¿Es posible trabajar y opositar a la vez?

Trabajar y opositar es posible.

Sí, como lo oyes, hemos visto de todo, no solo maestras, alumnas que trabajaba en bares, tiendas o en hoteles con turnos de noches, fines de semana, horarios partidos, alumnos con varios trabajos…y es posible!!!

 

 

No es fácil, no hay que tomárselo a broma, es realmente jodido y te va a costar, tanto física como psicológicamente.  Pero, ¿hay algo que no puedas alcanzar si te lo propones?

 

Ya respondemos nosotros por ti: NO.

 

Puedes con esto y más.

 

Es evidente que, si pudieras elegir, no escogerías trabajar y opositar al mismo tiempo, pero las circunstancias te han llevado a este punto y tú has decidido liarte la manta a la cabeza e ir a por todas.

 

Como punto de partida, debes asumir que opositar en esta situación implica sacrificio y esfuerzo. Tendrás menos tiempo libre y de ocio y tras la jornada laboral debes ser consciente que tocará ponerse a estudiar.

 

Sin embargo, tienes la tranquilidad de que trabajando tienes una serie de ingresos fijos que te permiten tomártelo con cierta tranquilidad, no necesitas aprobar con urgencia. No te agobies porque no sirve de nada.

 

La planificación será la llave del éxito

Para trabajar y opositar a la vez, se necesita saber gestionar el tiempo eficazmente y tener una buena planificación (y eliminar los ladrones de tiempo de tu vida). Y lo que es más complicado aún, mantenerla a largo plazo.

Primero de todo, decide en cuánto tiempo quieres prepararte las oposiciones. En función de esta decisión, reparte el temario a lo largo de ese periodo y fíjate metas.

 

Es fundamental tener una planificación de horas semanales. No tienes porque estudiar la misma cantidad de horas cada día, distribuyelas en función de tu rutina. Por ejemplo, si

un día terminas antes de trabajar puedes dedicarle más horas que otro día que termines más tarde.

Si tienes un horario fijo de estudio, o una rutina marcada, el cerebro se acostumbra. Si todos los días, te levantas de la siesta a las 16:30, te preparas un café, y a las 17:00 te pones a estudiar, tu cerebro se va a acostumbrar y después de varios días, a las 17h estará listo para ponerse en faena. Y no te olvides del mindfulness puedes prácticarlo siempre unos minutos antes de estudiar y te ayudará a concentrarte. Os dejo una nueva adquisición en nuestra cuentería que es útil para mayores y para pequeños.

 

 

Decidir si quieres hacerlo por libre o con una academia.

Hoy justo tuvimos una llamada de una alumna que se prepara por primera vez y estaba indecisa, si hacerlo por libre, por preparador o con una academia. Eso depende de ti y de cómo te veas. Si crees que necesitas una ayuda externa, confiar en una academia puede ser una buena decisión. Hay muchas academias que tienen clases los fines de semana o que te permiten hacerlo de forma online. La parte positiva de confiar en una academia es que podrán ayudarte a planificarte, te quitarán el trabajo de tener que buscarte la vida tu sola y contarás con un apoyo especializado, te guiará y te acompañará durante todo el proceso.

 

Sea como sea, busca apoyo a tu alrededor sobre todo si te preparas por libre. Habrá momentos de bajón y de no poder más, por lo que es necesario tener puntos de soporte que te ayuden a remontar. También puedes buscar grupos de facebook o comunidades en internet donde encontrar a otras opositoras; la unión hace la fuerza, créenos.

 

Los benditos truquillos nemotécnicos para ir repasando

¿Por qué no aprovechar el trayecto al trabajo o cuando sales a correr para seguir repasando? Estás trabajando y es evidente que no cuentas con todo el día para ponerte delante de los libros pero eso no significa que no puedas estudiar y repasar.

No todas las técnicas sirven para todos, debes encontrar aquella que te funcione mejor. Puedes usar fichas con notas de conceptos claves o ponerte post-its por casa para verlos y repasar.

Si te gusta leer antes de irte a la cama, puedes aprovechar media horita para leerte de nuevo aquello que hayas estudiado ese día o el día anterior. No es un capítulo de tu novela favorita, pero esa lectura nocturna te va a ayudar con tus oposiciones.

Otra opción fantástica es grabarte los temas, ponértelos en el móvil y escucharlos cuando vayas a correr, a pasear a tu perro, o cuando te desplaces de un lado a otro. Parece una tontería pero tu cerebro estará reteniendo la información mientras haces cualquier otra cosa.

 

No te olvides del relax y el ocio

Es muy fácil caer en la vorágine de trabajar y opositar a la vez y descuidar nuestra vida personal. Y aquí entra tanto tener un hábito saludable como disfrutar del tiempo de ocio. No descuides tu alimentación, hacer algún tipo de ejercicio físico ni dormir entre 6 y 8 horas diarias. Es imprescindible tener energía suficiente para concentrarse como es debido y rendir al máximo, hay alimentos que ayudan a la concentración y descansar para rendir es fundamental.

Pero tampoco dejes de lado la desconexión. Márcate un tiempo a la semana para salir con tus amigos, pareja o familia y hacer aquello que te gusta. Ir al cine, de excursión, salir a cenar fuera o a bailar. No te dejes de lado y mímate.

Motivación NON STOP

Solemos empezar muy motivados y, con el paso de los días, vamos perdiendo la motivación a causa del ritmo frenético de nuestra rutina.

 

¿Cómo mantener esa motivación? Piensa en la vida que aspiras a conseguir (y que vas a conseguir, sin duda alguna) y visualízala. Hazlo cuando te levantes, cuando debas ponerte a estudiar o cuando notes que te fallan las fuerzas. Pero no solo eso, dedica 5 minutillos antes de ir a dormir a imaginar cómo cambiarán las cosas cuando consigas esa plaza.  Deja de lado los miedos, los “no puedo” y cualquier obstáculo que te esté quitando fuerzas. No tienes tiempo para perderlo con pensamientos negativos.

