Ha llegado el momento de usar la imaginación en clase.

Pocas veces se habla de la imaginación en la educación.

Y seguramente sea porque tenemos mal entendido el concepto de imaginación. Generalmente lo asociamos con lo irracional; la imaginación es “fantasía” y “hacer creer”.

Se equipara la imaginación exclusivamente con el aprendizaje temprano. Y es un gran fallo.

Otras veces se asocia la imaginación en la educación como parte de un plan de estudios para asignaturas de arte. Otro fallo.

O directamente se considera que la imaginación es un pensamiento fantástico y ¿quién tiene tiempo para imaginación con el poco tiempo del que se dispone y las elevadas demandas curriculares?

 

Esta idea de que la imaginación está reñida con el aprendizaje académico es errónea. Y son creencias que están profundamente arraigadas.

Quizás deberíamos dedicamos a descubrir cómo involucrar la imaginación en el aprendizaje.

 

En general, nadie considera que ser imaginativo sea una cualidad inútil o una característica inútil de la mente humana, ¿verdad? De hecho, los padres quieren que sus hijos sean imaginativos y solemos admirarla en los demás.

 

No obstante, nos la dejamos en la puerta de las escuelas.

 

Vygotsky, que realizó importantes contribuciones en la psicología del desarrollo y la educación, mantenía que la imaginación es una función psicológica superior conectada con la emoción y con toda actividad intelectual.

 

Citando sus propias palabras:

“… La imaginación es tan necesaria en geometría como en poesía. Todo lo que requiere la transformación artística de la realidad, todo lo que está conectado con la interpretación y la construcción de algo nuevo, requiere la participación indispensable de la imaginación “.

 

Y, de hecho, no ha sido el único que ha hablado de la imaginación como motor de aprendizaje. Kieran Egan situaba la imaginación en el corazón de todo aprendizaje. La imaginación representa la capacidad de imaginar lo posible en todas las cosas. La imaginación es algo que podemos educar; podemos enriquecer esta capacidad en nuestros estudiantes a medida que aprenden todos los aspectos del currículo.

 

¿Por qué es tan importante aprender con la imaginación como tener conocimiento? ¿Por qué deben los profesores y los alumnos utilizar la imaginación en el aprendizaje?

 

La imaginación se considera la facultad o acción de formar nuevas ideas o conceptos de objetos externos que no están presentes en los sentidos. Por otro lado, el conocimiento se trata de hechos e información. Abarca las habilidades que adquirimos a través de la experiencia o la educación; La comprensión teórica o práctica de una asignatura.
Pero, ¿cómo se complementan en el aprendizaje?

Nuestra imaginación cambia; es orgánico y crece a medida que nuestro conocimiento crece. El conocimiento alimenta la imaginación que, a su vez, nos impulsa a un nuevo conocimiento. En última instancia, este es el ciclo de descubrimiento y aprendizaje que perseguimos en la educación.

Un estudiante imaginativo, por ejemplo, sería libre de tomar riesgos y ser un líder, y de expresar opiniones en lugar de solo respuestas correctas. De la misma manera, un maestro imaginativo también puede tomar riesgos, ser un líder y adaptarse a las necesidades cambiantes de sus estudiantes.

 

Como educadoras, es importante traer la imaginación dentro del aula. Hay herramientas cognitivas particulares que usamos para dar sentido al mundo como seres imaginativos que somos. ¿Por qué no usarlas en clase para que el aprendizaje sea significativo, memorable e inspirador?

 

Y también para ayudarles  a desarrollar su propia imaginación y creatividad.

 

¿Cómo podemos hacerlo?

 

Fomentando el crecimiento y la curiosidad. Los hechos y el conocimiento son el punto de partida, pero desde ahí se puede llegar mucho más lejos. Una vez tus alumnas y alumnos conocen los hechos, ¿cómo se puede usar esa información para resolver diferentes problemas? ¿Cómo lo trasladamos a un plano más cotidiano?

No importa el qué, cuando enseñes con imaginación, debes enfocarte en una mentalidad abierta y de crecimiento. En despertarles la curiosidad y las ganas de querer saber más, de romperse el coco, de ir siempre un paso más lejos. Tu propia curiosidad puede ser contagiosa, ¿lo sabías?

 

Tampoco nos olvidemos de seguir jugando.

No dejes de jugar en clase. Prueba con juegos de palabras, acertijos, cuentos para resolver un misterio, rompecabezas de pensamiento lateral y todo lo que se te ocurra. Y si dejas que sean ellos los que se inventen los juegos, aún se involucrarán más. ¿Qué pierdes con probar? Quizás descubres un mundo nuevo lleno de posibilidades 😉

 

La imaginación inspira, pero ¿sabes que tú puedes inspirar a tus alumnos? Las ganas de aprender y la curiosidad son contagiosos y si tú eres la primera que lo siente, vas a transmitirles el gusanillo a tus estudiantes. Puedes darle la vuelta a tus clases. Por mucho que los hechos sean, en general, el punto de partida ¿Por qué no girar la tortilla y dejarlos para el final? ¿y si empezamos jugando, investigando, explorando? Cuando se pone en marcha el mecanismo de la imaginación y la curiosidad, aparecen nuevas preguntas e incógnitas. Y es en este punto donde se pueden presentar los hechos o conocimiento más reglado.

 

El “ problema” de la imaginación es que no se puede enseñar en sí misma, solo puedes enseñar cómo  desarrollarla y potenciarla. Pero no puedes imaginar por tus alumnos.

 

Ten en cuenta que el miedo suele ser un gran enemigo de la imaginación. .Por lo que no te olvides de crear un espacio donde todos tus alumnas y alumnos se sientan seguras/os para hablar, jugar, reflexionar y discutir ideas.

Aprender con imaginación es un ciclo sin fin.

 

 

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

Quiero ser la opositora perfecta

Estudiar cada día durante las horas pautadas, llegar a los objetivos semanales, mensuales y trimestrales propuestos, ir al gimnasio tres veces por semana, comer saludable, poder tomarme un día libre a la semana para estar con los míos y además, aprobar las oposiciones y sacarme la plaza.

