Este 2019 lo vas a petar y más si te pones buenos propósitos

Terminó el 2018 te has adentrado al 2019 con todo lo que este año te tiene preparado.

¿Estás lista?

Cuando termina un año solemos hacer grandes listas de propósitos encabezados por los clásicos:

  1. Ir al gimnasio (este año en serio).
  2. Ser más ordenada
  3. Sacarme X (una carrera, el exámen de conducir, la opos..)
  4. Aprender un nuevo idioma
  5. … (introduce cualquier propósito que lleve en tu lista más de 3 años seguidos).

 

A pesar que puedes fijarte nuevos propósitos en cualquier momento del año, es cierto que en estas fechas, la motivación y las ganas de cambios son mayores. Vemos el nuevo año como una etapa que empieza y, ¿por qué no hacerlo con objetivos? Es una forma de simbolizar este nuevo comienzo.

La idea es buenísima y probablemente esté acompañada de ilusión, pero….

Pero lamentablemente, con el paso de los meses y en medio de la vorágine, todo lo que queríamos hacer se queda en simples intenciones. Por eso, algunos de los propósitos se van repitiendo año tras año sin llegar a cumplirlos.

¿Qué sucede? Muchas veces los propósitos son demasiado grandes para conseguirlos de golpe, y otras veces quizás los planteamos por inercia. Bien sea porque tu amiga también se lo ha propuesto, porque es una meta frustrada de años anteriores, porque crees que debes hacerlo, etc.

 

Este año, puede ser la oportunidad para ponerte objetivos con cabeza. Y que, aunque te cueste un poquitín (ya sabes que a quién algo quiere, algo le cuesta), seas capaz de cumplir.

 

Para empezar, tómate tu tiempo para reflexionar sobre qué quieres conseguir. Haz introspección y piensa en aquello que realmente quieres y puedes lograr. Plantéate algunas preguntas como por ejemplo: ¿qué quieres cambiar? ¿hacía dónde te diriges? ¿cómo puedes mejorar tus hábitos de vida?

 

Es muy importante que sea cuál sea este propósito, sea sobre ti misma; no proponerte cambiar a otros o aspectos que no dependen de ti. Es muy difícil que esto funcione y la energía que tendrías que invertir sería muy elevada. Siempre debes centrarte en ti misma. Se dice que debes cambiar aquello que puedas y aceptar lo que no se pueda y es totalmente cierto. Poner tu energía en cambiar algo que no está en tus manos, es malgastarla. Mejor darlo todo con algo que sí que dependa de ti.

 

Otro punto fundamental es que los objetivos sean alcanzables y medibles. Hablando en plata: sé realista, nada del cuento de la lechera.

 

¿A qué nos referimos?

 

Por ejemplo, el propósito de ponerse en forma está muy bien si crees que es lo que quieres y que te permitirá sentirte mejor, descargar adrenalina, estar menos estresada, etc.

No obstante, si nunca has sido muy deportista y por ejemplo decides apuntarte al gimnasio, ponerse como meta “ir 4 veces por semana” puedes ser una locura y demasiado hardcore para empezar. Lo mismo si buscas conseguir un cuerpo súper específico, alomejor tu constitución no está hecha para aquello que tienes en mente, pero recuerda que te llevará a otro punto igual de perfecto.

 

Y además de realistas, los propósitos deben ser específicos y coherentes.

 

Siguiendo con el mismo ejemplo, el propósito del gimnasio/hacer deporte/llámalo  X, está genial. En enero hay un aumento considerable de altas en cualquier gimnasio (venimos de Navidad y de las 80.000 comidas y entra el pánico), pero muchos de los que empiezan, pasados el primer mes no vuelven a pisar el gimnasio.

 

Querer hacer deporte y mantenerse activo está muy bien, no obstante, ponerse como meta simplemente hacer deporte o ir al gimnasio, es demasiado genérica. Quizás mejor plantearse hacer ejercicio durante una hora, dos veces por semana, ¿no?

 

 

Y otro punto importante, no ponerse objetivos que vayan a ser una tortura. Una cosa es querer cambiar algunos aspectos para ser más feliz, sentirte mejor, ser más productiva, lo que sea, y otra es presionarte para hacer algo que va a ser un suplicio.

Si odias el gimnasio y no es de tu agrado, no te obligues a ir. Si lo que quieres es hacer deporte, busca una actividad que te guste más. ¡No hay opciones ni nada para ponerse en forma!

 

¿Cuando empezar? NO es necesario ni obligatorio que todos los cambios los empieces a la vez el día 1 de enero. Tómatelo con calma. Las cosas de palacio van despacio y los nuevos hábitos también cuestan lo suyo de coger. Ves uno a uno o escoge alguno más sencillo y uno que te cueste más para hacerlos a la par.

Puedes escoger una fecha en la que sepas que estarás motivada, tranquila y preparada para empezar. Eso sí, tampoco te nos duermas en los laureles.

 

 

Y lo último que podemos decirte es… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡VE A POR ELLO CAMPEONA!!!!!!!!!!!!!!!

 

Comprométete contigo misma para conseguirlo. ¿Quieres un consejito? Ponte post-its motivadores en la nevera, en el espejo, como alarmas en el móvil, etc. ¡Todo vale!

 

Ah, no! Lo último llega ahora: Si un día/semana/X no lo cumples o en algún momento flaqueas… NO PASA NADA. No te martirices, no te hables mal, no te eches toda la caballería por encima. Todos fallamos, todos tenemos días malos, todos nos merecemos una tregua.

Date cariño y amor ese día y empieza el siguiente al 100% otra vez.

 

¿Ya tienes tus propósitos del 2019 en mente?

Sea como sea, esperamos que termines el año como te mereces: feliz, riendo y rodeada de los tuyos, que empieces el nuevo con muchas ganas y energía y que el 2019 te traiga felicidad, fuerza para las oposiciones y, a poder ser, ¡tu plaza!

 

Feliz 2019 OPOSITORA.

FormArte, el arte de formar

 

Abajo los estereotipos de género en los juguetes. Seamos libres.

Los juguetes que se ofrecen a los infantes son un campo para empezar a establecer qué intereses deben tener, qué habilidades tienen que desarrollar o con qué actividades y acciones se tienen que identificar. Y esto es consecuencia de la consideración que aún existe hoy en día, por parte de medios de comunicación, familias y grupos sociales, de que hay juguetes que son para niños y otros para niñas; de forma que se establecen diferencias entre ambos colectivos.

 

 

En la lucha por la igualdad, todo gesto es necesario.

 

Hace unas semanas en uno de nuestros artículos, te hablamos de los estereotipos y la importancia de borrarlos de la escuela todo lo que pudiéramos.

Aunque los estereotipos están presentes durante todo el año, llega la campaña de Navidad, el momento de regalar juguetes a los infantes y los estereotipos se hacen más presentes.

Cada vez  hay más conciencia alrededor del tema, pero aún queda mucho camino por andar, por eso puede ser un buen momento para reflexionar en clase acerca del tema.

 

Los juguetes son una parte vital y muy presente tanto en la vida como en el desarrollo de los niños/as y, por desgracia, un contexto donde los estereotipos tienen una presencia importante.

