No dejes que los estereotipos de género limiten tus clases. 

 

Las ideas estereotipadas sobre lo que es adecuado para niños o niñas pueden limitar las oportunidades de los niños para aprender y desarrollarse.

 

Creemos que la mayoría de los profesionales de la educación moderna como tú y nosotros, somos muy conscientes y activos en desafiar los estereotipos de género. Sin embargo, a veces es una batalla cuesta arriba cuando estos estereotipos se mantienen por lo que los niños encuentran fuera de la escuela, a través de los medios de comunicación, sus propias familias u otras influencias de la sociedad.

 

Si bien todos estamos expuestos a los estereotipos de género, los niños y jóvenes son particularmente susceptibles a ellos cuando comprenden su lugar en la sociedad y su potencial. El aula es un entorno ideal para aumentar la conciencia de estos estereotipos y alentar el análisis crítico en los estudiantes para que estén preparados para llegar a sus propias conclusiones informadas.

Inspirar a los infantes y jóvenes a cuestionar los estereotipos de género les permite tomar decisiones informadas sobre su futuro y ampliar sus oportunidades
.

 

La escuela debe ser un entorno seguro para aprender y explorar: puede ayudar a los infantes afirmando elecciones no convencionales, asegurándoles que está bien ser diferente y fomentando una cultura de aceptación.

Como profesora, estás en la magnífica posición de ayudar y animar a los estudiantes a cuestionar los estereotipos de género y darles una visión más tolerante e inclusiva. Esto puede llevarse a cabo de múltiples formas, resaltando ejemplos en los materiales de enseñanza, realizando actividades específicas para tratar el tema, al expresar comentarios y  revisando el comportamiento y comentarios de tus estudiantes. Vamos a entrar un poco más en el tema, dándote algunos ejemplos.

 

Si bien es posible que no seas tú quién esté tomando decisiones sobre qué textos y materiales se encuentran en el programa de estudios, sí tienes la oportunidad de pedir a los alumnos que cuestionen ejemplos de género dentro de esos materiales.

 

 

También puedes sugerir a los alumnos que consideren los tipos de textos escritos por o referidos a mujeres frente a hombres para analizar los roles que desempeñan los hombres frente a las mujeres en los ejemplos de los textos o los personajes de ficción. Las clases de matemáticas o sociales pueden brindar la oportunidad de ver las estadísticas en áreas como las brechas salariales de género o el sesgo de género en las carreras y el empleo.Aunque estén en primaria, nunca es pronto para empezar a concienciarles y tratar estos temas.

Si escuchas comentarios sexistas de los estudiantes, como “corres como una niña”, “los niños no lloran” o “vuelve a la cocina”, es importante discutir qué significan estas frases y sus consecuencias. Muchos estudiantes usarán este lenguaje sin la intención de insultar, por lo que es importante que se les pregunte sobre el mensaje subyacente y el impacto que tienen sus comentarios, en lugar de simplemente reprender o “prohibir” tal conversación.

Además, los infantes a menudo están muy interesados ​​en” controlarse “unos a otros y asegurarse de que sus compañeros sigan las” reglas “de género que aprendieron. Puedes establecer el modelo cuestionándolos y ofreciendo ejemplos contrarios de su propia experiencia.

 

Aprovecha cualquier situación en que surjan casos de estereotipos (de género o no) para analizarlos y hablar sobre ellos. Aprender a dividir con decimales no es más importante que aprender a ser tolerante y quitar las barreras de género que existen.
Si esa clase de mates se convierte en un apasionante debate en el que consigues que tus alumnos abran un poco su mente o, como mínimo, se lo planteen, ya has ganado muchísimo.

 

Como ya hemos comentado, habrá muchos materiales que te vengan dados o impuestos y no puedas hacer nada, pero sí que puedes introducir libros o películas que desafíen los estereotipos. Puede ser una actividad fantástica la de ver una película y comentarla entre todo la clase, sacando conclusiones y reflexionando.

 

 

Y aunque estamos seguros que lo sabes de sobras, evitemos dividir a los alumnos según su género. ¿Las etiquetas con los nombres de niñas y niños son rosas y azules? ¿Los niños y las niñas se alinean por separado? Usar el género para dividir a los niños puede ser rápido y conveniente, pero les da el mensaje constante de que ser un niño o una niña es lo más importante para ellos y refuerza los estereotipos. Lograr que los niños se alineen de una manera diferente (por edad, cumpleaños, alfabéticamente) puede ser una forma sutil pero efectiva de alentarlos a pensar sobre su identidad de diferentes maneras.

Sobre todo, es imprescindible ponerse unas gafas de rayos X y observar atentamente qué es lo que sucede en tu clase. Esto te va a permitir buscar estrategias y nuevas formas de eliminar los estereotipos, así como saber en qué áreas incidir.

 

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

 

 

Estudiar de día o de noche… ¿tú qué eliges?

 

¿Cuál es el mejor momento para estudiar? Este es uno de esos interminables debates.

¿Mejor estudiar de noche o de día? Ambos lados tienen sus propios defensores leales y sus propias investigaciones (porque hoy en día hay investigaciones de todo y para todo) que te contarán en detalle cuáles son los beneficios del método elegido y porque es mucho mejor.

La realidad es que cada persona es diferente y que no hay un claro ganador desde el punto de vista científico (menuda novedad, ¿verdad?). Hay personas que obtienen mejores resultados estudiando por la noche, mientras que otras consideran que el mejor momento para estudiar es la mañana o la tarde. Cada uno tiene su propio momento de máxima productividad que es cuando tiene más energía.

De la misma forma que cada uno tiene una manera para estudiar propia, también puede estudiar mejor a un momento particular del día.

 

Hoy queremos investigar en profundidad cuáles son los beneficios de cada momento para que tú misma decidas  qué funciona mejor para ti.

