando te sientes tú mejor. Cada momento tiene sus ventajas y desventajas.

 

Sea como sea, el factor clave para todos, tanto almas diurnas como nocturnas, es dormir suficientes horas. Necesitas reposar tu mente y tu cuerpo y cargas las pilas. 

FormArte, el arte de formar

Por qué debes planificarte el estudio de las opos de magisterio desde YA.

 

Probablemente cuando estabas en bachillerato te bastaba con estudiar un día o dos antes; memorizabas un tema, lo vomitabas al día siguiente y aprobabas con bastante facilidad.

Como universitaria quizás te coincidían varios exámenes en una misma semana. En ese momento había que programar un poquito cómo organizarse para que no hubiera interferencias, pero nada del otro mundo. Con suerte, si te encontraste ya con el plan Bolonia, ya habías tenido exámenes parciales que eliminaban parte del temario.

 

Ahora eres opositora y las reglas del juego han cambiado.

Ya no hay exámenes parciales que te quiten materia y te permitan dedicarte a preparar otro. Aquí no basta con conocer todos los temas, hay que asimilarlos y procurar que no se olviden de un día para otro (objetivo que puedes conseguir con la técnica del repaso). Además, tienes que relacionar los distintos temas entre sí, de forma que los aprendizajes sean significativos.

 

Para conseguir llegar a las oposiciones bien preparado ya no vale eso de vivir al límite, sobre la marcha y estudiar cuando se puede o apetece. De este modo, los resultados serán más bien pobres.

 

Ahora necesitas una planificación. 

 

Es importante que tengas cierto control para saber si estás cumpliendo con los objetivos establecidos o necesitas readaptarlos para cumplir el plan a largo plazo. Y eso lo vas a saber con una planificación meticulosa.

 

¿Qué ventajas tiene una planificación?

 

Si preparas las opos siguiendo un plan determinado que puedas readaptar, según tus necesidades y según vayas cumpliendo los objetivos que te has marcado, te aportará muchos beneficios. ¿Quieres saber cuáles?

 

Fortalece la creación de hábitos de estudio y de trabajo individual.

Ya te comentamos que si estudias de forma regular, a las mismas horas y en el mismo lugar, cuando llegue la hora de ponerse manos a la obra, ya estarás habituada y te sentirás mucho más predispuesta a hacerlo. Por el contrario, si estudias unos días, otros no y no tienes un horario fijado, cada vez que quieras ponerte a estudiar te resultará más fácil vaguear o decir: “ya me pongo mañana, total por un día…”. Y así no vamos a ninguna parte.

 

Es un control de lo más eficaz para prepararte las opos.

Si, desde un principio, has establecido la cantidad de temas que tienes que redactar, estudiar y repasar en un periodo determinado (un mes, por ejemplo), cuando termine podrás comprobar si los cálculos iniciales se están cumpliendo o si has sido poco realista. Es una buena forma de medir tus progresos y de motivarte.

Te permites hacer una readaptación, a tiempo.

Si la experiencia confirma que no puedes estudiar tantos temas en una semana, bien sea porque eran poco realistas en general o  porque con tus horarios no es posible, puedes reajustar este planing. Una vez conoces los fallos al planificarte, puedes plantearte si debes estudiar más horas a la semana o dedicarle menos horas al repaso con tal de aproximarte a los objetivos programados.

 

Es una forma de motivarte

Ya te comentamos que la motivación es esencial. En este caso, si ves que vas cumpliendo tu planificación y estás alcanzando tus objetivos, vas a tener un chute de energía brutal. Te va a permitir mantener tus propósitos y seguir trabajando y estudiando al máximo. Y sin olvidarnos que te va a dar más confianza en ti misma y a reforzar tu autoconcepto.Y ¿sabes qué? Te acerca aún más a tu deseada plaza.

 

Racionaliza el tiempo que le dedicas al estudio y al ocio

Aunque se deban hacer sacrificios, una oposición no es sinónimo de renunciar a todos los placeres y momentos de ocio, ni a vivir como una ermitaña en tu cueva estudiando.

Hacer deporte, salir con tus amigas, familia o pareja, ir al cine, a conciertos, hacer una escapada, pasar un día fuera de excursión (introduce cualquier cosa que te guste hacer), es muy saludable, vital y te proporcionan un estado de relajación necesario.