Ese fue mi planteamiento al empezar a opositar.

No solo tenía que aprobar mis opos y conseguir mi plaza, sino que mi meta venía con algunos puntos más de regalo. ¡Santas narices! ¡Qué ingenua y motivada era!

Hoy día, doy gracias si consigo aprovechar la semana y siento que he sido suficientemente productiva.

Aunque claro, para mi, nunca es suficiente.

 

Antes de empezar no tienes ni puñetera idea a lo que te vas a enfrentar. Cuando vienes de la uni, un máster o incluso si hace años que no estudias, te puede dar cierto respeto pero consideras que serás capaz y que podrás con ello.

Como mínimo eso pensaba yo.

 

Como en las relaciones, los comienzos dan cierta ilusión y todo son buenos propósitos. Compras material para organizarte y hacer tus apuntes, te preparas tu rinconcito de estudio, planeas cómo va a ser tu rutina y escoges todos los extras que acompañarán tu día a día (en mi caso ir al gimnasio 3 veces por semana, salir a correr un par y una alimentación sana por aquello de “mente sana in corpore sano”).

 

La motivación está por las nubes en esos momentos. Tienes muchas ganas de dar lo mejor de ti y de conseguir alcanzar tu gran sueño. Todo te juega a favor cuando empiezas.

 

A medida que han ido pasando los meses, me he dado de bruces con la realidad: no es tan fácil como creía y hay muchos momentos en que ni cumples ni llegas a tus propias metas.

 

Cuando me empecé a dar cuenta de esto, un sinfín de pensamientos pasaban por mi cabeza:

¿No seré suficientemente buena?

¿y si no valgo para esto?

Debería estar estudiando más.

No avanzo nada.

No he llegado a mis objetivos esta semana, pero es que tampoco llegué la pasada, ni hace dos, ni tres…

 

Como puedes ver, la cuestión era machacarme.

Obviamente que no me estoy preparando tan bien como me gustaría. Evidentemente que podría hacerlo mejor pero es que quizás parte del problema es que me he exigido y me exijo tanto que jamás estoy a la altura.

 

Bienvenida a uno de los defectos más jodidos de hoy en día: el perfeccionismo.

Lo peor, es que a simple vista parece una cualidad de la rehostia. Bueno, es lo que se llamaría un defecto-virtud. Se enchufa a tutiplén como defecto en las entrevistas de trabajo pero sabiendo que se procesará como una cualidad.

La perfección no existe. Eso lo sabemos todos. Sin embargo, cuando eres perfeccionista buscas la excelencia en todas las áreas de tu vida y obviamente, cuando estás luchando por tu sueño, las oposiciones no iban a ser menos.

 

¿Qué es exactamente el perfeccionismo?

Generalmente se suelen dar estas tres características o síntomas:

  • La incesante lucha por conseguir alcanzar objetivos y metas excesivamente elevados y rígidos. -> Mis objetivos 0 realistas sobre el estudio.
  • Juzgar tu propio valor personal en función de tu habilidad para conseguir estos objetivos autoimpuestos (y poco realistas). -> No valgo para esto, no conseguiré mi meta porque no estoy llegando a lo que me he marcado.
  • Ser consciente de las consecuencias negativas y del coste que supone, pero seguir insistiendo en alcanzarlas a pesar de ello. -> El problema no son los objetivos, el problema soy yo. La próxima semana nada de ir a comer con la família o al gimnasio, a apretar más horas.

 

¿Te suena?

 

Fijarse objetivos ambiciosos es útil. Te permite ir más lejos, luchar con más fuerza, perseguir tus sueños. Hasta aquí ningún problema. Pero cuando estos objetivos son poco realistas, inalcanzables o si conseguirlos implica mucha rigidez y un coste elevado… PUEDE SER UN PROBLEMA,

 

El perfeccionismo tiene un lado oscuro.

Cuando no puedes conseguir lo que te habías propuesto, te desmotivas, te deprimes y te sientes fracasada. No consigues alcanzar las metas de estudio y el mundo se te viene abajo. Te desanimas y no te apetece seguir estudiando. Te sientes frustrada y empiezas a plantearte si no eres tú el problema.

 

Alguien perfeccionista tiene una tolerancia muuuuuy baja a la frustración, es decir poca capacidad para aceptar la imperfección,  y esto genera una constante autocrítica.

 

La tolerancia a la frustración es una habilidad esencial para dar continuidad a los esfuerzos, perseverar y superar obstáculos. Es la clave en la motivación positiva y está en la base de lo que llamamos “fuerza de voluntad”, ya que supone afrontar el esfuerzo aceptando y valorando el resultado del mismo, esto genera la autoestima suficiente para seguir esforzándose, mejorando y avanzando.

¿Ves dónde está el problema, a veces? No eres tú. No siempre es cómo lo estás haciendo. Más bien es todo aquello que te exiges. Si tus estándares son inalcanzables o poco realistas, el resultado nunca te satisfará.

 

Yo, queriendo cumplir mis objetivos desmesurados, yendo al gimnasio, a correr, comiendo cada día saludable, teniendo algo de vida social y encima queriendo hacerlo todo PERFECTO.

 

Pero es que somos humanas; tú y yo.

 

Primero de todo, quizás debería saber cuánto puedo avanzar en una semana, de verdad. Y después aprender que hay días malos que estás cansado, que no quieres ir a sudar al maldito gimnasio o que te apetecen unas galletas de chocolate. ¿Y qué? No se acabará el mundo por eso. No seré peor opositora por eso.

Si no aceptamos que somos humanas, que cometemos errores, que hay días buenos pero también malos y que nuestra misión es dar lo mejor de nosotras, viviremos este proceso ahogándonos.

 

Y no te diré que se tiene que disfrutar siempre del proceso y que cada día sea estupendo y maravilloso y que seas positiva y que lo veas todo de color de rosa. No es así. Pero si que puedes vivirlo sin machacarte y aceptando todos tus momentos y sentimientos.