 

Beneficios de estudiar durante el día:

 

  1. Después de una buena noche de sueño reparador, es probable que tengas más energía, más claridad mental y mayor capacidad para concentrarte.
  2. El mundo, tal como lo conocemos, tiende a funcionar durante el “horario comercial”. Dado que la sociedad se estructura alrededor de la premisa de estar activo durante el día y dormir por la noche, encontrarás facilidades como poder ir a la biblioteca, coincidir con tus amigos, etc.
  3. La luz natural es mejor para tu vista. Proporciona el espectro correcto de luz para mantener una vista óptima y, de hecho, funciona con la glándula pituitaria para que estés alerta y despierta. La luz artificial puede dañar tus ojos y afectar a tu ritmo natural de sueño. De hecho, la mayoría de médicos especializados en sueño recomiendan que te expongas a la menor cantidad de luz artificial posible durante la noche, incluyendo pantallas de TV, ordenadores y móviles.

 

Una vez que conocemos lo bueno y bonito de estudiar durante el día, vayámonos al otro lado, a ver qué beneficios encontramos.

 

Beneficios de estudiar durante la noche:

 

 

  1. La ventaja más obvia de estudiar por la noche es la abundancia de paz y tranquilidad que tienes. La noche es ese momento en que la gente está más relajada, tranquila y contemplativa. No escuchas a los hijos de la vecina peleándose o gritando, por ejemplo. Ese entorno puede ser exactamente lo que algunas personas necesitan para entrar en el mood adecuado para estudiar y rendir más.
  2. Por la noche suele haber menos distracciones que durante el día. La mayoría de tus amigos estarán dormidos y tus redes sociales estarán menos activas.
  3. Las cosas pueden verse distintas durante la noche. Los ojos y el cerebro funcionan de forma diferente por la noche, con lo que puede aumentar tu eficacia creativa y ayudarte a ver los conceptos de forma diferente. Muchos autores, compositores y científicos prefieren trabajar de noche porque sienten que tienden a pensar más “fuera de la caja” después de las horas. Con las presiones del día detrás de ellos, muchos sienten que su mente es libre de vagar por más alternativas en la noche.

 

 

¿Qué puede funcionarte mejor a ti?

 

Aunque los ritmos circadianos son distintos para cada persona, hay patrones que indican que existen lo que se llama “personas diurnas” y “personas nocturnas”.

 

La típica persona matutina se levanta sin problemas a primera hora y está más que lista para empezar el día e ir a por todas. Generalmente a media mañana necesitan un descanso y luego vuelven a la carga hasta que a media tarde empiezan a calmarse.

 

En cambio, las personas vespertinas o nocturnas, tienden a ser todo lo contrario. Por la mañana estarán más lentos hasta que al mediodía o por la tarde empezarán a activarse y podrán trabajar hasta la noche o altas horas de la madrugada.

 

 

Hay estudios que han encontrado que los estudiantes más jóvenes tienden a estar mejor preparados para estudiar por la noche que los estudiantes mayores. Dicen que aproximadamente alrededor de los 30 y pocos, hay un cambio en el ritmo. Pero, como siempre, solo son estudios, quizás tú tienes 24 y a las 7 de la mañana estás on fire.

 

Somos conscientes que si estás trabajando, tu momento de estudio queda más limitado y tienes que adaptarlo, pero quizás puedes intentar organizar el estudio durante tu fin de semana o días libres adaptándolos a tu ritmo.

En el estudio, como en tantas otras cosas en la vida, no hay una clave universal y no a todas las personas les funciona o mismo. Con lo cual, debes probar y dar con el momento del día que te resulte más efectiva. Si no tienes claro cuál es tu mejor momento, puedes probar una semana matutina y una noctura, y evaluar qué resultados obtienes y cuando te sientes tú mejor. Cada momento tiene sus ventajas y desventajas.

 

Sea como sea, el factor clave para todos, tanto almas diurnas como nocturnas, es dormir suficientes horas. Necesitas reposar tu mente y tu cuerpo y cargas las pilas. 

FormArte, el arte de formar

¿Cómo hacer una buena planificación?

 

 

En nuestro último post te hablamos de todos los beneficios que te iba a aportar una buena planificación, pero no todo vale.

No es suficiente con hacer cuatro anotaciones en una hoja, dividiendo el número de temas a estudiar por el número de días.

Se tiene que hacer bien o apaga y vámonos.

 

Una planificación útil es un poco más compleja  y lleva un poco más de tiempo realizarla, pero también te va a aportar más beneficios.

 

¿Cómo tiene que ser una planificación?

REALISTA

Ya lo hemos comentado muchas veces, al principio estás súper mega motivada, llena de energía y ganas. Y claro, parece que cada día de estudio va a cundir mucho y que va a ser mucho más fácil. Es posible que peques de optimista al realizar tu planificación, tanto en el tiempo dedicado a redactar temas como al dedicado al estudio y repaso.

Tienes que intentar ser realista, dejar tiempo para descansar y para divertirte, y un tiempo extra en plan comodín, para rellenar los huecos ocasionados por los imprevistos (que ten por seguro, van a ocurrir).

Es mejor que empieces con una preparación suave y, a medida que veas que vas cumpliendo los objetivos y que puedes rendir más, que apretes un poco con las horas dedicadas o el nivel de exigencia.

 

FLEXIBLE

No dejes que la planificación sea algo rígido e inalterable. Habrá imprevistos, es como la ley de Murphy, siempre los hay por A, B o C. Y no pasa nada, es totalmente normal. Pero precisamente por ser algo tan normal, es bueno tenerlo en cuenta al hacer la planificación. Un buen truquillo es reservar unas horas extras, en plan comodín, bien para dedicarlo a un tema complejo que te está costando más de lo esperado, para suplir el retraso que lleves, repasar, etc. En caso que no lo necesitases, puedes avanzar materia o darte un merecidísimo descanso.

 

REVISABLE

No nos engañemos, un plan a largo plazo es difícil que esté bien diseñado desde el minuto uno. Por ello, es importante que vayas revisándolo cada X tiempo para comprobar si estás cumpliendo con los objetivos programados. En caso que no acabe de ajustarse a la realidad, puedes readaptarlo según las circunstancias.

