Estrategias para motivar a tus estudiantes a leer

Para convertirse en un buen lector, se necesita cierta cantidad de lectura. La pericia no surge por ciencia infusa; se necesita participación activa.

Y conseguir que tus alumnas y alumnos lean por iniciativa propia es un gran reto. Pero también uno de los objetivos más importantes que puedes lograr.

Hay que conseguir que los estudiantes encuentren la lectura placentera y no, algo aburrido y que suponga un gran esfuerzo.

 

¿Cómo conseguirlo? Una de las claves para que los niños y niñas desarrollen pasión por la lectura es la motivación. Sí, la motivación es la base de cualquier aprendizaje o meta.

Necesitamos encontrar estrategias de motivación para alentar la lectura.

Y esto es precisamente lo que te traemos hoy; algunas ideas para motivar a leer incluso a los alumnos a los que les resulta más difícil.

 

Estrategias para motivar la lectura

 

1. Hazlo relevante

Si tus estudiantes no ven todas las puertas que puede abrirles la lectura, no estarán motivados a mejorar sus habilidades. Y si no les exponemos a material que realmente les atraiga, no querrán leer. Y es normal.

Pregúntales a tus alumnos qué les interesa. Descubre qué les importa y muéstrales cómo la lectura puede abrirles las puertas a aquello que más les interesa. Enséñales que la lectura puede ser el camino a aprender más sobre lo que les gusta o a dejarse llevar por mundos y personajes imaginarios.

 

2. Dales autonomía y déjales decidir.

La autonomía nos motiva a todos. Nos gusta sentir que estamos en control de nuestras vidas y decisiones. Queremos sentir que podemos elegir cómo gastamos nuestro tiempo y cuando tenemos esta libertad, más motivados estamos. Lo mismo les pasa a tus estudiantes. Forzarlos a leer libros o lecturas que no les interesan, les va a desmotivar y va a crearles más apatía por leer.

Una de las mejores maneras de enganchar a tus alumnas/os es dejarles elegir qué quieren leer. Puedes proponerles algunas lecturas, pero déjales su espacio para que miren las portadas, lean la contraportadas, los toquen… hay algo mágico en los libros y no todos los libros van a llamar la atención a todo el mundo. Déjales explorar y elegir.

 

3. No les fuerces.

Se trata de que alientes a tus estudiantes y seas empática (que ya sabemos que lo eres). Lo que queremos decir es que no les digas que tienen que terminarse un libro antes de cierto plazo. Esto puede ser muy fácil para algunos alumnos, pero los lectores con más dificultades pueden asustarse y perder las ganas.

Lo mismo pasa si empiezan un libro y deciden que quieren elegir uno diferente. Lo importante es que lean y además, ¿no te ha sucedido jamás esto de empezar un libro, que no te guste nada y termines dejándolo a medias? Es algo normal y se tiene que dar a los estudiantes el mismo derecho.

 

4. Hablad sobre libros.

Alguien te habla sobre una película muy entretenida, un plato que parece delicioso, una obra de teatro desternillante y… te entran unas ganas tremendas de ir. Te resulta familiar, ¿verdad?

Lo mismo puede sucederles a tus alumnos con los libros. ¿Por qué no dedicar media clase a hablar sobre diferentes libros? Busca opciones de distintos géneros, habla de su argumento y crea un poco de misterio y hype alrededor del libro. Seguro que a más de uno le apetecerá probarlo.

También puedes dedicar una sesión a que sean tus propios alumnos quienes hablen de su libro favorito e intenten “venderlo” a los demás estudiantes.

 

5. Crea confianza.

Aumenta la confianza de tus alumnos con la lectura dándoles tareas que puedan hacer. Guíalos proponiéndoles novelas que puedan manejar, ya que sino se frustrarán debido a la complejidad. Piensa que para ellos va a ser complicado entender y admitir que un libro es demasiado difícil, simplemente les parecerá aburrido y no querrán leer más.

6. Demuéstrales que están mejorando.

Tus estudiantes, como todos, necesitan saber que sus esfuerzos están valiendo la pena y están marcando una diferencia. Es fundamental que vean una correlación entre el esfuerzo que están realizando y el resultado del trabajo para mantenerse motivados.

Hay muchas maneras de que ellos noten el progreso, pero sobre todo tú debes darles feedback y ayudarles a ir cogiendo esa seguridad y confianza en sí mismos.

Por ejemplo, puedes pedirles que hagan una presentación, un póster, que hagan una descripción detallada de los personajes o simplemente un resumen… hay muchas maneras de que tanto tú como ellos podáis ver la mejoría y evolución.

 

7. Aumenta el interés y el valor

Transmitir tu propia pasión por la lectura puede ser contagioso. Léeles a tus alumnos en voz alta con entusiasmo o déjales que ellos lean interpretando cada uno a un personaje distinto. Enseña a tus estudiantes explícitamente por qué la lectura es importante. Ponlos en contacto con una gran variedad de géneros para que puedan descubrir qué les gusta e intenta guiarles en función de sus gustos.

Usa los libros como recompensa. Por ejemplo, cuando terminen una tarea o meta con éxito, déjales leer un ratito tranquilamente.

 

 

Como maestra, una labor muy importante es ayudarles a ver la lectura como un refugio seguro en lugar de como un factor estresante y tedioso.

No solo les va a ayudar en la comprensión de los textos y en ortografía sinó que les beneficiará en las distintas áreas de su vida.