Lo que tienes que hacer es establecer el número de horas semanales que vas a dedicarle al ocio y en qué momento es más oportuno hacerlo. Intenta, dentro de la medida de lo posible, que sean un período de descanso entre maratón y maratón de estudio.

Esta planificación del tiempo de estudio – ocio, te permite no tener que renunciar a tus momentos de diversión, pero que tu rendimiento de estudio sea el que has programado. Si respetas tus horarios, puedes tenerlo todo.

 

Ahorras tiempo y energía.

Si te planificas el estudio y el repaso, lograrás fijar mejor los conceptos en la memoria. Además si sabes hacer una buena distribución de estos, podrás hacer menos y obtener los mismos resultados que haciendo un montón más distribuidos sin ton ni son.

 

 

¿Qué te parece? ¿Te animas a hacer tu propia planificación ?

Puede darte un poco de pereza en un principio, pero te aseguramos que es una estrategia clave para mantenerte activa, cuerda y motivada. Y los resultados hablarán por sí solos.

 

Desde FormArte os ayudamos a hacer una planificación de las oposiciones, tanto a nivel online como presencial. Distribuimos el temario y las distintas partes a lo largo del curso para que puedas avanzar sin prisa pero sin pausa. Y los resultados también hablan por sí solos.

 

 

FormArte, el arte de formar

¿Vas a dejar que el miedo te paralice?

 

“Todo lo que quieres, está al otro lado del miedo”

 

Quizás te estás planteando opositar pero no te atreves a dar el paso. Querías apuntarte a una academia en septiembre pero, finalmente, no lo hiciste.

 

¿Por qué?

Por el miedo.

 

Miedo a equivocarte, miedo a fracasar, a perder el tiempo, al cambio, a lo desconocido…

 

El miedo es una respuesta innata para evitar el peligro, sea físico o emocional. A pesar que el miedo sea una reacción innata puede ser una barrera para conseguir tus objetivos. La buena noticia es que es posible superarlo.

 

El verdadero reto está en atreverte a dar el paso y darle esquinazo al miedo. En este momento, tus sueños, tus objetivos, tu meta, está en el otro lado.

 

¿Y si no sale bien? Te estarás preguntando .

Quizás en otros momentos de tu vida hayas intentado algo y no lo hayas conseguido. O puede que no te sientas preparada o con suficientes conocimientos para intentarlo. A lo mejor tu familia y amigos no están de tu lado o no conozcas a nadie que lo haya conseguido.

 

Primero de todo, ¿cuándo vas a estar preparada? ¿Realmente crees que llegará un momento en que te sientas lista para emprender el camino? ¿qué tiene que pasar? Si no hay nada real y de suficiente peso que te frene, es tu cabecita la que te dice que no estás preparada.

Y no es verdad. Estás preparada. Espera, te lo vamos a volver a repetir:

YA ESTÁS PREPARADA.

En el caso de las opos, nadie empieza a opositar sabiéndolo todo, es un proceso. Y a medida que avanzas en el proceso sientes que estás llegando más y más lejos.

 

Tus experiencias pasadas tampoco determinan las futuras. Primero de todo porque tu yo del pasado no es la misma persona que eres ahora. Ahora mismo eres una versión más fuerte, madura, capaz y valiente que tiempo atrás. Además entra en juego la constancia y las ganas que tengas de conseguir tu meta. Quizás en tus anteriores experiencias no estabas suficiente motivada  o realmente no lo querías. Cuando quieres conseguir algo, vas a por ello y pones toda la carne en el asador. Y en este caso, estamos seguros que es tu SUEÑO y vas a luchar con uñas y dientes para conseguirlo.

 

Puede que no conozcas a nadie que lo ha conseguido, pero ¿desde cuando eso es un motivo? Aquí estás tú para hacerlo. En la historia hay miles de millones de casos de personas que han conseguido cosas por primera vez sin ningún precedente anterior; en tu caso te garantizamos que hay muchas y muchos que ya lo han conseguido.