 

PERSONALIZADA

Nosotros, los demás opositores y las personas de referencia, te vamos a dar consejos de cómo planificarte para intentar ayudarte, pero tienes que hacer tu propia planificación. Solo tú conoces tus circunstancias y sabes qué es lo mejor para ti. Cada persona es un mundo y para algunos va a ser más o menos complicado concentrarse, redactar un tema, estudiarlo o repasarlo. Pero no solo eso, hay muchísimas variables en juego: las horas que puedes dedicarle, tu ritmo circadiano (cuándo estás más activa para estudiar), dónde te concentras mejor, etc. Por eso tu planing debe ser personalizado y revisable.

 

ESCRITA.

Si no la pones por escrito es como si no hubieras hecho nada, por mucho que hayas meditado al respecto y hayas tomado cincuenta mil decisiones. Para que sea efectiva debes plasmarla en papel o de forma digital. ¿Por qué?

  • Porque la podrás consultar y ver cómo está yendo.
  • Porque va a ser mucho más concreta; qué harás y cuándo lo harás.
  • Porque va a ser un
  • Porque te va a servir para motivarte.
  • Porque si no está escrito te vas a relajar y dejarás de lado los objetivos concretos que te hayas marcado.

EQUILIBRADA:

Debes equilibrar el tiempo dedicado a cada tarea. Por mucho que repasar te de una pereza tremenda, también es importante y necesaria. Evidentemente, en un principio dedicarás más tiempo a elaborar los temas y a estudiar, pero no dejes de lado ninguna de las partes.

 

 

¿Ya tienes tu planificación hecha?

 

Si aún no estás del todo convencida de hacer un planing y quieres saber qué beneficios tiene, puedes leerte nuestro post sobre las ventajas de hacerte tu propia planificación

 

 

FormArte, el arte de formar

 

¿Vas a dejar que el miedo te paralice?

 

“Todo lo que quieres, está al otro lado del miedo”

 

Quizás te estás planteando opositar pero no te atreves a dar el paso. Querías apuntarte a una academia en septiembre pero, finalmente, no lo hiciste.

 

¿Por qué?

Por el miedo.

 

Miedo a equivocarte, miedo a fracasar, a perder el tiempo, al cambio, a lo desconocido…

 

El miedo es una respuesta innata para evitar el peligro, sea físico o emocional. A pesar que el miedo sea una reacción innata puede ser una barrera para conseguir tus objetivos. La buena noticia es que es posible superarlo.

 

El verdadero reto está en atreverte a dar el paso y darle esquinazo al miedo. En este momento, tus sueños, tus objetivos, tu meta, está en el otro lado.

 

¿Y si no sale bien? Te estarás preguntando .

Quizás en otros momentos de tu vida hayas intentado algo y no lo hayas conseguido. O puede que no te sientas preparada o con suficientes conocimientos para intentarlo. A lo mejor tu familia y amigos no están de tu lado o no conozcas a nadie que lo haya conseguido.

 

Primero de todo, ¿cuándo vas a estar preparada? ¿Realmente crees que llegará un momento en que te sientas lista para emprender el camino? ¿qué tiene que pasar? Si no hay nada real y de suficiente peso que te frene, es tu cabecita la que te dice que no estás preparada.

Y no es verdad. Estás preparada. Espera, te lo vamos a volver a repetir:

YA ESTÁS PREPARADA.

En el caso de las opos, nadie empieza a opositar sabiéndolo todo, es un proceso. Y a medida que avanzas en el proceso sientes que estás llegando más y más lejos.

 

Tus experiencias pasadas tampoco determinan las futuras. Primero de todo porque tu yo del pasado no es la misma persona que eres ahora. Ahora mismo eres una versión más fuerte, madura, capaz y valiente que tiempo atrás. Además entra en juego la constancia y las ganas que tengas de conseguir tu meta. Quizás en tus anteriores experiencias no estabas suficiente motivada  o realmente no lo querías. Cuando quieres conseguir algo, vas a por ello y pones toda la carne en el asador. Y en este caso, estamos seguros que es tu SUEÑO y vas a luchar con uñas y dientes para conseguirlo.

 

Puede que no conozcas a nadie que lo ha conseguido, pero ¿desde cuando eso es un motivo? Aquí estás tú para hacerlo. En la historia hay miles de millones de casos de personas que han conseguido cosas por primera vez sin ningún precedente anterior; en tu caso te garantizamos que hay muchas y muchos que ya lo han conseguido.

Y si no cuentas con el apoyo de tu familia o amigos, sabemos que es desmoralizador y duro pero eh! En FormArte tienes una familia dispuesta a darte todo el calor y ánimos que necesites. Y no somos precisamente una pequeña familia…

 

A menudo tememos lo desconocido, es normal. Salir de nuestra zona de confort nunca es fácil. Pero si te quedas ahí estancada, muy a gustito, sí, pero sin moverte, no lograrás aquello que deseas. Y generalmente, las mejores cosas están justo fuera de esta zona.

 

Trágate tus miedos y sal ahí fuera a comerte el mundo.

O ven a vernos y te sacamos este miedo en un plis plas.

 

Parte de tu miedo proviene de subestimar tus propias virtudes, y por ende, no tener la confianza para lanzarte a obtener aquello que deseas.

 

Para superar los miedos tienes que moverte y hacer pasos hacia adelante. Acojona al principio, sobre todo en el momento antes de dar el salto. Te entra vértigo.

Pero ya verás que una vez hayas traspasado TUS límites, ese miedo inicial desaparece.

 

Valorate, pon la frente en alto, y tu miedo será eclipsado con una gran disposición a vivir el futuro al 100%.

 

Pero ojo, este es un camino duro. Necesitas energía, sentirte fuerte y en equilibrio. Pero que no sea fácil no significa que no puedas o no seas capaz.

Las opos son una aventura.

Surgirán problemas, pero ten confianza en ti misma, que los podrás superar si tienes la firme convicción y dedicación necesaria para acercarte a tus metas. Recuerda que ningún mar calmado, hace experto a un marinero

Nada de miedos, nada de peros, que solo se vive una vez, y tienes una vida por delante, llena de alegrías y tristezas, altos y bajos, y no es lícito permitir que el miedo te frene y te quite los logros que puedes estar a punto de conseguir.

 

 

Sí, llegó el momento de convertir tus miedos en motivaciones, y de ir hacia adelante.

¿Piensas esperar mucho más en conquistar tus sueños?