 

¿Recuerdas a qué te gustaba jugar cuando eras pequeña? Probablemente el tipo de juego variaba según el momento y  tanto podías jugar a lego, playmobil, muñecas como a cualquier juego de mesa.

Y ¿recuerdas qué solían regalarte? Quizás la mayoría de tus regalos era lo que antaño se consideraban regalos para niñas. O almenos, así nos lo vendían en televisión.

¿Recuerdas los anuncios de tu infancia? Puedes echarles un vistazo en youtube, pero ya te adelantamos que dan pena. Exceptuando algunos, son patéticos.

 

Es cierto que cada vez existen más campañas promoviendo la igualdad y que los juguetes se clasifican menos según el género, pero si te paseas por la sección de juguetes de supermercados, aún puedes ver estas diferencias. En realidad, no es necesario que vayas tan lejos. Si enciendes la televisión o abres el catálogo de juguetes que te ha llegado al buzón, podrás ver que aún queda camino por recorrer.

 

Debemos tener en cuenta que la conciencia de género surge temprano en la vida de un infante, y de la misma forma, la conciencia de los estereotipos de género también aparece de forma temprana. En investigaciones realizadas en EEUU se encontró que entre los tres y cinco años, los niños podían identificar “juguetes para niñas” y “juguetes para niños” y predecir si sus padres aprobarían o rechazarían su elección. ¿No te parece preocupante?

 

Además, como bien sabes, los niños/as son como esponjas y retienen cualquier comentario hecho. Comentarios del estilo “esto es un juguete de niños o un juguete de niñas”, les da el mensaje que la diferencia está en su género y que no pueden hacer ni jugar a las mismas cosas.

 

¿Es este el mensaje que queremos lanzar? ¿Queremos cortarles las alas a las próximas generaciones?

 

¿Te imaginas estar en un mundo dónde no importe cuáles son los gustos que tengamos, cómo vestimos o qué queramos hacer con nuestra vida?

Estamos muy condicionados por el contexto en el que crecemos. Lo que está bien visto, lo que está mal visto, lo que es normal y lo que no lo es.

Pero maldita sea, ¿qué es lo normal?

¿Quién lo decide?

Este concepto de normalidad, lo único que hace es limitarnos. Hacernos a todos según un molde basado en concepciones arcaicas y tan alejadas de la realidad que duele de ver. Y cuando les transmitimos a los niños/as esta idea, lo único que hacemos es contribuir a que estas ideas perduren en la siguiente generación.

Además, los niños son mucho más susceptibles que nosotros al qué dirán y qué pensarán.

 

Joder, déjemosles crecer libres, escogiendo a qué quiere jugar, qué quieren ser y cómo quieren ser.

Y, aunque parezca mentira, los juguetes son un punto de inicio.

 

Un juguete puede parecer algo inocente, un medio para que los pequeños/as se diviertan, pero es mucho más que eso. Ya sabes que los juguetes no solo son un instrumento de entretenimiento sino que les permiten desarrollar sus capacidades y aprender. Por ejemplo, los juegos de construcción ayudan a desarrollar su capacidad visoespacial, ¿vamos a limitar este desarrollo solo a una parte de la sociedad?

Los juguetes encierran muchas otras cosas; limitando a las niñas a las muñecas y los juegos de cocinitas, estamos transmitiendo que ese es su papel en la sociedad. Y con todo lo que estamos luchando las mujeres, no es momento de lanzar estos mensajes, ¿verdad?

 

Sabemos que estás plenamente concienciada con esto y que una parte del trabajo debe ser hecho por los padres, pero tú como profesora también tienes un importante poder. Por eso te animamos a llevar a cabo actividades y reflexiones sobre el tema ahora que se acerca el momento de hacer la carta a los reyes magos y empezar a pedir regalos.

 

Cualquier actividad orientada a descubrir qué percepciones tienen tus alumnos acerca de las diferencias entre géneros, puede ser un gran acierto.

 

No dejemos que nos encajonen, no dejemos que nos limiten.

Luchemos por una sociedad más libre y más igualitaria, dónde nadie tenga miedo de expresarse y dónde todos podamos sentirnos orgullosos de quiénes somos.

 

Formarte, el arte de formar

 

Los compañeros/as de oposiciones tóxicos.

Seguro que conoces a alguna persona que podrías calificar como persona tóxica. Sí, esas personas que cada vez que te las encuentras solo transmiten negatividad y te quitan la energía. Que cuando te despides de ellas estás más apagada, más desanimada y se han llevado parte de tu alegría.

 

¿Te has encontrado o conoces a alguien así?

Por desgracia, la gente tóxica es más común de lo que nos gustaría. Puedes encontrártela en cualquier lugar y contexto y, encima, esta toxicidad es como un virus; se contagia.

Es importante que te apartes de este tipo de personas; cierto que no siempre es fácil alejarse, pero es imprescindible para tu salud mental y personal que, como mínimo, puedas ponerte un chaleco antibalas y distancia.

 

Tener compañeros de oposiciones tóxicas puede hacer que tu preparación se resienta, estudiar se te hará más cuesta arriba, lo verás todo más negro y puede cambiar hasta tu forma de ser. Lo único que van a hacer va a ser restar, en lugar de sumar. Y con lo largo y arduo que puede llegar a ser el camino, no te interesa PARA NADA que alguien te lo complique aún más.

Vas a tener momentos de bajón  y desmotivación ya de por sí, no permitas que sea otro el que los cause.

 

Por suerte para todos, sobrevivir a este tipo de compañeros es posible. ¿Te contamos cómo? Sigue leyendo.

 

Lo primero que hay que hacer es identificarlos. Seguro que más o menos ya sabes por dónde van los tiros y los tienes calados, pero hay algunos que pasan más desapercibidos y que ponen la semilla y esta va creciendo casi sin que te des cuenta.

 

¿Cómo identificar a una persona tóxica? Primero de todo tenemos que decirte que los hay de muchos tipos. Algunas características o hábitos de estas personas pueden ser:

  • Envidiosos: Menosprecian el esfuerzo de otros diciendo que alguien ha conseguido plaza por enchufe, que regalan plazas, que tal persona lo tiene más fácil, etc.
  • Chismosos: Les encanta compararse contigo para saber que llevan más temas que tú preparados y que lo llevan mejor. Además van a aprovechar cualquier oportunidad para contarte que uno se se esfuerza lo suficiente, que otro no sabe hablar en público, etc. No deja pollo con cabeza.
  • Negativos: Todo es negro para ellos. No voy a sacar plaza, esto es muy difícil, no sé, no puedo, blablabla.

 

  • Quejicas: Se queja de todo: de la dificultad de las opos, del tribunal que no está suficientemente preparado, de la academia que no da suficiente información, de los compañeros que no le prestan ayuda, y así hasta el infinito. Encuentran pegas en cada esquina.

 

La solución más evidente ante un compañero tóxico es huir como si no hubiera mañana. Alejarse de dicha persona quizás, por las circunstancias, es una salida demasiado radical y tienes que relacionarte con ella, no obstante, debes desarrollar herramientas protectoras.