 

 

Trabajar y opositar no es una tarea sencilla, pero es apta para heroínas como tú. Para mujeres valientes que hacen malabares pero acaban consiguiendo todo aquello que se proponen. Sabemos que eres capaz superwoman.

No estás sola, tienes muchas posibilidades y desde FormArte te enviamos toda la energía y fuerza del mundo, y estaremos aquí para hacerte reír, para motivarte y para superar a tu lado las oposiciones.

 

Formarte, el arte de formar

 

Cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio sin morir en el intento

Que no te engañen, las oposiciones de magisterio no son un camino de rosas y sobrevivir a ellas no es tan sencillo como puede parecer. Es un trabajo duro y que tiene sus momentos de “no puedo más”, “hasta aquí”, “lo dejo”. Pero aunque no sea oro todo lo que reluce, SÍ SE PUEDE.

Hemos acompañado a muchísimas opositoras a lo largo del camino. Las hemos visto reír, llorar, alegres, preocupadas… y sintiendo un sin fin de emociones. Y a pesar de todos los momentos que han vivido a lo largo de este proceso, han podido sobrevivir a las oposiciones y la mayoría de ellas, las han aprobado.

 

Hoy queremos traerte unos consejillos sobre cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio sin perder la cabeza. Esperamos que te sirvan de ayuda. ¿Empezamos?

 

Cómo sobrevivir a las oposiciones de magisterio: 8 consejos

 

Mentalízate

Opositar es un proceso que puede durar meses o incluso años. Va a haber momentos duros y es muy fácil caer en el derrotismo y que empieces a dudar de ti y de tus capacidades.Ten paciencia y mentalízate de todo lo que va a conllevar dedicarte a unas oposiciones.

Sé constante

De nada te sirve empezar muy motivado y a tope, si luego no eres capaz de perseverar en el estudio. Fíjate unos horarios y cúmplelos.

También es importante tener en cuenta que habrá días en que no estarás al 100% y no vas a poder rendir como te gustaría. No hay nada de malo en ello, somos humanos. Si necesitas tomar un poco de aire durante un día, date la libertad. Eso sí, que un día no se conviertan en 200.

Sé organizado

El orden es importante para muchos aspectos de la vida, pero en unas oposiciones, se convierte en fundamental. Divide el temario en partes, y busca la forma más efectiva de ir avanzando. Puedes hacer una planificación anual, mensual y semanal para ir cumpliendo tus objetivos. Es importante que la planificación sea realista y que dejes un margen para los imprevistos. Al ir cumpliendo la planificación establecita te sentirás más autorealizada y eficiente y eso, a su vez, te dará dosis extras de motivación.
Pero no solo es importante la organización del tiempo, también debes tener en cuenta la organización de tus apuntes. Separa tus apuntes por carpetas, enuméralos y busca una forma sencilla y efectiva de tenerlo todo organizado. ¡Lo vas a agradecer!

No te aisles

Sabemos que opositar es un proceso un tanto solitario, pero no tienes porque recorrerlo sola. En una academia vas a encontrar a otras personas como tú, con ilusión, dudas, preocupaciones, etc.,  que pueden ser un gran apoyo durante esta carrera de fondo. Pero aunque no sea el caso, seguro que puedes encontrar grupos y comunidades de opositores de magisterio con los que compartir el camino. Y sobre todo, haz partícipe a tu família y amigos. Quizás ellos no estén opositando, pero seguro que pueden ser un apoyo fantástico en esos momentos de bajón.

 El ocio también es importante

Nadie es capaz de estudiar 24h al día, por eso es fundamental que sepas gestionar bien tu tiempo. Pero por mucho que lo gestiones, si no disfrutas de un poquito de tiempo libre para hacer aquello que te gusta, preparar las oposiciones de magisterio va a ser una tarea mucho más árdua. Esfuérzate al máximo, sí, pero también haz aquello que te apasione. ¿Salir a tomar unas cañas con tus amigos? ¿Una salida de fin de semana con tu pareja? ¿Una excursión en familia? Desconecta por un rato y ¡A vivir!

Haz alguna actividad que te motive

Intenta encontrar tiempo en tu rutina para alguna afición que te permita desconectar. ¿tocar algún instrumento? ¿Salir a correr? ¿Yoga? ¿Pintura? Seguro que hay alguna actividad que te apasiona y has dejado de hacer o que te encantaría probar. Este puede ser el momento. No solo para desenchufarte un rato de las oposiciones sino para tomártelas con más ganas. Si sabes que a las 20h vas a clase de yoga seguro que eres mucho más productiva para poder tener tu ratito.

Busca ayuda

Si sientes que te está superando y que no eres capaz de hacerlo por ti sola, no pasa nada. Es completamente normal. Existen academias y preparadores que van a enseñarte cómo prepararte, qué es lo fundamental, qué debes tener en cuenta y pequeños truquillos para afrontar las oposiciones con más recursos. Además, vas a poder apoyarte en ellos que saben perfectamente lo que se sufre.

Si sientes que no es lo tuyo, déjalo.

Opositar NO es obligatorio. Desde FormArte te animamos a que lo des todo e intentes sacar esa plaza, pero si sientes que ya no puedes más y opositar te está pasando factura, no hay nada de malo en dejarlo. Nos han educado de tal forma que abandonar algo parece sinónimo de fracaso, pero no es cierto. Tan valiente es conseguir nuestro objetivo como ser capaz de decir: hasta aquí hemos llegado. Lucha todo lo que puedas pero que opositar no te cueste la vida.