 

FormArte, el arte de formar.

¿En clase no se juega?

La respuesta casi siempre es sí. ¿Siguiente paso? Aprovechar las ventajas de la tecnología para facilitar el aprendizaje mediante el juego. ¡Bienvenidos a la gamificación!

 

Artículo extraído de Telefónica-Educación Digital y sigue la corriente pedagógica que desde Formarte tratamos de inculcar a nuestros maestros-alumnos-opositores, no solo para adaptar en sus Programaciones e UD sino para trasladarlas al aula.

Cuenta Ángel González de la Fuente, periodista, escritor, reconocido gamer del mundo de la educación y jefe de Proyecto en Telefónica Educación Digital, que en unas escuelas de primaria de California llamadas Rocketship Schools crearon un software educacional de matemática básica sin enunciados porque estaba hecha para hijos de inmigrantes latinos y asiáticos.

Su gamificación era muy básica: a un lado de la pantalla, un pingüino llamado Jiji quería pasar al otro lado. Para ello los alumnos tenían que resolver un problema. “Es muy sencillo, pero con un flowfabuloso”, dice González. Tanto es así que los chicos se engancharon desde el primer momento a resolver problemas y en los test estatales están sacando mejores calificaciones que los niños de cualquier otra escuela. Pero Rocketship va más allá. Al principio la mascota era un canguro y a los niños no les motivaba ayudarle porque se preguntaban que cómo siendo un canguro no saltaba por encima del problema. Lógico, ¿no? Cuando cambiaron la mascota por este pingüino adorable y algo desvalido triunfaron. “Esa es la magia de la gamificación”, afirma González. Y como este, cientos de ejemplos.

La idea de utilizar mecánicas lúdicas para fomentar el aprendizaje no es nueva, pero la irrupción de la tecnología en el mundo de la educación le ha puesto nombre: gamification y/o edutainment. Pero ¿qué significan? ¿Para qué sirven? ¿Son lo mismo?

 CATAPULTA DE LA MOTIVACIÓN

No hay una respuesta universal. Para muchos pedagogos de nuestro país, como Javier Espinosa, profesor de tecnología en un instituto de Madrid y Premio Nacional de Innovación Educativa 2015, la diferencia es evidente: “La gamificación, que podría traducirse como hacer juego, es el empleo de mecánicas de juego en entornos no lúdicos, como la formación, con un claro objetivo: mejorar el proceso de aprendizaje hasta convertirlo en una experiencia memorable, épica. Por contra, el objetivo del edutainment education+entertainment— es entretener y, en un segundo plano, educar a través de un juego o contenido”. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, González opina que la diferencia es solo cuestión de matices: “Lo importante es que en ambos casos el juego actúa como catapulta de la motivación en el aula”.

Y en eso sí están de acuerdo los expertos. El juego como método innovador de aprendizaje desarrolla habilidades y competencias como la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos y, además, permite modificar determinados comportamientos y actitudes.

INNOVAR NO ES COSA DE FRIKIS 
Gamificar es innovar, pero innovar no es cosa de frikis, ni en el lado del profesor ni en el lado del alumno, aseguran los expertos. Y aunque no hay datos sobre la penetración de la gamificación en las aulas españolas, los gamers más destacados tienen claro que no es algo pasajero. De hecho, el evento más importante del sectorel Gamification World Congresstiene sello español. En él se dan cita cada año empresas y profesionales interesados en el uso del juego en áreas como el engagement con clientes, la mejora de la productividad de los trabajadores, la innovación, la salud y la educación. “El juego permite crear una zona segura de aprendizaje donde el error está permitido y equivocarse mola porque se aprende de ello y se utiliza como base para crear aprendizajes sostenidos en el tiempo”, señala Sergio Jiménez, cofundador del evento. Y aunque el Gamification World Congress tiene un enfoque más empresarial, en el terreno educativo las iniciativas también crecen. GamificaTuAula, por ejemplo, es una comunidad abierta formada por profesores de primaria, secundaria y universidad, que han decidido unir fuerzas para convertir las aulas de España en territorio de juego.  “Cualquiera puede gamificar su aula, su claustro, su centro…”, dice Espinosa, miembro de la asociación. “Queremos mejorar, convertirnos en mejores profesores cada día, ayudarnos entre los docentes y difundir que no estamos solos”.

Espinosa, ferviente defensor de demostrar el movimiento andando, emplea a diario la gamificación en su instituto. “Yo utilizo con mis alumnos de ESO herramientas de gamificación como ClassDojo —una plataforma de gestión del comportamiento gamificada— y los resultados son fantásticos: se genera un ambiente muy positivo, se consiguen objetivos y la motivación se convierte en algo intrínseco a la clase”.

ERES ÚNICO E IRREPETIBLE
Y no es el único ejemplo: Class of Clans es el juego de estrategia online por el que Espinosa, junto con otros dos docentes, fue galardonado con el Premio Nacional de Innovación el año pasado. El juego integra cuatro asignaturas en una misma gamificación que mete a los alumnos en un viaje por el paleolítico en el que deben sobrevivir y avanzar como civilización en equipo. “El juego expone los contenidos reglados de forma vivencial, práctica y divertida, lo que fomenta que el aprendizaje sea realmente significativo y que no se olvide fácilmente”, asegura.

El juego, como método innovador de aprendizaje, desarrolla habilidades y competencias como la motivación, la concentración y el esfuerzo.

El alcance de la gamificación, sin embargo, va más allá de lo puramente cognoscitivo, alcanzando también aspectos emocionales. Gameofmylife es un claro exponente. “En este juego los alumnos y yo hemos vivido una experiencia emocional fantástica a través de los sueños. El objetivo era mejorar su autoestima y hacerles conscientes de que son únicos e irrepetibles y, sin duda, lo hemos logrado”, afirma Espinosa.

Y es que en la guerra de la motivación el juego tiene dos componentes que lo hacen imbatible: la interactividad, que hace a cualquiera protagonista de un universo fascinante, y la capacidad social. En este sentido, añade González, “los juegos siempre van a ganar la batalla. Eso sí la victoria nunca es eterna. Hay que reinventarse y tirar de magia e ingenio constantemente”.