 

Antes que nada, debes grabarte a fuego que hay comportamientos que no son tolerables y más, cuando te afectan directamente de forma negativa. Hay que poner freno a la situación. Tienes que hacerte respetar.

La clave es ponerle grandes dosis de inteligencia emocional y cultivar tu capacidad para manejar tus emociones y mantener la calma. No entres al trapo. Si esa persona critica a tus compañeros, habla de favoritismos, de injusticias, se queja por todo o siempre ve el vaso vacío, gira la tortilla cambiando de tema, buscando la parte positiva.

 

Independientemente de esto, intenta mantenerte impasible ante sus declaraciones, no entrar en el bucle de comentarios que haga y mantener tu positivismo y tus creencias por encima de todo

Ya te hemos contado que la toxicidad es como un virus, por lo que no dejes que te contagie su actitud y respondas con un comportamiento tóxico. Si lo haces, has perdido la batalla.

 

Por otro lado, mantener una distancia emocional requiere conciencia. No siempre puedes impedir que alguien pulse tus botones sensibles. Cuando esto suceda tendrás que superar tus miedos y tus complejos y seguir adelante. En cierto modo, es mejor ignorar lo sucedido, puesto que de ese modo será más sencillo controlar tus emociones.

 

Sin embargo, hay otra opción: defender tus límites.

Ante una persona tóxica, no valen razonamientos ni explicaciones. Deja las cosas claras, con asertividad pero de forma firme. Deja clara tu decisión de no entrar en su espiral. Opta por no hablar de las oposiciones con esta persona y centrar las conversaciones en otros temas. Si es necesario y es alguien a quién tienes aprecio, coméntaselo.

 

Evidentemente que todos podemos tener algún momento en que actuamos de forma tóxica, el problema viene cuando esto pasa a ser algo constante y permanente.

Por último queremos comentarte que quizás esa persona está pasando por un mal momento o que las propias oposiciones se la están comiendo con patatas y su reacción es comportarse de forma tóxica. Intenta no ser muy dura si crees que es algo puntual, tratarla con mimo y cariño y echarle una mano, dentro de tus posibilidades.

 

 

Rodéate de personas que te aporten y que te ayuden a crecer. Que te regalen momentos de alegría, con las que te eches unas buenas risas y con las que recorrer este camino, sea un placer. Comparte tus miedos y tus momentos de bajón, claro que sí! pero que eso os sirva para daros más ánimo y fuerza y para superar los baches.

 

La vida cambia cuando tienes personas a tu alrededor que te hacen brillar. Y los compañeros de opos que hagas hoy, pueden ser amigos para toda la vida.

 

FormArte, el arte de formar.

¿Qué puedes hacer para empezar a cuidarte un poco más?

 

Ya te hablamos de la importancia de cuidarte y tomar tiempo para ti.

 

Si aún sientes que no puedes permitírtelo, considera esto: más que probablemente no lo hagas con suficiente frecuencia y ponerte en segundo plano es una de las razones por las que puede que te sientas agotada, frenética y abrumada.

 

¡Autocuidado, al rescate!

¿De qué va esto?

El autocuidado, a menudo ignorado pero totalmente necesario, es cualquier acción o comportamiento que te ayude a evitar problemas de salud (como aumentar el riesgo de problemas cardíacos debido al exceso de estrés, por ejemplo. ¿Te lo habías planteado?) y te beneficia al mejorar tu salud mental y física.

 

Es sencillo:

 

MEJOR AUTOESTIMA = MENOS ESTRÉS = MÁS BIENESTAR.

 

Autocuidarte te proporciona un equilibrio en un mundo cada vez más sobreestimulante.

El cuidado personal constituye una parte esencial de un estilo de vida saludable y esto te permite estar más en sintonía con tu mente y tu cuerpo.

Últimamente está cada vez más a la orden del día esto de comer sano, el realfooding y hacer deporte (que está muy bien), pero un estilo de vida saludable también pasa por dedicarte tiempo y cuidarte.

El problema es que posiblemente no estés haciendo lo suficiente.

Los expertos sugieren que descuidamos el autocuidado porque puede ser difícil realizar ciertos cambios y manejar el estrés de una manera más eficaz. El cuidado personal también se asocia a veces con el egoísmo y el comportamiento perezoso y excesivamente indulgente. Esta mentalidad podría hacernos sentir culpables por pensar que necesitamos tomar un descanso de nuestras vidas para hacer algo que, simplemente, nos hace sentir mejor. Pero ignorar nuestras necesidades tiene algunos efectos secundarios peligrosos: nos hace más propensos a enfermarnos y puede empeorar las condiciones existentes, sin mencionar el costo emocional de no tomar un descanso.

Es por eso que tomarse el tiempo para controlar tu mente y tu cuerpo NO ES ALGO MALO. De hecho, los investigadores creen que la búsqueda de la salud y la felicidad está lejos de ser egoísta. Cuando nos cuidamos bien, es probable que veamos una mejora en muchos aspectos de nuestras vidas, incluida nuestra salud física, relaciones e incluso nuestros ingresos. Además, al elegir el cuidado personal, tenemos una tendencia a preocuparnos más por los demás, lo que demuestra su importancia no solo para nosotros mismos, sino también para el mundo que nos rodea.

 

¿Y cómo nos autocuidamos? Hay miles de millones de formas de hacerlo, debes encontrar aquellas estrategias que te funcionen a ti y que te ayuden a rebajar el estrés y sentirte mejor. Como la filosofía de FormArte es intentar ayudarte en aquello que nos sea posible, hoy te traemos unos cuantos consejos.

 

¿Empezamos?

 

Consejos para cuidarte a ti misma:

Reconoce los signos de angustia en tu estado de ánimo y en tu comportamiento.

Cada uno de nosotros tiene un “indicador” que significa que estamos  al límite, a punto de explotar. .

Estos signos se pueden presentar en una montón de formas y comportamientos. Quizás tienes una hambre emocional voraz o en cambio tengas el estómago cerrado a cal y canto. Puede que sientas una opresión en el pecho y te cueste respirar, notes dolor abdominal o de cabeza. Pero a lo mejor tienes un sentimiento de agotamiento y desesperanza. Esta es una buena oportunidad para parar, reflexionar y averiguar qué está causando estos síntomas que te están bloqueando.
Recuerda que esto es solo el principio pero hay muchas personas que no son capaces de reconocer sus emociones ni las situaciones o circunstancias que las provocan.

 

 

Establece un equilibrio entre tus necesidades personales y las demandas relacionadas con el trabajo o la familia.

Una cosa es reconocer que estás estresado y otra cosa es hacer algo al respecto. Regresarás a tus tareas relacionadas con el trabajo, estudio o vida diaria con una perspectiva mucho más fresca si has tenido la oportunidad de tomar un breve descanso mental. Incluso antes de llegar a ese punto de sentir angustia, date la oportunidad de descansar; sal a dar una vuelta o simplemente siéntate y disfruta de un momento de tranquilidad sin distracciones.