 

FormArte, el arte de formar.

Opositora, estás a un paso de conseguirlo.

Después de tantos meses, ya estamos en la recta final.

Ha llegado el momento de dar el último empujón. De meterle las últimas ganas.

 

Lo sabemos; no puedes más, estás cansada y todos estos meses ya pesan. Han sido muchas horas, días y semanas estudiando, trabajando y luchando por seguir adelante.

Por mantenerte a flote.

Meses sacando la fuerza y la motivación de vete tú a saber dónde.

Y a estas alturas a mediados de mayo estás solo a un paso de enfrentarte a las temidas pruebas de oposiciones.

 

Quizás ya empiezas a sentir los nervios, la presión y el estrés te está acechando. Es normal sentir ansiedad antes de las pruebas, pero no dejes que esto te paralice.

Recuerda que llevas meses preparándote, avanzando pasito a pasito.

Tranquila. Saldrá bien.

 

No te centres en lo que no has hecho o en todo lo que podrías haber gestionado de otra manera. ¿Te va a ayudar en algo?

No. En estos momentos, absolutamente en nada.

Sigue con el plan establecido y mantén tu motivación al pie del cañón. Has trabajado duro, de forma constante, te has esforzado una barbaridad y eres totalmente capaz de conseguirlo. Cree en ti y en tus posibilidades. Si no lo haces tú, ¿quién lo va a hacer?

Una vez hayan pasado ya tendrás tiempo a reflexionar y hacer un balance, pero no te adelantes.

 

El futuro es tuyo. Sí, lucha. Te está esperando el aprobado y hay una plaza que lleva tu nombre. ¿La visualizas? ¿No? Pues hazlo. Piensa en ese futuro que esperas con tanta ilusión y ganas. Recuerda cuál es tu sueño; quieres ser maestra y crear un impacto, un cambio en las futuras generaciones. Hacerlo con la seguridad que será tu trabajo para siempre y que lo disfrutarás desde el primer minuto al último.

A estas alturas, tienes que creer en ello. Deja tus dudas, tus miedos y tus “y si…” de lado porque ahora ya no vale la pena centrarse en ellos.

 

Si te focalizas en el miedo, solo vas a generar malestar, te sentirás hundida y ¿cómo vas a afrontar las pruebas?

El miedo es totalmente normal. No hay opositor que no lo sienta, durante todo el camino y especialmente ante las pruebas. Pero, en estos momentos, es un sentimiento que te resta, por lo tanto….

Nada. Fuera. Deja de lado tus temores, el pesimismo y la negatividad. No te anticipes porque no sabes lo que va a suceder.

Concentra toda tu energía en hacer el último sprint y acuéstate cada noche con la certeza que aprobarás y que estás más cerca de tu objetivo.

 

Muchos ánimos y mucha fuerza

Recuerda que todo lo que estás invirtiendo tendrá recompensa.

 

FormArte, el arte de formar.

 

Por qué necesitas las soft skills como docente.

En pasados post te hablamos de las soft skills y como estas estaban relacionadas con la inteligencia emocional de una persona. Ya te contamos que son competencias difíciles de medir y un poco ambiguas, pero que son imprescindibles para desempeñar una función docente de calidad.

Las soft skills, por suerte, pueden adquirirse y desarrollarse con esfuerzo y entrenamiento. Pero una tiene que querer hacerlo para conseguirlo. Pero es como todo, ¿verdad? Hay que currárselo un poco para llegar a dar lo mejor de una misma.

 

¿Quieres saber hasta qué punto son importantes para ti como docente?

 

  • Te ayuda a que tus clases sean más interesantes. Si quieres tener un impacto poderoso en tus estudiantes y hacer que tus clases sean animadas y memorables, es vital tener unas habilidades básicas. Es necesario saber atraer la atención de tus alumnas y alumnos mediante el uso de técnicas innovadoras y reconocer que distintos alumnos están motivados por cosas diferentes. Educar es una tarea seria e importante pero no es incompatible con divertirse en el aula y encontrar un equilibrio entre el plan académico y ser creativo e innovador.

 

  • Para ser un ejemplo para tus alumnos. Las soft skills es algo que no se puede enseñar a través de un libro o de una larga explicación (y menos cuando se trata de alumnos jóvenes). Pero este tipo de competencia también es de vital importancia y es necesario que las alumnas y alumnos las adquieran. Si tú eres un ejemplo ejemplar (válgase la redundancia)  para tus estudiantes, de forma indirecta empiezan a adquirir estas destrezas porque se ajustarán a ti en su forma de comunicarse y actuar. Y esto contribuirá en su futuro. Es vital que los docentes sean personas capaces y que sean conscientes de la importancia de su rol en la vida de sus estudiantes.

 

  • Para interactuar con tus alumnos al nivel que estos necesitan.Como docente debes ser capaz de ajustar tus clases según las necesidades de tus estudiantes. Poner en práctica la empatía, ser observadora y saber adaptarte a la situación y circunstancias.

 

  • Te ayuda a ser una buena líder. Es importante ser buen líder para hacerte respetar, para que te obedezcan y para ser escuchada. Y no se trata de ser un tirano educando mediante el miedo. Pero tampoco de ser frívolo e incapaz de tener una actitud seria y severa porque los estudiantes terminarán pasando los límites y siendo indisciplinados. Es vital poder guiar desde el frente, marcando la línea del respeto pero también siendo cercana y eso se consigue con unas buenas habilidades transversales.