 

Seguiremos hablando de este tema porque creo que todas necesitamos una dosis de realidad, comprensión y de decirnos: keep calm, que todo no es dramático como lo pintamos.

 

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

 

 

 

Una habilidad más para tu mochila: la flexibilidad

La flexibilidad es una habilidad muy importante.

Como profesora.

Como opositora.

Y en la vida en general.

 

Hay factores que dependen de ti, de las elecciones que haces, de cómo afrontas las situaciones, etc. Pero hay otros que quedan lejos de tu control.

No siempre va a salir todo como esperas, como te han dicho que sucedería o cómo has planeado concienzudamente. Este es un hecho que probablemente has aprendido a lo largo de tu vida.

 

De buenas a primeras suena un poco decepcionante.

Te has estado preparando durante meses, has dado lo mejor de ti, llegan las opos, apruebas pero te quedas sin plaza.

Parece que el mundo se te viene abajo.

Tu plan inicial, y quizás el único que tenías en mente, se ha ido al garete.

 

 

Pero aunque parezca un verdadero drama, no lo es tanto.

Primero de todo porque vas a llegar a la meta. Quizás no ahora, quizás aún tienes que dar una vuelta más para descubrir nuevas cosas o para disfrutar de algo que no conoces. O quizás para aprender a ser más flexible. Porque sí, la flexibilidad es necesaria y, si la tienes por mano, estarás preparada para los giros inesperados de guión y para adaptarte a ellos y sacar lo mejor de ti y del momento.

En términos psicológicos, la flexibilidad es la capacidad para adaptarnos rápidamente a las circunstancias para convivir de forma sana y amena con nuestro entorno.

La flexibilidad te permite adoptar una actitud más abierta y positiva ante una situación que no se sucede como quieres/deseas/esperas/piensas.

 

Como profesora tendrás que poner en práctica la flexibilidad mil millones de veces. Si ya trabajas de profe, sabrás perfectamente que no puedes controlarlo todo y que ya puedes llevar una súper actividad planeada que, entre a,b y c, puede no salir como habías imaginado en tu cabeza. Incluso puedes creer que es la mejor actividad jamás hecha y luego te das cuenta que tu concepto de diversión y el suyo distan un poco.  (Te dejamos un vídeo genial de un maestro y cómo lo explica)

 

¿Por qué es importante ser flexible?

 

La flexibilidad te permite afrontar desafíos.

Si eres flexible, puedes cambiar el chip cuando sea necesario. Esto es fundamental cuando se trata de hacer frente a los retos.

Un ejemplo muy sencillo, estás haciendo un informe en el portátil y de repente te quedas sin internet a casa. Ante esto una persona flexible se irá a una cafetería o a la biblioteca y lo terminará, en cambio, una persona que no es tan flexible entrará en pánico, perderá mucho rato agobiada sin saber que hacer y quizás no lo llega a terminar.

 

 

La flexibilidad está relacionada con el éxito.

Si eres flexible, tienes ventaja ante las personas que te rodean. Te adaptas mejor a tu entorno, afrontas los desafíos con más facilidad y, lo que es  más importante, eres más eficaz y resolutiva ante los cambios.

Ante esta perspectiva, tus posibilidades de éxito son mucho más altas.

 

La flexibilidad facilita la convivencia.

Cuando eres flexible estás más abierto al diálogo y a la conciliación. Para ser flexible se debe sentir empatía por los demás, ser capaz de ponerse en su lugar, entender sus circunstancias particulares. Y esto facilita llegar a acuerdos y tener relaciones más saludables. Esto se puede aplicar a todos los ámbitos de tu vida y, en tu caso que trabajas día a día y mano a mano con estudiantes, otros profesores y padres, es fundamental.

 

La flexibilidad te da paz y reduce el estrés.

Todo problema, solo es preocupante si no puedes adaptarte. Incluso las peores situaciones se pueden superar si eres capaz de aprender a vivir con ello.

Así que, si eres flexible, puedes moldearte y superar todos los handicaps de la vida.

Saber que pase lo que pase, puedes sobreponerte y seguir adelante te da tranquilidad y reduce tu nivel de estrés.

 

¿Qué te parece? Es una buena estrategia ser más flexible, ¿verdad?

 

Y no olvides, ser flexible no es ceder en todo para evitar conflictos u optar por las soluciones fáciles por miedo. ¡Para nada! Ser flexible es adaptarse siempre en consonancia con tus valores y con lo que realmente sientes y quieres.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

 

Por qué el sentimiento de pertenencia es clave para el aprendizaje.

El sentimiento de pertenencia es un factor clave tanto en la educación como en la vida en general. Todos necesitamos sentir que formamos parte de un grupo ya que nos permite sentirnos acompañados por nuestros iguales y nos ayuda a desarrollar nuestra identidad.

Como bien sabrás, el colegio no es solo una institución de formación académica, sino que también es un espacio afectivo en el que niñas/os y jóvenes se forman como personas. Tanto en sus primeros años de escolaridad, como durante la adolescencia, es fundamental sentirse parte de un todo y percibir el apoyo tanto de padres como de docentes. Esto permitirá que tanto ellos como tú os incolucréis más y que se cree un ambiente apto para el desarrollo de ideas, acciones y actitudes.

 

No se habla mucho de ello, pero el sentimiento de pertenencia puede incidir de forma significativa en el aprendizaje.

La identidad no surge de forma espontánea, sino que se construye a partir de la cultura, el contexto social y la participación en una o distintas comunidades.

 

El sentido de pertenencia en la escuela es el grado en que los estudiantes se sienten respetados, aceptados y apoyados por profesoras/es y compañeras/os. Como ya te hemos comentado, se ha relacionado con la atención y el esfuerzo de los alumnos en clase, su persistencia y la finalización de las actividades de aprendizaje.

 

Comprender el sentido de pertenencia es importante para las educadoras, como tú. Te permite planificar prácticas efectivas para apoyar a los estudiantes, tanto en el aula como en la escuela en general.

 

Según investigaciones internacionales, cuando los estudiantes sienten que son parte de una comunidad escolar, participarán activamente en actividades tanto académicas como no académicas.