 

 

Encuentra el silencio.
El mundo es ruidoso, la mente ruidosa, el estrés ruidoso,.
La vida es ruidosa.
Es necesario que encuentres un momento de tranquilidad en tu día para mantener el equilibrio. El ruido de la vida es dramático. Es demasiado fácil contraer la infección de la negatividad y alimentarla inconscientemente. Tomarse un tiempo para tranquilizarse y obtener una perspectiva le ayuda a discernir qué elementos importantes necesitan su atención y qué elementos de la mesa puedes dejar ir. No necesitas un tiempo de silencio en proporción a tu tiempo de trabajo, pero intenta crear 15-30 minutos por día como mínimo. Realmente no se necesita mucho para volver a conectarse.

Mantener el sentido del humor.

A menudo nos olvidamos del papel del humor como destructor de estrés. Ser capaz de reírse, incluso de las situaciones más desastrosas que te pasen, puede ayudarte a poner en perspectiva las tensiones de tu vida. Pero no solo tienes que reírte de ti misma, ver una comedia de televisión, leer algún blog divertido o escuchar un monólogo ayudará no solo a su estado de ánimo, sino también a algunas de esas hormonas del estrés que se han estado acumulando.

 

Pasa tiempo de calidad con amigos y familiares.

Estar con personas fuera de la situación laboral/casa puede ayudarte a volver a la realidad y quizás establecer un sentido de normalidad que restaure el estado de ánimo. Tus seres queridos te ayudarán a satisfacer tus necesidades emocionales a través de su comprensión y preocupación, y además seguro que son un chute de energía, alegría y risas aseguradas. Buscad un planazo que os apetezca a todos y a disfrutar se ha dicho.

 

Desarrollar una actividad alternativa, auto absorbente pero saludable.

Cuando encuentras un pasatiempo que realmente te apasiona, podrás dedicarte como vía de escape para alejarte por un rato de la realidad. Además, sea cual sea, seguro que te motiva intentar desarrollar ese pasatiempo al máximo. Una actividad de auto-absorción que promueve tu salud tiene el beneficio adicional de hacerte más capaz de soportar el estrés.

 

Aprende a decir NO

A veces, los eventos más tóxicos en nuestros días provienen de situaciones que podemos evitar o hábitos que podemos detener. No aceptes situaciones o tareas que ni te tocan, ni te hacen sentir bien ni quieres hacer solo por quedar bien o por complacer a otra persona. Tu tiempo es tuyo y debes priorizar aquello que te aporta o te lleva por el camino que has elegido. No eres menos buena por decir que no. Una buena estrategia según algunos psicólogos clínicos puede ser hacer una “Lista de NO” en la que escribas todo aquello que no quieres hacer o aceptar como por ejemplo: “no guardar cosas que no necesitas” o “no quedar con alguien con quien no estás a gusto por compromiso”

 

Organízate y gestiona bien tu tiempo

Las buenas habilidades de gestión del tiempo son clave para un buen cuidado personal, según el Centro de Asesoramiento de la Universidad Amherst y según nosotros, que te lo hemos dicho un millón de veces ya. Un calendario, un planificador o incluso una lista de tareas pueden funcionar, dependiendo de que te funcione mejor a ti. Esto te da la oportunidad de echar un vistazo realista a tus días para ver si se estás sobre-programada o si estás gastando mucho tiempo en algo que no te vale la pena. Escribir cosas también es una forma de sacarlas de tu cabeza, lo que reduce el estrés de olvidar o llegar tarde a las citas.

 

Esperamos que estos tips te sirvan para encontrar tiempo para ti y oxigenarte entre estudio, trabajo, oposiciones y todo el estrés que se genera día tras día.

 

Keep calm ¡y a por todas!

 

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Opositora no te estreses: algunas claves para superar el estrés.

 

Quizás estés empezando a preparar las oposiciones por primera vez o vuelvas a ello después de un pequeño parón durante las vacaciones. Sea como fuere, es probable que en estos momentos el estrés no te haya acechado aún. Pero como mejor prevenir que curar, queremos advertirte un poco ante este enemigo y darte unas claves para que puedas hacerle frente a tiempo.

 

Aunque el momento en que, más probablemente sentirás estrés será cuando quede poco tiempo para las pruebas, el estrés y la ansiedad pueden aparecer en cualquier momento.

 

Pero, ¿qué diantres es el estrés?

 

En sí mismo, el estrés es la respuesta a una situación o acontecimiento que ejerce cierta presión sobre ti. Te afecta a nivel emocional y físico y altera tus pensamientos y comportamiento.

 

Tampoco nos malinterpretes, el estrés en sí no es siempre malo. De hecho hay veces que estar bajo presión puede ayudarte a alcanzar el éxito. El estrés tiene un efecto positivo porque nos motiva y nos ayuda a superar dificultades. Desde un punto de vista evolutivo estamos hechos para sobrevivir, ¿verdad? y aunque una situación nos provoque tensión, podemos hacerle frente.

 

El problema viene cuando sobrepasamos el límite. Cuando el estrés es intenso, prolongado y mal llevado tienes la sensación de perder el control, te angustias y puede bloquearte y hacerte perder el tiempo (¡ya tenemos suficientes ladrones de tiempo!).

 

Seguro que en algún momento de estrés alguien te ha dicho: cálmate. Y probablemente le has fulminado con la mirada y has querido matarlo. Es uno de los consejos más inútiles que se pueden dar en estos casos, por muy buena intención que tenga quien lo da.

 

 

No obstante, hay algunos truquillos para hacer frente al estrés.

 

¿Vamos a por ellos?

 

Truquitos para hacer frente al estrés

 

Cuando ya sientas el estrés a flor de piel: Hay tres técnicas para rebajar la tensión que sientes. Pruébalas todas antes de descartarlas. Quizás, de buenas a primeras, piensas que ni de coña te van a ayudar, pero ¿quién sabe? ¡De perdidos al río! Seguramente una te funcionará mejor que las otras, pero para ello debes probarlas todas 😉

  1. Relajación muscular: Al aparecer el estrés, tus músculos se tensan, pero como probablemente tu mente ya está ocupada con otras cosas, ni te enteras hasta tiempo después. Tensar i destensar varios músculos provoca un estado de relajación profunda (¡y ayuda a aclarar las ideas!). Durante el tiempo en que estás haciendo esto, tu mente se centra en tu cuerpo y en las sensaciones que percibe, en lugar de en tus problemas o cosas por hacer.
  2. Respirar hondo: cuando estás estresada respiras con dificultad o contienes la respiración. Centrarte en respirar es un modo de calmar el cuerpo y a tu cerebro. Además de facilitar que el oxígeno llegue al cerebro, los factores que se dan cuando estás estresada, disminuyen (aumento de la frecuencia cardíaca, presión arterial alta, etc.). Hay muchísimos ejercicios de respiración para que encuentres cuál te funciona a ti, pero ¿sabes lo mejor? ¡Puedes hacerlo en cualquier lugar!
  3. Visualización: te hemos hablado muchas veces de visualizar para motivarte, pero la visualización también es útil para reducir la ansiedad. Es un poquito distinta y, en un primer momento, puede parecerte un poco locura pero ¡funciona! Esta consiste en imaginar un lugar bonito y que te relaje: una playa paradisíaca, un bosque, la montaña, la selva, muy up to you. Visualízate ahí y vive la experiencia. Recuerda cada detalle, olor, sonido, los colores, los sabores, etc. Si realmente consigues creer que estás ahí, se convertirá en tu vía de escape. Puedes teletransportarte hasta allí cada vez que estés estresada.