 

  • Te hace muuuuuucho más accesible. Una persona que domina las soft skills, es mucho más empática, serena y domina el arte de la comunicación, por lo cual, tanto tus alumnos como los padres y demás profesores te verán como alguien cercana en quién confiar.

  • Te permite ser sensible a las necesidades de las niñas y niños. Cuando eres sensible y tienes una elevada inteligencia emocional eres capaz de mirar debajo de la superficie y detectar qué necesita cada uno de tus alumnas. Hay estudiantes silenciosos que necesitan ser alentados para salir de su caparazón y otros a los que se les debe prestar una atención adicional. Para comprender y ser consciente de esto tienes que tener una sensibilidad especial.

 

 

 

No obstante, no creas que su beneficio es meramente profesional. Dominar las soft skills te da más herramientas para afrontar tu vida personal, mejorando la forma en que te comunicas e interactúas con las personas y con el mundo. Por lo cual, ¡vale la pena dominarlas!

En Formarte insistimos muchísimo en ellas y ese es el motivo por el cual nuestra formación es integral. Queremos que de esta experiencia como opositora saques algo más que un aprobado y una plaza. Queremos que salgas preparada para afrontar el reto que supone ser una buena docente y que puedas aportar tu granito de arena a un cambio en la forma de educar.

 

FormArte, el arte de formar.

Consejos para involucrar a los padres en la educación

Todos tenemos claro que el aprendizaje de un niño o adolescente no termina en el aula, ¿verdad?

Sin embargo, la mayoría de padres no tienen muy claro cómo apoyar el desarrollo intelectual de sus pequeños retoños.
Algunos, por querer hacerlo demasiado bien, están demasiado encima de ellas/os, lo que puede sofocar su creatividad y desarrollo personal.
En cambio otros, les dejan vagar libremente y apenas siguen su progreso exceptuando la revisión de notas a final de trimestre.

No obstante, hay una verdad unánime: las niñas y niños son más exitosos en el cole cuando los padres participan. Y aún hay más; tú, como profesora, también sales ganando si los padres se interesan.

 

¿Por qué? Porque si los padres están involucrados, promueven un comportamiento positivo en el aula, se aseguran de que sus hijas/os hagan los deberes, les ayudan a organizarse y les refuerzan positivamente. Laboralmente, tu satisfacción y autopercepción aumenta cuando hay una sinergia entre padres y profesores.

¿Cuál es tu desafío en este caso? Ayudarles a comprender cómo pueden ayudar a sus hijos en el aprendizaje sin ahogarles o cortarles las alas.

 

Hoy te contamos dos consejos para involucrar a las madres y padres en la educación de las niñas/os.

 

1. Crear un entorno de estudio positivo

 

Quizás los padres se sienten muy perdidos y no saben cómo encontrar una dinámica o equilibrio que funcione para su hija/o. Cada persona es un mundo. Tú puedes proporcionarles información e ideas sobre cómo ayudar a sus hijos/as a mejorar con las asignaturas, tareas y otras actividades curriculares.

Detállales como pueden participar, establece un guión lo más claro posible de hasta qué punto deben ayudar y, si es necesario, podéis crear de forma conjunta una rutina de estudio. Eso sí, déjales claro hasta qué punto deben ayudarles. Estar demasiado encima suyo puede ser contraproducente.

Incluso puedes ir un paso hacia adelante y sugerir otras actividades de enriquecimiento. Por ejemplo, fomentar la lectura en casa creando una lista de lectura personalizada basada en la personalidad, intereses y el nivel del niño/a en cuestión. O quizás proponerles obras de teatro, exposiciones de museo o experimentos científicos que pueden ser del interés de tu alumno. Sea como sea, intenta personalizarlo lo máximo posible. No solo contribuyes con el aprendizaje del pequeño, sino que los padres también agradecerán tu implicación.

 

2. La comunicación es clave

 

Es fundamental construir un puente y mantener una política de puertas abiertas para que los padres puedan entender lo que estás intentando lograr. Solo así podrán complementar tus esfuerzos dentro del aula.

 

Se trata de establecer una relación de igualdad y crear una atmósfera cómoda dónde la prioridad y el centro de toda comunicación sea el estudiante. Intenta ser concisa y evitar tecnicismos o una jerga que ellos no entiendan.

Por mucho que un estudiante tenga resultados negativos, no centres toda la comunicación en los aspectos limitantes, comparte también las buenas noticias.

 

Puedes preguntar a las familias a principio de curso sobre sus preferencias de comunicación. Frecuencia deseada y medio de comunicación. Eso sí, pon límites si es necesario. Habrá padres que querrán un seguimiento más constante y otros lo preferirán más espaciado. Ajústalo en función de los requisitos y demandas del alumno también.

 

Si te gusta escribir, otro proyecto interesante para que los padres estén en contacto contigo y para saber qué hacen sus alumnos es crear un blog dónde compartas las actividades que se llevan a cabo en el aula, qué estáis trabajando, excursiones… así como proponer actividades que pueden hacer en casa o explicar qué tareas y objetivos tienes.

Aquí te proponemos un blog pero hay mil opciones. Seguro que encuentras algo que te guste y que sirva como canal de comunicación.

Pero no todo termina aquí. Puedes invitar a los padres a hablar de sus trabajos o habilidades según qué materia estéis dando en clase y así incluirlos en el aula y que tengan la opción de participar.