Y si no cuentas con el apoyo de tu familia o amigos, sabemos que es desmoralizador y duro pero eh! En FormArte tienes una familia dispuesta a darte todo el calor y ánimos que necesites. Y no somos precisamente una pequeña familia…

 

A menudo tememos lo desconocido, es normal. Salir de nuestra zona de confort nunca es fácil. Pero si te quedas ahí estancada, muy a gustito, sí, pero sin moverte, no lograrás aquello que deseas. Y generalmente, las mejores cosas están justo fuera de esta zona.

 

Trágate tus miedos y sal ahí fuera a comerte el mundo.

O ven a vernos y te sacamos este miedo en un plis plas.

 

Parte de tu miedo proviene de subestimar tus propias virtudes, y por ende, no tener la confianza para lanzarte a obtener aquello que deseas.

 

Para superar los miedos tienes que moverte y hacer pasos hacia adelante. Acojona al principio, sobre todo en el momento antes de dar el salto. Te entra vértigo.

Pero ya verás que una vez hayas traspasado TUS límites, ese miedo inicial desaparece.

 

Valorate, pon la frente en alto, y tu miedo será eclipsado con una gran disposición a vivir el futuro al 100%.

 

Pero ojo, este es un camino duro. Necesitas energía, sentirte fuerte y en equilibrio. Pero que no sea fácil no significa que no puedas o no seas capaz.

Las opos son una aventura.

Surgirán problemas, pero ten confianza en ti misma, que los podrás superar si tienes la firme convicción y dedicación necesaria para acercarte a tus metas. Recuerda que ningún mar calmado, hace experto a un marinero

Nada de miedos, nada de peros, que solo se vive una vez, y tienes una vida por delante, llena de alegrías y tristezas, altos y bajos, y no es lícito permitir que el miedo te frene y te quite los logros que puedes estar a punto de conseguir.

 

 

Sí, llegó el momento de convertir tus miedos en motivaciones, y de ir hacia adelante.

¿Piensas esperar mucho más en conquistar tus sueños?

 

FormArte, el arte de formar.

¿Qué puedes hacer para empezar a cuidarte un poco más?

 

Ya te hablamos de la importancia de cuidarte y tomar tiempo para ti.

 

Si aún sientes que no puedes permitírtelo, considera esto: más que probablemente no lo hagas con suficiente frecuencia y ponerte en segundo plano es una de las razones por las que puede que te sientas agotada, frenética y abrumada.

 

¡Autocuidado, al rescate!

¿De qué va esto?

El autocuidado, a menudo ignorado pero totalmente necesario, es cualquier acción o comportamiento que te ayude a evitar problemas de salud (como aumentar el riesgo de problemas cardíacos debido al exceso de estrés, por ejemplo. ¿Te lo habías planteado?) y te beneficia al mejorar tu salud mental y física.

 

Es sencillo:

 

MEJOR AUTOESTIMA = MENOS ESTRÉS = MÁS BIENESTAR.

 

Autocuidarte te proporciona un equilibrio en un mundo cada vez más sobreestimulante.

El cuidado personal constituye una parte esencial de un estilo de vida saludable y esto te permite estar más en sintonía con tu mente y tu cuerpo.

Últimamente está cada vez más a la orden del día esto de comer sano, el realfooding y hacer deporte (que está muy bien), pero un estilo de vida saludable también pasa por dedicarte tiempo y cuidarte.

El problema es que posiblemente no estés haciendo lo suficiente.

Los expertos sugieren que descuidamos el autocuidado porque puede ser difícil realizar ciertos cambios y manejar el estrés de una manera más eficaz. El cuidado personal también se asocia a veces con el egoísmo y el comportamiento perezoso y excesivamente indulgente. Esta mentalidad podría hacernos sentir culpables por pensar que necesitamos tomar un descanso de nuestras vidas para hacer algo que, simplemente, nos hace sentir mejor. Pero ignorar nuestras necesidades tiene algunos efectos secundarios peligrosos: nos hace más propensos a enfermarnos y puede empeorar las condiciones existentes, sin mencionar el costo emocional de no tomar un descanso.