Cuando notes que estás llegando a tu límite:

Primero de todo, intenta reducir las presiones a las que estás sometida, que seguro que son muchas. Plantéate hasta qué punto te concierne a ti llevar esa carga y de qué puedes deshacerte. Evidentemente hay ciertos factores estresantes de los cuales no puedes librarte, pero seguro que hay alguno del que sí. Es cuestión de prioridades. Pregúntate: ¿realmente tengo que hacer esto? Replantearte lo que importa y lo que no.

 

En segundo lugar, potencia tu capacidad de solucionar problemas. Ser capaz de controlar aquello de lo que no puedes librarte, te ayudará a sentirte más relajada.

¿Cómo hacerlo?

  1. Organización: Si despejas tu vida, despejarás tu mente. Por ejemplo; quizás piensas que el desorden no te afecta, pero no es así. Vivir rodeada de desorden conlleva estrés. Simplifica aquello que puedas y busca los cambios que te ahorrarán tiempo, caos y quebraderos de cabeza.
  2. Hacer listas:  Es una forma muy útil de poner orden en tu vida, saber organizarte y poder priorizar tus tareas. Al escribir ciertas tareas, estas pasan a ser más oficiales, además que escribir las cosas estimula la memoria. Y por si fuera poco… ¿hay mejor motivación y satisfacción que tachar algo de una lista?
  3. Asume menos responsabilidades: Acerca de este punto hay poco que añadir. Sé realista con tu tiempo, aprende a delegar, pregúntate si tienes que hacerlo y no te presiones más de la cuenta.
  4. No procrastines. Aplazar tareas puede crear muchíiiiiisimo estrés. Cuando pospones algo, a parte de que luego te da más pereza hacerlo, estás reduciendo la confianza en ti misma y estás subestimando tu capacidad para enfrentarte a ello. Una vez empieces a hacer lo que sea que estás aplazando, tu nivel de ansiedad bajará.

Y por último, pero no por ello menos importante… DESPÉJATE y HAZ ALGO DIVERTIDO Y QUE TE GUSTE. Parece obvio pero a veces te olvidas de ti misma, de distraerte, de divertirte y eso no es bueno. Hacer cosas que te gustan no solo te relajará sino que te hará sentir más feliz.

Es mucho más fácil hacerle frente al estrés cuando te has dado un break, ¿verdad?

 

FormArte, el arte de formar

La clave mágica que necesitas conocer para opositar (I)

¿Sabes cuál es uno de los requisitos básicos e imprescindibles que necesitas para opositar?

 

LA MOTIVACIÓN

Desde que he publicado mi libro recibo cientos de mensajes de opositoras y opositores (y no solo de educación) contándome como están llevando el proceso, como se sienten, que es lo que les frustra y como después de años en esta rueda la motivación se desvanece…

Si no estás motivada, vamos mal y de poco servirá que seas perfectamente capaz o que te tires diez horas al día estudiando. Tienes que estar plenamente convencida de lo que estás haciendo y poner toda la carne en el asador para conseguirlo.

 

En una oposición debes dedicar muchas horas al estudio y hacer muchos sacrificios. Dicen que a quién algo quiere, algo le cuesta, y en este caso es totalmente cierto. Salidas con amigos, viajes, escapadas en pareja, reuniones familiares, festivales… al fin y al cabo, experiencias que te apetecerá vivir. No nos alarmemos, no significa que no vayas a poder disfrutar de estos momentos, pero sí que quedarán limitados al tiempo libre que te quede.

 

Tú debes determinar qué sacrificios estás dispuesto a realizar y si te merece la pena preparar la oposición y la energía y la fuerza que te mantendrá en pie tendrá que venir de ti misma; de tu propia motivación.

 

¿Qué es la motivación?

 

La motivación sería la determinación o voluntad que impulsa a la persona a hacer determinadas acciones o comportamientos para alcanzar un determinado objetivo. La motivación te influye de forma determinante a realizar conductas para llegar a un objetivo concreto, en tu caso, a aprobar las oposiciones.

 

La motivación es una fuente de energía que tiene cuatro características básicas:

  • Es una fuerza que origina una conducta, explica por qué se elige esa conducta y no otra de diferente.
  • Cuando empieza la conducta, es la que aporta la energía necesaria para mantenerla a pesar de todas las trabas y obstáculos que podamos encontrar por el camino.
  • Orienta y conduce la conducta hasta lograr el objetivo o meta buscado.
  • Es importantísimo que la motivación sea interiorizada y asumida por nosotros mismos. Si no es así, a la primer atisbo de dificultad, lo dejaríamos correr. La motivación externa no es suficiente y menos para un proceso tan duro como es una oposición.

La motivación es clave para que te mantengas tenaz en tu lucha por la plaza. La motivación te va a hacer falta sobre todo para ponerte a estudiar. Si no tienes altas dosis de energía, se te va a hacer muy cuesta arriba. Por eso, hoy vamos a compartir contigo algunas estrategias para que esta motivación sea más poderosa. ¡Ya verás como la vida de opositora se te hará menos cuesta arriba!

 

Estrategias para mantener la motivación

Crear el hábito de estudio

Es posible que ya haya pasado un tiempo desde que terminaste de estudiar y hayas perdido el hábito de estudiar. Has de recuperarlo y encima debes incrementarlo porque las opos son tarea dura. Una de las mejores formas de empezar es hacerlo de forma constante, a poder ser a diario y, a poder ser, en un mismo espacio. Si lo haces así, cuando llegue la hora de ponerte al lío, terminarás por hacerlo de forma automatizada. y no será un tremendísimo esfuerzo. Esto no significa que no puedas repasar tus resúmenes o esquemas en ratitos muertos.

Sabemos que hay casos y casos y que quizás tu situación no te permite tener esta rutina diaria, pero intenta ceñirte a ella todo lo que puedas.

Trabajar buscando objetivos concretos.

Una vez que has tomado la decisión de opositar, tienes un objetivo claro: aprobar la oposición y ser funcionaria. Esta meta te da la fuerza y vitalidad necesaria para trabajar día  a día, pero también es importante que te marques objetivos más concretos  y a corto plazo. Por ejemplo, tener redactado X tema para un día concreto, estudiar tantos temas en un mes, repasar tantos temas en una semana, etc.

Estos mini objetivos son tu forma de cuantificar cómo lo estás llevando y conseguirlos te aporta una satisfacción que es un chute extra de motivación.

 

Te mereces un premio, ¿no?

Reforzar una conducta aumenta la probabilidad que esta se mantenga a lo largo del tiempo. El castigo, por el contrario, disminuye la posibilidad que esto se mantenga. ¿Por qué no sacarle provecho a esto?

