5 Dinámicas para trabajar las emociones en el aula

 

En nuestro último artículo te contábamos por qué era importante trabajar las emociones en el aula y cuáles eran sus beneficios. Te prometimos ejercicios para trabajarlas en clase, y … ¡aquí estamos!

Hoy nosotros te traemos algunas dinámicas para poder trabajar las emociones en el aula.

1. El semáforo
Objetivo: Comprender cómo reaccionar en momentos de enojo.
Material: Cartulinas de color rojo, amarillo y verde.
Ejercicio: Sentamos a toda la clase en círculo y le damos a cada alumno una cartulina roja, una amarilla y una verde. Vamos a describir situaciones conflictivas que puedan provocarles enfado, como por ejemplo, que quieran algo y no se lo compren, que quieran jugar con un juguete con el que quiere jugar otro niño, etc. Después de exponer la situaciones, pediremos a un niño que responda a la situación. El resto de los alumnos deberá valorar su reacción levantando la cartulina verde si creen que ha parado a pensar y actúa de forma comprensiva, la amarilla si su reacción muestra signos de enojo pero no es desmesurada y roja si no hay un razonamiento y es una reacción desmesurada. Después valoraremos la respuesta y explicaremos cómo se podría reaccionar en estas circunstancias.
Una forma alternativa de realizar la actividad, es exponiendo directamente la situación y la reacción y valorándola. Hay un montón de maneras de trabajar el semáforo ¿Cómo lo trabajarías tu?

2. Ponerse en el lugar del otro
Objetivo: aprender a tratar a los demás, crear confianza.
Material: papel y lápiz
Desarrollo de la actividad: Recortamos cuadraditos de papel y damos un papel y un lápiz a cada alumno.
Cada alumno escoge a otro de forma secreta (en su pensamiento) y escribe en el papel lo que esa persona que ha elegido debe hacer y firmar el papel con su nombre. Por ejemplo: Yo Paula, quiero que Alejandro haga el pino.
Después de que cada alumno haya escrito su deseo, deberá doblar el papel y entregárselo al profesor. Este coje todos los papeles y exploica que el juego consiste en “no hacer a los demás lo que no quieres que hagan contigo”.
A partir de aquí, el profesor irá leyendo cada papel y el alumno deberá hacer lo que ha escrito en su propio papel. Todos deben participar.
Es una forma fantástica de aprender a tratar a los demás como quieres que te traten a ti y a respetar a todos y cada uno de los compañeros.

 

3. Confianza: “ El Lazarillo”
Objetivos: conseguir una confianza suficiente para que se pueda dar la colaboración.
Material: pañuelos o venas para tapar los ojos.
Desarrollo: La mitad del grupo tiene los ojos tapados. Están agrupados de dos en dos (un ciego y un guía). Los guías eligen a los ciegos, sin que éstos sepan quien los guía. Durante diez minutos, los lazarillos conducen a los ciegos, después hacemos un cambio de papeles (se escoge pareja de nuevo, ahora escogen los que antes habían estado ciegos).
Una vez terminada la segunda tanda, se hace un coloquio en grupo para compartir la experiencia: ¿Cómo se han sentido al hacer el papel de ciegos? ¿Se han sentido acompañados y seguros? ¿Qué es necesario tener en cuenta para que los demás se sientan comprendidos y acompañados?

 

4. La caja de las emociones
Esta actividad está pensada para ser llevada a largo plazo, por ejemplo, durante todo el curso escolar. Antes de implementar la caja de las emociones en clase, sería aconsejable trabajar las emociones y las características de estas con los alumnos. Se puede adaptar en función del grupo de alumnos y sus necesidades.
Objetivos:Conseguir que los alumnos y alumnas adquieran conocimiento de las distintas emociones y aprendan a comunicarse emocionalmente.
Materiales: Caja de cartón o plástico, papeles o cartulinas y rotuladores.
Desarrollo: Con todo el grupo de alumnos escribimos en la caja el nombre de las distintas emociones y un dibujo representativo de cada una (¡los emoticonos pueden ser muy útiles!). Colocaremos la caja en un lugar visible de la clase y accesible a todos los alumnos. La finalidad de la caja es que sea como un buzón dónde los alumnos puedan expresar, por escrito, sus emociones y sentimientos. La idea es que cada alumno pueda describir una situación concreta y la emoción que le ha provocado, sea positiva o negativa. No se puede obligar a ningún alumno a participar, pero como lo mejor es predicar con el ejemplo, puedes empezar tú poniendo algún mensaje en la caja.
Una vez al día o a la semana, se pueden leer las notas introducidas en la caja y empezar una charla a nivel grupal sobre las situaciones y emociones expresadas.

A partir de esta actividad podemos profundizar en el conocimiento de las distintas emociones y a la vez, desarrollar un trabajo preventivo respecto a posibles conflictos que surjan en clase.

 

5. El tarro de las buenas noticias:
Objetivo: Potenciar el optimismo y los pensamientos positivos de los niños.
Materiales: Un tarro, papel y lápices.
Desarrollo: Esta actividad es muy simple y está pensada para ser llevada a cabo a largo plazo, durante un trimestre o durante todo el curso escolar.
Cada vez que ocurra una buena noticia en el contexto de la clase (por ejemplo, un cumpleaños, el nacimiento de un hermano o hermana, un logro personal de algún niño, etc.) , los alumnos deben escribirlo o representarlo con algún dibujo y ponerlo dentro del tarro. El contenido del tarro puede ser revisado de forma semanal o mensual y ser hablado y festejado por toda la clase. Se puede hacer un mural e ir poniendo todas las buenas noticias que van sucediendo durante el curso, por ejemplo.

 

 

Estas son algunas de las dinámicas que se pueden llevar a cabo para trabajar las emociones, pero como ya te comentamos, existen mil formas de hacerlos. Busca aquellas actividades que puedan motivar más a tus alumnos y ponlas en práctica. Es muy positivo comentar a nivel grupal las sensaciones y emociones experimentadas con la actividad y qué han aprendido acerca de ellas.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

Por qué es importante trabajar las emociones en el aula

 

 

Creemos firmemente que la inteligencia emocional es una de las habilidades de la vida que deberían enseñarse en el sistema educativo.

