Relación entre descanso y productividad, para una opositora.

Al igual que considero, que el elemento fundamental para alcanzar una productividad elevada es, la organización de tiempos, precisamente, la gestión del tiempo en el que estamos descansando es la parte más importante para cuidar nuestra fuerza y energías a la hora de ser altamente productivas.

¿Cómo conseguirlo?

Para mí hay 3 elementos esenciales para que el tiempo de descanso funcione como una palanca de nuestra productividad.

El primero de ellos es que sea un tiempo planificado y bloqueado en la agenda. Si no es así, siempre encontraremos algo para lo que somos necesarios en nuestras vidas, la organización de la despedida de nuestra amiga, esa comida aplazada con los suegros, la visita de nuestra prima la del pueblo, ¡Yo que sé! siempre sale algo.

¿Cuántas veces te ha pasado que pensabas tomarte el día libre y acabas resolviendo un supuesto que te pasó fulanita o buscas en la página de consejería porque citanita te ha dicho, que los cursos anteriores a……o solapados no……incidencias en tu día a día o asuntos pendientes? Es normal, nos preocupamos porque nuestra preparación y vida sea equilibrada, responsable, parece que si no estamos rodeadas de nuestros apuntes, no estamos haciendo las cosas bien.

Pero, realmente, tenemos que comprender que no podrá funcionar adecuadamente si nosotros, que somos su motor, no tenemos el combustible necesario. Y ese combustible se agota, pero puede recargarse.

En segundo lugar, como consecuencia de lo anterior, ese tiempo debe ser de desconexión 100%. Yo suelo apagar el móvil, irme a lugares que no tienen nada que ver con mi entorno cotidiano, cero conversaciones sobre las oposiciones, las demás academias de oposiciones de magisterio, la organización del curso, e incluso con alumnos, profes y correos.

El objetivo es lograr estar plenamente enfocados en recargar energía. Igual que cuando estamos trabajando o estudiando, preparándonos en definitiva, buscamos poner foco, también es necesario poner foco en no tenerlo. Otra habilidad que, también, podemos entrenar y desarrollar.

Finalmente, considero que el tiempo de descanso debe ser un tiempo en el que aprovechemos para cultivar hábitos positivos. Y estos son, por definición, aquellos que te hacen cargar pilas.

Hay personas a quienes les ayuda salir a correr, a otras leer un libro, a otras jugar al ajedrez, a otras respirar aire puro… (o una combinación de ellas). No hace falta definirlos, todos sabemos cuáles son los hábitos que son positivos para nosotros.

Otra cuestión es que los ejercitemos.

En definitiva, y vuelvo a hablar de habilidades: es necesario entrenarnos en el buen descanso. Y no solo porque con ello contribuimos a nuestra productividad y a mejorar nuestra vida como opositoras. Sino, lo que es más importante, porque nos estamos regalando calidad de vida.

¿Y tú como organizas el descanso?