 

Hay muchísimas formas de establecer una buena relación con los padres y conseguir que ellos participen y se involucren en la educación de los alumnos/as. Todo es empezar y probar qué funciona mejor y con qué te sientes más cómoda.

 

FormArte, el arte de formar.

3 maneras de ayudar a tus estudiantes a mejorar sus habilidades de ciudadanía digital

Ya te hablamos de la importancia de ayudar a tus alumnas y alumnos a ser ciudadanos digitales conscientes.

De la misma forma que los estudiantes deben aprender a ser buenos ciudadanos dentro de la comunidad, también tienen que saber cómo comportarse y ser una parte positiva de la comunidad digital. Internet es un espacio donde también hay unas normas.

 

La ciudadanía digital es una responsabilidad importante que todos deben comprender, ya que abarca tantos aspectos del comportamiento y las acciones como lo hace la interacción física. Se puede enfocar desde muchos puntos de vista diferentes y mediante una gran variedad de dinámicas, pero hoy te daremos algunos consejos acerca de cómo tratar el tema.

 

 

1. Incorporar la ciudadanía digital dentro de las lecciones diarias:

 

La mejor forma de garantizar que los niños y niñas entienden qué significa ser un ciudadano digital y qué conlleva, es incorporar el tema en el día a día. Si se trata a diario, se convierte en una segunda naturaleza, independientemente de la edad que tengan. No es que sea algo que requiera mucho tiempo o esfuerzo extra, dado que probablemente trabajéis con la tecnología a diario.

 

Por ejemplo, si tus estudiantes hacen presentaciones, puede ser un buen momento de sacar a colación el tema de los derechos de autor y los derechos intelectuales.  Puedes hablar con ellos de plagio y de la importancia de citar las fuentes. Preguntarles cómo se sentirían si alguien se atribuyera su trabajo sin su consentimiento después de pasarse muchas horas haciéndolo.

Otro ejemplo: Para trabajar la importancia de ser respetuosos y cuidadosos, tus alumnos pueden crear perfiles sociales de las personas que están estudiando en historia. Además de ayudarles a pensar sobre los personajes desde otro punto de vista, se puede tratar la importancia de ser precavido y consecuente con lo que se comparte y cómo se hace.

 

Seguro que con lo creativa que eres se te ocurren mil ideas más! Puedes compartirlas con nosotros en comentarios y así nos ayudamos unos a otros 😉

 

 

2. Busca y encuentra recursos para fomentar la ciudadanía digital

 

Hay muchísimos proyectos y recursos interesantes, cuyo objetivo es el de fomentar una ciudadanía digital responsable desde una propuesta educativa.

 

Por ejemplo:

 

Algunos están orientados a niños, en forma de juegos, para que aprendan sobre el tema y otros van dirigidos a educadores y padres para consultar y formarse. Todos estos recursos te pueden ayudar tanto a nivel formativo para aprender más sobre el tema, como a desarrollar dinámicas y actividades para tus alumnos.

Precisamente uno de los puntos fuertes de la era digital es que tenemos acceso a muchísima información que, bien usada, pueden ser herramientas educativas fantásticas.

3. Enfoca los temas en función de la edad de tus alumnos.

No te olvides de considerar el grupo de edad de tus estudiantes. Cada rango de edad requerirá de un enfoque y nivel de complejidad distinto. Tienes que mantener los objetivos y expectativas apropiadas para la edad con la que estás trabajando.

En estudiantes más pequeños te puedes centrar en temas como la seguridad al usar Internet. Cuando son algo mayores se pueden introducir temas como el acoso cibernético, cómo tratar a los demás en el terreno digital y cómo actuar ante determinados casos.

Cuando ya son mayores y tienen una edad en que ya están usando redes sociales, puede ser el momento idóneo para tratar el tema de las redes sociales, la huella digital que se deja, etc.

 

 

Como profesora, puedes comenzar a instruir a tus alumnas y alumnos sobre cómo ser cuidadosos y respetuosos para que puedan disfrutar de todas las increíbles posibilidades de la era digital.

Por lo tanto, te corresponde hacer de la ciudadanía digital una parte de nuestro plan de estudios. Solo así podremos crear un futuro digital del que nos sentiremos orgullosos.

 

FormArte, el arte de formar

Por qué enseñar a nuestros alumnos a ser ciudadanos digitales conscientes

¿Recuerdas esa época en que buscabas las definiciones de las palabras en el diccionario? ¿cuándo tenías que coger una enciclopedia para hablar sobre algún concepto? ¿cuándo la biblioteca era el mejor lugar para encontrar libros para hacer un trabajo?

O bien, ¿ cuándo tenías que alquilar o comprar un vhs para ver una película? ¿cuándo tenías que descargarte la música y hacer CD’s en casa porque los discmans eran la última revolución?

 

Es posible que recuerdes esa época con cariño, pero, hoy en día podemos decir que tus estudiantes ni recuerdan ni pueden imaginar la mayoría de estas situaciones.

 

Los estudiantes de hoy en día (y los futuros que vas a tener) no sólo han crecido en el mundo digital, sino que directamente nacieron en él. Esto crea una brecha generacional muy real, ¿verdad?

Nosotras, estamos al día en la red digital, claro,  pero también recordamos cómo era el mundo sin Internet y tenemos más en mente y somos más conscientes de los riesgos de Internet.