Es por eso que tomarse el tiempo para controlar tu mente y tu cuerpo NO ES ALGO MALO. De hecho, los investigadores creen que la búsqueda de la salud y la felicidad está lejos de ser egoísta. Cuando nos cuidamos bien, es probable que veamos una mejora en muchos aspectos de nuestras vidas, incluida nuestra salud física, relaciones e incluso nuestros ingresos. Además, al elegir el cuidado personal, tenemos una tendencia a preocuparnos más por los demás, lo que demuestra su importancia no solo para nosotros mismos, sino también para el mundo que nos rodea.

 

¿Y cómo nos autocuidamos? Hay miles de millones de formas de hacerlo, debes encontrar aquellas estrategias que te funcionen a ti y que te ayuden a rebajar el estrés y sentirte mejor. Como la filosofía de FormArte es intentar ayudarte en aquello que nos sea posible, hoy te traemos unos cuantos consejos.

 

¿Empezamos?

 

Consejos para cuidarte a ti misma:

Reconoce los signos de angustia en tu estado de ánimo y en tu comportamiento.

Cada uno de nosotros tiene un “indicador” que significa que estamos  al límite, a punto de explotar. .

Estos signos se pueden presentar en una montón de formas y comportamientos. Quizás tienes una hambre emocional voraz o en cambio tengas el estómago cerrado a cal y canto. Puede que sientas una opresión en el pecho y te cueste respirar, notes dolor abdominal o de cabeza. Pero a lo mejor tienes un sentimiento de agotamiento y desesperanza. Esta es una buena oportunidad para parar, reflexionar y averiguar qué está causando estos síntomas que te están bloqueando.
Recuerda que esto es solo el principio pero hay muchas personas que no son capaces de reconocer sus emociones ni las situaciones o circunstancias que las provocan.

 

 

Establece un equilibrio entre tus necesidades personales y las demandas relacionadas con el trabajo o la familia.

Una cosa es reconocer que estás estresado y otra cosa es hacer algo al respecto. Regresarás a tus tareas relacionadas con el trabajo, estudio o vida diaria con una perspectiva mucho más fresca si has tenido la oportunidad de tomar un breve descanso mental. Incluso antes de llegar a ese punto de sentir angustia, date la oportunidad de descansar; sal a dar una vuelta o simplemente siéntate y disfruta de un momento de tranquilidad sin distracciones.

 

 

Encuentra el silencio.
El mundo es ruidoso, la mente ruidosa, el estrés ruidoso,.
La vida es ruidosa.
Es necesario que encuentres un momento de tranquilidad en tu día para mantener el equilibrio. El ruido de la vida es dramático. Es demasiado fácil contraer la infección de la negatividad y alimentarla inconscientemente. Tomarse un tiempo para tranquilizarse y obtener una perspectiva le ayuda a discernir qué elementos importantes necesitan su atención y qué elementos de la mesa puedes dejar ir. No necesitas un tiempo de silencio en proporción a tu tiempo de trabajo, pero intenta crear 15-30 minutos por día como mínimo. Realmente no se necesita mucho para volver a conectarse.

Mantener el sentido del humor.

A menudo nos olvidamos del papel del humor como destructor de estrés. Ser capaz de reírse, incluso de las situaciones más desastrosas que te pasen, puede ayudarte a poner en perspectiva las tensiones de tu vida. Pero no solo tienes que reírte de ti misma, ver una comedia de televisión, leer algún blog divertido o escuchar un monólogo ayudará no solo a su estado de ánimo, sino también a algunas de esas hormonas del estrés que se han estado acumulando.

 

Pasa tiempo de calidad con amigos y familiares.

Estar con personas fuera de la situación laboral/casa puede ayudarte a volver a la realidad y quizás establecer un sentido de normalidad que restaure el estado de ánimo. Tus seres queridos te ayudarán a satisfacer tus necesidades emocionales a través de su comprensión y preocupación, y además seguro que son un chute de energía, alegría y risas aseguradas. Buscad un planazo que os apetezca a todos y a disfrutar se ha dicho.

 

Desarrollar una actividad alternativa, auto absorbente pero saludable.

Cuando encuentras un pasatiempo que realmente te apasiona, podrás dedicarte como vía de escape para alejarte por un rato de la realidad. Además, sea cual sea, seguro que te motiva intentar desarrollar ese pasatiempo al máximo. Una actividad de auto-absorción que promueve tu salud tiene el beneficio adicional de hacerte más capaz de soportar el estrés.