Esperamos que pongas en práctica estos consejos (si aún no lo haces) y que te ayuden a hacer más llevaderas y sobrevivir a las oposiciones de magisterio.

 

Para terminar queremos dejarte con una bonita frase de Jean Cocteau:

“No sabían que era imposible y lo consiguieron.”

 

FormArte, el arte de formar

 

 

A la caza de la plaza

Hoy os vengo a contar la historia de una gran amiga, de esas con las que ya jugabas en el patio del colegio. Vamos a llamarla Irene…

Irene, lleva casi 10 años trabajando en un local de comida rápida mientras se sacaba la carrera, el máster y por último preparaba las oposiciones; durante estos años, conoció el amor de su vida, se independizó y hace un año se casó, ahora quiere ser madre y por supuesto sacar las oposiciones. Este fin de semana Irene se va a hacer más de 1000km para ir a examinarse, dejando atrás muchas cosas, pero luchando por su futuro.

Me imagino que esa historia os sonará a muchas, y por ella y por vosotras hoy escribo este post.

Para muchas este es el primer año, pero para otras muchas personas es ya casi una tradición que si hay suerte pasa cada dos años y si no, cada cuatro, como el mundial… pero al final todas con las mismas ilusiones, todas con vuestros sueños, vuestras vidas, y con esos nervios de los días antes, así que, aquí van nuestras recomendaciones para estas últimas horas:

 

¡NO ESTUDIES! Se recomienda que las 24 horas antes de un examen no se estudie. Llevas un año entero estudiando, ¿en 24 horas cuántos temas te da tiempo a repasar? Eso solo va a servir para ponerte más nerviosa y generarte confusión.

 

DUERME. Es difícil, lo sé, pero hay que descansar antes del examen, acuéstate pronto, intenta dormir 8 horas, y también levántate temprano y llega pronto a la prueba, si llegamos corriendo 3 minutos antes solo generamos ESTRÉS.

 

 

RELÁJATE. ¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¡Pues hazlo! Sal a correr, vete a nadar, escucha música, lee o haz maratón de tu película favorita, si estás en otra ciudad aprovecha para conocerla, pero relájate.

 

PIENSA QUE LA PLAZA ES TUYA. Aumenta tus niveles de testosterona de manera natural. Si vas con la cabeza gacha, desanimada, tu cuerpo generará cortisol, por muy bien que te lo sepas estarás jugando en contra de ti misma. Ponte tu canción favorita antes de entrar, haz como los gorilas levanta el pecho y entra al examen pensando que lo vas a conseguir.

 

Aunque ya sabemos que en estas oposiciones todo depende de muchos factores, vuestra tarea ya está hecha, ahora mucha suerte a todas, en especial a todas nuestras alumnas que estos días se van a presentar aquí en Asturias, en Aragón, Baleares, en la Comunidad Valenciana, Extremadura, Canarias, Castilla y león, Galicia…

FormArte, el arte de formar

 

 

8 rasgos de un buen docente 

Ser profesor es un importante trabajo, los buenos docentes hacen el mundo; inspiran a los mejores profesionales y construyen los cimientos para la próxima generación.

Puede parecer una profesión sencilla, pero como bien sabes, es de las que suponen un mayor reto profesional y que tienen un impacto mayor en nuestra sociedad.

 

Seguro que si te preguntamos por algún profesor de tu infancia, hay uno al que recuerdas con cariño por haberte marcado de una forma u otra; ya sea por haber aprendido valores importantes o por la confianza y ánimo que te transmitió para conseguir tus metas.

 

Y tú, como docente puedes producir el mismo efecto en tus alumnos. Un buen docente inspira a sus alumnos y les deja mella. Pero, ¿cuáles son las características de un buen docente? Hay 8 rasgos que son fundamentales. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

 

Paciencia 

Como ya sabrás, necesitas armarte de paciencia para afrontar una clase de alumnos, tengan la edad que  tengan. No hay dos niños/as iguales, ergo, su forma de comportarse, su ritmo de trabajo y todas aquellas circunstancias que los rodean, crean necesidades de aprendizaje distintas.

Algunos necesitarán más tiempo para comprender los conceptos y hacer sus tareas y otros necesitarán más estímulos porque terminaran antes. Es importante que sepas ser constante y paciente con todos ellos para estimular su confianza y sus ganas de seguir aprendiendo. 

 

Empatía y cercanía 

Es imprescindible mostrarse abierto y crear el espacio necesario para que tus alumnos confíen en ti, tanto para poder hacerte preguntas y expresar sus dudas como para contarte los problemas que puedan acecharlos dentro y fuera del aula.

Además, es importante que seas capaz de ponerte en el lugar de tus estudiantes, ver las cosas desde su perspectiva y entender sus dificultades o inquietudes. De esta forma les ayudarás a desarrollar sus habilidades y superar los obstáculos que les frenan o ponerles retos que les permitan llegar más lejos.

La comprensión es fundamental para construir un puente comunicativo entre tú y tus alumnos.

 

Entereza y autoridad 

No solo es importante ser cercano y transmitir simpatía, como profesora, también es importante tener entereza y saber ser autoritaria cuando la situación lo requiera.

La base de la educación es el respeto y para ganarte el respeto de tus alumnos,  debes ser capaz de establecer los límites en el aula así como mantenerte firme cuando sea necesario. Construir un vínculo positivo con ellos para poder ser un modelo a seguir.

 

Capacidad de adaptación 

 O lo que es lo mismo; una mente abierta para manejar cualquier circunstancia que se de en el aula. Vas a encontrarte con situaciones inesperadas y tendrás que ser capaz de cambiar la dinámica y ser flexible. En la escuela actual el profesor ya no es el transmisor del saber sino el posibilitador del aprendizaje, por lo cual, una cualidad imprescindible es facilitar que tus alumnos sean los constructores de su propio aprendizaje. Y, en ocasiones, tendrás que buscar la forma de que asimilen ese aprendizaje cogiendo una vía distinta a la que tenías en mente.