Algunas de estas ideas serán totalmente nuevas para tus estudiantes, lo que representa una oportunidad para desarrollar un pensamiento más consciente de lo que significa ser ciudadanos digitales.

¿Qué significa ser un ciudadano digital?

 

Tal como define wikipedia: “Un ciudadano digital tiene derecho al acceso a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y a su apropiación, al desarrollo de habilidades digitales, al acceso a la información en línea de forma segura, transparente y privada, así como a la participación a través de medios tecnológicos.”

 

Internet es la mejor herramienta jamás inventada para conectar a cada uno de nosotros con una comunidad verdaderamente global y para hacer que lo global sea local. Piensa en todos los cambios que ha adoptado tu vida desde que Internet ha pasado a formar parte de tu vida. Ha revolucionado la forma de conectar, comprar, entretenerse, aprender y acceder a una cantidad impresionante de servicios, bienes y oportunidades.

 

Como sabrás, los beneficios para el logro educativo y la equidad son inmensos, pero como educadoras también tenemos la tarea de enseñar a nuestros estudiantes qué significa ser un ciudadano digital responsable y qué riesgos existen. 

La pregunta a responder sería: ¿Cómo podemos todos ser miembros productivos y destacados del mundo digital?

 

Tratar este tema, como todo, tiene sus desafíos.

Aunque puedes haber crecido de la mano del mundo digital y eres millennial, tu infancia probablemente fue muy distinta a la de tus estudiantes (tecnológicamente hablando, claro). Comprender el día a día y la realidad de tus estudiantes, cerrando la brecha generacional es importante.

Como también lo es que los temas de ciudadanía digital sean reales y relevantes para ellos. Puede haber mil conceptos y perspectivas que jamás han considerado.

¿Qué significa realmente que algo que digas con 15 años en internet quede para siempre registrado? ¿Qué implicaciones negativas tiene el acceso a cualquier contenido gratuito? ¿Y a la libertad para crear lo que uno quiera? ¿y si quién crea contenido no tiene intención de ser sincero o no se rige por la moralidad?

 

Estas cuestiones, pueden ser evidentes y lógicas para nosotras. Hemos crecido con las reticencias iniciales de Internet y siendo adultas, tenemos unas creencias y valores claros, pero… ¿y las niñas y niños?

 

Es importante ser conscientes de las consecuencias de nuestra conducta en la red. Tú como educadora, el mismo centro escolar y las familias, tenemos que acompañar en este proceso, sensibilizar y enseñar a moverse por el entorno digital de forma segura, tolerante y consciente.

 

¿De qué formas crees que podemos llevar a cabo esta tarea?

 

FormArte, el arte de formar

Los pasos para controlar el caos y hacer todas tus tareas

¿Te está costando más abordar todas las tareas que tienes pendientes porque estás más dispersa o más agobiada?

Teniendo en cuenta que las oposiciones están a la vuelta de la esquina, no es nada raro.

Cuando tienes un montón de tareas pendientes en tu cabeza, es complicado saber por dónde empezar.

Y encima, necesitas energía mental para tener todas las tareas en mente. Es extenuante y agotador ir arrastrando de un lado para otro todos los “debería hacer”.

 

¿Cómo puedes abordar el caos?

 

A menudo, la simple idea de tener que abordar el caos puede ser abrumadora y puede escaparse de tu control.

Y sentir que no tienes el control, te lleva de cabeza al estrés .

 

En el pasado post te hablamos del estrés y que éste puede iniciar una espiral negativa en tu cerebro. Y como consecuencia aún es más difícil planificar y abordar la lista de tareas pendientes. Menudo panorama más desalentador, ¿verdad?

 

Que no cunda el pánico.

 

Primero de todo, debes ser comprensiva y amable contigo misma cuando no estés en tu punto más productivo. No puedes estar cada día a tope y criticarte y enfadarte por ello, lo único que hace es frustrarte más y aumentar tu estrés.

En lugar de castigarte, necesitas darle a tu cerebro lo que quiere.

 

Tu cerebro está constantemente tratando de guiar tu comportamiento y acciones. No obstante, sin claridad y sin un plan, tu cerebro seguirá el camino más sencillo.

Lo que tu cerebro quiere es que actúes para reducir el caos. Y para actuar, se necesita una meta y un plan. Una vez tomas medidas para lograr un objetivo, basado en un plan, tu cerebro se da cuenta que estás controlando tus acciones y buscando un resultado.

Este sentimiento de control ayuda a calmar el caos. Cuando reconoces que tienes una opción ya no eres una víctima de las circunstancias.

 

¿Cómo controlar el caos?

 

1. Frena y ve más despacio.

Para ver a través del caos, es necesario hacer una pausa y disminuir la velocidad. Si puedes hacer una pausa, frenar un poco y respirar profundamente, les estarás diciendo a tu cerebro que no estás en una situación de lucha o huida estresante.

 

2. Escríbelo.

Pon todos tus pensamientos caóticos o tus tareas pendientes en un papel. Ya no tendrás que gastar energía para recordarlos todos.

 

3. Evalúa los elementos de tu lista

Plantéate, por un lado qué es lo más importante y urgente, y por otro, si hay algo que puedes dejar de lado o delegar. Sé honesta sobre lo que es verdaderamente importante.