 

Aprende a decir NO

A veces, los eventos más tóxicos en nuestros días provienen de situaciones que podemos evitar o hábitos que podemos detener. No aceptes situaciones o tareas que ni te tocan, ni te hacen sentir bien ni quieres hacer solo por quedar bien o por complacer a otra persona. Tu tiempo es tuyo y debes priorizar aquello que te aporta o te lleva por el camino que has elegido. No eres menos buena por decir que no. Una buena estrategia según algunos psicólogos clínicos puede ser hacer una “Lista de NO” en la que escribas todo aquello que no quieres hacer o aceptar como por ejemplo: “no guardar cosas que no necesitas” o “no quedar con alguien con quien no estás a gusto por compromiso”

 

Organízate y gestiona bien tu tiempo

Las buenas habilidades de gestión del tiempo son clave para un buen cuidado personal, según el Centro de Asesoramiento de la Universidad Amherst y según nosotros, que te lo hemos dicho un millón de veces ya. Un calendario, un planificador o incluso una lista de tareas pueden funcionar, dependiendo de que te funcione mejor a ti. Esto te da la oportunidad de echar un vistazo realista a tus días para ver si se estás sobre-programada o si estás gastando mucho tiempo en algo que no te vale la pena. Escribir cosas también es una forma de sacarlas de tu cabeza, lo que reduce el estrés de olvidar o llegar tarde a las citas.

 

Esperamos que estos tips te sirvan para encontrar tiempo para ti y oxigenarte entre estudio, trabajo, oposiciones y todo el estrés que se genera día tras día.

 

Keep calm ¡y a por todas!

 

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Opositora no te estreses: algunas claves para superar el estrés.

 

Quizás estés empezando a preparar las oposiciones por primera vez o vuelvas a ello después de un pequeño parón durante las vacaciones. Sea como fuere, es probable que en estos momentos el estrés no te haya acechado aún. Pero como mejor prevenir que curar, queremos advertirte un poco ante este enemigo y darte unas claves para que puedas hacerle frente a tiempo.

 

Aunque el momento en que, más probablemente sentirás estrés será cuando quede poco tiempo para las pruebas, el estrés y la ansiedad pueden aparecer en cualquier momento.

 

Pero, ¿qué diantres es el estrés?

 

En sí mismo, el estrés es la respuesta a una situación o acontecimiento que ejerce cierta presión sobre ti. Te afecta a nivel emocional y físico y altera tus pensamientos y comportamiento.

 

Tampoco nos malinterpretes, el estrés en sí no es siempre malo. De hecho hay veces que estar bajo presión puede ayudarte a alcanzar el éxito. El estrés tiene un efecto positivo porque nos motiva y nos ayuda a superar dificultades. Desde un punto de vista evolutivo estamos hechos para sobrevivir, ¿verdad? y aunque una situación nos provoque tensión, podemos hacerle frente.

 

El problema viene cuando sobrepasamos el límite. Cuando el estrés es intenso, prolongado y mal llevado tienes la sensación de perder el control, te angustias y puede bloquearte y hacerte perder el tiempo (¡ya tenemos suficientes ladrones de tiempo!).

 

Seguro que en algún momento de estrés alguien te ha dicho: cálmate. Y probablemente le has fulminado con la mirada y has querido matarlo. Es uno de los consejos más inútiles que se pueden dar en estos casos, por muy buena intención que tenga quien lo da.

 

 

No obstante, hay algunos truquillos para hacer frente al estrés.

 

¿Vamos a por ellos?