Si has programado una sesión de 3 horas de estudio o realizar una tarea concreta, no te levantes cada 10 minutos para ir a por agua, estirar las piernas, llamar, revisar las redes sociales, mandar un whatsapp… de esta forma solo pones el foco en las pocas ganas de estudiar. En cambio si después de haber cumplido tus objetivos, te concedes un premio por haber cumplido el objetivo establecido, la cosa ya cambia. Los premios variarán según tus gustos, evidentemente. Puedes elaborar una lista con todas aquellas cosas que te gusta hacer.

 

Usar técnicas activas.

El empleo de técnicas activas acorta la vivencia del tiempo, hace más amena la actividad de estudiar y produce una mayor memorización del material así trabajado. Para beneficiarte de estas ventajas tienes que emplear las técnicas activas de subrayado, esquematización, resúmenes, elaboración de temas, realización de gráficos, comentar los temas en grupo, simulacro de examen, etc. (Próximamente te contaremos estas técnicas activas con más profundidad)

 

 

 

Estas son solo algunas de las estrategias que te pueden ser útiles para aumentar la motivación. ¿Quieres que te demos algunas más? ¡Atenta a nuestros próximos posts!

 

 

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

Cuida de ti. Nadie más lo hará.

 

Encontrar el equilibrio entre cuidar a los demás y cuidar de ti misma es un desafío intimidante.

 

Estamos acostumbrados a dar, ayudar, hacer todo lo posible para los demás, estar todo el día en marcha, llegar a todo y más, hacer 80.000 cosas en nuestro día a día y aceptar ciertos comportamientos y ciertas situaciones como normales.

No, no hay “tiempo para tí” que suceda pronto.

Tirar, tirar, empujar, empujar, no hay tiempo para estar centrado.

Olvídate de ti porque no hay tiempo de sobras para perder en ti mismo.

 

No es de extrañar que la consecuencia sea retroceder en tus propios objetivos y apartarte de tus sueños.

No comes adecuadamente, estás estresada y te vas a la cama agotada sin marcar nada de TU PROPIA lista de tareas pendiente.

 

Y no, no nos referimos a hacer esa lavadora que llevas tres días atrasando. Hablamos de tus verdaderas tareas, aquellas que quieres hacer por y para ti, aquello que te va a ayudar a avanzar como persona, como profesional, como mujer o simplemente aquellas cosas que son importantes para tu salud.

Te excusas regularmente de las actividades agradables diciendo “No tengo tiempo”. Estás tan ocupada que tu cuidado personal se va por la ventana.

Relegas lo verdaderamente importante a un segundo plano.

¿No eres tú la que se quita horas de sueño, tratas con personas tóxicas, comes mal y a deshoras o no vas a esa clase de baile que tanto te gusta porque no tienes tiempo?

Anteponerlo todo a ti, puede pasarte factura con el paso del tiempo y hace que te olvides de lo importante que es cuidar de ti misma.

Que te olvides de lo importante que eres tú.

 

Sí, TÚ.

 

Estás demasiado ocupada con tu propio drama para darte cuenta: tu tiempo es tuyo y te mereces dedicártelo. Te mereces tiempo para ti, cuidar de ti. Darte esa paz, ese momento que solo te pertenezca a ti.

 

 

 

Desafortunadamente, la sociedad en la que vivimos no favorece el autocuidado. Parece que tus necesidades personales no son tan importantes. Estamos bombardeados por información y por la imposición de una forma de actuar. Hay demasiada presión para llegar a lo más alto, para ser de una forma concreta,para hacer las cosas bien (según la sociedad, claro), para intentar alcanzar una perfección que no existe.

E ir a contracorriente y decir BASTA no es tan sencillo.

 

Pero, ¿cómo puedes ser productivo, cuidar de los demás y llegar a lo más lejos si primero no te ocupas de ti misma?

 

Si sabes la fórmula mágica para hacerlo, que te haga feliz y a la larga no te perjudique, cuéntanoslo, por favor.

 

Si como nosotros no conoces dicha fórmula, te pedimos que pares un minuto.

 

Para un minuto y plantéate lo siguiente:

 

 

¿Qué pasa si te tomas un momento para evaluar tus propias necesidades y atenderlas sin falta (sin excusas, sin retrasarla, sin anteponer nada ni nadie)?

Puede que estés pensando: ¡Ni hablar! ¡Si tengo 1.500 cosas por hacer aún! Quizás dentro de dos semanas, el domingo, de 17:00 a 19:00 tengo tiempo. Eso sí, siempre y cuando haya tachado toda la lista de tareas pendientes. 

Entonces, te preguntamos: ¿Dónde está tu lista de tareas personales? Sí, esa lista que has dejado medio abandonada detrás de todas las demás y que dijiste: lo haré algún día.

Aquellas cosas en las que piensas de vez en cuando, mientras estás haciendo otras, pero descartas porque si te dedicas tiempo a ti, no lo tendrás para todo lo demás.

 

Se terminó. Ha llegado el momento.
HAZ UNA COSA.

Te lo debes a ti misma. Te debes hacer una sola cosa por ti. Ponte por delante de todo lo demás y haz una cosa de esa lista. Apúntate a bailar, aprende a tocar el piano, desempolva tus acuarelas y compra lienzos, participa en un grupo de música o lo que sea que te haga disfrutar, aquello que es solo tuyo y que te hará sentir bien.

Si aún tienes la mente bloqueada y lo que estás pensando es: es que entonces me quitará tiempo para estudiar o para hacer las tareas de casa o para avanzar trabajo, vamos a rebobinar.

 

Antes de comenzar, piensa en cómo te sentirás después.

Piensa en las otras cosas que tienes que hacer ese día, e imagínate haciéndolas con el sentimiento posterior de haber hecho algo para ti.

¿Sabes qué es ese sentimiento?

Satisfacción.

Gratificación.

Orgullo.

Una sensación de relajación y paz.

 

Al principio quizás te sientas mal y a tu mente vengan pensamientos de culpabilidad. Pero luego se pasa. Plantéatelo; ¿culpabilidad por estar cuidando de ti? ¿por regalarte un rato? Ese rato puede darte la energía, motivación y subidón de la semana.

Si te sientes bien contigo, lo demás va más rodado.

 

Si te va a costar, empieza con una cosa, como te comentamos. Una y no más.

Y luego, poco a poco, regálate más. Como en una relación, que vas dando y que te vas comprometiendo a medida que pasa el tiempo. No descuidas una relación, ¿verdad?

 

Pues esto es lo mismo.

Es un tipo de compromiso, pero esta vez, contigo misma.

Y eres lo más importante que tienes.

Recuérdalo.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Cómo retomar el estudio después de vacaciones

 

Se han acabado las vacaciones de verano y con ellas llega la vuelta a las jornadas de estudio. En estos momentos te embarga ese sentimiento de hastío y pánico al pensar en volver a sentarte durante incontables horas delante del temario.

Bienvenida a la rutina opositora.

 

Aunque apetezca menos 0, toca volver a estudiar.

Sabemos que ahora mismo ves las pruebas en el horizonte, lejos, muuuuuuy lejos. Falta tanto, ¿verdad? Te planteas tomarte unos días más de vacaciones, quizás una semana, después te pones a tope y lo compensas.

No te engañes, si empiezas a posponer la vuelta al estudio, cada vez te va a costar más ponerte a ello.