 

 

4. Determina el valor

Una vez que has descubierto lo que es importante, se trata de tener claro por qué es importante. Es más probable que tu cerebro actúe si siente que está trabajando hacia un valor o una recompensa que te importa. Para tenerlo aún más claro, puedes clasificar la importancia en una escala del 1 al 10.

 

 

5. Crea un plan

Cuando ya tienes claro el valor de cada tarea, puedes empezar a priorizar la lista. A partir de ahí decide qué hay que hacer y cuándo hay que hacerlo.

 

6. Divídelo en acciones factibles

Las acciones pequeñas son una buena forma de empezar porque son factibles y no te abrumarán. De esta forma, a medida que vayas completando las tareas, sentirás que vuelves a tener el control y el estrés irá disminuyendo.

 

7. Haz breaks

No te canses por hacer, hacer y seguir haciendo. Se necesita energía para controlar tus acciones y comportamiento y. la energía también puede agotarse. Además, un tiempo de inactividad, permite que lleguen nuevas ideas y nuevas perspectivas.

 

¿Lo intentamos? Cada pequeño paso te permitirá ir recuperando el control y dejar el estrés atrás.

 

FormArte, el arte de formar

 

La emoción en la educación; por qué es tan importante.

 

Emoción.

 

Imaginación.

 

Sensación.

Estas palabras deberían ser los pilares en las conversaciones educativas. Pero no siempre sucede.

 

Lo extraño es que ¿qué educadora no valora el compromiso emocional?

 

Todos los educadores queremos que los estudiantes se involucren, ¿verdad?

Todos los educadores deseamos que nuestros estudiantes sean imaginativos, que experimenten y demuestren una comprensión creativa y flexible del conocimiento.

Todos los educadores queremos que los estudiantes recuerden lo que están aprendiendo para que el contenido del plan de estudios tenga un impacto en sus vidas fuera de la escuela.

 

Es cierto que los estudiantes de nuestras clases son increíblemente diversos. Los contextos en los que enseñamos y las demandas de nuestros diversos planes de estudio son increíblemente variados. Pero todos los educadores queremos lo mismo:

 

Crear significado, un impacto.

Y, al final del día, el significado requiere emoción

La emoción es el timón de la mente.

La emoción dirige todo el aprendizaje.

 

¿Y si centramos la educación en la emoción?

 

Nuestros estudiantes frecuentemente y de forma rutinaria piensan en el mundo de una manera que evoca sus emociones e imaginaciones. Por ejemplo, disfrutan universalmente de historias o narraciones de todo tipo. Todos disfrutan de las bromas y del humor. Todos ellos identifican patrones en el mundo que los rodea. Muchos están fascinados por los extremos de la experiencia y los límites de la realidad. Muchos se asocian con héroes e incluso idolatran a personas, ideas o instituciones. Muchos comienzan a coleccionar cosas y se obsesionan con sus aficiones.

Las palabras hacen que las imágenes surjan en todas sus mentes. Todos disfrutan de un buen misterio y pueden quedar atemorizados por preguntas sin respuesta o eventos extraños. Los más mayores pueden disfrutar de ideas abstractas y teorías que los representan. Algunos buscan formas de promulgar cambios en sus entornos.

Podríamos seguir y seguir; La vida emocional e imaginativa de nuestras alumnas y alumnos se manifiesta de muchísimas formas.

 

Estas diferentes formas de compromiso no son insignificantes o sin valor, al contrario. Son formas de pensar que ayudan a los seres humanos a aprender. Que pueden ayudarles a aprender.

Todos los seres humanos, de una forma u otra, usan sus herramientas y estrategias particulares para dar sentido emocional al mundo que les rodea y aquí es dónde puedes entrar tú. Tú puedes usar esas mismas herramientas introduciéndolos en tu forma de enseñar.

 

¿Cuáles son estas herramientas? Juegos, narraciones, misterios, buscar patrones, pasatiempos, fenómenos curiosos, ritmo… THINK OUTSIDE THE BOX.

No se trata de hacer actividades extraordinarias continuamente, sino de buscar la forma de conectar con tus alumnos. Encontrar actividades o herramientas que despierten su curiosidad, que congenien con sus aficiones, que le den un sentido más emocional al aprendizaje.

Y ¿cómo lograrlo? Informándote, buscando inspiración, pensando, probando… no hay una fórmula mágica, simplemente es ponerle muchas ganas y esfuerzo.

 

 

FormArte, el arte de formar

 

La otra cara de opositar

Como opositores nos empeñamos frecuentemente en decir lo duro y desmotivante que puede ser opositar. Más que nada porque es una verdad como una catedral.

 

Es muy fácil entrar en el bucle de: no puedo más, no me da la vida, estoy harta, lo mandaría todo a tomar por saco…

Pero no es porque nos guste quejarnos de por sí, es simplemente que es una parte de lo que vivimos, una realidad que está ahí día tras día.

 

Esta es la parte negativa. Hasta aquí todo claro.

 

Sin embargo, esto es como la vida maravillosa de algunas influencers en redes sociales. Aunque nos parezca que su vida es lo más de lo más, también sufren, tienen sus momentos bajos y les suceden cosas poco agradables. Pero se lo guardan para ellas.

 

Con las oposiciones sucede al revés. Aunque nos parezca el pozo más hondo y sin salida de la historia, también hay cosas positivas que, entre tanto estudio y frustración, se nos pasan por alto.

Y este es el objetivo del post de hoy. Darnos cuenta de todo lo bueno que te está aportando opositar como una campeona.