 

Las investigaciones al respecto nos muestran en sus resultados que los niños y adolescentes que aprenden habilidades sociales y emocionales logran un mejor desarrollo académico, salud física y calidad de vida. Algunos de los modelos teóricos de Inteligencias múltiples, como el expuesto por Gadner, asume que la Inteligencia no es algo unitario, sino que debemos entenderla como un complejo de distintos factores susceptibles de ser analizados independientemente. Entre ellos la capacidad de regular las propias emociones y sentimientos y la comprensión de la de los demás, son unos de los pilares esenciales.

 

¿Qué es la inteligencia emocional?

 

La inteligencia emocional es la capacidad de entender, tomar conciencia y manejar nuestras emociones y las de terceras personas.

¿Y qué entendemos por emociones? Tal como nos explican desde Psicoactiva, una emoción es un estado afectivo que experimentamos, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia.

 

La educación de las emociones es una de las tareas pendientes de nuestro sistema educativo que, poco a poco se va incluyendo dentro del currículo escolar, pero que aún necesita ser más valorado e incluido como foco principal.

 

¿Cuáles son los objetivos de la educación emocional?

 

Adquirir un mejor conocimiento de las emociones propias.

Identificar las emociones de los demás.

Desarrollar la habilidad de controlar las propias emociones.

Prevenir los efectos perjudiciales de las emociones negativas.

Desarrollar la habilidad para generar emociones positivas.

Desarrollar una mayor competencia emocional.

Desarrollar la habilidad de automotivarse.

Adoptar una actitud positiva ante la vida.

 

 

 

Como consecuencia de conseguir estos objetivos los niños van a ser capaces de aumentar sus habilidades sociales y construir mejores relaciones interpersonales, construir una autoconcepto más positivo de sí mismos, así como una mejor autoestima, mejorar tanto el rendimiento académico como la adaptación escolar, familiar y social. Y, a largo plazo, como han demostrado distintos estudios, tener habilidades emocionales y sociales puede ayudar a aumentar la probabilidad de graduarse de la escuela secundaria, la preparación para la educación postsecundaria, el éxito profesional, las relaciones positivas y una mejor salud mental. Educando en emociones, estamos preparando los cimientos para una vida más feliz, preparando a los alumnos para afrontar la vida desde una perspectiva optimista, dándole las herramientas que necesita para saber gestionar sus emociones y cómo reacciona a los distintos acontecimientos. No podemos prever qué circunstancias van a sucederles a lo largo de su vida, pero sí podemos ayudarles para que, sean cuáles sean, puedan afrontarlas de la mejor manera posible.

 

 

Para desarrollar una inteligencia emocional satisfactoria es imprescindible trabajar las emociones en el aula para que los niños conozcan y comprendan sus sentimientos y los de sus compañeros. De esta forma, aprenderán a autorregularse cuando sea preciso.

 

Y ¿de qué forma implementar la educación emocional en clase?

Se puede hacer mediante una gran variedad de recursos, dinámicas y técnicas. Desde ejercicios, juegos, películas, libros, etc. Puedes dedicar 10 minutos al día para conversar con tu clase, hacer ejercicios puntuales o emprender actividades que puedan llevarse a cabo durante todo el curso escolar. ¡Las posibilidades para trabajar emociones son infinitas!

 

El próximo día te contaremos algunas dinámicas que puedes llevar a cabo para trabajar las emociones en el aula.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

Lo que quieres saber sobre las pruebas de oposiciones docentes

 

¿En qué consisten las pruebas de las oposiciones docentes? ¿De qué va todo esto? ¿Qué partes tiene? Te estás haciendo muchas preguntas que necesitan respuesta.

Lo sabemos, por eso hoy, te traemos respuestas.

Ya sabes los requisitos para las oposiciones de magisterio , pero ha llegado el momento de saber a qué te vas a enfrentar.

 

Antes de contarte nada, IMPRESCINDIBLE: ¡¡¡¡LEE LAS ÚLTIMAS CONVOCATORIAS!!!!

Ahí está toda la información referente a las oposiciones de tu CCAA, qué documentos debes entregar, cómo presentarlo, etc. Por lo tanto, atenta a cuando salgan.

 

En las oposiciones hay dos fases: la de oposición en sí, que hoy te vamos a contar, y la de concurso. La de oposición es la que te debes preparar y en la que te examinas, tanto teórica como de práctica.

 

¿Teórica? ¿Práctica?

Sí, vamos a por ello. Dentro de la fase de oposición hay dos fases:

 

La primera prueba consta de ejercicios relacionados con los contenidos teóricos y prácticos de tu especialidad. Es en este punto en que debes demostrar que dominas tu materia y que eres toda una experta de tus asignaturas. Esta primera prueba consta de dos partes: .

  • Parte A: parte práctica.,. El supuesto práctico describe una determinada situación escolar relacionada con tu especialidad para que plantees una intervención argumentada y con fundamento. Recuerda que el objetivo es que el tribunal compruebe que tienes la formación adecuada y que posees las habilidades necesarias. En ocasiones son preguntas cortas acerca de distintos aspectos del proceso de enseñanza, como es el caso de Galicia. Hay otras que plantean un supuesto como Asturias o Madrid o comunidades que dan a elegir entre varias opciones como Castilla y León, La Rioja.

Es decir cada Comunidad Autónoma especifica las características propias de esta prueba en la convocatoria En Madrid, por ejemplo, esta parte se subdivide en dos pruebas; una de cultura general común a todas las especialidades(excepto para infantil, según ultima convocatoria) y un supuesto práctico. Recuerda, entérate bien de cómo es tu convocatoria, dependiendo de las comunidades puede variar de hora y media, hasta 3horas en País Vasco

  • Parte B: Desarrollo de un tema o lo que es lo mismo: la teoría. En esta parte deberás desarrollar un tema por escrito entre varios elegidos por el Tribunal al azar, hasta ahora de entre los 25 temas, se extraían dos temas al azar, con el nuevo Real Decreto 84/2018 de 23de febrero ,por el que se modifica el RD 276 /2007 de 23 de febrero por el que se aprueba el reglamento de ingreso y acceso y adquisición de nuevas especialidades docentes cuando el temario es inferior a 25 temas, se elegirá entre 3 temas elegidos al azar Tu escoges cuál de estos quieres desarrollar, este examen puede variar entre hora y media y dos horas , como en Cantabria,Extremadura , recuerda que depende de las comunidades

 

 

En estos momentos, las pruebas son eliminatorias. Tenlo en cuenta al prepararte. Si no apruebas esta primera parte, no te evaluaran la siguiente.