 

Mejorar los sentimientos de pertenencia en la escuela puede apoyar tanto el compromiso como el logro de los estudiantes. Los estudiantes que reportan un alto sentido de pertenencia en la escuela generalmente se esfuerzan más y están más motivados. En cambio, un bajo sentido de pertenencia se asocia a comportamientos negativos y a más probabilidades de abandono escolar.

 

Y tú como maestra tienes un papel importantísimo en el fomento del sentido de pertenencia de los estudiantes. Sí, como lo lees.

Si un estudiante considera que su maestra/o le está cuidando y aceptando, es más probable que adopte los valores académicos y sociales que le estás transmitiendo. Y esto puede influir en cómo se sienten tus estudiantes sobre el trabajo escolar y cuánto (o qué poco), lo valoran.

Las prácticas de enseñanza que adoptes en el aula, son claves. ¿Sabes cuáles son los enfoques que fomentan la pertenencia?

 

  • Priorizar relaciones de alta calidad entre maestros y estudiantes
  • Crear un ambiente de aprendizaje solidario
  • Ofrecer apoyo emocional a los estudiantes siempre que sea necesario.
  • Ser sensible a las necesidades y emociones de las/os alumnas/os.
  • Mostrar interés por ellos, más allá de sus notas y sus logros académicos.
  • Intentar comprender el punto de vista de los estudiantes (aunque a veces diste mucho del tuyo).
  • Trato respetuoso y justo
  • Fomentar relaciones positivas entre compañeros y el respeto mutuo entre ellos para establecer un sentido de comunidad.
  • Gestionar el aula de forma positiva.

 

Queremos recalcar que hay algunos grupos de estudiantes que pueden sentir niveles más bajos de pertenencia, por la falta de tolerancia que aún existe en nuestra sociedad (es triste que a estas alturas aún estemos así). Algunos ejemplos podrían ser estudiantes con distintos orígenes culturales o lingüísticos, estudiantes con discapacidades o que se identifican como LGBT+.

Por ejemplo, hay estudios que exponen que los estudiantes de origen inmigrante tienen actitudes más positivas y mayor motivación académica si sienten que sus profesoras/es se preocupan por ellos, les dan feedback académico y orientación y les prestan su ayuda cuando es necesario.

 

Por lo que es necesario que existan estrategias escolares que aumenten el sentido de pertenencia en estudiantes en riesgo. Esto podría reducir las tasas de abandono escolar y mejorar su rendimiento académico.

Pero no nos olvidemos que es fundamental para TODOS los alumnos.

 

Luchar por promover el respeto a la diversidad étnica, ser intolerante a la discriminación, implementar prácticas de concienciación y respeto, fomentar la participación de los padres en la escuela para crear conexiones sociales entre hogar y colegio y crear una cultura escolar de aceptación, son puntos que deberían ser prioritarios para cualquier escuela.

 

 

FormArte, el arte de formar

Consejos prácticos para repasar para las oposiciones

En el pasado post te hablamos de la importancia de repasar y que era importante que incluyeras esta práctica a tu rutina de estudio. Con ellos vas a afianzar mucho mejor todos los conocimientos y en el momento de la verdad, lo notarás.

 

Al principio, cuando tienes que empezar, te apetece absolutamente nada ponerte a repasar. (Si no es tu caso, ¡enhorabuena! ya tienes mucho ganado).

Es normal que te cueste ponerte manos a la obra; la perspectiva de volver a tocar un tema que ya has hecho, es aburrido y nada motivante, pero a medida que vayas haciéndolo, le irás cogiendo el gustillo.

 

Como ya sabes por qué repasar, cómo distribuir los repasos y qué material repasar, vayamos a la parte práctica: consejos para hacerlo.

 

La organización, la madre de las oposiciones.

Sí amiga, sí: otra vez la planificación aparece en escena. Sin embargo, será mucho más fácil si te distribuyes los temas de alguna forma; te lo tomarás más en serio, llevarás la cuenta de qué temas estás repasando y podrás repartirlos de una forma que te funcione. Es decir, si un día de la semana estás más ocupada y estudias más horas, quizás es mejor repasar un tema que no te cueste demasiado.

 

El sistema

Uno de los sistemas que, por lo general, mejor funcionan, es el de repetición oral. Explicarte a ti misma la información en voz alta. Está comprobado que cuando la información llega por dos canales, visual (al leerlo) y oral (al escucharte decirlo), se retiene mejor y más rápidamente.

Ponerlo por escrito también funciona muy bien, aunque da mucha más pereza. Pero volver a hacer los esquemas o desarrollar algún tema, será de gran ayuda.

Otra forma de repasar es grabarte y luego escucharte mientras lees e ir tomando algunas notas.

 

Encontrar aquello que se adapte a ti.

En el pasado post te comentamos cuál era la forma más idónea de distribuir los repasos. Si cada día no puedes repasar lo que estudiaste el día anterior, no te agobies. Quizás puedes hacerlo un día a la semana todo lo que has hecho durante la misma, dedicarle dos noches por semana o hacerlo una vez cada quince días.

Lo mismo con el sistema que te hemos comentado.

Cada persona es un mundo, tanto para aprender como las circunstancias que le rodean o sus propias necesidades. Lo que funciona para ti puede no funcionarle a otra persona y viceversa.

Explora y encuentra tu fórmula comodín.

 

Cualquier  momento es bueno para repasar.

Tienes que encontrar tiempo para hacer tus repasos concentrada y focalizándote en lo que estás haciendo pero eso no quita que no puedas aprovechar cualquier ratito que encuentres para hacer microrepasos.

Si al hacer el primer repaso, tomas notas en las típicas fichas de cartulina de tamaño A6, luego puedes llevártelas a todas partes contigo y aprovechar para hacer repasos mientras estés en la cola del súper, en la peluquería o en el autobús.

Te hemos comentado que una de las formas de repasar es grabándote, ¿verdad? Lo bueno de esta técnica es que puedes hacerlo con el  móvil y aprovechar para escucharte cuando vayas andando, estés en gimnasio o preparándote la cena. No es tan animado como escuchar el último temazo de la radio pero después lo agradecerás.