 

Hay aspectos que saltan a la vista de buenas a primeras. El máster en organización que te estás marcando, por ejemplo. Antes de opositar mi capacidad de organización era más bien precaria; me consideraba desorganizada por naturaleza y ahí no había nada que hacer. ¡Si incluso mi madre me lo decía!

Opositando me di cuenta que no era cierto. Soy capaz de planificarme tanto en cuestión de horas como de objetivos a cumplir (cumplirlos siempre todos a rajatabla, ya es otra historia).

A partir de esto he aprendido tres cosas:

 

  1. La primera y más obvia, a organizarme.
  2. La segunda es que lo que creemos de nosotros no es siempre cierto y que muchas veces nos empeñamos en ponernos etiquetas que solo nos limitan.
  3. Y la tercera y última que hay mil capacidades que, quizás de buenas a primeras no tenemos, pero que se pueden desarrollar.

 

Este último punto, si te soy sincera, me da mucha fuerza. Pienso que hay tantas cosas que puedo mejorar de mi misma… y precisamente, que sé que soy capaz. Que solo necesito tiempo y poner el chip adecuado. ¿No son eso buenas noticias?

 

También he aprendido a sacar horas al reloj. No te voy a decir que estoy en el club de las 5 de la mañana porque de eso aún no he sido capaz, pero madrugar forma parte de mi rutina. Y la verdad es que el día tiene más horas de lo que creía. Bueno, no. Tiene 24 horas y ya lo sabía, pero he cambiado la forma de emplearlas.

Opositando me he dado cuenta que antes perdía mucho tiempo en tonterías. Ahora soy capaz de estructurar mis horas mucho mejor y aprovecharlas.

Y con esto de aprovechar el tiempo… he sido capaz de entender con quién quiero aprovecharlo. Es normal dejar atrás a personas a lo largo del camino pero he acelerado bastante este proceso opositando.

Lo que quiero decir es que, como probablemente tú, tengo poco tiempo para pasar con mis amigos. Suelo perderme planes y evidentemente me encantaría poder disfrutar de ellos mucho más de lo que lo hago.

Ante esta situación me he dado cuenta de a quién realmente quiero ver y a quién no me apetece tanto. Al principio me costó aceptarlo porque es duro darse cuenta que hay gente que no es tan importante como pensabas. Pero forma parte de la vida.

Hay personas que te restan más que sumarte. Quedas con ellas y vuelves a casa un poco de bajón y sin muchos ánimos. Sinceramente, esto es lo último que necesito. Por lo tanto, he acabado quedándome con los que estoy a gusto al 100%.

 

Y no solo se trata de amigos sino de actividades que antes hacía por hacer y que realmente no quería hacer. ¿Por qué matarme en el gimnasio si no me gusta? Prefiero ir a yoga que me relaja y le estoy pillando el gustillo.

 

También he aprendido a pasar más tiempo conmigo misma. Cuando opositas, por mucho que vayas a una academia, estás sola muchas horas. Por ejemplo, antes jamás me planteaba ir a pasear yo sola.

¿Yo sola? ¡Pero qué dices!

Hasta que un día, cuando estaba hasta las narices de las paredes de mi casa, decidí ponerme mi música e ir a dar un paseo. Y me gustó. Ese fue el pistoletazo de salida para ser capaz de hacer cosas por mi misma sin necesidad de compañía.

Y es algo muy importante que nadie nos enseña nunca.

 

Y otra cosa que me ha enseñado opositar es que me encanta la profesión que elegí en su momento. Me apasiona ser profesora. Es mi vocación y estoy 100% segura.

No sé si fue cosa de mi universidad pero, durante la carrera no sentí ningún tipo de motivación. Las clases eran más bien aburridas, salvo por algún profesor que realmente quería hacer las cosas distintas.

El mejor momento fueron las prácticas que hice a lo largo de la carrera.

Opositando se ha abierto un mundo nuevo ante mi. Estoy bastante segura que he aprendido más en casi un año y medio opositando que en 4 años de carrera.

 

Ha sido como si se abriera una puerta llena de nuevas ideas, otras forma de abordar la educación, puntos de vista, recursos distintos… Ganas de leer libros, artículos, blogs, de buscar fuentes de inspiración e incluso de replantearme lo que pensaba. Me he dado cuenta que casi cualquier cosa puede convertirse en algo educativo.

Pero además, a no limitarme a la educación en sí, sino a un conjunto de recursos para mi misma. Ser más flexible, más consciente de lo que hago, más abierta de mente..

Otra forma de entender mi profesión como educadora.

 

Y lo pienso y.. guau! qué suerte la mía de haber podido aprender y de darme cuenta de todo esto. Es un enfoque distinto que me da más fuerza para seguir currando y para ir a por ese aprobado y esa plaza. ¿no te pasa a ti?

 

Y tú, ¿qué estás aprendiendo opositando? ¡Cuéntamelo, que seguro que hay muchas cosas en las que no he caído!

 

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Ha llegado el momento de usar la imaginación en clase.

Pocas veces se habla de la imaginación en la educación.

Y seguramente sea porque tenemos mal entendido el concepto de imaginación. Generalmente lo asociamos con lo irracional; la imaginación es “fantasía” y “hacer creer”.

Se equipara la imaginación exclusivamente con el aprendizaje temprano. Y es un gran fallo.

Otras veces se asocia la imaginación en la educación como parte de un plan de estudios para asignaturas de arte. Otro fallo.