 

La segunda fase gira alrededor de tus aptitudes pedagógicas. Hablando claro, si vas a ser capaz  de ser un buen docente y ponerte enfrente de una clase. También está formada por dos partes:

  • Parte A: Presentación y defensa de una programación didáctica.
  • Parte B: Preparación y exposición oral de una unidad didáctica.

 

Como opositor elegirás el contenido de la unidad didáctica que vas a exponer, de entre tres extraídas al azar por ti mismo de tu propia programación al azar. Dispondrás de una hora para la preparación de la unidad didáctica, pudiendo utilizar material auxiliar, sin posibilidad de conexión con el exterior (pero puede varias en algunas comunidades). Este es el momento conocido como “la encerrona”

 

Esta es la parte que suele generar más nervios. Te pones delante del Tribunal tu sola e impone que no veas. Para la defensa de tu programación y la exposición oral de una unidad didáctica la mayoría de las comunidades dan una hora, que deberás repartir entre la defensa de la programación y de la unidad. Por ejemplo, si optas por Madrid tienes 20 minutos para programación y 30 para la unidad didáctica, aunque la mayoría de las comunidades establecen 30 minutos para programación, y 20 para exposición de la unidad didáctica, País Vasco sin embargo le da mucho peso a la unidad didáctica y son 50 minutos para exposición. Una vez hayas terminado tu exposición, el tribunal puede hacerte preguntas acerca de tu presentación.

Debes tener en cuenta que esta parte varía según la CCAA. Ya lo hemos dicho varias veces , es imprescindible que te leas “de pe a pa” tu convocatoria. Nada de confiarse, que luego vienen los disgustos.

 

Pero no todo termina aquí, ¡que va!.

Una vez has superado la fase de la oposición, llega la fase de concurso. ¿De qué va? Básicamente es cuando se valorarán los méritos de cada aspirante en función del baremo establecido en la convocatoria. Los méritos son todos aquellos puntos que te dan por tener cursos de formación, experiencia docente, títulos de idiomas, etc.  Otro día profundizaremos más sobre el tema, ¡no te preocupes!

 

Y estas vendrían a ser las distintas pruebas de las que consta la oposición de maestros. Si necesitas ayuda para su preparación, en FormArte estaremos encantados de echarte una mano y que redescubras la pasión por la enseñanza. Sin emoción no hay aprendizaje y el que mejor comunica marca la diferencia, esa es la guía que hace que marquemos un carácter diferenciador en nuestros alumnos.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

¿Quieres ser una docente proactiva o reactiva? ¡Toma partido!

 

Ser una docente proactiva o reactiva puede marcar la diferencia entre ser una profesora más que pasa por la vida de sus alumnos sin pena ni gloria o tomar medidas para conseguir objetivos y dejar huella en tus estudiantes.

Seguro que has escuchado millones de veces la palabra proactividad y que ésta es una de las mejores cualidades que un trabajador puede poseer. Pero no es solo válida en grandes empresas o entornos de negocios. Para nada. Tú, como profesora también puedes ser proactiva y coger el toro por los cuernos en lugar de dejarte llevar por la corriente.
¿Te contamos un poco más? ¡Sigue leyendo!

 

Proactividad VS Reactividad

 

Empezaremos poniendo un poco de luz al término proactividad. ¿Qué es exactamente ser proactivo?

Una persona proactiva es aquella que tiene la capacidad de actuar ante las circunstancias, que toma partido y responsabilidad ante lo que le sucede y no se queda de brazos cruzados.

 

Es aquella persona que sabe identificar los problemas antes de que aparezcan y es capaz de tomar acciones anticipadas, pensando y con consciencia.  Busca constantemente oportunidad, crea situaciones y tiene iniciativas nuevas fijadas en sus metas.

 

En cambio una persona reactiva se deja arrastrar por las circunstancias, siempre encuentran excusas para no hacer lo que tendría que hacer y todo le sobrepasa. Una persona reactiva actúa en función de cómo se produzcan los acontecimientos, viéndose afectadas por su entorno de forma constante.

 

Vamos a ver un ejemplo que seguro que te suena mucho. Ante un examen suspendido una persona proactiva acepta que podría haber estudiado más o de una forma más efectiva ; asume su culpa y se propone poner más actitud y ganas para la próxima vez. En cambio, una persona reactiva tiende a culpar a los demás o a las circunstancias; me han suspendido, el profesor me tiene manía, el examen era demasiado complicado para mí.

 

 

¿Qué significa ser una docente proactiva?

 

Como docente tú también puedes optar por ser proactiva o reactiva. ¡En tus manos queda!

 

 

Tenemos que avisarte; ser proactiva es, en un principio, el camino más duro. Habrá días en que todo parecerá estar en tu contra hagas lo que hagas. Independientemente de cuánto estés dando o lo mucho que te esfuerces, estos días existirán. Pero ¡no todo son malas noticias! A largo plazo, ser proactiva te va a dar mejores resultados y cada vez tendrás mayor capacidad de resilencia y de adaptación ante cualquier situación.

Y si hay un entorno en el que la adaptación es clave, ese es el aula. Cualquier aula está formada por niños muy diferentes entre ellos y que tienen necesidades, velocidades de aprendizajes y circunstancias distintas. Pero no solo eso, sino que además, como bien sabrás, pueden suceder muchos factores que alteren la clase.

 

Los profesores proactivos son conscientes de qué sucederán eventos inesperados que pondrán su planificación patas arriba, pero mantienen la calma, tienen un plan para abordar este tipo de sorpresas. Si se ha creado un plan de contingencia, no llegará el momento de pánico absoluto de: ¡¿Y qué hacemos ahora?!