 

 

Los repasos finales.

Si hay  un momento en que es imprescindible repasar es antes de presentarse a las oposiciones. No dos días antes, a contracorriente, agobiada y estresada. Eso no.

Hacerlo a un mes vista, bien planificado e ir paso a paso. Tienes todo el material que has hecho en todo este tiempo, y habrás hecho repasos previos, por lo que será fácil y la manera de terminar de afianzar todo lo aprendido.

 

 

 

Con el repaso podrás ver los progresos en tu estudio y te darán tranquilidad. Afrontarás las pruebas un poco más segura y confiada y te relajarás un poquito al ver que lo llevas mucho mejor de lo que piensas (muchas veces los nervios son inevitables, lo sabemos). 

 

 

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por qué es importante el repaso en las oposiciones

Repasar suele ser una de las partes del estudio que da más pereza, pero forma parte del proceso de aprendizaje. De la misma manera que has dedicado tiempo a planificarte, leer, hacer esquemas, resúmenes y comprender el temario, tienes que dedicarle un poco de tiempo al repaso. De esta forma mejorarás el rendimiento y le sacarás el máximo partido a todo lo que has hecho anteriormente.

 

¿Por qué es importante repasar?

 

¿Te suena lo que se llama la curva del olvido? Este famoso gráfico fue creado por Ebbinghaus, un psicólogo alemán que durante el siglo XIX realizó distintos experimentos sobre la memoria para estudiar los procesos implicados en la retención de información y en el olvido de ésta.

A través de los resultados de estos experimentos se elaboró la curva del olvido, que básicamente lo que viene a decir es que el nivel de retención de lo que aprendes, disminuye con el paso del tiempo.

¿Cómo va este olvido exactamente? Tras adquirir la información, el nivel de material aprendido, baja drásticamente en los primeros momentos, pudiendo perder más de la mitad a lo largo del primer día. A partir de ahí, sigue disminuyendo, aunque a paso un poco más lento, hasta que llega un punto, normalmente a partir de la semana del aprendizaje, en que se queda estable y ya no se produce mayor pérdida. En total llegamos a olvidar un 80% de la información. Dramático, ¿verdad?

 

El panorama es un poco desolador pero, la buena noticia, es que necesitas menos tiempo para reaprender esa información y que, una vez se trasladan los conocimientos de la Memoria a Corto Plazo a la Memoria a Largo Plazo, terminamos por retener esos aprendizajes.

 

Y aquí es dónde entra el repaso.

 

Durante las opos no solo es imprescindible repasar cuando tienes las pruebas a la vista, sino que es importante ir haciéndolo durante todo el proceso. Sobre todo durante estos últimos meses para mantener frescos todos los temas que ya te has estudiado.

 

Y ¿por dónde empezamos?

 

No te asustes, no debes volverte a leer todo el material,  por eso conoces el arte de hacer esquemas de profesional y cómo hacer un buen resumen digno de ser vendido y todo. Y en ellos tienes la información y los datos más relevantes que necesitas para repasar.

Lo ideal es repasar de forma espaciada, es decir a intervalos. Hacer un primer repaso al día siguiente de haber estudiado, hacer un segundo repaso a la semana, un tercer repaso al cabo de un mes y, a partir de aquí, seguir repasando mes tras mes.

 

1r repaso: Al cabo de un día

2º repaso: al cabo de una semana

3r repaso: a los 30/40 días

4º repaso: 30/40 días después del anterior

Y así sucesivamente.

 

Pero esto puede ser complicado llevarlo a rajatabla. La idea es que el repaso se vaya espaciando y haciendo cada X tiempo.

 

En cuanto a cómo repasar, hay dos grandes sistemas: el de arrastre y el de vueltas.
El de arrastre consiste en ir estudiando y repasando, lo anterior, al a vez. Ir sumando los temas que vas estudiando al repaso
. Es decir, hoy te estudias un tema, mañana te estudias otro y repasas el de hoy, pasado otro más y repasas los dos anteriores, etc.

El sistema de vueltas consiste en estudiar un bloque o grupo de temas del tirón (en el tiempo que necesites) y luego repasarlos todos.

A cada persona le puede ir mejor un sistema que otro. Debes ver tú como trabajas y asimilas conceptos mejor.

Si aún no has empezado a repasar o no llevas una planificación de tu repaso, que no cunda el pánico, aún estás a tiempo. Empieza ahora: mejor tarde que nunca.

 

¿Cuánto tiempo debes invertir en repasar?

El que necesites. Probablemente habrá temas que te serán mucho más fáciles y que los repasarás en un santiamén y otros que te van a dar más guerra. Tómatelo con calma y ajústalo en función de cómo lo veas.

 

Que no se te venga el mundo encima si tú no tienes tiempo de ir repasando cada día.

Lo que te explicamos está basado en la práctica ideal pero, ni siempre podemos ser opositoras modélicas ni disponemos de todo el tiempo del mundo. Hay prioridades dentro del propio estudio pero también hay una vida ahí fuera con la que necesitas conectar.

 

Mejor hacer algo que no hacer nada. Es decir, mejor que repases un ratito un día a la semana, que no que no lo hagas nunca. Pero también mejor que solo le dediques un ratito un día a que lo hagas 6 días y te agobies y te amargues más de la cuenta.

 

Para que esto sea más fácil, en el próximo post te contaremos algunos truquillos y tips para que repasar sea más sencillo.

 

FormArte, el arte de formar.

 

 

En la piel de una opositora: Entrevistando a Sara

Te traemos una nueva entrevista a otra opositora para que te de energía y motivación para seguir con el estudio.

Hoy te presentamos a Sara; una chica de 30 años que aprobó las oposiciones hace algunos añitos. Estudió educación primaria mientras trabajaba como monitora de niños los fines de semana y en verano. Mientras estudió las oposiciones, a tiempo completo, seguía trabajando como monitora porque le apasionan los niños. Hoy en día es profesora de inglés en ciclo medio y superior de primaria y está encantada con su trabajo.