O directamente se considera que la imaginación es un pensamiento fantástico y ¿quién tiene tiempo para imaginación con el poco tiempo del que se dispone y las elevadas demandas curriculares?

 

Esta idea de que la imaginación está reñida con el aprendizaje académico es errónea. Y son creencias que están profundamente arraigadas.

Quizás deberíamos dedicamos a descubrir cómo involucrar la imaginación en el aprendizaje.

 

En general, nadie considera que ser imaginativo sea una cualidad inútil o una característica inútil de la mente humana, ¿verdad? De hecho, los padres quieren que sus hijos sean imaginativos y solemos admirarla en los demás.

 

No obstante, nos la dejamos en la puerta de las escuelas.

 

Vygotsky, que realizó importantes contribuciones en la psicología del desarrollo y la educación, mantenía que la imaginación es una función psicológica superior conectada con la emoción y con toda actividad intelectual.

 

Citando sus propias palabras:

“… La imaginación es tan necesaria en geometría como en poesía. Todo lo que requiere la transformación artística de la realidad, todo lo que está conectado con la interpretación y la construcción de algo nuevo, requiere la participación indispensable de la imaginación “.

 

Y, de hecho, no ha sido el único que ha hablado de la imaginación como motor de aprendizaje. Kieran Egan situaba la imaginación en el corazón de todo aprendizaje. La imaginación representa la capacidad de imaginar lo posible en todas las cosas. La imaginación es algo que podemos educar; podemos enriquecer esta capacidad en nuestros estudiantes a medida que aprenden todos los aspectos del currículo.

 

¿Por qué es tan importante aprender con la imaginación como tener conocimiento? ¿Por qué deben los profesores y los alumnos utilizar la imaginación en el aprendizaje?

 

La imaginación se considera la facultad o acción de formar nuevas ideas o conceptos de objetos externos que no están presentes en los sentidos. Por otro lado, el conocimiento se trata de hechos e información. Abarca las habilidades que adquirimos a través de la experiencia o la educación; La comprensión teórica o práctica de una asignatura.
Pero, ¿cómo se complementan en el aprendizaje?

Nuestra imaginación cambia; es orgánico y crece a medida que nuestro conocimiento crece. El conocimiento alimenta la imaginación que, a su vez, nos impulsa a un nuevo conocimiento. En última instancia, este es el ciclo de descubrimiento y aprendizaje que perseguimos en la educación.

Un estudiante imaginativo, por ejemplo, sería libre de tomar riesgos y ser un líder, y de expresar opiniones en lugar de solo respuestas correctas. De la misma manera, un maestro imaginativo también puede tomar riesgos, ser un líder y adaptarse a las necesidades cambiantes de sus estudiantes.

 

Como educadoras, es importante traer la imaginación dentro del aula. Hay herramientas cognitivas particulares que usamos para dar sentido al mundo como seres imaginativos que somos. ¿Por qué no usarlas en clase para que el aprendizaje sea significativo, memorable e inspirador?

 

Y también para ayudarles  a desarrollar su propia imaginación y creatividad.

 

¿Cómo podemos hacerlo?

 

Fomentando el crecimiento y la curiosidad. Los hechos y el conocimiento son el punto de partida, pero desde ahí se puede llegar mucho más lejos. Una vez tus alumnas y alumnos conocen los hechos, ¿cómo se puede usar esa información para resolver diferentes problemas? ¿Cómo lo trasladamos a un plano más cotidiano?

No importa el qué, cuando enseñes con imaginación, debes enfocarte en una mentalidad abierta y de crecimiento. En despertarles la curiosidad y las ganas de querer saber más, de romperse el coco, de ir siempre un paso más lejos. Tu propia curiosidad puede ser contagiosa, ¿lo sabías?

 

Tampoco nos olvidemos de seguir jugando.

No dejes de jugar en clase. Prueba con juegos de palabras, acertijos, cuentos para resolver un misterio, rompecabezas de pensamiento lateral y todo lo que se te ocurra. Y si dejas que sean ellos los que se inventen los juegos, aún se involucrarán más. ¿Qué pierdes con probar? Quizás descubres un mundo nuevo lleno de posibilidades 😉

 

La imaginación inspira, pero ¿sabes que tú puedes inspirar a tus alumnos? Las ganas de aprender y la curiosidad son contagiosos y si tú eres la primera que lo siente, vas a transmitirles el gusanillo a tus estudiantes. Puedes darle la vuelta a tus clases. Por mucho que los hechos sean, en general, el punto de partida ¿Por qué no girar la tortilla y dejarlos para el final? ¿y si empezamos jugando, investigando, explorando? Cuando se pone en marcha el mecanismo de la imaginación y la curiosidad, aparecen nuevas preguntas e incógnitas. Y es en este punto donde se pueden presentar los hechos o conocimiento más reglado.

 

El “ problema” de la imaginación es que no se puede enseñar en sí misma, solo puedes enseñar cómo  desarrollarla y potenciarla. Pero no puedes imaginar por tus alumnos.

 

Ten en cuenta que el miedo suele ser un gran enemigo de la imaginación. .Por lo que no te olvides de crear un espacio donde todos tus alumnas y alumnos se sientan seguras/os para hablar, jugar, reflexionar y discutir ideas.

Aprender con imaginación es un ciclo sin fin.

 

 

FormArte, el arte de formar.