Por lo tanto, ¡fuera pereza y al lío!

Hoy te contamos algunos truquillos para que sea más fácil volver a las jornadas de estudio y empieces ¡cuanto antes mejor!

Tips para retomar el estudio tras las vacaciones

 

Organízate (una vez más):

Somos muy pesados con esto, lo sabemos. Te hemos hablado de la importancia de la organización como un millón de veces, pero es que es FUNDAMENTAL.

Repasa el planning que  tenías, los objetivos a corto y medio plazo y de qué forma tenías programado el estudio. Revisa si sigue siendo válido para ti o si ha llegado el momento de reajustarlo u organizarse de otra forma.

La vuelta a la rutina puede ser un buen momento de hacer balance y ver en qué puedes mejorar y cómo hacerlo.

 

Haz limpieza:

Una vez tenemos en plan de estudio establecido, toca repasar material y apuntes. Quizás hay material desactualizado, que no sirve o que quieras pasar a limpio. Aprovecha este inicio para poner orden y establecer algún sistema para tener controlados, en todo momento, tus apuntes. Si tienes resúmenes o esquemas a medias, ¿por qué no aprovechar estos días para terminarlos?

Empieza poco a poco:

Posiblemente volver a sentarte ocho horas a estudiar sea muy difícil. No te preocupes, no has perdido la capacidad de estudio ni de concentración, es que llevas muchos días desconectada. Lo mejor es empezar pasito a pasito; un par de horas por la mañana, un par más por la tarde y progresivamente, las vayas aumentando.

Al retomar el hábito, te acostumbrarás, poco a poco irás avanzando y te animarás a estudiar más cada día (y no te sentirás culpable por no estar estudiando).

También te podemos ofrecer, por si te ayuda, temarios gratis de oposiciones a primaria, infantil, pt, etc.

 

Retoma los hábitos saludables:

Se está mucho mejor de vacaciones, sin horarios, haciendo el vermut, comiendo unas tapitas, tomando unas cañitas y acostándose y levantándose cuando el cuerpo lo pide. Sí, totalmente de acuerdo. Pero las vacaciones han terminado. Toca volver a poner el chip “work hard”.  Y para poder rendir en condiciones y dar el 100% de ti misma necesitas sentirte bien y darle a tu mente y cuerpo aquello que necesita:

 

  • Dieta saludable: Es importante nutrirse de forma adecuada para tener energía, rendir y concentrarse más y mejor. Sigue una alimentación variada que contemple todos los grupos nutricionales (hidratos, proteínas y grasas saludables) y huye de los productos ultraprocesados.
  • Hidrátate bien durante todo el día bebiendo agua, infusiones o zumos naturales. Evita bebidas azucaradas y gaseosas.
  • Haz ejercicio: Además de ayudarte a despejarte, airearte y aliviar ansiedad, es importante para estar saludable y descansar mejor. Mente sana in corpore sano.
  • Regula tus horas de sueño. Duerme las horas que necesitas para tener energía y estar activo durante el día. No quieres ir arrastrándote todo el día y distrayéndote cada dos por tres.

 

Y sobretodo, motivación. Las vacaciones deben haberte servido para recargar pilas y volver más motivada. Recuerda por qué estás aquí, por qué haces esto y cuál es tu meta.

Esto es solo un periodo de transición. Cuesta un poco volver a ponerse pero una vez estés metida en la rutina, será mucho más fácil.

 

Y si necesitas ayuda, siempre puedes venir a FormArte y nosotros te echamos una mano (o el brazo entero si hace falta!)

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

 

Carta a mis futuros alumnos

 

Hace unos días recibí LA LLAMADA.

 

Sí, la llamada en mayúsculas, esa que cualquier opositora de magisterio ansía con todas sus fuerzas recibir.

¡Empiezo a trabajar como profe!

 

Septiembre y la vuelta al cole. Nunca mejor dicho. Volveré a un cole después de muchos años pero esta vez como profesora. ¡Menudos nervios!

La plaza está algo lejos. El tute que me voy a pegar no me lo quita nadie pero… merecerá la pena. Lo sé.

 

Tengo tantas ganas y tantas cosas en la cabeza…

¿Cómo serán mis primeros alumnos? ¿Sabré ser una buena profesora? ¿Podré aprenderme todos los nombres? ¿Les dejaré huella? ¿Aprenderán? ¿Conseguiré que seamos un grupo bonito?

Mil actividades y cosas me vienen a la mente y no paro de apuntar cada idea que se me ocurre. Nunca se sabe.

Estoy aprovechando para refrescar leyendo libros y repasando mis blogs de profes favoritos.

 

Pienso en mis futuros alumnos mil veces. Me imagino el primer día, cómo voy a ir vestida (he cambiado de opinión 90 veces ya), cómo voy a presentarme… y tengo muchas ganas de conocer a toda la clase con la que voy a compartir este primer año de profe. Ojalá pudiera decirles unas palabras antes de empezar…

 

A mis queridos futuros alumnos,

 

Aún no os conozco pero quedan muy pocos días para veros por primera vez y poner cara a la lista de nombres que tengo en mi mano.

¿Podré acordarme de todos? Espero no tardar demasiado en aprendérmelos.

Me pregunto cómo vais a ser cada uno de vosotros y como grupo. ¿Conseguiré que seamos una piña y formemos un bonito equipo?

 

Estoy nerviosa, quizás mejor decir que estoy atacada. Yo sola delante de 30 alumnos. Muy lejos quedan esas prácticas de la uni, ahora me pongo al frente yo sola y eso da un poco más de miedo.

Es como la prueba de fuego. ¿Estoy preparada? ¿Seré capaz de encontrar el equilibrio entre saber ser autoritaria y permisiva? ¿Me escucharéis? ¿Aprenderéis? ¿Os gustará mi forma de enseñar y os será útil? Las dudas y el síndrome del impostor me están acechando. Sé que es normal este miedo inicial y sé que (pre)ocuparse no sirve de nada, pero ya veréis vosotros cuando os enfrentéis a vuestro primer día de trabajo… ¡aunque os queda una eternidad para eso!

 

 

También estoy emocionada. Me he imaginado este momento millones de veces.  Por fin voy a poder ejercer la profesión que, con tantas ganas, llevo años preparándome. Ya ha llovido un poco desde que empecé la carrera pero, finalmente, aquí estoy. ¡Joder, qué ganas!

 

Estos días estoy empezando a preparar todo lo que nos viene por delante y aunque sé que,del dicho al hecho hay un trecho, espero que salga bien.  Quiero que nos lo pasemos bien y que aprendáis mucho, que sea un año lleno de momentos divertidos però también un año para crecer y evolucionar, tanto vosotros como yo.

 

Durante estos meses que vienen vamos a aprender muchas cosas.

Espero que le cojáis el gusanillo a esto de ir adquiriendo conocimientos y sé que no es fácil y que habrá temas y asignaturas que os gustarán menos, pero haré todo lo que pueda para que, incluso lo más aburrido, no lo sea tanto y encontréis la motivación suficiente.