Le hemos pedido que nos hable un poco de su experiencia durante el camino hacia las opos, ¿quieres conocer cómo fue?

Quédate leyendo e inspírate con su caso.

 

 

¿En qué momento decidiste empezar a opositar?

Lo decidí cuando termine la carrera. Sabía que ser profesora era mi vocación, siempre me han gustado los niños y trabajaba de monitora los fines de semana y en verano.  Además mis padres son docentes, trabajan en escuelas públicas y siempre tuve claro que quería que ese fuera mi camino.

 

¿Por qué decidiste empezar a opositar?

Supongo que por el mismo motivo que la mayoría de personas que se presentan a una oposición; para tener un trabajo estable e independiente.

 

¿Cómo te preparaste? ¿Por libre, preparador, academia…?

Al principio fui a una academia pero no me terminaba de convencer y lo dejé. Seguí estudiando por libre, pero veía que me costaba mucho y que no conseguía ponerme las pilas. Entonces decidí darle otra oportunidad a las academias y me topé con FormArte.

 

¿Por qué escogiste FormArte?

Sinceramente porque sentí que era mi sitio. La primera vez que busqué academia, no me lo plantee demasiado, escogí la primera que encontré. Después de esa primera experiencia estaba bastante desencantada y no confiaba mucho en encontrar una que me convenciera, pero llegué aquí, pregunté, me gustó mucho todo lo que me contaron, ví que eran innovadores y que hacían las cosas distintas y .. me quedé.

 

 

¿Qué has aprendido a lo largo del camino de opositar?

Muchas cosas, pero se podría resumir en que si quieres, puedes.

 

 

 

¿Cuál fue el momento más duro de cara a la oposición?

Hubo algunos momentos duros, pero una de las peores épocas fue justo el enero antes de opositar. Me había pasado las Navidades estudiando, había dejado de hacer muchas cosas por estudiar, sentía que no lo llevaba tan bien como debería… Fue el momento en que pensé que quizás, después de todo lo que me estaba esforzando, no lo conseguiría.

 

¿Cómo te organizabas para estudiar? 

Diariamente. Había terminado la carrera hacía relativamente poco y fue como seguir con la dinámica de la universidad, pero más en serio.

 

 

 

¿Qué crees que es lo más importante para opositar?

Rutina y organización.

 

 

 

¿Qué es lo mejor de haber opositado?

Además de lo que te llevas a nivel personal y ver que realmente puedes conseguirlo si te lo curras, la estabilidad económica y los derechos laborales que tienes.

 

¿Ha cambiado tu punto de vista acerca de la enseñanza durante la preparación de las oposiciones?

En mi caso creo que sí. No diría que  por la preparación en sí, pero cuando compartes este proceso con otras personas tienes la oportunidad de descubrir otros puntos de vistas y de pensar, diferentes formas de enfocar las cosas…

 

 

¿Cómo se superan los momentos de “no puedo más”?

Pensando en lo que te espera al final del camino.

 

 

¿Llegaste a plantear dejarlo en algún momento? Si es que sí, ¿Por qué y cómo lo superaste?

A dejarlo no. Como ya he comentado, hubo algún momento duro de “no puedo” pero no pensé en dejarlo. Sabía que me presentaría pasara lo que pasara.

 

¿Nos puedes dar algún consejo para las futuras opositoras?

Si quieres puedes.

 

Y con esta frase tan importante, cerramos el post de hoy.

Ya sabes opositora, ¡si ella quiso y pudo, TÚ TAMBIÉN!

 

Y si quieres seguir leyendo entrevistas a otras opositoras, puedes hacerlo aquí.

 

FormArte, el arte de formar.

Descubre estas 5 apps ideales para opositoras

Tus dispositivos digitales y tu smartphones, pueden ayudarte en tu camino hacia las opos.

Sí, como lo lees, la tecnología puede ser tu aliado para ser más productiva, llevar un planing y una organización más efectiva o dejar de distraerte con tus redes sociales.

 

¿Cómo? Usando aplicaciones diseñadas para ello.

 

Si quieres conocerlas, ¡sigue leyendo!

 

Aplicaciones perfectas para opositoras como tú

Google Drive

Más que probablemente ya la conozcas y le des uso, pero por si acaso, mejor prevenir que curar. Google Drive es un servicio de almacenamiento de archivos de Google. Con una cuenta de Google tienes 15GB de almacenamiento gratuito, que viene a ser bastante si solo es de uso personal.

En él puedes guardar fotos, vídeos, pdf, excels, words e incluso almacenar copias de seguridad de WhatsApp. Las posibilidades son infinitas.

Desde google puedes crear documentos en formato similar a word, excel y powerpoint entre otros, muy útil para trabajar en línea y desde cualquier dispositivo u ordenador.

Además puedes compartir cualquier archivo o carpeta con otras personas mediante email o enlace.

Una alternativa gratuita muy útil y práctica para estudiantes, profesores y para cualquier persona en general.

 

Evernote

Con Evernote podrás tenerlo todo organizado en una sola app. Podrás apuntar tus notas, ideas, listas, recordatorios, guardar inspiración… una gran cantidad de opciones y ¡en muchos formatos! No solo como herramienta para el estudio sino también para organizar tu día a día. Podrás descubrir un montón de usos en el siguiente artículo.

 

Además, una de las mayores ventajas de esta app es que se sincroniza automáticamente, por lo cual podrás usarla y ver todas tus notas e información guardada desde el smartphone, tu ordenador o tu tablet.

Está disponible tanto para Android como para IOS y hay una versión de pago y otra gratuita.

 

Squid Notes / Good Notes:

Si prefieres tener los apuntes en formato digital pero te gusta hacerlos a mano y a tu gusto, estas dos aplicaciones son para ti.

Sirven para tomar notas a mano mediante un lápiz digital o con los dedos (aunque puede ser una tarea mucho más complicada) que posteriormente podrás convertirlos en formato PDF. Puedes hacer esquemas, dibujos, importar imágenes, documentos… ¡prácticamente de todo!