Los docentes proactivos están menos estresados y son mucho más flexibles.

Ya te contamos que la flexibilidad era uno de los rasgos de un buen docente.

Al final de día, si eliges ser una maestra proactiva te sentirás satisfecha acerca de cómo fue el día. Sabrás que hay algunas cosas que se deben cambiar pero tomarás las decisiones más adecuadas y positivas para hacer estos cambios. Y sabrás que hay cosas que no puedes cambiar pero sí tendrás control sobre cómo reaccionas ante estos sucesos.

 

Seguro que alguna vez te ha pasado en tu vida personal; sientes que algo se te escapa de las manos y no puedes hacer nada para coger las riendas. ¿Cómo te sientes ante eso?

No hay nada peor que sentirse impotente y que no tienes control sobre lo que sucede. Todos necesitamos sentir el éxito en algún nivel y teniendo en cuenta el peso que tiene el trabajo en nuestras vidas, es importante saber que lo has hecho lo mejor que has podido. Saber que has sido capaz de tomar el control y reaccionar a los hechos inesperados, es un pequeño logro que te hace sentir mejor al terminar el día.

Pero no solo es un beneficio para ti. Tus propios alumnos notarán que tienes autoridad y que eres capaz de mantener la calma, y también les dará más seguridad y confianza a ellos.

 

Es momento de ser proactivo y recuperar el control de tu clase. Se lo debes a tus alumnos, pero sobre todo, te lo debes a ti misma. Tienes que sentirte bien con respecto a tus elecciones, incluso cuando parece que no tienes elección. Nadie te ha quitado el control; cómo decides trabajar dentro de tus opciones es lo que realmente te lo da.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

El copia y Pega en las Programaciones.

Como opositora ¿qué opinas?, parece que el próximo año, tal y como me hacen saber desde sindicatos y desde los más altos estamentos educativos, habrá que entregar las programaciones en cd también, para como en un máster que estoy haciendo, en el TFG no puede haber más de un 20% similar en algún otro sitio digásmolo así y se controlará a través de un programa informático, detectan los copia y pega, los calcos con otros trabajos, las coincidencias o incluso las Progras que en ocasiones, en mil anuncios o similares, se venden a uno y a otro, a diestro y siniestro; las macro academias que generan Programaciones y Planes de Apoyo como churros, el toma mi programación de hace 2 años que saqué un 9, el uso fraudulento de preparadores y academias que pasan a alumnas nuevas, Progras de otros años de antiguas alumnas y se conocen casos. Vaya lío.

De verdad, como persona que dirige una academia, FormArte me parece ya rizar el rizo, para una academia pequeña como la nuestra y en la que cada alumna,  hace su Progra desde el min uno y es suya.. muy suyaaa …suyiiisima... es una buena noticia, al igual que para esos opositores, que se lo curran todo ellos , sus Temas, sus Supuestos, Programación y UD esos si que son los verdaderos cracks, por la complejidad que ello conlleva, cuentan con todos mis respetos y admiración, no es que no respete al resto también, por supuesto, soy de los que si va al gym, necesita tutorización del entrenador o si se pone a dieta, va al nutricionista para que le controle, respeto ante todo, para todos, cada uno y sus circunstancias, no seré yo quien diga que no he copiado, o hecho corta- pega jajaja, que vaya por delante, después se me criticará tanto si digo uno como otro, o se pondrá en entredicho mi profesionalidad o esto y lo otro, pero me da igual, lo pongo encima de la mesa, creo que es un sano debate, e interesante para todos, habrá defensores y detractores, habrá gente a la que le sirva de aviso o de por si acaso no lo haré y habrá otros que dirán, claro para que se apunten a tu academia o para crear más miedos, ¿cómo que ya no estáis suficientemente puteadas verdad?, pero para mis alumnas sería buenísimo, menos competencia seguro.  ¿Qué opináis al respecto?¿Podrá ser verdad?

Pincha en la imagen y verás, como programamos en Formarte. La pieza clave

Experiencias cristalizantes y paralizantes

Esta nueva publicación en el blog también  está en: https://www.academiaformarte.com/blog-11

Ya David Feldman en 1980 utilizó el término de experiencias cristalizantes, para definir lo más señalado en el desarrollo de talentos, habilidades o capacidades de un individuo, estas experiencias suelen producirse durante la infancia y se dan en una o varias inteligencias, el mismo autor nos lo ejemplifica con Einstein y como a partir de ver una brújula magnética a los 4 años le motivó para querer averiguar todo ese proceso a sus ojos mágico, activando así su genialidad.

Experiencia Paralizante

Me reitero cuando digo como en otros post, que ya está todo inventado,¿y os preguntaréis porqué hablo de esto? si es que no la hay más tonta que yo…, tuve una preparadora como compañera aquí en la academia Formarte, a la que la escuché por primera vez el término “experiencias cristalizantessss” y lo mejor de todo es que lo acuñaba como propio, como innovador y fántástico, pero… ¿queréis que os cuente un secreto? lo mejor de esto es que yo me lo creí, hasta ella se lo llegaría a creer, pero si buscamos la lectura positiva,eso es lo que tienen que hacer nuestros alumnos/opositores/compañeros en esta academia de oposiciones magisterio o en cualquier otra, hacer suya la terminología, tener la capacidad de adaptarla en sus programaciones y temas, tener esa capacidad de hacer de un hilo conductor la magia, que en ocasiones pienso, que solo está en la literatura contemporánea de la que nos nutrimos, tocando temas como la muerte, la diversidad, el acoso escolar(“Vacío”, “Te quiero casi siempre”, “Malena la Ballena”,Orejas de Mariposa”) y tantos más, con ilustraciones que también nos harán volar, crear nuestras propias historias.

Escaleras del aula

Thomas Amstrong tiempo después acuñó las “experiencias paralizantes” para hablar de las situaciones que desactivan, que inhiben o “cierran la puerta” al desarrollo del potencial de las inteligencias, las emociones negativas y de nuevo en la infancia, como el miedo, la vergüenza, la ansiedad y si miramos la sociedad en la que vivimos está repleta de factores ansiógenos, que harán que impidamos el normal desarrollo de una o varias inteligencias.