 

Truquitos para hacer frente al estrés

 

Cuando ya sientas el estrés a flor de piel: Hay tres técnicas para rebajar la tensión que sientes. Pruébalas todas antes de descartarlas. Quizás, de buenas a primeras, piensas que ni de coña te van a ayudar, pero ¿quién sabe? ¡De perdidos al río! Seguramente una te funcionará mejor que las otras, pero para ello debes probarlas todas 😉

  1. Relajación muscular: Al aparecer el estrés, tus músculos se tensan, pero como probablemente tu mente ya está ocupada con otras cosas, ni te enteras hasta tiempo después. Tensar i destensar varios músculos provoca un estado de relajación profunda (¡y ayuda a aclarar las ideas!). Durante el tiempo en que estás haciendo esto, tu mente se centra en tu cuerpo y en las sensaciones que percibe, en lugar de en tus problemas o cosas por hacer.
  2. Respirar hondo: cuando estás estresada respiras con dificultad o contienes la respiración. Centrarte en respirar es un modo de calmar el cuerpo y a tu cerebro. Además de facilitar que el oxígeno llegue al cerebro, los factores que se dan cuando estás estresada, disminuyen (aumento de la frecuencia cardíaca, presión arterial alta, etc.). Hay muchísimos ejercicios de respiración para que encuentres cuál te funciona a ti, pero ¿sabes lo mejor? ¡Puedes hacerlo en cualquier lugar!
  3. Visualización: te hemos hablado muchas veces de visualizar para motivarte, pero la visualización también es útil para reducir la ansiedad. Es un poquito distinta y, en un primer momento, puede parecerte un poco locura pero ¡funciona! Esta consiste en imaginar un lugar bonito y que te relaje: una playa paradisíaca, un bosque, la montaña, la selva, muy up to you. Visualízate ahí y vive la experiencia. Recuerda cada detalle, olor, sonido, los colores, los sabores, etc. Si realmente consigues creer que estás ahí, se convertirá en tu vía de escape. Puedes teletransportarte hasta allí cada vez que estés estresada.

Cuando notes que estás llegando a tu límite:

Primero de todo, intenta reducir las presiones a las que estás sometida, que seguro que son muchas. Plantéate hasta qué punto te concierne a ti llevar esa carga y de qué puedes deshacerte. Evidentemente hay ciertos factores estresantes de los cuales no puedes librarte, pero seguro que hay alguno del que sí. Es cuestión de prioridades. Pregúntate: ¿realmente tengo que hacer esto? Replantearte lo que importa y lo que no.

 

En segundo lugar, potencia tu capacidad de solucionar problemas. Ser capaz de controlar aquello de lo que no puedes librarte, te ayudará a sentirte más relajada.

¿Cómo hacerlo?

  1. Organización: Si despejas tu vida, despejarás tu mente. Por ejemplo; quizás piensas que el desorden no te afecta, pero no es así. Vivir rodeada de desorden conlleva estrés. Simplifica aquello que puedas y busca los cambios que te ahorrarán tiempo, caos y quebraderos de cabeza.
  2. Hacer listas:  Es una forma muy útil de poner orden en tu vida, saber organizarte y poder priorizar tus tareas. Al escribir ciertas tareas, estas pasan a ser más oficiales, además que escribir las cosas estimula la memoria. Y por si fuera poco… ¿hay mejor motivación y satisfacción que tachar algo de una lista?
  3. Asume menos responsabilidades: Acerca de este punto hay poco que añadir. Sé realista con tu tiempo, aprende a delegar, pregúntate si tienes que hacerlo y no te presiones más de la cuenta.
  4. No procrastines. Aplazar tareas puede crear muchíiiiiisimo estrés. Cuando pospones algo, a parte de que luego te da más pereza hacerlo, estás reduciendo la confianza en ti misma y estás subestimando tu capacidad para enfrentarte a ello. Una vez empieces a hacer lo que sea que estás aplazando, tu nivel de ansiedad bajará.

Y por último, pero no por ello menos importante… DESPÉJATE y HAZ ALGO DIVERTIDO Y QUE TE GUSTE. Parece obvio pero a veces te olvidas de ti misma, de distraerte, de divertirte y eso no es bueno. Hacer cosas que te gustan no solo te relajará sino que te hará sentir más feliz.

Es mucho más fácil hacerle frente al estrés cuando te has dado un break, ¿verdad?

 

FormArte, el arte de formar

Descubre cómo estudiar mejor

Como bien sabrás, estudiar no se limita a leer y memorizar el texto, sino que se trata de un proceso más complejo que implica procesar la información. No supone solo aprenderse un contenido, sino que además tienes que gestionar el tiempo y la ansiedad que produce la carga psicológica. Especialmente en el caso de unas oposiciones.

