Cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio sin morir en el intento

Que no te engañen, las oposiciones de magisterio no son un camino de rosas y sobrevivir a ellas no es tan sencillo como puede parecer. Es un trabajo duro y que tiene sus momentos de “no puedo más”, “hasta aquí”, “lo dejo”. Pero aunque no sea oro todo lo que reluce, SÍ SE PUEDE.

Hemos acompañado a muchísimas opositoras a lo largo del camino. Las hemos visto reír, llorar, alegres, preocupadas… y sintiendo un sin fin de emociones. Y a pesar de todos los momentos que han vivido a lo largo de este proceso, han podido sobrevivir a las oposiciones y la mayoría de ellas, las han aprobado.

 

Hoy queremos traerte unos consejillos sobre cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio sin perder la cabeza. Esperamos que te sirvan de ayuda. ¿Empezamos?

 

Cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio: 8 consejos

 

Mentalízate

Opositar es un proceso que puede durar meses o incluso años. Va a haber momentos duros y es muy fácil caer en el derrotismo y que empieces a dudar de ti y de tus capacidades.Ten paciencia y mentalízate de todo lo que va a conllevar dedicarte a unas oposiciones.

Sé constante

De nada te sirve empezar muy motivado y a tope, si luego no eres capaz de perseverar en el estudio. Fíjate unos horarios y cúmplelos.

También es importante tener en cuenta que habrá días en que no estarás al 100% y no vas a poder rendir como te gustaría. No hay nada de malo en ello, somos humanos. Si necesitas tomar un poco de aire durante un día, date la libertad. Eso sí, que un día no se conviertan en 200.

Sé organizado

El orden es importante para muchos aspectos de la vida, pero en unas oposiciones, se convierte en fundamental. Divide el temario en partes, y busca la forma más efectiva de ir avanzando. Puedes hacer una planificación anual, mensual y semanal para ir cumpliendo tus objetivos. Es importante que la planificación sea realista y que dejes un margen para los imprevistos. Al ir cumpliendo la planificación establecita te sentirás más autorealizada y eficiente y eso, a su vez, te dará dosis extras de motivación.
Pero no solo es importante la organización del tiempo, también debes tener en cuenta la organización de tus apuntes. Separa tus apuntes por carpetas, enuméralos y busca una forma sencilla y efectiva de tenerlo todo organizado. ¡Lo vas a agradecer!

No te aisles

Sabemos que opositar es un proceso un tanto solitario, pero no tienes porque recorrerlo sola. En una academia vas a encontrar a otras personas como tú, con ilusión, dudas, preocupaciones, etc.,  que pueden ser un gran apoyo durante esta carrera de fondo. Pero aunque no sea el caso, seguro que puedes encontrar grupos y comunidades de opositores de magisterio con los que compartir el camino. Y sobre todo, haz partícipe a tu família y amigos. Quizás ellos no estén opositando, pero seguro que pueden ser un apoyo fantástico en esos momentos de bajón.

 El ocio también es importante

Nadie es capaz de estudiar 24h al día, por eso es fundamental que sepas gestionar bien tu tiempo. Pero por mucho que lo gestiones, si no disfrutas de un poquito de tiempo libre para hacer aquello que te gusta, preparar las oposiciones de magisterio va a ser una tarea mucho más árdua. Esfuérzate al máximo, sí, pero también haz aquello que te apasione. ¿Salir a tomar unas cañas con tus amigos? ¿Una salida de fin de semana con tu pareja? ¿Una excursión en familia? Desconecta por un rato y ¡A vivir!

Haz alguna actividad que te motive

Intenta encontrar tiempo en tu rutina para alguna afición que te permita desconectar. ¿tocar algún instrumento? ¿Salir a correr? ¿Yoga? ¿Pintura? Seguro que hay alguna actividad que te apasiona y has dejado de hacer o que te encantaría probar. Este puede ser el momento. No solo para desenchufarte un rato de las oposiciones sino para tomártelas con más ganas. Si sabes que a las 20h vas a clase de yoga seguro que eres mucho más productiva para poder tener tu ratito.