Squid Notes es para Android y Good Notes para IOS.

En Squid Notes hay versión gratuita y premium, pero con la gratuita es suficiente en términos generales.

 

DLE descargable

Esta app ya no es gratuita pero puede resultarte muy útil tanto como profe como estudiante de las opos. Al descargártelo (que es el momento en que haces el pago), tendrás acceso al Diccionario de la lengua española de la RAE en tu móvil o tablet.

Es muy muy fácil de usar y no solo sirve para conocer el significado o cómo se escribe una palabra, sino que también puedes buscar palabras por criterios, expresiones y locuciones, conjugaciones de los verbos, etc.

 

Y ¡no necesitas conexión a Internet para usarlo!

Disponible tanto para IOS como Android.

 

Si te da un poco de pereza gastar dinero y prefieres una aplicación gratuita WordReference también puede ser tu aliada. Además, no solo podrás buscar el significado de las palabras, sinónimos y antónimos en español sinó que tiene muchos idiomas integrados.

 

OFFTIME

Ya te hablamos de esta app en nuestro artículo sobre Cómo desintoxicarse de las redes sociales, pero si no lo leíste, te la volvemos a recordar.

Además de darte información de cuánto tiempo estás con tu smartphone, podrás quitar notificaciones durante ciertos periodos de tiempo y restringir el acceso al móvil. Una buena forma de luchar contra la procrastinación y desconectar del mundo digital.

 

Tiene distintos perfiles ya predeterminados que te ofrecen diferentes posibilidades, pero si ninguno de ellos se adapta a ti, puedes crear uno que encaje con tus necesidades.

 

De este tipo de apps hay muchas, si esta no termina de convencerte puedes buscar otra que te guste más.

También te hablamos de FOREST, con la que puedes plantar árboles y crear un bosque si estás suficiente tiempo alejada de tu teléfono. Todo es cuestión de probar.

 

Esperamos que estas Apps te sean útiles en tu día a día y te pongan las cosas un poquito más fáciles.

¡Ánimo opositora, que queda menos!

FormArte, el arte de formar.

 

7 mujeres inspiradoras a través de la historia que deberías conocer

Dicen que detrás de cada hombre exitoso, hay una mujer. Este proverbio se ha extendido por todo el mundo y, a menudo, ha demostrado ser cierto. Pero, la contribución de una mujer al mundo nunca puede limitarse al éxito de un individuo. Durante décadas, las mujeres han desempeñado un papel importante en el desarrollo de ideas y en la búsqueda de un futuro mejor para el mundo.

Las mujeres han logrado hazañas monumentales en los campos de la tecnología, la política, el bienestar humano y, lo que es más importante, la educación.

Las educadoras en todo el mundo han enseñado a miles e influenciado a millones.

Cualquier educador que se toma en serio su trabajo y que pone corazón en lo que hace, es un agente de cambio. Tú lo eres o lo vas a ser.

 

Para darte un chute extra de motivación y como pequeño homenaje, hoy queremos hablarte de 7 educadoras famosas. Quizás las conozcas a todas o no, pero seguro que pueden ser una fuente de inspiración como lo son para nosotros.

 

¿Quieres conocerlas?

 

7 mujeres inspiradoras que promovieron el cambio:

Savitribai Phule:
Fue una reformadora social,educadora y poeta india. De hecho, es considerada  la primera maestra de la India. En un país donde las mujeres todavía no se ven a la par con los hombres, el papel de Savitribai como maestra en una escuela de una aldea en Pune, apenas un año después de la independencia, fue notable. Se dice que cuando Savitribai iba a la escuela, la gente solía arrojarle estiércol de vaca, piedras y verduras y huevos podridos. Aun así, luchando contra todo pronóstico, su marido y ella fundaron la primera escuela para niñas y abrieron otras cinco escuelas, teniendo un papel importante en la mejora de los derechos de las mujeres en la India durante el gobierno británico. Además, trabajó para abolir la discriminación y el trato injusto de las personas por su casta y género. Impresionante, ¿verdad?

 

Maria Montessori:

Ella fue la mujer que comenzó la cultura de la guardería. Nacida en 1870, María Montessori dedicó su vida a la educación. Hoy en día nos puede parecer que la mayoría de sus ideas son evidentes y lógicas pero, en su momento, fueron innovaciones radicales que levantaron controversias entre los sectores más conservadores. Propagó la idea de que los niños deberían ser capaces de moldear su futuro a su manera y defendió el juego como principal actividad a través de la cual el niño lleva su vida durante sus primeros años.. Esto se denominó Método Montessori y todavía es seguido por alrededor de 30,000 escuelas en todo el mundo.

 

 

Emma Willard:
Emma fue una activista estadounidense que luchó por los derechos de las mujeres y dedicó su vida a la educación. Proviniendo de una familia humilde y sin tener los recursos, con solo 20 años, se convirtió en maestra. Fundó la primera escuela de educación superior para mujeres, el Seminario de Mujeres de Troy en Nueva York, que pasó a llamarse Escuela Emma Willard en 1895 en su honor.  Emma también se ganaba la vida con la escritura, escribiendo varios libros de texto a lo largo de su vida, incluyendo libros de historia y geografía. Una mujer todoterreno en pleno siglo XIX.

 

 

Mary Mcleod Bethune:

Mary fue una educadora estadounidense, estadista, filántropa, activista humanitaria y de los derechos civiles. Sus dos padres eran esclavos antes de que ella naciera, por lo tanto, no tenían dinero para permitir que la pequeña Mary fuera a la escuela. Sin embargo, Mary consiguió una beca y estudió para convertirse en maestra. Mary fue, sobre todo, conocida por fundar una escuela privada para estudiantes afroamericanos en Florida, gracias a a las donaciones de tiempo y dinero que obtuvo. También fue nombrada asesora nacional del presidente Franklin D. Roosevelt como parte de lo que se conoció como su Gabinete Negro. Fue conocida como “La primera dama de la lucha” debido a su compromiso de obtener mejores vidas para los afroamericanos. ¿Sabías que el nombre de Bethune es sinónimo de lucha y logro?