“El juego permite crear una zona segura de aprendizaje donde el error está permitido y equivocarse mola porque sirve como base para crear aprendizajes sostenidos en el tiempo”. Sergio Jiménez, cofundador del Gamification World Congress.

OPOSITOR SALTA…NO TE CONFORMES

¡Sufro el síndrome de la rana hervida!

Si metemos una rana en un cazo de agua hirviendo, esta saltará para escapar; pero si llenamos un cazo de agua fría, metemos una rana en el agua y ponemos el cazo a fuego lento, nuestra amiga la rana poco a poco irá ajustando su temperatura corporal a la del agua.

Cuando el agua esté a punto de hervir, la rana no podrá aumentar más su temperatura e intentará salir, pero como ha gastado todas sus energías adaptándose al agua, ya no le quedarán fuerzas suficientes y perecerá hervida.

Lo que hoy es un experimento científico, que demuestra que si se calienta el agua a 1,2 grados cada hora una rana permanece dentro del agua y muere, nació a partir de una fábula de Olivier Clerc que hacia referencia a lo peligroso que resulta el conformismo y la sobre-adaptación.

Yo actúo bajo el síndrome de la rana hervida cuando me adaptconsciente o inconscientemente apersonas situaciones o relaciones que me son perjudiciales de algún modo, ya sea porque me dañan o porque no me permiten avanzar o evolucionar.

El arte de adaptarse a lo dañino

Seguro que en tu entorno mas cercano conoces a alguien que nunca se queja, que se adapta, al que todo le parece bien, el típico buenazo….pues esa persona más que buenazo es una pobre “rana hervida”.

Estas conductas hiper-adaptativas, mansas y sumisas que suelen ser vistas como una virtud, suelen ser el resultado de, entre otros, una baja autoestima.

Existe una linea muy fina entre lo que supone el síndrome de la rana hervida, que lleva asociado una baja autoestima, con actitudes vitales que podríamos considerar sanas, como son la empatía y la paz interior.

Muchas personas confunden el amor hacia otra persona con relaciones dependientes, interesadas o abusivas en las que la manipulación es un medio para conseguir las cosas. En casos así lo que está ocurriendo realmente son situaciones de dependencia, desigualdad o abuso, ya sea emocional, psicológico, físico o económico; la persona ha dejado de respetarse, de escucharse, de no hacer caso de sus propias necesidades, porque no se sienten capaces de enfrentarse a la realidad de una situación que les da miedo o les resulta dolorosaPusimos de ejemplo el amor, pero este tipo de conducta también aparece en ámbitos familiares, laborales o sociales.

¿Qué nos lleva a no saltar a tiempo del cazo?

Algunas de las causas por las que no reaccionamos ante lo que nos daña puede ser:

  • Restarle importancia a cosas que la tienen, engañándose con pensamientos del tipo: “no vale la pena” o “no sirven para nada”.

  • Creer que “esto es lo que toca”, que no existe ni otra salida ni otra opción

  • No querer ver, por culpa de las expectativas que hemos creado sobre algo o sobre alguien.

  • Lo nocivo de pensar que “más vale lo malo conocido…”

  • La esperanza deque la situación mejorará o incluso llegará a cambiar con el tiempo.

  • La falta de contacto con nuestras necesidades reales, con lo que nos gusta, con lo que necesitamos, con lo que queremos que nos ocurra en la vida.

    Al igual que el agua se va calentando poco a poco, lo suficiente como para que la rana pueda ir adaptándose, por lo general las situaciones se transforman de manera muy lenta y paulatina y es complicado detectar el momento en el que empiezan a cambiar.

 

¿Qué actitudes pueden evitar el síndrome de la Rana Hervida?

Como el miedo, la incertidumbre, la comodidad, la inseguridad, la falta de Asertividad o una baja autoestima son alguna de las emociones que nos hacen permanecer dentro de la olla:

  • Escuchate, escucha tu entorno y SIENTE, actitudes de alerta nos harán darnos cuenta de que e“el agua se está calentando”.

  • No siempre es adecuado adaptarse; has de aprender a distinguir cuando lo haces por miedo o por comodidad.

  • No te creas falsas expectativas y asume cuanto antes que no se puede cambiar a las personas y que si actúan dañándote es porque no saben hacerlo de otra forma.

  • No aguantes situaciones por el qué dirán, por comodidad o con la esperanza de que cambien: no lo harán.

  • Marca tus límites en lo personal, laboral, etc… y mantente fiel a ellos y defiéndelos a “capa y espada”

  • Acepta la realidad tal y como es y se consciente de como te afecta.

  • ¡Atrevete a saltar del cazo!, ya sea por tus propios medios o aunque para hacerlo necesites ayuda terapéutica de profesionales como los que integran nuestro equipo en Gestión Emocional

¿Qué hacer?

Si consentimos permanecer en algo o con alguien que nos daña, quiere decir que estamos escondiéndonos a nosotros mismos nuestras emociones y nos estamos autoengañando. ¿Auto-engañando?, Si, autoengañando, porque nos estamos obligando a creer que no es para tanto, que no nos perjudica, que no nos daña, que no nos duele.

Aunque no sea posible cambiar las circunstancias porque a veces no dependen de nosotros, siempre podemos comprometernos en la parte que sí debemos asumir: en la elección de cómo enfrentarnos a ellas, tomar conciencia de cómo nos influyen y adoptar las medidas necesarias para vivirlas de la forma más sana y consciente posible.

… y recuerda, la “olla” no es solo cosa de complacientes o sumisos. En realidad, es tan perjudicial ser intransigente, estricto oinflexible como ser sumiso, extremadamente complaciente o adaptativo. Cualquier actitud, llevada a su extremo, nos perjudica.

Saltar de la olla es un acto no solo de valentía, sino más bien de respeto, valoración y amor hacia nosotros mismos.

TE AYUDAMOS CON EL SALTO.

¿ Y TÚ PORQUÉ ERES MEDIOCRE?

La mediocridad se elige.

Desde hace años que disfruto de los escritos de Jorge Wagensberg y me siento muy cercano a su forma de ver el mundo y la capacidad humana de ser creativos.