Estudiar está muy bien, pero es mucho mejor hacerlo de forma eficiente, ¿verdad? Tienes que ahorrarte esfuerzos y prescindir de costumbres o estrategias que solo te llevan al cansancio y a la frustración.

Como opositora, el estudio forma parte de tu día a día. Debes dedicar una buena cantidad de horas de tu semana delante de los libros hincando los codos, ¿te has planteado si estás estudiando de la mejor manera posible?

 

Al principio, sobre todo, suele ser más fácil. Estás llena de energía, de ganas y con la motivación por las nubes. “Este va a ser mi año”, “la plaza va a ser mía”, “estas opos me las saco”. Te sientes más productiva y con mucha más ilusión para afrontar el temario.

Pero a medida que pasa el tiempo, es posible que vayas perdiendo un poco el gas o la motivación y que se empiece a hacer más cuesta arriba. Además, hay veces te encuentras con temas que se te atragantan y no hay forma de avanzar.

Pero quizás hay otras formas de estudiar que sí te permitan avanzar más rápido y ser más productiva. Que siempre lo hayas estado haciendo de X forma no significa que sea ni la única, ni la mejor forma, ¿te animas a probar otros caminos?

 

Con tal de echarte una mano, hoy te traemos una serie de consejillos para mejorar el método de estudio, optimizar tu tiempo y el esfuerzo que dedicas a tu aprendizaje.

Algunos te funcionarán mejor que otros. Encuentra el tuyo y ¡a estudiar se ha dicho!

Consejos para estudiar mejor:

 

  • Subraya la información más importante: Asegúrate de marcar las ideas principales de aquello que estás estudiando. Palabras clave, conceptos, ideas. No un párrafo de 8 líneas. Se trata de separar la paja del grano. Para ello, realiza primero una lectura del contenido, entiéndela y después destaca aquello imprescindible. De esta forma favoreces la retención y comprensión del texto, mejoras tu concentración y manejas mucho mejor la cantidad de información.

Usa subrayadores de colores que le den un poco de alegría al texto. ¿Sabías que usar distintos colores te ayuda a mejorar la concentración y el rendimiento?

 

  • Olvídate de la memorización literal o lineal: Haz tuya la información que contiene el temario. Crea una historia a partir de los conceptos que necesitas recordar. Una historia hace que la información sea más significativa y mucho más fácil de aprender. Reformular la información, contarla con tus propias palabras, usar ejemplos que conoces son pequeños truquillos que te ayudarán una barbaridad.

 

  • Grabar en audio toda la información (o aquella que se te atragante) y escucharla. Puedes escucharla mientras vas leyendo el temario o aprovechar otros momentos para hacerlo. Mientras vas al súper, de camino al trabajo, mientras estás en el gimnasio… ¡tú decides! Retener la información también de forma auditiva está comprobado que funciona.

  • Resúmenes, esquemas, mapas mentales… Puedes hacer primero un esquema y luego el resumen para estructurar la información y luego desarrollarla. Eso sí, un resumen, las ideas clave explicadas con tus palabras, nada de copiar literalmente. Esto te permite involucrarte más en el estudio, tener un papel más activo en tu aprendizaje y los resultados son más efectivos. Y cuantos más colores y más alegría les des a los resúmenes, más ganas tendrás de cogerlos. Además, son una forma estupenda de repasar.

  • Repasa por la noche. Sí, después de una jornada laboral y de estudio lo que te apetece es distraerte con una serie, una película o simplemente navegando por instagram. Pero darle una lecturilla rápida a lo que has estado estudiando durante el día, en plan repaso, puede ayudarte a fijar mejor los conocimientos.

  • Explicale lo que estudias a alguien. ¿Recuerdas de pequeña cuando tus padres te preguntaban la lección? Pues es de lo más útil que puedes hacer. Al explicárselo a otra persona con tus propias palabras estás repasando, pero además podrás detectar qué partes tienes más flojas y te cuestan un poquito más. Seguro que a tu familia y amigos no les importa hacerte el favor.

 

 

Estos consejos son bastante sencillos de aplicar, así que no dudes en probarlos. ¿Conoces algún truquillo más? ¿De qué forma estudias tú?

 

FormArte, el arte de formar