Si por ejemplo, una gran parte de tus alumnos no comprenden un concepto debes poder encontrar otra forma de explicárselo aunque eso retrase el planning. En definitiva, poder cambiar el rumbo y adaptarte a las necesidades de tu grupo.

Por eso en la academia FormArte siempre decimos que la programación ha de ser dinámica, flexible y se debe ajustar el proceso de enseñanza-aprendizaje y a las necesidades del alumno.

 

Motivador e Inspirador

Uno de los principales problemas que frenan el aprendizaje y buenos resultados de los alumnos es la falta de confianza en sí mismo y sus capacidades. Hecho que desencadena una falta de motivación hacia el aprendizaje.

Como profesora debes poder motivar a tus alumnos, transmitirles entusiasmo y curiosidad. Con ello no solo estimularás su concentración, perseverancia o atención sino que les ayudarás a conseguir seguridad para enfrentar cualquier reto y lograr superar, con éxito, todos los objetivos establecidos.

 

Ser un buen comunicador 

Una característica muy importantes de un buen maestro son sus habilidades de comunicación. Y va más allá de usar una gramática correcta. Una buena comunicación incluye ser capaz de expresar pensamientos y conceptos complejos de forma simple para que tus alumnos puedan asimilarlos.

Pero no toda la comunicación va a ser con tus alumnos. Recuerda que vas a comunicarte periódicamente con sus padres y deberás hacerlo con fluidez y propiedad. Transmitir a sus padres el mismo entusiasmo que transmites a tus alumnos.

A mí me gusta trabajar con los padres las tertulias dialógicas, hace unos meses trabajábamos la diversidad así que nos reunimos una tarde y les presenté tres libros: Topito terremoto, te quiero (casi siempre) y el monstruo rosa. Dedicamos una tarde a leer, ver, comparar y decidir entre todos cual íbamos a trabajar en clase. De este modo los padres se ven implicados en la educación de sus hijos, son ellos los que deciden que cuento vamos a trabajar y desde casa nos pueden ayudar reforzando estos aprendizajes.

 

Ser un buen oyente y un buen observador 

La comunicación es un camino de doble sentido, es decir, incluye tanto el habla como la escucha. Por lo tanto, como profesora debes ser una buena oyente.

Escuchar con atención las preguntas y comentarios de tus alumnos para conocer su grado de comprensión e interés. Pero también para ser capaz de empatizar con ellos y ponerte en su lugar, característica que, como ya hemos mencionado, también es fundamental.

Pero además, ser observadora te va a permitir fijarte en los detalles y saber cómo actuar: cuándo exigir más a un alumno, cómo evaluarlos, cuando acercarte a un alumno distante, etc. De esta forma serás consciente de todo lo que sucede en tu clase y cómo manejar la situación.

 

 

Pasión por los niños y la enseñanza  

El rasgo fundamental para ser una buena profesora es sentir pasión por lo que haces. La docencia es una profesión vocacional y se nota la diferencia cuando existe dicha pasión y cuando no.

Si disfrutas con tu trabajo, transmitirás vitalidad y energía positiva en tus clases y motivarás a tus alumnos a aprender, independientemente de lo aburrida o tostón que pueda parecer la asignatura.

 

 

Con ilusión, ganas y motivación vas a conseguir todos los objetivos que te propongas y tus alumnos van a disfrutar de tus clases y de aquello que les enseñes.

 

Por último, queremos dejarte esta frase tan inspiradora de Henry Adams:

 

El maestro deja una huella para la eternidad; nunca puede decir cuando se detiene su influencia.

 

Y tú, ¿Cuáles crees que son los rasgos de un buen docente?

 

FormArte, el arte de formar

 

 

El copia y Pega en las Programaciones.

Como opositora ¿qué opinas?, parece que el próximo año, tal y como me hacen saber desde sindicatos y desde los más altos estamentos educativos, habrá que entregar las programaciones en cd también, para como en un máster que estoy haciendo, en el TFG no puede haber más de un 20% similar en algún otro sitio digásmolo así y se controlará a través de un programa informático, detectan los copia y pega, los calcos con otros trabajos, las coincidencias o incluso las Progras que en ocasiones, en mil anuncios o similares, se venden a uno y a otro, a diestro y siniestro; las macro academias que generan Programaciones y Planes de Apoyo como churros, el toma mi programación de hace 2 años que saqué un 9, el uso fraudulento de preparadores y academias que pasan a alumnas nuevas, Progras de otros años de antiguas alumnas y se conocen casos. Vaya lío.

De verdad, como persona que dirige una academia, FormArte me parece ya rizar el rizo, para una academia pequeña como la nuestra y en la que cada alumna,  hace su Progra desde el min uno y es suya.. muy suyaaa …suyiiisima... es una buena noticia, al igual que para esos opositores, que se lo curran todo ellos , sus Temas, sus Supuestos, Programación y UD esos si que son los verdaderos cracks, por la complejidad que ello conlleva, cuentan con todos mis respetos y admiración, no es que no respete al resto también, por supuesto, soy de los que si va al gym, necesita tutorización del entrenador o si se pone a dieta, va al nutricionista para que le controle, respeto ante todo, para todos, cada uno y sus circunstancias, no seré yo quien diga que no he copiado, o hecho corta- pega jajaja, que vaya por delante, después se me criticará tanto si digo uno como otro, o se pondrá en entredicho mi profesionalidad o esto y lo otro, pero me da igual, lo pongo encima de la mesa, creo que es un sano debate, e interesante para todos, habrá defensores y detractores, habrá gente a la que le sirva de aviso o de por si acaso no lo haré y habrá otros que dirán, claro para que se apunten a tu academia o para crear más miedos, ¿cómo que ya no estáis suficientemente puteadas verdad?, pero para mis alumnas sería buenísimo, menos competencia seguro.  ¿Qué opináis al respecto?¿Podrá ser verdad?