En un artículo publicado en El País, opina que hay colectivos que funcionan y otros que no, que hay sociedades que funcionan y otras no, e incluso países que funcionan y otros que no.

Para él, lo que consigue que un colectivo funcione, lo que permite el triunfo o fracaso de una sociedad, radica en los valores individuales, el conocimiento, en la tradición y en la cultura que permiten que se produzcan encuentros y avancemos colectivamente.

En su visión para que el progreso continúe, plantea asomarse al conflicto humano entre dos conceptos extremos e inseparables: la creatividad y la mediocridad. El mediocre sabe que lo es porque ser mediocre es una decisión personal, dice el científico, afirmando que el mediocre no desea descubrir ese talento que todos llevamos dentro.

Está claro que el mediocre que lea esta afirmación dudará o negará que el mismo posea este talento, como tantas veces se lo habrá negado y hará lo mismo con todos los que le rodean. o quizá no, y salve a algún artista lejano.

Sin embargo, todos poseemos la capacidad creadora, nacemos con ella. Lo que haya sucedido en nuestro pasado, tanto social como familiarmente, es significativo pero no decisivo a la hora de elegir ser mediocre. 

La diferencia entre las personas que usan su creatividad y los que no la usan no reside en la inteligencia tal como ésta se mide en las pruebas de inteligencia, sino en su capacidad empática, en desde donde nos relacionamos con los otros  y somos los dueños de nuestro destino, con un alto conocimiento de nosotros mismos.

Todos estamos en un tris de caer en la mediocridad, es más laxa, más fácil.

Es mucho más fácil seguirse a uno mismo que trabajar para un proyecto de la índole que sea, poner las energía en algo que nos permita crecer tanto como persona o como profesionales.

Y no hablo ya de algo que nos haga transcender como personas, sino de algo que nos ilusione, motive o mueva interiormente.

El mediocre que elige este personaje, elige  no crecer, es un niño que aún no ha desarrollado su empatía.

Es aquel que se ríe de los demás y de su desgracia, esto tan español, el que se burla de las imperfecciones de los demás.

El mediocre se piensa perfecto o desea alcanzar la perfección. Y, como niños, son amantes de la destrucción y no de la construcción. Wagensberg dice: Construir es ir de cualquier parte a una parte muy especial, y para ello hay que invertir tiempo, talento y esfuerzo; destruir es ir de una parte muy especial a cualquier otra parte, y para ello no se requiere absolutamente nada.

El mediocre no ve la película completa, no tiene perspectiva ni de su vida ni del mundo, se conforma con lo inmediato, con el caramelo rápido, y no espera la recompensa del trabajo bien hecho, ni la del esfuerzo.

Sistémicamente los mediocres son unos excluidos de si mismos y solo encajan en un sistema de mediocres.

Por lo que excluyen a los que son diferentes y desean serlo, a los que ven la posibilidad del cambio y trabajan para ello. Los que se transforman.

Los individuos creativos parecen estar relativamente liberados de prejuicios y convencionalismos, y no les interesa particularmente lo que sus semejantes o cualquier persona piensen de ellos.

Tienen poco respeto por las tradiciones y reglas establecidas y por la autoridad en lo referente a su campo de actividad, prefiriendo fiarse de sus propios juicios.

Se dice asimismo que los varones creativos obtienen a menudo resultados altos en los tests de “feminidad”, lo cual indica que tienen una mayor sensibilidad y son más conscientes de sí mismos y más abiertos a la emoción y a la intuición que el hombre medio de la cultura occidental.

Dice  Wagensberg en su último libro que la creatividad es la principal fuente de autoestima y de equilibrio mental. Lo que destaca de las personas creativas es su confianza en sí mismos, su coraje, la flexibilidad, la alta capacidad de asociación.

También su capacidad intuitiva, así como la crítica, así como su imaginación, la curiosidad intelectual y las características afectivas de sentirse querido y protegido.

Tienen soltura y libertad, entusiasmo y tenacidad. Y se destacan por su profundidad.

Los mediocres destacan también por un racionalismo extremo, y un enfoque superficial.

Poseen falta de confianza y poca motivación. Escuchan poco y respetan excesivamente a la autoridad. Tienen un talante no crítico, no observador.

Y, de esta forma, al convertirme en mediocre acallo mi conciencia, es decir, sigo a la masa.

Ya se sabe que existe la fuerte creencia de que “al que sobresale en este mundo se le corta la cabeza”, luego es preferible callar ante las opiniones de los demás, silenciarse ante los primeros vaivenes. “Las ideas hay que llevarlas por dentro”, me aleccionaba mi padre y afortunadamente no le seguí en eso.

Afortunadamente sobresalí y me convertí en creativo y creador, finalmente, de mi vida. Hoy me dedico a acompañar a aquellos que desean salir de esa mediocridad vital para vivir en esta época de incertidumbres tan creativas.

LAS OTRAS TIC: Ternura, Interés y Cariño

 

Estamos embaucados en un mundo tecnológico, presente en nuestras vidas, trabajos, casa…todo es estar conectados y  avanzar hacia las tecnologías innovadoras, SIEMPRE MAS, es un slogan de una de las operadores de telefonía móvil…pero en este caso más tecnologias, significan menos en los ámbitos.

Las TIC constituyen en fenómeno social de gran trascendencia. Según el Informe de la Fundación Telefónica “La Sociedad de Información en España 2014”.Casi el 80% de la población accede a Internet a diario y lo hace mayoritariamente a través de un dispositivo móvil.

¿Pero qué es lo que aportan las nuevas tecnologías a la educación?

Parece que además de comodidad, rapidez, sencillez, y la mejora de la productividad en general, suponen un cambio radical en el proceso educativo. La incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la educación abre un amplio abanico de oportunidades y posibilidades en el sector educativo contribuyendo a la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje, elimina barreras geográficas, se presenta como un potente recurso pedagógico que puede actuar como catalizador del aprendizaje, así como una valiosa herramienta para alumnos con necesidades educativas, y un largo etcétera pero… ¿nos ocultan las pantallas táctiles y la realidad aumentada la verdadera mirada de los alumnos? ¿Cuándo fue la última vez que miraste a alguien a los ojos? ¿De qué color son los ojos del niño de la primera fila? o simplemente ¿te fijaste que tu compi se cortó el pelo, o que lleva sin sonreí unos días?…No verdad… no te fijaste no levantaste tu mirada del móvil, Tablet, libro de texto…se te olvido mirar que es lo que pasaba a tu alrededor.