Cuando pasa el tiempo, nuestros alumnos/amigos, que optan por esa plaza en dichas oposiciones de magisterio, para ser funcionarios de carrera nos dicen, que no solo se han preparado para las opos, que les ha servido su paso por nuestro centro de formación para la vida, el ejemplo claro está en nuestra entrada a las aulas, al mundo del color, a la magia a través de la Lupa, a las historias para desaprender.

Entrada a las aulas, academia formarte en asturias

Quién no ha visto u oído, como unos padres riñen a su hijo por tocar un instrumento musical, mal sí, cansino puede que también, pero ojo como lo hacemos y nosotros como educadores e incluso los propios compañeros del niño cuando se han burlado y este se siente humillado por ese dibujo, creación artística sí.. feo también, pero volvemos a los modos, a los acercamientos hacia ese menor.¿QUIÉN no conoce, a esa mamá que apunta a su hijo/a a ballet? aunque camine como un patito y sobre todo.. sobre todo.. no le guste a la criatura y haga sentir rídiculo y pavor al TUTuuuu.Pero es que fulanita los lleva o es que yo toda la vida quise bailar, jugar al fútbol o tocar la guitarra da igual.

Academia FormArte, el Arte de Formar opositores.

 

¿En clase no se juega?

La respuesta casi siempre es sí. ¿Siguiente paso? Aprovechar las ventajas de la tecnología para facilitar el aprendizaje mediante el juego. ¡Bienvenidos a la gamificación!

 

Artículo extraído de Telefónica-Educación Digital y sigue la corriente pedagógica que desde Formarte tratamos de inculcar a nuestros maestros-alumnos-opositores, no solo para adaptar en sus Programaciones e UD sino para trasladarlas al aula.

Cuenta Ángel González de la Fuente, periodista, escritor, reconocido gamer del mundo de la educación y jefe de Proyecto en Telefónica Educación Digital, que en unas escuelas de primaria de California llamadas Rocketship Schools crearon un software educacional de matemática básica sin enunciados porque estaba hecha para hijos de inmigrantes latinos y asiáticos.

Su gamificación era muy básica: a un lado de la pantalla, un pingüino llamado Jiji quería pasar al otro lado. Para ello los alumnos tenían que resolver un problema. “Es muy sencillo, pero con un flowfabuloso”, dice González. Tanto es así que los chicos se engancharon desde el primer momento a resolver problemas y en los test estatales están sacando mejores calificaciones que los niños de cualquier otra escuela. Pero Rocketship va más allá. Al principio la mascota era un canguro y a los niños no les motivaba ayudarle porque se preguntaban que cómo siendo un canguro no saltaba por encima del problema. Lógico, ¿no? Cuando cambiaron la mascota por este pingüino adorable y algo desvalido triunfaron. “Esa es la magia de la gamificación”, afirma González. Y como este, cientos de ejemplos.

La idea de utilizar mecánicas lúdicas para fomentar el aprendizaje no es nueva, pero la irrupción de la tecnología en el mundo de la educación le ha puesto nombre: gamification y/o edutainment. Pero ¿qué significan? ¿Para qué sirven? ¿Son lo mismo?

 CATAPULTA DE LA MOTIVACIÓN

No hay una respuesta universal. Para muchos pedagogos de nuestro país, como Javier Espinosa, profesor de tecnología en un instituto de Madrid y Premio Nacional de Innovación Educativa 2015, la diferencia es evidente: “La gamificación, que podría traducirse como hacer juego, es el empleo de mecánicas de juego en entornos no lúdicos, como la formación, con un claro objetivo: mejorar el proceso de aprendizaje hasta convertirlo en una experiencia memorable, épica. Por contra, el objetivo del edutainment education+entertainment— es entretener y, en un segundo plano, educar a través de un juego o contenido”. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, González opina que la diferencia es solo cuestión de matices: “Lo importante es que en ambos casos el juego actúa como catapulta de la motivación en el aula”.

Y en eso sí están de acuerdo los expertos. El juego como método innovador de aprendizaje desarrolla habilidades y competencias como la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos y, además, permite modificar determinados comportamientos y actitudes.

INNOVAR NO ES COSA DE FRIKIS 
Gamificar es innovar, pero innovar no es cosa de frikis, ni en el lado del profesor ni en el lado del alumno, aseguran los expertos. Y aunque no hay datos sobre la penetración de la gamificación en las aulas españolas, los gamers más destacados tienen claro que no es algo pasajero. De hecho, el evento más importante del sectorel Gamification World Congresstiene sello español. En él se dan cita cada año empresas y profesionales interesados en el uso del juego en áreas como el engagement con clientes, la mejora de la productividad de los trabajadores, la innovación, la salud y la educación. “El juego permite crear una zona segura de aprendizaje donde el error está permitido y equivocarse mola porque se aprende de ello y se utiliza como base para crear aprendizajes sostenidos en el tiempo”, señala Sergio Jiménez, cofundador del evento. Y aunque el Gamification World Congress tiene un enfoque más empresarial, en el terreno educativo las iniciativas también crecen. GamificaTuAula, por ejemplo, es una comunidad abierta formada por profesores de primaria, secundaria y universidad, que han decidido unir fuerzas para convertir las aulas de España en territorio de juego.  “Cualquiera puede gamificar su aula, su claustro, su centro…”, dice Espinosa, miembro de la asociación. “Queremos mejorar, convertirnos en mejores profesores cada día, ayudarnos entre los docentes y difundir que no estamos solos”.

Espinosa, ferviente defensor de demostrar el movimiento andando, emplea a diario la gamificación en su instituto. “Yo utilizo con mis alumnos de ESO herramientas de gamificación como ClassDojo —una plataforma de gestión del comportamiento gamificada— y los resultados son fantásticos: se genera un ambiente muy positivo, se consiguen objetivos y la motivación se convierte en algo intrínseco a la clase”.