Pincha en la imagen y verás, como programamos en Formarte. La pieza clave

Opositora y plaza, a la primera.

Cuando como el sábado, entraron 2 niñas de infantil, con la carrera recién acabada y les hay que decir la verdad…, me puedo comprometer a que si sigues las pautas que te marcan las preparadoras, te esfuerzas y lo das todo, puede ser que apruebes las oposiciones y como les digo ir metiendo la cabecina, cubrir alguna vacante o sustitución, perooooo¿Sacar la plaza nooo? misión imposible o casi imposible jajaja, siempre y más en esta casa, los milagros existen, los astros se alinean con quién se lo merece y tanto Ainhoa como alumna y Rebeca como su preparadora, lo dieron todo y ehhh , aquí su testimonio.

SI SE PUEDE…

Como os dije ,todas las semanas escribirá una alumna y yo no tocaré nada, estas son las palabras de esta vasca de pro, incansable trabajadora, que se merece todo lo bueno que le pase y todo desde Asturias, se crea una unión entre alumna y mentora sin igual, a través de las redes, ¿será que se organizan mejor desde casa? productividad, tiempos de estudio, organización, cercanía en la distancia, si es que este es nuestro carácter diferenciador.

Llega el momento de escuchar la palabra temida: OPOSICIONES. No sabes ni qué son, ni cómo se preparan. Sólo sabes que la gente se agobia con tan solo escuchar esa palabra, y por lo tanto, tu también. ¿Programación? ¿Qué es eso? 50 páginas llenas de líneas tristes sin ningún color. Leyes, más leyes… ¡y no sabes ni por dónde empezar!

 

“¡Para las siguientes oposiciones me busco una academia!” piensas. Y así es como empecé yo. Ponerme en frente del ordenador y buscar “academias de oposiciones magisterio” en google. Y así di con FormArte. Entrar en su página web y ya piensas que hay algo diferentes en esta academia.

 

No sabría como describir mi experiencia con ellos. Además de prepararme las oposiciones (y muy bien por cierto ya que conseguí plaza a la primera) aprendí como maestra y como persona. Lo que no aprendí en la carrera de Educación Infantil (Sí, en tres años casi no aprendí nada y seguro que tú tampoco) lo aprendí con ellos. Metodologías activas, estrategias para utilizar con mis alumnos, técnicas  mágicas que te enamoran… ¡me encantaron!

 

Prepararse unas oposiciones no es fácil. Es duro, no te voy a mentir. Estás en una atracción que de repente estás muy arriba y al día siguiente querrías mandar todo a la mierda. Pero, la verdad que FormArte me hizo disfrutar en este proceso. A mirar desde otra perspectiva las oposiciones de magisterio. Los temas, son actuales y eso facilita el proceso. ¡Y los casos prácticos! ¡Cómo olvidarlos! Les coges el gusto. Obtuve muy buena nota en las oposiciones gracias a ellos. Llegaron a gustarme los casos prácticos y vas al examen con confianza.

 

Lo mejor de esto es que los formadores de la academia son profesores también. Ejercen como profesores en colegios y saben de lo que hablan y de lo que forman. Es impresionante como viven la educación, y te transmiten todo eso.

 

Lo que aprendas con ellos, no lo utilizarás solo para aprobar y sacar plaza en las oposiciones. Lo utilizarás como profesional en los colegios que estés. Yo todavía sigo leyendo todo lo que me enviaron poco a poco para seguir utilizándolo en mi clase. Imagínate que por una parte me da pena haber sacado plaza porque no puedo seguir con ellos. Me encantaría seguir con ellos para seguir aprendiendo.

 

No es una academia para las oposiciones sólo. Para mi, y lo digo con total sinceridad, es un centro de formación para maestros. Aún siendo funcionario, los profesores deberíamos seguir formándonos en lugares como FormArte. Formación de metodologías proactivas y actuales, con estrategias que pueden ser muy aplicables en nuestras aulas. Muy prácticos y reales.
Sólo me falta dar las gracias a la academia. De verdad, GRACIAS. Gracias por vuestra simpatía y cercanía. Por estar siempre apoyándome. No hay palabras para vosotros. Y a ti, al que está buscando todavía “academias de oposiciones magisterio” en google, que no te equivocarás con FormArte. Dale al enter y disfrútalo.

 

@ainhoamitxelena

 

Viaje de una maestra y opositora

Ningún mar en calma, hizo experto a un marinerooooooooooo.

Bendito ese día en el que los conocí, en el que mi mochila iba vacía recién salida de la carrera. Decidí irme cada sábado, a mi academia de oposiciones para maestros en Oviedo ” FormArte“,desde Ponferrada, todos los sabaditos de 9h a 14 h y cada día volvía para casa llena de ideas, de dudas resueltas, de alegría, de sueños por cumplir. Mis temas y supuestos se llenaban de términos, de autores, de actividades… y mi programación crecía poquito a poquito a medida que pasaban las semanas. Cuántas veces escuché si merecía la pena todo lo que estaba haciendo, invertir tanto tiempo y dinero. Hoy puedo gritar que mereció la pena, y sigue mereciendo la pena, porque esa llamada llegó cuando menos lo esperaba. Porque todo llega como siempre me decían. Y todo ha ido llegando. Llegó ese día en el que me soltaron con 20 polluelos en mitad de curso. Mis primeros pinitos como Maestra de Infantil. Imaginaros, que de dudas, que de cosas por hacer y querer hacer. Cuántas veces he sacado los temas para revisar esto, lo otro… y la programación, mi fiel compañera… yo ya no soy sin ella. Llegó la hora de sacar las castañas del fuego, de poner en práctica todo lo aprendido, y de que que ellos siguieran a mi lado, sin soltarme, resolviendo todo cuanto les pidiera.