 

Pero para mí las mejores TIC que yo tengo en mi casa, en mi clase y que año tras año me funcionan  son: LA TERNURA, EL INTERÉS Y EL CARIÑO.

A veces los maestros, profesores , perdemos el norte, actuamos como si fuesen máquinas nuestros alumnos, como si estuvieran programados para aprender, de estudiar, de repetir, de obedecer. Nooooo, eso no son nuestros niños, son personas, son la mejor selección de los seres vivos: son niños Son el futuro de la sociedad, ¿cómo queremos que actúen en ese futuro? ¿Cómo máquinas o con corazón? Yo prefiero una sociedad dirigida con y desde el corazón.

 

Los docentes tocamos vidas para siempre, escribimos y dejamos huellas en los corazones de nuestros alumnos, por eso debemos hacerlo con mucha ternura, creatividad y alegría. Capaz de encontrar la inspiración en cualquier persona que tenga algo que aportar-

Creo que educar es algo más emocional que curricular. ¿Y porque educar con ternura, interés y cariño? ¿Y por qué no? Piénsalo.

No es fácil educar a los niños, no viene con manual de instrucciones, ni con botón on /off. Los niños crecen seguros de sí mismos y con buena personalidad cuando los padres y educadores les hemos transmitido esa seguridad y confianza que les va a permitir entre otras cosas, asumir la responsabilidad de sus actos. Sin ternura ni cercanía no puede haber aprendizaje. Uno no aprende de aquel al que teme, ni de aquel al que observa desde la lejanía impuesta por una barrera invisible de frialdad. Sin ternura no hay mirada cómplice. Y sin mirada cómplice, la educación está perdida. Porque la confianza y la ilusión son motores incombustibles e imprescindibles. Ternura en el trato, comprensión, apoyo, guía y mano tendida. Para ayudar a levantarse cuando uno cae, para ayudar a percibir el mundo como un lugar que merece la pena

 

¿Es posible que tus alumnos o hijos disfruten al sentarse delante de los libros para estudiar? Si,  si existe la motivación y el impulso para ello, claro que  si. Para que haya interés tiene que haber una motivación, pero no solo por parte del alumno, sino también nuestra, de los maestros. Los docentes somos algo parecido a unos comerciales, sí, unos comerciales. Porque lo que hacemos es vender un producto, “el del conocimiento”. Y vender un producto, sea el que sea, no es fácil. El buen comercial es aquel que es capaz de llegar al corazón del consumidor, que es capaz de convencerle con argumentos sólidos, que es capaz de hacerle creer que realmente necesita consumir ese producto, de crear esa necesidad .Y ¿Cómo hacer que se interesen por lo que les queremos enseñar? Es necesario que  se emocionen con lo que hacen, que les despierte sentimientos es fundamental para que quieran aprender más y más. Es importante partir del interés de los niños y buscar actividades adecuadas a la edad de cada niño. Podemos realizar actividades con los niños para que aprendan a aprender en otros ambientes, visitas interactivas a museos, exposiciones… Hoy, educar no es enseñar contenidos, es enseñar caminos; es dar alas a la creatividad y encenderle una vela a la imaginación; es hacer que un ánimo apagado se ponga a caminar y que quien había perdido la esperanza vuelva a soñar. Educar es saber mover un corazón. El buen maestro ya no es solo aquel que enseña, es aquel que inspira y despierta en el alumno las ganas de crecer.

Al menos así lo entendemos en nuestra Academia y  se lo transmitimos del mismo modo también a nuestras niñas, maestras de presente y funcionarias de futuro.

Y  el cariño, con mayúsculas, del de verdad, del que vale ,del que es para siempre… del que da “abrazos calentitos” y toca el corazón, cuando tus niños te ven triste y te besan, o te diste otro golpe en la rodilla con la mesa y te abrazan con el corazón. Ese cariño que te hace ver al alumno que tienes en frente como el niño que es, con sus temores, sus sueños, sus alegrías.

 

A la educación de hoy en día no le faltan más horas de matemáticas, ni de lengua, ni de science. A la educación de hoy  lo que le falta es alma. “La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza – decía Howard G.  – , sino de corazón a corazón”. El buen maestro ya no es solo aquel que enseña, es aquel que inspira y despierta en el alumno las ganas de crecer.

¿Y TU QUÉ CREES?

Pediatra cuelga cartel en su consulta, ahora se vuelve viral y revoluciona a todas las madres.

 

 

 

El texto se llama “Lo mejor es…” dice así…

Lo mejor es…

Lo mejor no es el pecho.

Lo mejor tampoco es el biberón.

Lo mejor no es que lo cojas.

Lo mejor tampoco es que lo dejes de coger.

Lo mejor no es que lo tumbes así.

Lo mejor tampoco es que lo tumbes del otro modo.

Lo mejor no es que lo tapes de una forma.

Lo mejor tampoco es que lo tapes de la otra forma.

Lo mejor no es que lo abrigues con esto.

Lo mejor tampoco es que lo abrigues con aquello.

Lo mejor no es que le des purés.

Lo mejor tampoco es que le des trozos.

Lo mejor no es lo que te dice tu madre.

Lo mejor tampoco es lo que te dice tu amiga.

Lo mejor no es que esté con una niñera.

Lo mejor tampoco es que vaya a la guardería o esté con abuelos.

Lo mejor no es que siga ese tipo de crianza.

Lo mejor tampoco es que siga ese otro estilo de crianza.

¿Sabes lo que realmente es lo mejor?

LO MEJOR ERES TÚ.

Lo mejor es lo que a ti te hace sentir mejor.

Lo mejor es lo que tu instinto te dice que es mejor.

Lo mejor es lo que a ti te ayuda a estar bien también.

Lo mejor es lo que te permite a ti ser feliz con tu familia.

Porque si tú estás bien, ellos reciben lo mejor. Porque lo mejor eres tú.