ERES ÚNICO E IRREPETIBLE
Y no es el único ejemplo: Class of Clans es el juego de estrategia online por el que Espinosa, junto con otros dos docentes, fue galardonado con el Premio Nacional de Innovación el año pasado. El juego integra cuatro asignaturas en una misma gamificación que mete a los alumnos en un viaje por el paleolítico en el que deben sobrevivir y avanzar como civilización en equipo. “El juego expone los contenidos reglados de forma vivencial, práctica y divertida, lo que fomenta que el aprendizaje sea realmente significativo y que no se olvide fácilmente”, asegura.

El juego, como método innovador de aprendizaje, desarrolla habilidades y competencias como la motivación, la concentración y el esfuerzo.

El alcance de la gamificación, sin embargo, va más allá de lo puramente cognoscitivo, alcanzando también aspectos emocionales. Gameofmylife es un claro exponente. “En este juego los alumnos y yo hemos vivido una experiencia emocional fantástica a través de los sueños. El objetivo era mejorar su autoestima y hacerles conscientes de que son únicos e irrepetibles y, sin duda, lo hemos logrado”, afirma Espinosa.

Y es que en la guerra de la motivación el juego tiene dos componentes que lo hacen imbatible: la interactividad, que hace a cualquiera protagonista de un universo fascinante, y la capacidad social. En este sentido, añade González, “los juegos siempre van a ganar la batalla. Eso sí la victoria nunca es eterna. Hay que reinventarse y tirar de magia e ingenio constantemente”.

“El juego permite crear una zona segura de aprendizaje donde el error está permitido y equivocarse mola porque sirve como base para crear aprendizajes sostenidos en el tiempo”. Sergio Jiménez, cofundador del Gamification World Congress.

OPOSITOR SALTA…NO TE CONFORMES

¡Sufro el síndrome de la rana hervida!

Si metemos una rana en un cazo de agua hirviendo, esta saltará para escapar; pero si llenamos un cazo de agua fría, metemos una rana en el agua y ponemos el cazo a fuego lento, nuestra amiga la rana poco a poco irá ajustando su temperatura corporal a la del agua.

Cuando el agua esté a punto de hervir, la rana no podrá aumentar más su temperatura e intentará salir, pero como ha gastado todas sus energías adaptándose al agua, ya no le quedarán fuerzas suficientes y perecerá hervida.

Lo que hoy es un experimento científico, que demuestra que si se calienta el agua a 1,2 grados cada hora una rana permanece dentro del agua y muere, nació a partir de una fábula de Olivier Clerc que hacia referencia a lo peligroso que resulta el conformismo y la sobre-adaptación.

Yo actúo bajo el síndrome de la rana hervida cuando me adaptconsciente o inconscientemente apersonas situaciones o relaciones que me son perjudiciales de algún modo, ya sea porque me dañan o porque no me permiten avanzar o evolucionar.

El arte de adaptarse a lo dañino

Seguro que en tu entorno mas cercano conoces a alguien que nunca se queja, que se adapta, al que todo le parece bien, el típico buenazo….pues esa persona más que buenazo es una pobre “rana hervida”.

Estas conductas hiper-adaptativas, mansas y sumisas que suelen ser vistas como una virtud, suelen ser el resultado de, entre otros, una baja autoestima.

Existe una linea muy fina entre lo que supone el síndrome de la rana hervida, que lleva asociado una baja autoestima, con actitudes vitales que podríamos considerar sanas, como son la empatía y la paz interior.

Muchas personas confunden el amor hacia otra persona con relaciones dependientes, interesadas o abusivas en las que la manipulación es un medio para conseguir las cosas. En casos así lo que está ocurriendo realmente son situaciones de dependencia, desigualdad o abuso, ya sea emocional, psicológico, físico o económico; la persona ha dejado de respetarse, de escucharse, de no hacer caso de sus propias necesidades, porque no se sienten capaces de enfrentarse a la realidad de una situación que les da miedo o les resulta dolorosaPusimos de ejemplo el amor, pero este tipo de conducta también aparece en ámbitos familiares, laborales o sociales.

¿Qué nos lleva a no saltar a tiempo del cazo?

Algunas de las causas por las que no reaccionamos ante lo que nos daña puede ser:

  • Restarle importancia a cosas que la tienen, engañándose con pensamientos del tipo: “no vale la pena” o “no sirven para nada”.

  • Creer que “esto es lo que toca”, que no existe ni otra salida ni otra opción

  • No querer ver, por culpa de las expectativas que hemos creado sobre algo o sobre alguien.

  • Lo nocivo de pensar que “más vale lo malo conocido…”

  • La esperanza deque la situación mejorará o incluso llegará a cambiar con el tiempo.

  • La falta de contacto con nuestras necesidades reales, con lo que nos gusta, con lo que necesitamos, con lo que queremos que nos ocurra en la vida.

    Al igual que el agua se va calentando poco a poco, lo suficiente como para que la rana pueda ir adaptándose, por lo general las situaciones se transforman de manera muy lenta y paulatina y es complicado detectar el momento en el que empiezan a cambiar.

 

¿Qué actitudes pueden evitar el síndrome de la Rana Hervida?

Como el miedo, la incertidumbre, la comodidad, la inseguridad, la falta de Asertividad o una baja autoestima son alguna de las emociones que nos hacen permanecer dentro de la olla:

  • Escuchate, escucha tu entorno y SIENTE, actitudes de alerta nos harán darnos cuenta de que e“el agua se está calentando”.

  • No siempre es adecuado adaptarse; has de aprender a distinguir cuando lo haces por miedo o por comodidad.

  • No te creas falsas expectativas y asume cuanto antes que no se puede cambiar a las personas y que si actúan dañándote es porque no saben hacerlo de otra forma.

  • No aguantes situaciones por el qué dirán, por comodidad o con la esperanza de que cambien: no lo harán.

  • Marca tus límites en lo personal, laboral, etc… y mantente fiel a ellos y defiéndelos a “capa y espada”

  • Acepta la realidad tal y como es y se consciente de como te afecta.

  • ¡Atrevete a saltar del cazo!, ya sea por tus propios medios o aunque para hacerlo necesites ayuda terapéutica de profesionales como los que integran nuestro equipo en Gestión Emocional

¿Qué hacer?