Gracias por tantas ideas, por tantos recursos, por tantos consejos, apoyo, por tanta formación que a día de hoy estoy llevando a cabo.

Yo siempre he dicho que no creo en la suerte, que creo en el esfuerzo y en las personas. Igual estoy equivocada, pero prefiero seguir creyendo en mí, en mi esfuerzo, y seguir soñando.

Y ahora ellos, son parte de mis hilos de colores, de esos que marcan tu vida para siempre.

Como no es mío el texto y quiero ser fiel a lo que dice, no voy a corregir naaa, les abro las puertas del blog para que se desahoguen, escriban, critiquen” ni se os ocurra a mi mecagontooo” o alaben ” si por ahí sii engordar mi ego” jajaja , peroooo llegó, llega, llegando, llegó y llegóooo voy matateee…aún estoy esperando que llegue, jajaja.

Un millón de gracias Leti Pastor, se te quiere y lo mejor de todo esto, es cuando se supera la barrera preparador/alumna y se crea este vínculo de amistad, uno piensa que todo el esfuerzo a merecido la pena y me da fuerzas para seguir dando lo mejor de mi, la felicidad de esta gran familia Formarte, pasa por ayudaros y no solo de cara a las oposiciones, que también, pero recordaros que no hay que dejar de vivir, preparamos opositoras para la vida

 

 647893423   / info@academiaformarte.com  / www.academiaformarte.com

 

 

Experiencias cristalizantes y paralizantes

Esta nueva publicación en el blog también  está en: https://www.academiaformarte.com/blog-11

Ya David Feldman en 1980 utilizó el término de experiencias cristalizantes, para definir lo más señalado en el desarrollo de talentos, habilidades o capacidades de un individuo, estas experiencias suelen producirse durante la infancia y se dan en una o varias inteligencias, el mismo autor nos lo ejemplifica con Einstein y como a partir de ver una brújula magnética a los 4 años le motivó para querer averiguar todo ese proceso a sus ojos mágico, activando así su genialidad.

Experiencia Paralizante

Me reitero cuando digo como en otros post, que ya está todo inventado,¿y os preguntaréis porqué hablo de esto? si es que no la hay más tonta que yo…, tuve una preparadora como compañera aquí en la academia Formarte, a la que la escuché por primera vez el término “experiencias cristalizantessss” y lo mejor de todo es que lo acuñaba como propio, como innovador y fántástico, pero… ¿queréis que os cuente un secreto? lo mejor de esto es que yo me lo creí, hasta ella se lo llegaría a creer, pero si buscamos la lectura positiva,eso es lo que tienen que hacer nuestros alumnos/opositores/compañeros en esta academia de oposiciones magisterio o en cualquier otra, hacer suya la terminología, tener la capacidad de adaptarla en sus programaciones y temas, tener esa capacidad de hacer de un hilo conductor la magia, que en ocasiones pienso, que solo está en la literatura contemporánea de la que nos nutrimos, tocando temas como la muerte, la diversidad, el acoso escolar(“Vacío”, “Te quiero casi siempre”, “Malena la Ballena”,Orejas de Mariposa”) y tantos más, con ilustraciones que también nos harán volar, crear nuestras propias historias.

Escaleras del aula

Thomas Amstrong tiempo después acuñó las “experiencias paralizantes” para hablar de las situaciones que desactivan, que inhiben o “cierran la puerta” al desarrollo del potencial de las inteligencias, las emociones negativas y de nuevo en la infancia, como el miedo, la vergüenza, la ansiedad y si miramos la sociedad en la que vivimos está repleta de factores ansiógenos, que harán que impidamos el normal desarrollo de una o varias inteligencias.

Cuando pasa el tiempo, nuestros alumnos/amigos, que optan por esa plaza en dichas oposiciones de magisterio, para ser funcionarios de carrera nos dicen, que no solo se han preparado para las opos, que les ha servido su paso por nuestro centro de formación para la vida, el ejemplo claro está en nuestra entrada a las aulas, al mundo del color, a la magia a través de la Lupa, a las historias para desaprender.

Entrada a las aulas, academia formarte en asturias

Quién no ha visto u oído, como unos padres riñen a su hijo por tocar un instrumento musical, mal sí, cansino puede que también, pero ojo como lo hacemos y nosotros como educadores e incluso los propios compañeros del niño cuando se han burlado y este se siente humillado por ese dibujo, creación artística sí.. feo también, pero volvemos a los modos, a los acercamientos hacia ese menor.¿QUIÉN no conoce, a esa mamá que apunta a su hijo/a a ballet? aunque camine como un patito y sobre todo.. sobre todo.. no le guste a la criatura y haga sentir rídiculo y pavor al TUTuuuu.Pero es que fulanita los lleva o es que yo toda la vida quise bailar, jugar al fútbol o tocar la guitarra da igual.

Academia FormArte, el Arte de Formar opositores.

 

¿En clase no se juega?

La respuesta casi siempre es sí. ¿Siguiente paso? Aprovechar las ventajas de la tecnología para facilitar el aprendizaje mediante el juego. ¡Bienvenidos a la gamificación!

 

Artículo extraído de Telefónica-Educación Digital y sigue la corriente pedagógica que desde Formarte tratamos de inculcar a nuestros maestros-alumnos-opositores, no solo para adaptar en sus Programaciones e UD sino para trasladarlas al aula.

