Una habilidad más para tu mochila: la flexibilidad

La flexibilidad es una habilidad muy importante.

Como profesora.

Como opositora.

Y en la vida en general.

 

Hay factores que dependen de ti, de las elecciones que haces, de cómo afrontas las situaciones, etc. Pero hay otros que quedan lejos de tu control.

No siempre va a salir todo como esperas, como te han dicho que sucedería o cómo has planeado concienzudamente. Este es un hecho que probablemente has aprendido a lo largo de tu vida.

 

De buenas a primeras suena un poco decepcionante.

Te has estado preparando durante meses, has dado lo mejor de ti, llegan las opos, apruebas pero te quedas sin plaza.

Parece que el mundo se te viene abajo.

Tu plan inicial, y quizás el único que tenías en mente, se ha ido al garete.

 

 

Pero aunque parezca un verdadero drama, no lo es tanto.

Primero de todo porque vas a llegar a la meta. Quizás no ahora, quizás aún tienes que dar una vuelta más para descubrir nuevas cosas o para disfrutar de algo que no conoces. O quizás para aprender a ser más flexible. Porque sí, la flexibilidad es necesaria y, si la tienes por mano, estarás preparada para los giros inesperados de guión y para adaptarte a ellos y sacar lo mejor de ti y del momento.

En términos psicológicos, la flexibilidad es la capacidad para adaptarnos rápidamente a las circunstancias para convivir de forma sana y amena con nuestro entorno.

La flexibilidad te permite adoptar una actitud más abierta y positiva ante una situación que no se sucede como quieres/deseas/esperas/piensas.

 

Como profesora tendrás que poner en práctica la flexibilidad mil millones de veces. Si ya trabajas de profe, sabrás perfectamente que no puedes controlarlo todo y que ya puedes llevar una súper actividad planeada que, entre a,b y c, puede no salir como habías imaginado en tu cabeza. Incluso puedes creer que es la mejor actividad jamás hecha y luego te das cuenta que tu concepto de diversión y el suyo distan un poco.  (Te dejamos un vídeo genial de un maestro y cómo lo explica)

 

¿Por qué es importante ser flexible?

 

La flexibilidad te permite afrontar desafíos.

Si eres flexible, puedes cambiar el chip cuando sea necesario. Esto es fundamental cuando se trata de hacer frente a los retos.

Un ejemplo muy sencillo, estás haciendo un informe en el portátil y de repente te quedas sin internet a casa. Ante esto una persona flexible se irá a una cafetería o a la biblioteca y lo terminará, en cambio, una persona que no es tan flexible entrará en pánico, perderá mucho rato agobiada sin saber que hacer y quizás no lo llega a terminar.

 

 

La flexibilidad está relacionada con el éxito.

Si eres flexible, tienes ventaja ante las personas que te rodean. Te adaptas mejor a tu entorno, afrontas los desafíos con más facilidad y, lo que es  más importante, eres más eficaz y resolutiva ante los cambios.

Ante esta perspectiva, tus posibilidades de éxito son mucho más altas.

 

La flexibilidad facilita la convivencia.

Cuando eres flexible estás más abierto al diálogo y a la conciliación. Para ser flexible se debe sentir empatía por los demás, ser capaz de ponerse en su lugar, entender sus circunstancias particulares. Y esto facilita llegar a acuerdos y tener relaciones más saludables. Esto se puede aplicar a todos los ámbitos de tu vida y, en tu caso que trabajas día a día y mano a mano con estudiantes, otros profesores y padres, es fundamental.

 

La flexibilidad te da paz y reduce el estrés.

Todo problema, solo es preocupante si no puedes adaptarte. Incluso las peores situaciones se pueden superar si eres capaz de aprender a vivir con ello.

Así que, si eres flexible, puedes moldearte y superar todos los handicaps de la vida.

Saber que pase lo que pase, puedes sobreponerte y seguir adelante te da tranquilidad y reduce tu nivel de estrés.

 

¿Qué te parece? Es una buena estrategia ser más flexible, ¿verdad?

 

Y no olvides, ser flexible no es ceder en todo para evitar conflictos u optar por las soluciones fáciles por miedo. ¡Para nada! Ser flexible es adaptarse siempre en consonancia con tus valores y con lo que realmente sientes y quieres.

 

FormArte, el arte de formar

 

 

 

 

One thought on “Una habilidad más para tu mochila: la flexibilidad

  1. Pingback: Cómo poner en práctica la flexibilidad -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.