Si consentimos permanecer en algo o con alguien que nos daña, quiere decir que estamos escondiéndonos a nosotros mismos nuestras emociones y nos estamos autoengañando. ¿Auto-engañando?, Si, autoengañando, porque nos estamos obligando a creer que no es para tanto, que no nos perjudica, que no nos daña, que no nos duele.

Aunque no sea posible cambiar las circunstancias porque a veces no dependen de nosotros, siempre podemos comprometernos en la parte que sí debemos asumir: en la elección de cómo enfrentarnos a ellas, tomar conciencia de cómo nos influyen y adoptar las medidas necesarias para vivirlas de la forma más sana y consciente posible.

… y recuerda, la “olla” no es solo cosa de complacientes o sumisos. En realidad, es tan perjudicial ser intransigente, estricto oinflexible como ser sumiso, extremadamente complaciente o adaptativo. Cualquier actitud, llevada a su extremo, nos perjudica.

Saltar de la olla es un acto no solo de valentía, sino más bien de respeto, valoración y amor hacia nosotros mismos.

TE AYUDAMOS CON EL SALTO.

¿ Y TÚ PORQUÉ ERES MEDIOCRE?

La mediocridad se elige.

Desde hace años que disfruto de los escritos de Jorge Wagensberg y me siento muy cercano a su forma de ver el mundo y la capacidad humana de ser creativos.

En un artículo publicado en El País, opina que hay colectivos que funcionan y otros que no, que hay sociedades que funcionan y otras no, e incluso países que funcionan y otros que no.

Para él, lo que consigue que un colectivo funcione, lo que permite el triunfo o fracaso de una sociedad, radica en los valores individuales, el conocimiento, en la tradición y en la cultura que permiten que se produzcan encuentros y avancemos colectivamente.

En su visión para que el progreso continúe, plantea asomarse al conflicto humano entre dos conceptos extremos e inseparables: la creatividad y la mediocridad. El mediocre sabe que lo es porque ser mediocre es una decisión personal, dice el científico, afirmando que el mediocre no desea descubrir ese talento que todos llevamos dentro.

Está claro que el mediocre que lea esta afirmación dudará o negará que el mismo posea este talento, como tantas veces se lo habrá negado y hará lo mismo con todos los que le rodean. o quizá no, y salve a algún artista lejano.

Sin embargo, todos poseemos la capacidad creadora, nacemos con ella. Lo que haya sucedido en nuestro pasado, tanto social como familiarmente, es significativo pero no decisivo a la hora de elegir ser mediocre. 

La diferencia entre las personas que usan su creatividad y los que no la usan no reside en la inteligencia tal como ésta se mide en las pruebas de inteligencia, sino en su capacidad empática, en desde donde nos relacionamos con los otros  y somos los dueños de nuestro destino, con un alto conocimiento de nosotros mismos.

Todos estamos en un tris de caer en la mediocridad, es más laxa, más fácil.

Es mucho más fácil seguirse a uno mismo que trabajar para un proyecto de la índole que sea, poner las energía en algo que nos permita crecer tanto como persona o como profesionales.

Y no hablo ya de algo que nos haga transcender como personas, sino de algo que nos ilusione, motive o mueva interiormente.

El mediocre que elige este personaje, elige  no crecer, es un niño que aún no ha desarrollado su empatía.

Es aquel que se ríe de los demás y de su desgracia, esto tan español, el que se burla de las imperfecciones de los demás.

El mediocre se piensa perfecto o desea alcanzar la perfección. Y, como niños, son amantes de la destrucción y no de la construcción. Wagensberg dice: Construir es ir de cualquier parte a una parte muy especial, y para ello hay que invertir tiempo, talento y esfuerzo; destruir es ir de una parte muy especial a cualquier otra parte, y para ello no se requiere absolutamente nada.

El mediocre no ve la película completa, no tiene perspectiva ni de su vida ni del mundo, se conforma con lo inmediato, con el caramelo rápido, y no espera la recompensa del trabajo bien hecho, ni la del esfuerzo.

Sistémicamente los mediocres son unos excluidos de si mismos y solo encajan en un sistema de mediocres.

Por lo que excluyen a los que son diferentes y desean serlo, a los que ven la posibilidad del cambio y trabajan para ello. Los que se transforman.

Los individuos creativos parecen estar relativamente liberados de prejuicios y convencionalismos, y no les interesa particularmente lo que sus semejantes o cualquier persona piensen de ellos.

Tienen poco respeto por las tradiciones y reglas establecidas y por la autoridad en lo referente a su campo de actividad, prefiriendo fiarse de sus propios juicios.

Se dice asimismo que los varones creativos obtienen a menudo resultados altos en los tests de “feminidad”, lo cual indica que tienen una mayor sensibilidad y son más conscientes de sí mismos y más abiertos a la emoción y a la intuición que el hombre medio de la cultura occidental.

Dice  Wagensberg en su último libro que la creatividad es la principal fuente de autoestima y de equilibrio mental. Lo que destaca de las personas creativas es su confianza en sí mismos, su coraje, la flexibilidad, la alta capacidad de asociación.

También su capacidad intuitiva, así como la crítica, así como su imaginación, la curiosidad intelectual y las características afectivas de sentirse querido y protegido.

Tienen soltura y libertad, entusiasmo y tenacidad. Y se destacan por su profundidad.

Los mediocres destacan también por un racionalismo extremo, y un enfoque superficial.

Poseen falta de confianza y poca motivación. Escuchan poco y respetan excesivamente a la autoridad. Tienen un talante no crítico, no observador.

Y, de esta forma, al convertirme en mediocre acallo mi conciencia, es decir, sigo a la masa.

Ya se sabe que existe la fuerte creencia de que “al que sobresale en este mundo se le corta la cabeza”, luego es preferible callar ante las opiniones de los demás, silenciarse ante los primeros vaivenes. “Las ideas hay que llevarlas por dentro”, me aleccionaba mi padre y afortunadamente no le seguí en eso.

Afortunadamente sobresalí y me convertí en creativo y creador, finalmente, de mi vida. Hoy me dedico a acompañar a aquellos que desean salir de esa mediocridad vital para vivir en esta época de incertidumbres tan creativas.