Porque si tú te sientes segura, ellos también se sienten seguros.

Porque si tú crees que lo estás haciendo bien, tu tranquilidad y felicidad les llega a ellos.

 

PORQUE LO MEJOR ERES TÚ.

 

   

 

 

Educación y grupos de WhastApp…

Como ha cambiado la educación, como ha cambiado nuestra visión de los derechos y deberes de nuestros hijos.

Vamos a retroceder20, 25 años atrás, piensa en tu etapa de la EGB, para los más jóvenes en  la LOGSE. ¿Tenías deberes? ¿Qué pasaba si no los hacías?  ¿Qué pasaba si te olvidabas del cuaderno? ¿Qué pasaba cuando estabas malo, como los conseguías..?

 

Yo niña de la EGB te cuento.. Deberes teníamos, por supuesto que sí, unos pocos ejercicios todos los días ..y el tema del estudio…hacia lo que podía. A mi pocas veces se me olvido el cuaderno en el colegio, pero si así era, lo apuntaba en otro cuaderno y listo…que se me había olvidado apuntar que había que hacer mates, en el cambio de hora como loca lo hacía o lo copiaba de la compi y me salvaba. Si me ponía mala y no fui al cole, pues como no había teléfono en mi casa, mi hermana o una amiguita me los pasaba  o simplemente le decía a la profe no vine y al día siguiente los hacia

Volvemos a la triste realidad… ¿Si tu hijo no trae los deberes? No apunto los deberes en la agenda? ¿Si no trae el libro?….TRANQUILA….para eso están los GRUPOS DE WHASTAPP.

Los grupos de whastapp  vuelven… o bueno no se han ido dependiendo, algunos usuarios.. Porque no hay nada mejor que recibir unos mensajes a las 6 de la mañana para decirte que el niño se despertó con nervios porque no hay cole, hay excursión…y sinceramente tu hijo me cae muy bien, es un amor…pero tú lo estas dejando de hacer…porque yo no te estoy contando que  hace dos horas me acosté después de que mi pequeño llorará durante 1hora.

Todavía me acuerdo cuando el año pasado, Marina no fue el cole una semana porque se fue de vacaciones, y su madre todos los días nos mandó una foto para que viéramos los feliz que era su hija… de verdad…ese tipo de cosas cansan, son fotos innecesarias e irresponsables, porque  el mundo video chorra  que  no hace ni pizquita de gracia…ahí no voy a entrar.

Y al final tanto grupo, tanto grupo para deberes y al final es para lo que menos se usa…y que daño hacen estos grupos…¿ y por qué? Muy sencillo…nuestros hijos se acostumbran a que hay un grupo en el que están los deberes, las tarea, los exámenes y si algo se me olvida…pues mi madre se entera…que no preste atención y no sé qué hay examen…mi madre se entera …que me deje el libro de science, no pasa nada…por whastapp me lo pasan ¿ y de verdad esto es bueno?…ummm permitidme que lo dude, yo acabé la EGB hace ya 20años y al cole voy, siii, pero como maestra…no como alumna, y ves a las madres agobiadas, porque no han escrito nada en el grupo y tu hijo tiene anotado 3 ejercicios…y piensas… ¿será que no los acabó en clase? ¿Será un castigo? y no te atreves a decir nadaaaaaa

 

Pero por encima de todo, lo que peor llevo es que se propaguen rumores sin fundamento sobre los docentes, niños…padres…y por ahí por ahí sí que ya no paso. Quien quiera cotilleos, que compre la revista Hola¡¡¡, Que me dices¡¡ y demás … Los grupos de WhatsApp de padres y madres del colegio son la evolución de los corrillos que antes se daban en la puerta de la escuela.

Porque como madre, yo soy de las que no me gusta dar ruedas de prensa de lo que pasa en mi vida, soy celosa de mi intimidad y yo decido lo que quiero contar, cuando y como…que vengan a decirme que si dijeron, dimes y diretes….andaaaa…ya veré yo lo que hago. Me preocupa quizás más, el último informe de El Defensor del Profesor del sindicato independiente ANPE, donde se refleja el aumento del ciberacoso a través de las redes sociales a los profes.

Yo he visto como criticaban a profes y lo penoso es …si tienes un problema dilo, háblalo, no intentes esparcir mierda para que otro hable por ti.

¡Ojo yo no critico la existencia de los grupos!, pero sí el mal uso de ellos. Los comentarios que se hacen llegan a muchas personas, a veces se insulta a los docentes, se critica la forma de corregir, de dar clase y hasta el volumen de deberes y  luego llega la hora de las reuniones obligatorias con el tutor de los alumnos, pero no asiste casi nadie.

Lo recomendable sería hablar  padres y tutores sobre la necesidad o no de crear un grupo de whastapp, quién será el administrador, cuál será su finalidad y fijar unas normas. Hay que informar a todo el mundo y luego que cada uno decida si quiere participar en él o no. Estos grupos deberían servir  para resolver dudas puntuales en cuanto a temas educativos, y  en muchas ocasiones se utilizan, por ejemplo, para cuestiones personales como organizar cumpleaños, algo que también “genera controversia porque no todos los niños están invitados”.

Venía el otro día en el coche escuchando la radio , y me quede con el nombre Miquel Àngel  Prats (es director de grado de infantil, en una universidad española) y decía “No podemos pedir a los hijos que hagan un buen uso de las redes sociales si no tenemos autoridad moral, ni somos un buen ejemplo para ellos. Más que nativos digitales, muchos son huérfanos digitales porque no tienen a ningún adulto como referencia y modelo a seguir”. Y que razón que tiene, nuestros hijos están en la era de la tecnología, nos ven con ordenadores, portátiles, móvil, redes sociales Facebook, whastapp… y no les estamos enseñando a ser consumidores responsables …solo a consumir y consumir..

Pero no todo es negativo en el campo de los grupos de WhatsApp escolares. Hay padres y madres que los utilizan bien, por ejemplo, a la hora de organizar dónde se pueden realizar los trabajos en equipo o de ofrecerse para llevar a más de un alumno al autobús , organizar tertulias dialógicas , etc. El uso que le quieras dar depende de ti .