Cuenta Ángel González de la Fuente, periodista, escritor, reconocido gamer del mundo de la educación y jefe de Proyecto en Telefónica Educación Digital, que en unas escuelas de primaria de California llamadas Rocketship Schools crearon un software educacional de matemática básica sin enunciados porque estaba hecha para hijos de inmigrantes latinos y asiáticos.

Su gamificación era muy básica: a un lado de la pantalla, un pingüino llamado Jiji quería pasar al otro lado. Para ello los alumnos tenían que resolver un problema. “Es muy sencillo, pero con un flowfabuloso”, dice González. Tanto es así que los chicos se engancharon desde el primer momento a resolver problemas y en los test estatales están sacando mejores calificaciones que los niños de cualquier otra escuela. Pero Rocketship va más allá. Al principio la mascota era un canguro y a los niños no les motivaba ayudarle porque se preguntaban que cómo siendo un canguro no saltaba por encima del problema. Lógico, ¿no? Cuando cambiaron la mascota por este pingüino adorable y algo desvalido triunfaron. “Esa es la magia de la gamificación”, afirma González. Y como este, cientos de ejemplos.

La idea de utilizar mecánicas lúdicas para fomentar el aprendizaje no es nueva, pero la irrupción de la tecnología en el mundo de la educación le ha puesto nombre: gamification y/o edutainment. Pero ¿qué significan? ¿Para qué sirven? ¿Son lo mismo?

 CATAPULTA DE LA MOTIVACIÓN

No hay una respuesta universal. Para muchos pedagogos de nuestro país, como Javier Espinosa, profesor de tecnología en un instituto de Madrid y Premio Nacional de Innovación Educativa 2015, la diferencia es evidente: “La gamificación, que podría traducirse como hacer juego, es el empleo de mecánicas de juego en entornos no lúdicos, como la formación, con un claro objetivo: mejorar el proceso de aprendizaje hasta convertirlo en una experiencia memorable, épica. Por contra, el objetivo del edutainment education+entertainment— es entretener y, en un segundo plano, educar a través de un juego o contenido”. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, González opina que la diferencia es solo cuestión de matices: “Lo importante es que en ambos casos el juego actúa como catapulta de la motivación en el aula”.

Y en eso sí están de acuerdo los expertos. El juego como método innovador de aprendizaje desarrolla habilidades y competencias como la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos y, además, permite modificar determinados comportamientos y actitudes.

INNOVAR NO ES COSA DE FRIKIS 
Gamificar es innovar, pero innovar no es cosa de frikis, ni en el lado del profesor ni en el lado del alumno, aseguran los expertos. Y aunque no hay datos sobre la penetración de la gamificación en las aulas españolas, los gamers más destacados tienen claro que no es algo pasajero. De hecho, el evento más importante del sectorel Gamification World Congresstiene sello español. En él se dan cita cada año empresas y profesionales interesados en el uso del juego en áreas como el engagement con clientes, la mejora de la productividad de los trabajadores, la innovación, la salud y la educación. “El juego permite crear una zona segura de aprendizaje donde el error está permitido y equivocarse mola porque se aprende de ello y se utiliza como base para crear aprendizajes sostenidos en el tiempo”, señala Sergio Jiménez, cofundador del evento. Y aunque el Gamification World Congress tiene un enfoque más empresarial, en el terreno educativo las iniciativas también crecen. GamificaTuAula, por ejemplo, es una comunidad abierta formada por profesores de primaria, secundaria y universidad, que han decidido unir fuerzas para convertir las aulas de España en territorio de juego.  “Cualquiera puede gamificar su aula, su claustro, su centro…”, dice Espinosa, miembro de la asociación. “Queremos mejorar, convertirnos en mejores profesores cada día, ayudarnos entre los docentes y difundir que no estamos solos”.

Espinosa, ferviente defensor de demostrar el movimiento andando, emplea a diario la gamificación en su instituto. “Yo utilizo con mis alumnos de ESO herramientas de gamificación como ClassDojo —una plataforma de gestión del comportamiento gamificada— y los resultados son fantásticos: se genera un ambiente muy positivo, se consiguen objetivos y la motivación se convierte en algo intrínseco a la clase”.

ERES ÚNICO E IRREPETIBLE
Y no es el único ejemplo: Class of Clans es el juego de estrategia online por el que Espinosa, junto con otros dos docentes, fue galardonado con el Premio Nacional de Innovación el año pasado. El juego integra cuatro asignaturas en una misma gamificación que mete a los alumnos en un viaje por el paleolítico en el que deben sobrevivir y avanzar como civilización en equipo. “El juego expone los contenidos reglados de forma vivencial, práctica y divertida, lo que fomenta que el aprendizaje sea realmente significativo y que no se olvide fácilmente”, asegura.

El juego, como método innovador de aprendizaje, desarrolla habilidades y competencias como la motivación, la concentración y el esfuerzo.

El alcance de la gamificación, sin embargo, va más allá de lo puramente cognoscitivo, alcanzando también aspectos emocionales. Gameofmylife es un claro exponente. “En este juego los alumnos y yo hemos vivido una experiencia emocional fantástica a través de los sueños. El objetivo era mejorar su autoestima y hacerles conscientes de que son únicos e irrepetibles y, sin duda, lo hemos logrado”, afirma Espinosa.

Y es que en la guerra de la motivación el juego tiene dos componentes que lo hacen imbatible: la interactividad, que hace a cualquiera protagonista de un universo fascinante, y la capacidad social. En este sentido, añade González, “los juegos siempre van a ganar la batalla. Eso sí la victoria nunca es eterna. Hay que reinventarse y tirar de magia e ingenio constantemente”.

“El juego permite crear una zona segura de aprendizaje donde el error está permitido y equivocarse mola porque sirve como base para crear aprendizajes sostenidos en el tiempo”. Sergio Jiménez, cofundador del Gamification World Congress.