 

Helen Keller:

Helen Keller fue una escritora, oradora y activista política sordociega de EEUU. Nacida con una incapacidad visual y auditiva, Helen Keller estudió con su mentora personal Anne Sullivan y aprendió sobre el mundo a través del conocimiento: invisible, sin adulterar. Entre otros muchos méritos, recaudó dinero para la Fundación Americana para Ciegos y promovió el sufragio femenino, los derechos de los trabajadores, el socialismo y otras causas. Ella fue mentora de cientos de personas y aún hoy en día, continúa inspirando a millones en todo el mundo.

 

 

Clara Barton:

La educación formal puede ayudar a una persona a entender el mundo de una mejor manera, pero en una situación en la que el mundo está en peligro, las habilidades son útiles. Clara Barton es la mujer que estableció la Cruz Roja Americana en un momento en que las mujeres apenas se veían trabajando fuera de la casa. Clare, que era enfermera, asesoró a toda una generación sobre la necesidad de poseer los conocimientos médicos básicos y el sentido de enfermería.

 

 

Mary Ward:
En el año era 1609, una hermana católica inglesa pensó en establecer una escuela para niñas que fuera diferente de los conventos que existían en esos momentos. Las escuelas de niñas de entonces eran muy restrictivas. Esos institutos no permitían que las niñas salieran de las instalaciones del instituto, se vieron obligados a asistir al coro, usar uniformes prescritos, etc. Mary se separó de esto. Ella construyó las Hermanas de Loreto, con una visión del trabajo de la mujer en la iglesia en igualdad con los hombres. Hoy en día tiene centros en todo el mundo incluso ahora.

 

 

¿Conocías a estas mujeres? ¿Qué te han parecido sus historias?

Ellas son un claro ejemplo que no hay nada imposible. Con ganas, pasión y mucho esfuerzo tú también puedes llegar dónde quieras. ¿Lo sabes?

 

Sí aún no terminas de creértelo, empieza a interiorizar este mantra: Si yo quiero, puedo. 

FormArte, el arte de formar.

 

 

 

 

 

Feliz Navidad Opositora

Llega Navidad y…

Y es momento de tomarse un break.

Estos días, si tienes la suerte de tener vacaciones, son un fantástico momento para adelantar estudio y dedicarle todas las horas que no puedes durante la semana.

 

Por un lado, queremos animarte a aprovechar estas horas libres para avanzar temario y para acercarte un poquito más a tu objetivo. Llegar a los objetivos que te habías planteado o bien ir más allá.

 

Pero por otro lado.. queremos pedirte que disfrutes.

 

¿Sabes? Estas Navidades son irrepetibles. Por mucho que te juntes de nuevo el próximo año, con las mismas personas durante la cena de Nochebuena, por ejemplo, no va a ser igual. Aunque lo intentárais reproducir.

Cada instante es único.

 

Pero además, los momentos son efímeros y tal como vienen, se van. No sabes qué va a pasar durante este año y dónde ni cuándo estarás en 365 días. Por mucho que lo intuyas no tienes ninguna certeza, por lo tanto, vive el momento.

No dejes que pasen los trenes, no te permitas no disfrutar del tiempo que tienes, porque es un regalo.

 

Independientemente del significado que tenga para ti la Navidad, suele ser sinónimo de reunirse y reencontrarse con los tuyos. Con las personas a las que aprecias y quieres, las que te acompañan en tu día a día, las que te hacen la vida un poquito más fácil. Y esta es la verdadera magia, ¿no?

 

Evidentemente que esto se puede hacer durante todo el año, pero parece ser que nos gustan las tradiciones y reunirnos por estas fechas, abrazándonos muy fuerte y recordando con nostalgia a los que no están en la mesa. ¿Vas a perdértelo?

 

No dejes escapar este momento. No permitas que nada (ni nadie) te lo quite.

Haz que sea especial y eso no quiere decir que sea exuberante o con grandes galas, presentes o festines, para nada.

Lo especial y lo verdaderamente valioso es regalar tu tiempo y regalar tu cariño. Y también empápate del de los tuyos.

 

 

Deja por un día, dos  o tres, las opos, el estudio, las preocupaciones y los miedos a un lado, y céntrate en las personas que tienes delante.

En escuchar cómo están, cómo se sienten, qué sueños les quedan por cumplir y en reíros juntos que, al final, son las anécdotas con las que te quedas.

 

Comparte con ellos tu tiempo porque es lo más preciado que puedes dar.

 

De pequeños nos dedicábamos a hacer listas gigantes con todas aquellas cosas que nos gustaban; coches teledirigidos, muñecas increíbles, playmobils con todos los detalles y accesorios, game boys con los juegos de moda, máquinas para hacer helados, gominolas e incluso experimentos y otros muchos tantos juegos y juguetes que anunciaban por la tele. En general pedíamos cosas materiales con las que poder jugar y divertirnos. (y cuando nos traían un pijama no entendíamos por qué).

 

Pero cuando te haces mayor te das cuenta que las cosas materiales no lo son todo. Que tener lo último en tecnología, un reloj bonito, un coche fabuloso o ir a la última moda, no sirve de nada si no hay nadie que te abrace, te escuche y esté a tu lado.

Con el tiempo aprendes que el tiempo es, verdaderamente y aunque suene a tópico, lo mejor que tenemos y lo mejor que podemos dar.

 

Por eso queremos pedirte que lo des y te lo des. Que te hagas ese regalo a ti misma y lo disfrutes como una enana.

 

Que retengas cada instante bonito en tu memoria y hagas un álbum en tu cabeza con los recuerdos de estas Navidades. No se trata de hacer fotos con el móvil para compartirlas por instagram, se trata de hacer fotos mentales para retenerlas y recordar esos momentos cuando vengan días malos o cuando los eches de menos.

 

¿Estás lista?

 

Disfruta de estas Navidades.

 

Desde FormArte te deseamos unas muy felices fiestas llenas de instantes preciosos y de felicidad.