Busca ayuda

Si sientes que te está superando y que no eres capaz de hacerlo por ti sola, no pasa nada. Es completamente normal. Existen academias y preparadores que van a enseñarte cómo prepararte, qué es lo fundamental, qué debes tener en cuenta y pequeños truquillos para afrontar las oposiciones con más recursos. Además, vas a poder apoyarte en ellos que saben perfectamente lo que se sufre.

Si sientes que no es lo tuyo, déjalo.

Opositar NO es obligatorio. Desde FormArte te animamos a que lo des todo e intentes sacar esa plaza, pero si sientes que ya no puedes más y opositar te está pasando factura, no hay nada de malo en dejarlo. Nos han educado de tal forma que abandonar algo parece sinónimo de fracaso, pero no es cierto. Tan valiente es conseguir nuestro objetivo como ser capaz de decir: hasta aquí hemos llegado. Lucha todo lo que puedas pero que opositar no te cueste la vida.

Esperamos que pongas en práctica estos consejos (si aún no lo haces) y que te ayuden a hacer más llevaderas y sobrevivir a las oposiciones de magisterio.

 

Para terminar queremos dejarte con una bonita frase de Jean Cocteau:

“No sabían que era imposible y lo consiguieron.”

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Opositora” Herramienta para obtener foco y priorizar”

El otro día te hablaba de la importancia de los hábitos-rutinas-procesos. Profundizaremos más en este concepto y en su relación con la productividad.

Otro de los aspectos que mejoran sustancialmente tu productividad diaria es saber priorizar tus tareas.

En la Academia, a esto le llamamos tener FOCO y es también toda una habilidad que se entrena y se mejora.

Tener foco es saber diferenciar aquello en lo que tienes que centrarte para obtener los resultados que buscas de cara a tu oposición, a tu vida

Por otro lado, están aquellas otras tareas diarias que también tienes que hacer pero no están directamente vinculadas con ese objetivo.

Evidentemente, para tomar estas decisiones sobre prioridades, debes tener claros cuales son tus objetivos en el corto-medio plazo. Cómo vincular estos grandes objetivos con tareas específicas te lo contaré más adelante.

Pero hoy quiero explicarte una fórmula sencilla para mantener el foco y que puedas aplicarla desde este mismo momento.

En mi academia recomiendo que las alumnas se  organicen semanalmente.

Antes de que comience una nueva semana cada una define las tareas que tendrá que hacer la semana siguiente distinguiéndolas entre:

  • Tareas regulares: Aquí entran todas las “rutinas” de cara a tu  oposición (estudiar temas, escribirlos a la vez que te cronometras,resolver supuestos sencillos, legislación, búsqueda de autores, lectura de blogs y artículos en busca de innovación pedagógica, crear esquemas, etc) Son tareas que se repiten en el tiempo.
  • Tareas foco: Son tareas relacionadas con la estrategia y objetivos de la oposición. Son tareas prioritarias para nosotras y, generalmente, exigen mayor concentración.(Programación, UD y creación de mapas mentales complejos para la asimilación de contenidos, resolución de supuestos con alta carga de contenido pero dando respuesta, como no puede ser de otra manera a lo que se nos pide, pero a su vez brillar)

De esta forma, integramos en una misma lista nuestras “rutinas” y nuestras “prioridades”. Es un ejercicio sencillo pero clave.

Pero no se queda ahí. Entre las tareas foco o prioritarias, hacemos una gradación:

  • Las tareas clave en el esquema de prioridades
  • Tareas urgentes o críticas
  • Tareas en proceso
  • Tareas realizadas
  • Tareas a realizar si es posible

Así, cada día puedes revisar tus tareas en esta lista y no perder tu foco.

Es tan simple como organizarte un excel semanal. Lo complejo es adoptar la rutina de utilizar esta herramienta en tu día a día, jajaja.

Si lo consigues, te aseguro que trabajarás más centrada, con menos distracciones y realizando las tareas que realmente hacen que tu vida como opositora avance.

Porque tu foco y tus prioridades están siempre al alcance de tu mano.

¿Te sirve? ¿Empleas alguna herramienta similar?