LAS OTRAS TIC: Ternura, Interés y Cariño

 

Estamos embaucados en un mundo tecnológico, presente en nuestras vidas, trabajos, casa…todo es estar conectados y  avanzar hacia las tecnologías innovadoras, SIEMPRE MAS, es un slogan de una de las operadores de telefonía móvil…pero en este caso más tecnologias, significan menos en los ámbitos.

Las TIC constituyen en fenómeno social de gran trascendencia. Según el Informe de la Fundación Telefónica “La Sociedad de Información en España 2014”.Casi el 80% de la población accede a Internet a diario y lo hace mayoritariamente a través de un dispositivo móvil.

¿Pero qué es lo que aportan las nuevas tecnologías a la educación?

Parece que además de comodidad, rapidez, sencillez, y la mejora de la productividad en general, suponen un cambio radical en el proceso educativo. La incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la educación abre un amplio abanico de oportunidades y posibilidades en el sector educativo contribuyendo a la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje, elimina barreras geográficas, se presenta como un potente recurso pedagógico que puede actuar como catalizador del aprendizaje, así como una valiosa herramienta para alumnos con necesidades educativas, y un largo etcétera pero… ¿nos ocultan las pantallas táctiles y la realidad aumentada la verdadera mirada de los alumnos? ¿Cuándo fue la última vez que miraste a alguien a los ojos? ¿De qué color son los ojos del niño de la primera fila? o simplemente ¿te fijaste que tu compi se cortó el pelo, o que lleva sin sonreí unos días?…No verdad… no te fijaste no levantaste tu mirada del móvil, Tablet, libro de texto…se te olvido mirar que es lo que pasaba a tu alrededor.

 

Pero para mí las mejores TIC que yo tengo en mi casa, en mi clase y que año tras año me funcionan  son: LA TERNURA, EL INTERÉS Y EL CARIÑO.

A veces los maestros, profesores , perdemos el norte, actuamos como si fuesen máquinas nuestros alumnos, como si estuvieran programados para aprender, de estudiar, de repetir, de obedecer. Nooooo, eso no son nuestros niños, son personas, son la mejor selección de los seres vivos: son niños Son el futuro de la sociedad, ¿cómo queremos que actúen en ese futuro? ¿Cómo máquinas o con corazón? Yo prefiero una sociedad dirigida con y desde el corazón.

 

Los docentes tocamos vidas para siempre, escribimos y dejamos huellas en los corazones de nuestros alumnos, por eso debemos hacerlo con mucha ternura, creatividad y alegría. Capaz de encontrar la inspiración en cualquier persona que tenga algo que aportar-

Creo que educar es algo más emocional que curricular. ¿Y porque educar con ternura, interés y cariño? ¿Y por qué no? Piénsalo.

No es fácil educar a los niños, no viene con manual de instrucciones, ni con botón on /off. Los niños crecen seguros de sí mismos y con buena personalidad cuando los padres y educadores les hemos transmitido esa seguridad y confianza que les va a permitir entre otras cosas, asumir la responsabilidad de sus actos. Sin ternura ni cercanía no puede haber aprendizaje. Uno no aprende de aquel al que teme, ni de aquel al que observa desde la lejanía impuesta por una barrera invisible de frialdad. Sin ternura no hay mirada cómplice. Y sin mirada cómplice, la educación está perdida. Porque la confianza y la ilusión son motores incombustibles e imprescindibles. Ternura en el trato, comprensión, apoyo, guía y mano tendida. Para ayudar a levantarse cuando uno cae, para ayudar a percibir el mundo como un lugar que merece la pena

 

¿Es posible que tus alumnos o hijos disfruten al sentarse delante de los libros para estudiar? Si,  si existe la motivación y el impulso para ello, claro que  si. Para que haya interés tiene que haber una motivación, pero no solo por parte del alumno, sino también nuestra, de los maestros. Los docentes somos algo parecido a unos comerciales, sí, unos comerciales. Porque lo que hacemos es vender un producto, “el del conocimiento”. Y vender un producto, sea el que sea, no es fácil. El buen comercial es aquel que es capaz de llegar al corazón del consumidor, que es capaz de convencerle con argumentos sólidos, que es capaz de hacerle creer que realmente necesita consumir ese producto, de crear esa necesidad .Y ¿Cómo hacer que se interesen por lo que les queremos enseñar? Es necesario que  se emocionen con lo que hacen, que les despierte sentimientos es fundamental para que quieran aprender más y más. Es importante partir del interés de los niños y buscar actividades adecuadas a la edad de cada niño. Podemos realizar actividades con los niños para que aprendan a aprender en otros ambientes, visitas interactivas a museos, exposiciones… Hoy, educar no es enseñar contenidos, es enseñar caminos; es dar alas a la creatividad y encenderle una vela a la imaginación; es hacer que un ánimo apagado se ponga a caminar y que quien había perdido la esperanza vuelva a soñar. Educar es saber mover un corazón. El buen maestro ya no es solo aquel que enseña, es aquel que inspira y despierta en el alumno las ganas de crecer.

Al menos así lo entendemos en nuestra Academia y  se lo transmitimos del mismo modo también a nuestras niñas, maestras de presente y funcionarias de futuro.

Y  el cariño, con mayúsculas, del de verdad, del que vale ,del que es para siempre… del que da “abrazos calentitos” y toca el corazón, cuando tus niños te ven triste y te besan, o te diste otro golpe en la rodilla con la mesa y te abrazan con el corazón. Ese cariño que te hace ver al alumno que tienes en frente como el niño que es, con sus temores, sus sueños, sus alegrías.

 

A la educación de hoy en día no le faltan más horas de matemáticas, ni de lengua, ni de science. A la educación de hoy  lo que le falta es alma. “La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza – decía Howard G.  – , sino de corazón a corazón”. El buen maestro ya no es solo aquel que enseña, es aquel que inspira y despierta en el alumno las ganas de crecer.

¿Quieres mejorar el aprendizaje de tus alumnos?

GRATIS

Descárgate gratis el eBook con 3 ....