 

También quiero que, todos juntos, aprendamos a conocernos, a respetarnos y a expresar nuestras emociones. Llorar cuando sea necesario, hablar de lo que nos sucede y reír a carcajada limpia. ¿Será una misión muy difícil?

 

No quiero dejar a ninguno de lado, prometo que daré lo mejor de mi para que cada uno encuentre su sitio, para transmitiros que sois perfectos tal cual sois y para que creáis en vosotros y en vuestras capacidades. Cada vez me doy más cuenta que, uno de los grandes problemas, es la falta de confianza y seguridad. No quiero que tiréis la toalla o que creáis que no sois buenos en mates, inglés o tecnología. Todo empieza por creérselo.

Quiero derribar muros.  

 

Y espero que os equivoquéis y no temáis hacerlo. Vamos a dejar de lado las vergüenzas, los miedos, los “no puedo”. Todos juntos vamos a poder.

 

Por favor, tened paciencia conmigo al principio, yo estoy aprivisionándome de grandes dosis para todo el curso.

 

También estoy haciéndome a la idea de que no todo saldrá según lo previsto o como me gustaría. Intento mentalizarme que habrá días mejores y peores, espero encontrar la fuerza para sacar adelante cada situación inesperada.

 

¿Sabéis? Quiero ser esa profesora de la que, dentro de quince o veinte años, aún os acordéis. Dejar un poquito de mi en cada uno de vosotros. Suena muy utópico, lo sé. Pero yo tuve el placer de tener profesores que me marcaron de alguna forma y a los que recuerdo con mucho cariño.

 

 

Mi pasión por la lectura empezó en cuarto de primaria gracias a una profesora que nos trajo libros de cuando era pequeña. ¡Me aficioné a las aventuras de los cinco como una loca! 

Hasta primero de ESO creía que las mates y yo no estábamos hechos el uno para el otro. Era negada. Miento. Me consideraba negada. Pero entonces tuve un profesor de mates que me demostró que sí que se me daba bien, que si yo quería podía. Gracias a su paciencia acabé haciendo un bachillerato de ciencias, ¡mira tú por donde!

Lo mismo me pasó con escribir. Era una tarea de lo más tediosa y en la que me esforzaba lo mínimo. Hasta que una profesora me animó a participar en un concurso de cuentos e.. ¡increíble! ¡Gané! A partir de ahí escribir se convirtió en una de mis pasiones.

 

Quiero conseguir un poquito de esto en vosotros; ayudaros en algo, influir, de forma positiva, en vosotros para que ganéis confianza para que creáis que podéis.

 

Vengo con muchas ganas de aprender de vosotros y con vosotros.

Porque sé que, yo puedo enseñaros muchas cosas (y espero que así sea) pero esto va a ser recíproco. Creo que la persona que escribe esto, no va a ser la misma que termine el curso.

Nos espera un gran año, ya lo veréis.

 

Ahora empieza el curso y nuestras profes están así, los nervios de conocer a sus nuevos alumnos, las ganas de emocionar, de ver los aprendizajes de sus chicas… al final, somos una gran familia, la familia FormArte, ¿quieres formar parte de esta aventura?

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

Opositar y ser madre, ¿es compatible?

Muchas llamáis a la academia y nos decís mi situación es complicada, tengo dos niños, estoy trabajando y tengo poco tiempo para estudiar, y si, para mi sois unas heroínas y la situación es complicada…. pero es la situación en la que os encontráis la gran parte de vosotras, es la realidad de estas oposiciones.

Preparar una oposición es un reto para cualquiera pero, siendo madre, el esfuerzo se duplica, triplica o multiplica por mil.

Y tal como está el panorama de la conciliación, las cosas no están nada fáciles para las madres de hoy en día.

Entonces, opositar y ser madre, ¿es posible?

Es difícil y duro, no te vamos a engañar, pero se puede.

Eso sí, en tu caso, debes plantearte más cosas y meditar bien si estás en el momento y en las circunstancias de empezar a opositar.

 

No es lo mismo hacerlo con ayuda de la familia que sin ellos, o con hijos muy pequeños o más mayores. Tampoco trabajando a jornada completa o a media jornada. Y así vamos sumando circunstancias. Por eso, desde FormArte te recomendamos sentarte a deliberar objetivamente si, en estos momentos, puedes ponerte a opositar.

 

Poder, puedes. Eso sin duda y, sabemos que, si te lo propones y trabajas muy duro, vas a aprobar las oposiciones. Pero también vas a tener que sacrificar otras cosas, ¿puedes/quieres hacerlo? Aquí está el quid de la cuestión para nosotros.

 

Echa un vistazo a tu situación. Plantéate las siguientes cuestiones:

 

¿Tienes trabajo? ¿Cuántas horas supone?

¿Podrías contar con la ayuda de tu familia (pareja, padres, suegros, etc)?

¿Tu situación económica es estable?

¿Te corre mucha prisa aprobar esa oposición o puedes tomártelo con más calma?

¿Cuántas horas diarias o semanales podrías dedicarle a las oposiciones?

¿Qué estarías sacrificando dedicándole esas horas a la oposición?

¿Estudiarías por libre o buscarías una academia?

 

Estas son solo algunas de las cosas que puedes cuestionarte, pero hay mil más. El objetivo de responder estas preguntas es que tú misma puedas planificar cómo lo harías para conciliarlo todo (dado que la conciliación real no existe hoy en día).

 

Si ya tienes un trabajo a tiempo completo, las horas de estudio se van a reducir pero quizás no sientes la presión de tener que aprobar en la siguiente convocatoria sí o sí y puedes ir a tu ritmo.

Si en estos momentos no trabajas quizás te urge más aprobar, pero también dispones de más tiempo para prepararte.

Si tu pareja, padres, suegros, llámale X, pueden ayudarte quedándose con los pequeños un par de tardes a la semana, ese tiempo que te aseguras de estudio 100% concentrada.

Si tus hijos no son tan pequeños, pueden comprender mejor qué es lo que estás haciendo y ayudarte en casa con pequeñas tareas.

Y así con muchas cuestiones más.

 

También piensa en la meta, el objetivo real de todo esto. Probablemente una de las razones de más peso para embarcarte en esta aventura es mejorar tu situación familiar. La recompensa no solo será tuya, será de todos.

 

Pero ojo, si las oposiciones son un sacrificio que supone dejar de disfrutar de tus hijos y vida familiar, piénsatelo dos veces.

 

Eso sí, a los que te digan que es una situación incompatible, oídos sordos. No es incompatible, simplemente es más jodido y necesitas MUCHA organización.

 

Próximamente te daremos algunos consejos para ayudarte con esa organización. Estate atenta a nuestro blog.

 

Queremos acabar con la siguiente reflexión:

Ten por seguro que habrá más gente que se estará preparando mejor que tú las oposiciones: dedicación exclusiva, estudiando más horas que un reloj, con más facilidad para retener los conceptos e ideas, con más convocatorias a sus espaldas, etc.

Sin embargo, si no hay nadie que tenga más motivación que tú, que luche más por esa plaza que tú, y que crea más en ti que tú, ten claro, que vas a lograrlo.

 

Así que ánimo porque sí, TÚ PUEDES SUPERWOMAN

 

FormArte, el arte de formar