OPOSITOR SALTA…NO TE CONFORMES

¡Sufro el síndrome de la rana hervida!

Si metemos una rana en un cazo de agua hirviendo, esta saltará para escapar; pero si llenamos un cazo de agua fría, metemos una rana en el agua y ponemos el cazo a fuego lento, nuestra amiga la rana poco a poco irá ajustando su temperatura corporal a la del agua.

Cuando el agua esté a punto de hervir, la rana no podrá aumentar más su temperatura e intentará salir, pero como ha gastado todas sus energías adaptándose al agua, ya no le quedarán fuerzas suficientes y perecerá hervida.

Lo que hoy es un experimento científico, que demuestra que si se calienta el agua a 1,2 grados cada hora una rana permanece dentro del agua y muere, nació a partir de una fábula de Olivier Clerc que hacia referencia a lo peligroso que resulta el conformismo y la sobre-adaptación.

Yo actúo bajo el síndrome de la rana hervida cuando me adaptconsciente o inconscientemente apersonas situaciones o relaciones que me son perjudiciales de algún modo, ya sea porque me dañan o porque no me permiten avanzar o evolucionar.

El arte de adaptarse a lo dañino

Seguro que en tu entorno mas cercano conoces a alguien que nunca se queja, que se adapta, al que todo le parece bien, el típico buenazo….pues esa persona más que buenazo es una pobre “rana hervida”.

Estas conductas hiper-adaptativas, mansas y sumisas que suelen ser vistas como una virtud, suelen ser el resultado de, entre otros, una baja autoestima.

Existe una linea muy fina entre lo que supone el síndrome de la rana hervida, que lleva asociado una baja autoestima, con actitudes vitales que podríamos considerar sanas, como son la empatía y la paz interior.

Muchas personas confunden el amor hacia otra persona con relaciones dependientes, interesadas o abusivas en las que la manipulación es un medio para conseguir las cosas. En casos así lo que está ocurriendo realmente son situaciones de dependencia, desigualdad o abuso, ya sea emocional, psicológico, físico o económico; la persona ha dejado de respetarse, de escucharse, de no hacer caso de sus propias necesidades, porque no se sienten capaces de enfrentarse a la realidad de una situación que les da miedo o les resulta dolorosaPusimos de ejemplo el amor, pero este tipo de conducta también aparece en ámbitos familiares, laborales o sociales.

¿Qué nos lleva a no saltar a tiempo del cazo?

Algunas de las causas por las que no reaccionamos ante lo que nos daña puede ser:

  • Restarle importancia a cosas que la tienen, engañándose con pensamientos del tipo: “no vale la pena” o “no sirven para nada”.

  • Creer que “esto es lo que toca”, que no existe ni otra salida ni otra opción

  • No querer ver, por culpa de las expectativas que hemos creado sobre algo o sobre alguien.

  • Lo nocivo de pensar que “más vale lo malo conocido…”

  • La esperanza deque la situación mejorará o incluso llegará a cambiar con el tiempo.

  • La falta de contacto con nuestras necesidades reales, con lo que nos gusta, con lo que necesitamos, con lo que queremos que nos ocurra en la vida.

    Al igual que el agua se va calentando poco a poco, lo suficiente como para que la rana pueda ir adaptándose, por lo general las situaciones se transforman de manera muy lenta y paulatina y es complicado detectar el momento en el que empiezan a cambiar.

 

¿Qué actitudes pueden evitar el síndrome de la Rana Hervida?

Como el miedo, la incertidumbre, la comodidad, la inseguridad, la falta de Asertividad o una baja autoestima son alguna de las emociones que nos hacen permanecer dentro de la olla:

  • Escuchate, escucha tu entorno y SIENTE, actitudes de alerta nos harán darnos cuenta de que e“el agua se está calentando”.

  • No siempre es adecuado adaptarse; has de aprender a distinguir cuando lo haces por miedo o por comodidad.

  • No te creas falsas expectativas y asume cuanto antes que no se puede cambiar a las personas y que si actúan dañándote es porque no saben hacerlo de otra forma.

  • No aguantes situaciones por el qué dirán, por comodidad o con la esperanza de que cambien: no lo harán.

  • Marca tus límites en lo personal, laboral, etc… y mantente fiel a ellos y defiéndelos a “capa y espada”

  • Acepta la realidad tal y como es y se consciente de como te afecta.

  • ¡Atrevete a saltar del cazo!, ya sea por tus propios medios o aunque para hacerlo necesites ayuda terapéutica de profesionales como los que integran nuestro equipo en Gestión Emocional

¿Qué hacer?

Si consentimos permanecer en algo o con alguien que nos daña, quiere decir que estamos escondiéndonos a nosotros mismos nuestras emociones y nos estamos autoengañando. ¿Auto-engañando?, Si, autoengañando, porque nos estamos obligando a creer que no es para tanto, que no nos perjudica, que no nos daña, que no nos duele.

Aunque no sea posible cambiar las circunstancias porque a veces no dependen de nosotros, siempre podemos comprometernos en la parte que sí debemos asumir: en la elección de cómo enfrentarnos a ellas, tomar conciencia de cómo nos influyen y adoptar las medidas necesarias para vivirlas de la forma más sana y consciente posible.

… y recuerda, la “olla” no es solo cosa de complacientes o sumisos. En realidad, es tan perjudicial ser intransigente, estricto oinflexible como ser sumiso, extremadamente complaciente o adaptativo. Cualquier actitud, llevada a su extremo, nos perjudica.

Saltar de la olla es un acto no solo de valentía, sino más bien de respeto, valoración y amor hacia nosotros mismos.

TE AYUDAMOS CON EL SALTO.